Búsqueda por el número de tomo > Primer tomo > El Tawhid y sus tipos > Preguntas importantes relacionadas con el Tawhid

Pregunta 2: En algunos países islámicos, vemos gente que circunvala alrededor de las tumbas por ignorancia. ¿Cuál es el veredicto legal al respecto? ¿Se considera politeísta quien lo hace?
Respuesta: El veredicto legal acerca de quien llama a los ídolos, y les pide socorro, o algo similar, es obvio, gracias a Allah. Estos actos son de politeísmo mayor, a menos que la persona lo haga bajo el pretexto de que la circunvalación alrededor de la tumba es una adoración a Allah, al igual que cuando se circunvala la Kaaba
( Número del tomo 1; Página 50)
pensando que está permitido circunvalar por las tumbas, pero no pretendiendo acercarse a través de este acto a los muertos, sino a Allah sólo. En este caso, la persona que lo hace se considera como un innovador, pero no incrédulo. Circunvalar por las tumbas es una bid'ah (innovación en la religión) rechazada, al igual que realizar oraciones en las tumbas. En efecto, todos estos actos son medios que conducen a la incredulidad. En la mayoría de los casos, los adoradores de las tumbas pretenden acercarse a sus ocupantes a través de circunvalar por ellas, tal como sacrificar animales y hacer voto para acercarse a ellos. Tales actos son considerados como una forma de politeísmo mayor. Cualquier persona que muera practicando este acto, se considera incrédulo. En este caso, al morir, no debe ser lavado, ni realizar la oración fúnebre por él, ni enterrarlo en los cementerios de los musulmanes. Su asunto será juzgado por Allah -Exaltado sea- en la Última Vida. Si es uno de aquellos que no les ha llegado la da'wah (llamada al Islam), tendrá el mismo veredicto de la gente de al-fatrah (Son los que vivieron entre el Mensaje de Jesús y de Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con ambos-). La evidencia de esto es lo que pasó con la madre del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- que murió antes de alcanzar la era de la profecía. Ella seguía la religión de su pueblo. El Profeta pidió permiso a su Señor para perdonar a su madre, pero no se le permitió, porque ella murió mientras abrazaba la religión de la época pre-islámica, al igual que su padre. Cuando una persona le preguntó sobre su padre, él- la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Mi padre y el tuyo irán al infierno Su padre murió abrazando la religión de su pueblo en la época pre-islámica y por tanto el veredicto legal correspondiente es igual al de los incrédulos. Sin embargo, quien no ha recibido la da'wah en la vida de este mundo, y muere ignorante de esa verdad, se pondrá a prueba en el Día de la Resurrección, según la opinión más acertada de los ulemas. Si tiene éxito, entrará en el Paraíso. Pero, si se opone a la verdad será arrojado en el Infierno.
Esto se aplica a todas las personas clasificadas como la gente de al-fatrah que no han recibido da'wah, de acuerdo con lo que Allah -Exaltado sea- dice: Y no castigamos sin antes haber enviado un mensajero
En cuanto a aquellas personas que han sido informadas del Corán, o de la misión del Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y no lo aplican, será establecida la prueba contra ellos ya que no tienen ninguna excusa, tal como dice Allah - Exaltado sea-: Me ha sido inspirada esta Recitación para con ella advertiros a vosotros y a quien le alcance Eso significa que a quien el Corán le ha llegado, ha sido ya advertido.
Allah -Exaltado sea- dice: Esto es una comunicación dirigida a los hombres para advertir con ella A quien le ha llegado el Corán y el Islam, pero no lo abraza, tendrá el mismo veredicto de los incrédulos. Se comprobó que el Profeta dijo: ¡Por Aquél en cuya mano está mi alma!, que cualquiera de esta nación, sea judío o cristiano, que tenga noticias de mí y muera sin creer en mi mensaje, será de la gente del Infierno. Transmitido por Muslim en su Sahih. Considerando el hecho de haber oído acerca de su misión como prueba contra el oyente.
