Búsqueda por el número de tomo > Primer tomo > La obligación de seguir la Sunna del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y la incredulidad de quien la niega

( Número del tomo 1; Página 211)

La obligación de seguir la Sunna del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y la incredulidad de quien la niega

Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos y el buen fin es para los que temen a Allah, la paz y las bendiciones sean con Su siervo y Mensajero, nuestro profeta Muhammad, el Enviado como misericordia al universo y prueba contra todos los siervos, con su Familia y sus Compañeros que transmitieron el Libro de su Señor -Exaltado sea- y la Sunna de su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- a los que vinieron después de ellos con gran sinceridad y perfección, y la preservación total de los significados y las palabras. Que Allah esté complacido con ellos y nos haga de entre sus seguidores en justicia.
Los ulemas están unánimemente de acuerdo, en el pasado y en la actualidad, en que los fundamentos adoptados en la afirmación de los veredictos legales y la demostración de lo que es lícito y lo que es ilícito se encuentran en el Glorioso Libro de Allah que la falsedad no lo puede alcanzar por ninguna parte, luego la Sunna del Mensajero de Allah que no pronuncia nada bajo el efecto de la pasión, sino que es una revelación que le fue revelada, y luego el consenso de los ulemas de la Ummah (Nación Islámica).
Los ulemas no están de acuerdo acerca de otros fundamentos, sobre todo, la analogía. Sin embargo, la mayoría de los ulemas la consideran como argumento irrefutable, siempre y cuando cumpla con las condiciones consideradas. Las evidencias de estos fundamentos son incontables y más conocidas que mencionamos algunas de ellas:
El primer fundamento es el Glorioso Libro de Allah. En muchas aleyas, Allah -Exaltado y Enaltecido sea- indica la obligación de seguir este Libro, aferrarse a él y limitarse a sus límites, Allah -Exaltado sea- dice: ¡Seguid lo que os ha descendido de vuestro Señor y no sigáis a ningún protector fuera de Él! ¡Qué poco recapacitáis! Y dice: Y éste es un Libro que hemos hecho descender y una bendición. Seguidlo y guardaos, para que se os pueda tener misericordia Allah -Exaltado sea- dice: Ha venido a vosotros, procedente de Allah, una luz y un Libro claro(15) Con el que Allah guía a quien busca Su complacencia por los caminos de la salvación. Y los saca de las tinieblas a la luz con Su permiso y los guía al camino recto
( Número del tomo 1; Página 212)
Y dice: Es cierto que los que se han negado a creer en el Recuerdo cuando les ha llegado... Es un Libro sin igual(41) Al que no le afecta la falsedad por ningún lado. Y es una Revelación cuyo descenso procede de uno que es Sabio, y en Sí mismo Alabado Allah -Exaltado sea- dice: Me ha sido inspirada esta Recitación para con ella advertiros a vosotros y a quien le alcance Allah -Exaltado sea- dice: Esto es una comunicación dirigida a los hombres para advertir con ella Existen muchas aleyas que reflejan perfectamente esta idea. Los hadices auténticos del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ordenan la obligación de aferrarse al Corán y mantenerse firme en ello, indicando que quien se aferra a ello, será bien guiado y quien lo abandona, será extraviado. Y se comprobó que el Profeta dijo en el sermón de la peregrinación de despedida: Dejaré entre vosotros algo que os hará evitar todo extravío, siempre que os aferráis a ello: el Libro de Allah Recopilado por Muslim en su Sahih. Fue narrado también en el Sahih de Muslim bajo la autoridad de Zayd ibn Arqam -que Allah esté complacido con él- que el Profeta dijo: Dejaré entre vosotros dos cosas tan preciosas: el primero de ellos es el Libro de Allah que contiene la guía y la luz. Entonces seguid el Libro de Allah y aferraos a él Así, incitó e invitó a aferrarse al Libro de Allah. Entonces, dijo: Y los de mi familia, os recuerdo temer a Allah con respecto a ellos, os recuerdo temer a Allah con respecto a ellos Según otra versión: Dijo sobre el Corán: "es la cuerda de Allah; quien se aferra a ella, será bien guiado y quien la abandona, será extraviado.
