Búsqueda por el número de tomo > Cuarto tomo > Una superstición que se debe desmentir

( Número del tomo 4; Página 140)
Una superstición que se debe desmentir
Alabado sea Allah, el Único, y que Su paz y Sus bendiciones sean sobre Su último Profeta:
He leído lo publicado en la revista "‘Ukazh", (N° 5977, lunes 24/12/1402 H., pág. 20), citado en la revista "Al-syasa al-kuwaytiyya", Ellos escribieron que un hombre llamado Muhammad Al-Misri pretende que se desmayó el miércoles; que como se creía que estaba muerto, se enterró el mismo día; que el viernes lo sacaron de la tumba; afirmando que había visto muchas cosas extrañas, etc. Puesto que alguna gente puede creer en esa historia, he visto que será apropiado advertir de su falsedad y aclarar que es un tipo de supersticiones a las que la mente sana no debe dar ningún crédito. Es una mentira inventada por el mismo Muhammad Al-Misri
( Número del tomo 4; Página 141)
o por otro para conseguir malos intereses. Es lógico que si el denominado Muhammad Al-Misri hubiera escuchado a sus familiares, al médico y a los que siguieron su procesión, se habría descubierto con tanta facilidad que todavía estaba vivo, ya sea por el médico o por cualquier otra persona que pudo haberlo visto o ver que se movía. ¿Cómo pudo haber estado desmayado mientras estaba consciente y se acordaba de todo lo que ocurría a su alrededor al mismo tiempo? Además, es bien sabido que la naturaleza con la que Allah ha creado a los seres vivos impide que una persona pueda vivir todo este tiempo en un lugar cerrado y hermético. Asimismo, está confirmado en la shari'ah (Ley Islámica) que los ángeles de la tumba no aparecen a los vivos si se colocan en una tumba sino solamente surgen a los muertos. Allah es capaz de distinguir el vivo del muerto, ya que Él es el que manda a los dos ángeles para que pregunten al muerto. Por otro lado, este mentiroso describió a los dos ángeles como si fueran dos hombres no dos ángeles. Otra cosa es que los dos ángeles no informan al muerto de sus recompensas ni pecados, sino que le preguntan por su Señor, religión y Profeta. Si da una respuesta correcta, es bendecido. Si tiene dudas, se tortura. En cuanto a las extrañas escenas que pretende haber visto, no son más que una artimaña para divulgar la falsedad y hacer que la gente crea que se ha salvado de la tumba, se complazca con él y le ayude cuando lo pida o incluso sin pedírselo. Tal vez su intención sea conseguir la fama, de modo que la gente de todas partes viene a preguntar por él para saber lo que ha visto y, así, alcanzar algunas de sus ambiciones. Un ejemplo que demuestra la ignorancia de esta persona son sus propias palabras: "la casualidad quiso que mi familia viniera a visitar mi tumba" que son inaceptables. Debería decir "Allah quiso que..." porque la casualidad no tiene poder ni voluntad para decidir lo que quiere. En resumen, cabe asegurar que dicha historia es una mentira inventada que no se basa en hechos reales tal como lo confirma el contexto y los acontecimientos narrados. Nuestra prensa, así mismo cualquier otra respetable, no debe publicar este tipo de supersticiones. Pedimos a Allah que purifique la prensa musulmana de cualquier falsedad; que venza a los engañosos, revele sus mentiras y proteja a los musulmanes de sus males. ¡Que Allah conceda a todos los musulmanes la gracia de comprender Su religión y mantenerse firmes en ella! Él es el mejor invocado. ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!



  Anterior     Siguiente