( Número del tomo 1; Página 51)
En resumen, cualquier persona que muestra incredulidad en tierras musulmanas, tendrá el mismo veredicto de los incrédulos. En cuanto a si será de entre los salvados o no el Día de la Resurrección, eso depende de Allah -Exaltado sea. Si la persona es uno de aquellos que la Da'wah no les ha llegado o que nunca ha oído hablar de la misión del Mensajero, será puesto a prueba en el Día de la Resurrección. De acuerdo con un Hadiz narrado por Al-Aswad ibn Sari', se le presentará a aquella persona una llama de fuego de forma de cuello. Se le dirá: "Entra en ella". Si lo cumple, la llama se convertirá en frío y seguridad para ella. Pero, si lo niega, la llama de fuego se envolverá alrededor de su cuello y le llevará al fuego. ¡Que Allah nos salve!
En conclusión, cualquier individuo al que no le ha llegado la da'wah, por haber estado en los extremos de este mundo, por haber nacido y muerto antes de la revelación de los mensajes divinos, o a quien le ha llegado pero se encuentra loco por padecer una enfermedad mental, o demasiado viejo para percibirlo, o similar, como los hijos de los incrédulos que murieron siendo niños. El asunto de los hijos de los incrédulos que no han alcanzado la pubertad está en manos de Allah -Exaltado sea - ya que Él bien sabe lo que estaban haciendo. Eso de acuerdo con la respuesta del Profeta a quien le preguntaba sobre este asunto. Su sabiduría acerca de ellos se hará evidente el Día de la Resurrección poniéndoles a prueba. Quien pueda pasar esa prueba, entrará en el Paraíso. De lo contrario, entrará en el Infierno. Ciertamente que no hay fuerza ni poder fuera de Allah.
Pregunta: 3 ¿Cuál es el veredicto legal sobre los amuletos que incluyen partes del Corán o de otro que él?
Respuesta: Los amuletos hechos de elementos distintos de las palabras del Corán, como los huesos, los talismanes, las conchas, el pelo del lobo y similares objetos son todos rechazados y prohibidos por textos del Corán o la Sunna. Está prohibido colgarlos sobre un niño u otro, porque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Quien se cuelga un amuleto, ¡pido a Allah que no logre su finalidad!, y quien se cuelga una reliquia, ¡pido a Allah que no le conceda Su protección! En otra versión del mismo hadiz: Quien se cuelgue un amuleto, habría cometido un acto de politeísmo.
Pero, si se trata de palabras del Corán, o de buenas súplicas conocidas, los ulemas se diferenciaron acerca de ello. Pues, algunos dijeron que está permitido colgarlos. Por otro lado, fue relatado que un grupo de los Salaf (piadosos predecesores) lo consideraron igual que leer el Corán buscando la curación del enfermo.
Otro grupo de ulemas dijo que eso es inválido. Se sabe que esta es la opinión de ‘Abdullah ibn Mas‘ud y Hudhayfah -que Allah esté complacido con ambos-. Otro grupo de los salaf y de quienes los siguen dijeron que no es lícito colgarlos incluso si se trata de palabras del Corán para evitar los medios que conducen al politeísmo, y prevenir sus actos poniendo en práctica el significado general de los hadices, ya que éstos prohíben el uso de los amuletos en general, y no hacen ninguna excepción. Lo obligatorio es, actuar de acuerdo con el significado general. Por lo tanto, no está permitido básicamente utilizar ningún tipo de amuletos, ya que conduce a abrir el camino al uso de los tipos prohibidos y también incita confusiones.
( Número del tomo 1; Página 52)
Por consiguiente, es necesario prohibir el uso de todos los amuletos. Ésta es la opinión más sólida que está fundada por evidencias.
Si permitimos el uso de amuletos hechos de palabras del Corán y de súplicas buenas, se abrirá la puerta ante la gente para utilizar cualquier tipo de amuletos que les guste. Entonces, si alguien niega lo que hace, lo justificará diciendo que son amuletos con palabras del Corán, o súplicas buenas. Por lo tanto, la puerta se abrirá, y el ámbito de uso inadecuado se extenderá, y la gente llevará todo tipo de amuletos.