Existen muchos hadices que reflejan esta idea. En el consenso de la gente de conocimiento y de fe de los Compañeros y los que vinieron después de ellos se insiste en la obligación de aferrase al Libro de Allah, aplicar sus juicios y recurrir a ello en los juicios, y a la Sunna del Mensajero de Allah. Esto es suficiente y basta para proporcionar más pruebas en este respecto.
( Número del tomo 1; Página 213)
El segundo fundamento es lo que fue comprobado del Mensajero de Allah, de sus Compañeros y los que vinieron después de ellos de la gente de conocimiento y de fe que creyeron en este fundamento principal, lo tomaron como prueba y lo enseñaron a la Ummah. Compusieron muchos libros acerca de este tema y lo explicaron en los libros que tratan los fundamentos de la jurisprudencia islámica y la terminología del hadiz. Hay muchas pruebas al respecto, entre las cuales la orden indicada en el Glorioso Libro de Allah de seguir al Profeta y obedecerle. Esta orden está dirigida a los hombres de su época y a los que vinieron después de ellos, porque él es un Mensajero de Allah para todo el mundo y porque están ordenados a seguirlo y obedecerle hasta el Día del Juicio. También, porque él fue quien interpretó el Libro de Allah y demostró lo bueno de su contenido por sus palabras, sus actos y sus aprobaciones. En efecto, sin la Sunna, los musulmanes no podrían conocer el número de las rak`as de las oraciones, la manera de realizarlas, sus obligaciones, ni conocer los detalles sobre los veredictos legales acerca del ayuno, el azaque, al-hajj (peregrinación mayor), el Yihad (la lucha por la causa de Allah), ordenar el bien y prohibir el mal; así como los veredictos legales acerca de transacciones, las prohibiciones, los castigos corporales prescritos para el crimen y las sanciones prescritos por Allah que se debe aplicar al respecto.
Entre la aleyas que indican esto, lo que Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-‘Imran (la Familia de Imrán): Y obedeced a Allah y al Mensajero para que se os dé misericordia Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Nisaʼ (las Mujeres): ¡Vosotros que creéis! Obedeced a Allah, obedeced al Mensajero y a aquéllos de vosotros que tengan autoridad.Y si disputáis sobre algo, remitidlo a Allah y al Mensajero, si creéis en Allah y en el Último Día.Esto es preferible y tiene mejor resultado
Allah -Exaltado sea- dice también en la sura de Al-Nisaʼ: Quien obedece al Mensajero está obedeciendo a Allah. Y quien le da la espalda... No te hemos enviado a ellos para que seas su guardián ¿Cómo se puede obedecer al Profeta y remitir los asuntos sobre los cuales ha disputado la gente al Libro de Allah y a la Sunna de Su Mensajero, si no se puede tomar su Sunna como prueba o no fue preservada totalmente? Si suponemos que es así, Allah ha guiado a Sus siervos a una cosa inexistente, y ésta es una de las peores falsedades y un acto más grave de la incredulidad contra Allah y una mala fe en Él. Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice en la sura de Al-Nahl (las Abejas): E hicimos que te descendiera a ti el Recuerdo para que pusieras en claro a los hombres lo que se les había hecho descender y para que pudieran reflexionar
( Número del tomo 1; Página 214)
Y dijo también en la misma sura: Y no hicimos que descendiera a ti el Libro sino para que les hicieras claro aquello en lo que discrepaban y como guía y misericordia para gente que cree Entonces, ¿cómo pudo Allah encomendar a Su Mensajero la aclaración de la revelación que les ha sido revelada, si su Sunna no existe o no contiene ninguna prueba? La razón de ello consiste en lo que Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Nur (la Luz): Di: Obedeced a Allah y obedeced al Mensajero. Pero si os apartáis, a él sólo se le pedirán cuentas de aquello que se le ha encomendado, así como se os pedirán a vosotros de lo que se os ha encomendado. Y si le obedecéis seréis guiados. Al Mensajero no le corresponde sino transmitir con claridad Allah -Exaltado sea- dice en la misma sura: Y estableced el salat, entregad el zakat y obedeced al Mensajero para que se os pueda dar misericordia
Dice en la sura de Al-A'raf Di: ¡Hombres! Es cierto que yo soy para vosotros el Mensajero de Allah, a Quien pertenece la soberanía de los cielos y la tierra.No hay dios sino Él, da la vida y da la muerte; así que creed en Él y en Su Mensajero, el Profeta iletrado que cree en Allah y en Sus palabras y seguidle para que tal vez os guiéis
