Búsqueda por el número de tomo > Primer tomo > Prólogo

( Número del tomo 1; Página 1)
Página en blanco
( Número del tomo 1; Página 2)
Página en blanco
( Número del tomo 1; Página 3)
Página en blanco
( Número del tomo 1; Página 4)
Página en blanco
( Número del tomo 1; Página 5)
Prólogo:
Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos, y la paz y las bendiciones sean con nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros, y quienes siguieron su camino hasta el Día de la Resurrección:
El shayj ‘Abd Al-‘Aziz ibn ‘Abdullah ibn Baz aprobó recopilar todas sus fatwas, mensajes y lecturas en un solo libro compuesto de varias partes con el fin de satisfacer los deseos y eliminar las sospechas de muchas personas, además de aportar -Si Allah quiere- un gran beneficio científico, ¡que Allah le dé al shayj la mejor recompensa! Muchas personas, dentro y fuera del Reino, estaban interesadas en recopilar y publicar las obras de Su Eminencia porque le aman y se sienten satisfechas con lo que emite de fatwas.
Me complace que su Eminencia me encargue de supervisar la recopilación e impresión de sus obras dispersas. El gran sabio musulmán -que Allah le guarde y alargue su vida- era muy fecundo y prolífico, ya que difundía generosamente su conocimiento entre sus discípulos y los musulmanes que le dirigían preguntas, procurando contribuir en todos los campos de da'wah (llamada al camino de Allah) y educación, algo que duró desde que fue encargado de la judicatura en Al-Jarg en el año 1357 H., hasta hoy en día. Sin embargo, no se ha guardado nada de sus obras salvo lo que redactó durante su trabajo en la Universidad Islámica en Medina y el último oficio que ocupó en Riad.
Muchas obras del shayj no han sido guardadas, tal como las lecturas, las clases que daba en la mezquita de Al-Riyad, entre otras mezquitas, y las fatwas y sermones que pronunciaba en la radio y los periódicos, etc. Por lo tanto, era necesario recopilar cuanto posible de estas obras, que son muchísimas, y luego presentar su material a su Eminencia antes de anotarlo y determinar su lugar en el libro. Esto es porque el gran ulema era siempre de la opinión de no publicar nada sino después de haberlo leído y aprobado, lo que refleja su cautela en emitir la fatwa y su insistencia en evitar los errores y la alteración.
( Número del tomo 1; Página 6)
Por otro lado, el shayj -que Allah perdone tanto a él como a sus padres- vio empezar por la parte dedicada la creencia, y agrupar todos los temas relacionados con la creencia en esta primera parte. Sin embargo, puede que en algunas partes de la creencia haya lo que pertenece a la jurisprudencia islámica, y, en este caso, o bien hacemos una alusión en el lugar adecuado, o bien trasladamos lo que concierne a la jurisprudencia islámica, a la parte dedicada a este tema. Esta mezcla de temas era causada por el hecho de que a veces los sermones del shayj forman parte de respuestas publicadas en el periódico y que resulta difícil dividirlas.
Por eso, su Eminencia el shayj ruega que todo aquel que tenga fatwas, artículos o sermones, sean antiguos o nuevos, propios de él, que los envíe a nosotros para publicarlos después de ser expuestos a él.
¡Que Allah bendiga a nuestro Profeta Muhammad, su Familia y todos sus Compañeros!

Muhammad ibn Sa‘d Al-Shuway‘ir



  Siguiente