Hay otra razón para su prohibición, la cual es la posibilidad de que la persona que lleva amuletos entre con ellos en el cuarto de baño, y en otros lugares impuros. Es bien sabido que las palabras de Allah son demasiado sagradas para ser utilizadas de este modo, y no es apropiado entrar con ellos en el cuarto de baño.
Pregunta 4: ¿Cuál es el significado del siguiente hadiz: "Ciertamente las Ruqyas (curación o protección mediante lectura), los amuletos y los maleficios de amor son actos de politeísmo"?
Respuesta: Este hadiz tiene un Isnad (cadena de narradores) aceptable. Recopilado por Ahmad, y Abu Dawud, del hadiz narrado por Ibn Mas‘ud. Los ulemas dicen que las Ruqyas que contienen palabras inteligibles, nombres de demonios o similares están prohibidas. El maleficio es un tipo de hechicera llamado "Al-Sarf (causante de alienación) y Al-'Atf (causante de afecto)". Los amuletos son objetos colgados alrededor del cuello de los niños con el fin de protegerse del mal de ojo y los genios. Pueden ser colgados también en enfermos y ancianos. Además, se pueden colgar en camellos y otros animales. Por otro lado, esto fue explicado en la respuesta a la tercera pregunta. Los amuletos que se colgaban de los animales se llaman "Awtar" (cuerdas), es un tipo de politeísmo menor, y tiene el mismo veredicto de los amuletos. Fue auténticamente narrado que el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones sean con él-: Envió a un mensajero a los ejércitos, con ocasión de algunas expediciones, para decirles: No dejéis ningún amuleto en el cuello de los camellos sin desgarrarlo Este hadiz es una prueba de la prohibición de usar todos los tipos de los amuletos, incluso si son formados de palabras del Corán o de otra cosa.
Del mismo modo, las Ruqyas son prohibidas si se tratan de palabras no conocidas. Pero, si son fórmulas conocidas que carecen de politeísmo o todo lo que se contradice la shari'ah (Ley Islámica), entonces no hay nada malo en ello, porque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía hacer Ruqya a los demás, y viceversa, él dijo: Nada malo hay en las ruqyas (curarse o protegerse mediante lecturas) a no ser que encierren politeísmo. Recopilado por Muslim.
Así mismo no hay nada malo en decir Ruqyas sobre un poco de agua. Esto se hace a través de recitarla sobre un poco de agua, que se da a la persona enferma para beberlo o se desparrama sobre él. El propio Profeta lo hizo. Fue comprobado en los Sunan de Abu Dawud, en el Libro de la Medicina, que Él- la paz y las bendiciones de Allah sean con él- leyó Corán sobre agua, a Thabit ibn Qays ibn Shammas, y lo derramó sobre él. Los salaf también lo hacían, por consiguiente no hay ningún inconveniente en ello.
( Número del tomo 1; Página 53)
Pregunta 5: Es costumbre de algunas tribus degollar camellos durante sus fiestas. ¿Es esto algo que contradice el credo islámico?
Respuesta: Este asunto tiene muchos detalles. Si los camellos son sacrificados como un gesto de hospitalidad y de proveer a la gente con la comida, no hay nada malo en ello, y es un acto lícito. Pero, si son sacrificados durante los encuentros de los reyes y los grandes personajes con el fin de engrandecerles, entonces es un acto de politeísmo, pues ha sido sacrificado por otro fuera de Allah. Esto entrará bajo el significado general de la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: y la del animal que se sacrifique en nombre de otro que Allah Lo mismo se aplica en degollar camellos ante las tumbas para recordar la hospitalidad y generosidad de sus ocupantes, ya que es una obra que pertenece a la época pre-islámica. Esto es un acto rechazado, ya que el Mensajero de Allah dijo: No hay sacrificio (en las tumbas) en el Islam.
Si a través del sacrificio pretendemos acercarnos a los ocupantes de las tumbas, se trata de un acto de politeísmo mayor, así mismo es también politeísmo mayor el sacrificio de animales para los genios y los ídolos. ¡Que Allah nos salve de esto!



  Anterior     Siguiente