En estas aleyas hay la prueba evidente que indica que la guía y la misericordia consisten en seguir al Profeta. ¿Cómo se puede alcanzar eso, sin aplicar su Sunna, decir que no es auténtica o no se puede tomarla como referencia? Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice en el sura de La Luz: Que se guarden los que se oponen a Su mandato de que no les venga una prueba o un castigo doloroso Y dice en la sura de Al-Hashr (la Concentración): Y lo que os da el Mensajero tomadlo, pero lo que os prohíba dejadlo
( Número del tomo 1; Página 215)
Existen muchas aleyas que reflejan esta idea, y todas indican la obligación de obedecer al Profeta y seguir sus enseñanzas, como han sido mencionadas anteriormente las pruebas que indican la obligación de seguir el Libro de Allah, aferrarse a ello y obedecer sus órdenes y prohibiciones. Estos son dos fundamentos inseparables, quien niega uno de ellos, habrá negado y desmentido el otro. Esto es incredulidad, extravío y salida del círculo del Islam, según el consenso unánime de la gente del conocimiento y de la fe. Por otro lado, hay muchos hadices de grado Mutawatir (Hadiz reportado por un número significativo de narradores en toda la cadena de narración, lo que hace que su acuerdo sobre una mentira sea imposible) que indican la obligación de obedecer al Mensajero de Allah, seguir sus enseñanzas y prohibir el hecho de desobedecerle. Esto implica tanto a las personas que vivían en su época como a las que vienen después de él hasta el Día de la Resurrección. Esto incluye el hadiz narrado auténticamente de él en los dos Sahih de Al-Bujari y Muslim bajo la autoridad de Abu Hurayra -que Allah esté complacido con él- que el Profeta dijo: Quien me obedece a mí, obedece a Allah, y quien me desobedece a mí, desobedece a Allah. En el Sahih de Al-Bujari bajo su autoridad -que Allah esté complacido con él- que el Profeta dijo: Toda mi comunidad entrará en el Paraíso, excepto quien se abstenga. Preguntaron: ‘¿Y quién se abstendrá, ¡Mensajero de Allah!?’ Dijo: "Quien me obedece, entra en el Paraíso; y quien me desobedece, se abstiene". Recopilado por Ahmad, Abu Dawud y Al-Hakim con un Isnad (cadena de narradores) auténtico bajo la autoridad de Al-Miqdam ibn Ma‘di karib que el Profeta dijo: Verdaderamente, me ha sido dado el Corán y algo semejante junto con él (la Sunna). Pero pronto llegará el tiempo en que un hombre se reclinará sobre su almohada con el estómago lleno, y dirá: “Debéis apegaros a este Corán; lo que encontráis en él como lícito, permitidlo; y lo que encontráis en él como ilícito, prohibidlo”.
Recopilado por Abu Dawud e Ibn Maga con Isnad auténtico bajo la autoridad de Ibn Abu Rafi‘ por medio de su padre, del Profeta dijo: Ojalá no encuentre entre vosotros a, estando tumbado en su sofá, recibirá algo de lo que ordené o lo que prohibí, y dirá: "No sabemos nada sobre esto; seguimos sólo lo que hay en el Libro de Allah"
En un hadiz narrado por Al-Hasan ibn Gabir dijo: Escuché a Al-Miqdam ibn Ma‘di karib -que Allah esté complacido con él- decir: El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- prohibió unas cosas el día de la Batalla de Jaybar, luego dijo: "Pueda que uno de vosotros, estando tumbado en su sofá, considere mentira mi hadiz cuando se le narra, y dirá: Entre vosotros y nosotros está el Libro de Allah, lo que encontramos allí como lícito, lo permitimos y lo que encontramos allí como ilícito, lo prohibimos. Ciertamente lo prohibido por el Mensajero de Allah es tan ilícito como lo prohibido por Allah. Recopilado por Al-Hakim, Al-Tirmidhi e Ibn Maga mediante un Isnad auténtico. Hay algunos hadices de grado Mutawatir que indican que el Mensajero de Allah solía recomendar a sus Compañeros en su sermón de que los presentes informaran a los ausentes y les decía: Tal vez aquel a quien se transmite una información, la puede entender mejor que el que la escuchó por primera vez. Esto incluye también el hadiz narrado en los dos Sahih de Al-Bujari y Muslim que el Profeta cuando pronunció su sermón de la peregrinación de despedida, el día de ‘Arafah y el Día del sacrificio, les dijo: "Que el presente informe al ausente sobre eso, ya que, tal vez aquel a quien se transmite una información, la puede entender mejor que el que la escuchó por primera vez"
( Número del tomo 1; Página 216)
Si su Sunna no es considerada como una prueba para el que la oyó de él y para el que se informó de ella, y si no permanecerá intacta hasta el Día del Levantamiento, no les habría mandado a sus Compañeros transmitirla. Por lo tanto, se sabe a través de ello que la prueba por la Sunna está establecida para el que la oyó directamente del Profeta y para aquel a quien le fue transmitida mediante las cadenas de narradores auténticas.
Los Compañeros del Profeta guardaron la Sunna, tanto los dichos como los hechos, y la transmitieron a sus seguidores. Luego, éstos la transmitieron a los que vinieron después de ellos. Así los ulemas dignos de confianza la transmitieron de una generación a otra y de un siglo a otro. La recopilaron en sus libros, aclarando lo auténtico y lo dudoso de ella y establecieron leyes y normas conocidas entre ellos para distinguir los hadices auténticos de los débiles. Los ulemas consultaron los libros de la Sunna, como los dos Sahih de Al-Bujari y Muslim y otros, y los conservaron plenamente, como Allah conservó su Glorioso Libro contra la futilidad de los abusadores, el ateísmo de los ateos y la falsificación de los falsificadores cumpliendo lo que indica la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Nosotros hemos hecho descender el Recuerdo y somos sus guardianes
Sin duda alguna, la Sunna del Profeta es una revelación descendida. Allah la preservó como hizo con Su Libro y asignó para ella grandes ulemas para protegerla contra las falsificaciones de los falsificadores y las interpretaciones de los ignorantes, y para defenderla contra todo lo que fue atribuido falsamente a ella por los ignorantes, mentirosos y ateos; porque Allah -Exaltado sea- la hizo como una interpretación del Sagrado Corán y una explicación de los juicios citados generalmente en el mismo. Pero, incluye también otros juicios que no figuran en el Glorioso Libro, como el detalle de los veredictos legales acerca de la lactancia, sucesiones, casarse con una mujer y con su tía paterna o con su tía materna y demás veredictos legales mencionados en la Sunna auténtica, pero no son mencionados en el Corán.
Fueron mencionadas algunas afirmaciones de los Compañeros, los seguidores y los ulemas con respecto a la glorificación de la Sunna y la obligación de aplicarla. En Sahih Al-Bujari y Sahih Muslim bajo la autoridad de Abu Hurayra -que Allah esté complacido con él- dijo: Cuando el Mensajero de Allah falleció y algunos de los árabes apostataron, Abu Bakr Al-Siddiq -que Allah esté complacido con él- dijo: “Por Allah, yo voy a luchar contra aquellos que pretendan distinguir la oración del azaque”.
( Número del tomo 1; Página 217)
‘Umar -que Allah esté complacido con él- le dijo: “¿Cómo lucharas contra esta gente, y el Profeta dijo: “Se me ha ordenado insistir a la gente hasta que ellos den testimonio de que no hay más dios que Allah. Y quien dé testimonio de esto, protege su sangre y su riqueza de mí, excepto en lo que atañe al Islam?” Entonces, Abu Bakr Al-Siddiq dijo: “¿Acaso el azaque no es un deber de quien tiene riqueza? Por Allah, si ellos retienen una oveja pequeña de lo que solían entregar en tiempos del Mensajero de Allah, les combatiré por haberla retenido”. ‘Umar dijo: “Por Allah, cuando me di cuenta de que Abu Bakr estaba completamente convencido de luchar contra ellos, entonces supe que eso era la verdad”
Los Compañeros siguieron su opinión y combatieron los apóstatas hasta que volvieron al Islam, y mataron a los que insistían en su apostasía. En esta historia hay una prueba más evidente acerca de la glorificación de la Sunna y la obligación de aplicarla.
Una anciana fue a Al-Siddiq preguntándole sobre su herencia. Le respondió: "No hay nada previsto para ti en el Libro de Allah ni sé si el Mensajero de Allah ordenó algo para ti, pero voy a preguntar a la gente al respecto. Luego, él -que Allah esté complacido con él- preguntó a los Compañeros y algunos de ellos dijeron que el Profeta le dio a la abuela la sexta parte de la herencia. Entonces, se la dio a ella. ‘Umar solía aconsejar a sus gobernadores que juzguen entre la gente según el Libro de Allah. Si no encontraban el asunto en el Libro de Allah, entonces según la Sunna del Mensajero de Allah. Cuando estaba confundido con respecto al veredicto legal acerca del Imlas de una mujer, que es el aborto de un feto muerto debido a la agresión contra ella por alguien. Preguntó a los Compañeros al respecto. Así, Muhammad ibn Maslama y Al-Mughira ibn Shu'ba -que Allah esté complacido con ambos- declararon ante él que el Profeta ordenó en este caso la liberación de un esclavo o una esclava. Entonces, él -que Allah esté complacido con él- ordenó la aplicación del mismo veredicto.
Cuando ‘Uthman -que Allah esté complacido con él- estaba confundido con respecto al veredicto legal acerca del plazo de la 'Idda (período legal de espera) de una mujer en su casa. Entonces, Furay‘ah bint Malik ibn Sinan, la hermana de Abu Sa‘id -que Allah esté complacido con ambos- le informó que el Profeta le ordenó que quedase en la casa de su esposo hasta el final del plazo prescrito. Así, él -que Allah esté complacido con él- ordenó aplicar el mismo veredicto. Asimismo, ordenó aplicar el veredicto de la Sunna con respecto a la ejecución del castigo corporal prescrito para el crimen relativo al consumo de las bebidas alcohólicas contra Al-Walid ibn ‘Uqbah. Cuando ‘Ali -que Allah esté complacido con él- se informó de que ‘Uthman prohibió el tamattu' (consiste en adoptar el ihram para una `umrah durante el tiempo de al-hajj), ‘Ali entró en estado de ihram para al-hajj y la 'umrah, diciendo: "Nunca dejaré la Sunna del Mensajero de Allah por la opinión de una persona".
Cuando algunas personas protestaron contra
( Número del tomo 1; Página 218)
Ibn ‘Abbas -que Allah esté complacido con ambos- acerca de tamattu' al-hajj tomando como prueba la opinión de Abu Bakr y ‘Umar -que Allah esté complacido con ambos- con respecto a la preferencia de hajj ifrad (intención de hacer solamente hajj), Ibn ‘Abbas dijo: "¡Las piedras están a punto de caer sobre vosotros del cielo! Digo que el Mensajero de Allah dijo tal y tal, y ustedes me dicen que Abu Bakr y ‘Umar dijeron tal y tal". Si se teme que aquel que contradice la Sunna por la opinión de Abu Bakr y ‘Umar sea castigado, entonces, ¿qué pasará con aquel que la contradice por las palabras, opinión o esfuerzo personal de otra persona menos importante que ellos?
Cuando algunas personas discutieron la opinión de ‘Abdullah ibn ‘Umar -que Allah esté complacido con ambos- sobre algunos asuntos relativos a la Sunna, ‘Abdullah les dijo: "¿Acaso se nos ordenó seguir a ‘Umar o seguir la Sunna?" Cuando un hombre dijo a ‘Imran ibn Husayn -que Allah esté complacido con ambos- que les hablara del Libro de Allah, mientras que estaba hablándoles de la Sunna, se enojó y dijo: "La Sunna es la interpretación del Libro de Allah. Sin la Sunna, no podríamos saber que la oración del al-zhuhr (el mediodía) es de cuatro rak‘as, la oración de al-maghrib (el ocaso) es de tres rak‘as y la oración de al-fagr (el amanecer) es de dos rak‘as, ni podríamos saber los detalles de los veredictos legales acerca del azaque, además de otros detalles mencionados en la Sunna. Hay muchas tradiciones legales contadas por los Compañeros acerca de la glorificación de la Sunna, la obligación de aplicarla y la advertencia contra lo que la contradice. De ello también que ‘Abdullah ibn ‘Umar cuando relató las siguientes palabras del Profeta: No impidáis a las siervas de Allah irse a las mezquitas Uno de sus hijos dijo: "Juro por Allah que las prohibiremos". Entonces, ‘Abdullah se enojó y le insultó muy severamente diciendo: "Te transmito las palabras del Mensajero de Allah y tú persistes en decir: "les prohibiremos irse".
Cuando ‘Abdullah ibn Al-Mughaffal Al-Muzani -que Allah esté complacido con él-, que era un Compañero del Mensajero de Allah, vio a uno de sus familiares lanzar piedras. Se lo prohibió y le dijo que el Profeta había prohibido tal acto porque: "No cazará al animal, ni alcanzará al enemigo; pero, romperá el diente y golpeará el ojo". Luego, le vio más tarde lanzar piedras y le dijo: "¡Por Allah! no te hablaré nunca. Te dije que el Mensajero de Allah había prohibido lanzar piedras y te obstinas"
Fue relatado por Al-Bayhaqi bajo la autoridad de Ayyub Al-Sajtiyani, el honorable sucesor, que dijo: "Si usted le habla a una persona acerca de la Sunna y dijo: "Déjenos de esto y háblenos del Corán", entonces sepa que es un extraviado".
Al-Awza‘i -que Allah tenga misericordia con él- dijo: "La Sunna es la explicación del Corán, es decir, restringe lo que se menciona generalmente en el Corán, y menciona los veredictos que no figuran en el Corán"; como dice Allah -Exaltado sea-: E hicimos que te descendiera a ti el Recuerdo para que pusieras en claro a los hombres lo que se les había hecho descender y para que pudieran reflexionar
( Número del tomo 1; Página 219)
Por otra parte, como fue mencionado antes, el Profeta dijo: Verdaderamente, me ha sido dado el Corán y algo semejante junto con él (la Sunna). Fue relatado por Al-Bayhaqi bajo la autoridad de ‘Amir Al-Sha‘bi -que Allah tenga misericordia con él- que dijo a algunas personas: "Seguramente ustedes fueron perdidos cuando dejaron las tradiciones", se refiere con esto a los hadices auténticos.
Fue relatado también por Al-Bayhaqi bajo la autoridad de Al-Awza‘i -que Allah tenga misericordia con él- que dijo a algunos de sus Compañeros: "Si usted oye un hadiz reportado del Mensajero de Allah, deberá tener cuidado con decir otra cosa que ello; porque el Mensajero de Allah transmitía lo que Allah le revelaba". Fue relatado por Al-Bayhaqi bajo la autoridad del honorable Imam Sufyan ibn Sa‘id Al-Thawri -que Allah tenga misericordia con él-, dijo: "Todo el saber se basa en la tradición profética". Malik -que Allah esté complacido con él- dijo: "Cada uno de entre nosotros puede refutar las opiniones de otros, tal y como puede ser refutada la suya, salvo las del dueño de esta tumba". Y señaló a la tumba del Mensajero de Allah. Abu Hanifa -que Allah esté complacido con él- dijo: "Cuando un hadiz es reportado del Mensajero de Allah, pues, ¡con mucho gusto!".
Al-Shafi‘i -que Allah tenga misericordia con él- dijo: "Si llega un día en que transmite un hadiz auténtico del Mensajero de Allah y luego no lo pondré en práctica, les invito a ser testigos de que he perdido la razón". Él -que Allah tenga misericordia con él- dijo también: "Si digo algo y luego se transmite un hadiz del Mensajero de Allah que dice lo contrario de ello, deben ignorar mi declaración."
El Imam Ahmad ibn Hanbal -que Allah tenga misericordia con él- dijo a algunos de sus compañeros: "No me imiten a mí, ni a Malik ni a Al-Shafi‘i, sino que deben tomar de la misma fuente de la cual hemos tomado. Él -que Allah tenga misericordia con él- dijo también: "Me sorprendieron algunas personas que conocen las cadenas de narración y su autenticidad del Mensajero de Allah, pero prefieren la opinión personal de Sufyan, mientras que Allah -Exaltado sea- dice: Que se guarden los que se oponen a Su mandato de que no les venga una prueba o un castigo doloroso Luego dijo: "¿Usted no sabe qué es la sedición? La sedición es el politeísmo. Tal vez por rechazar algunas de las declaraciones del Profeta, podría hacer desviar su corazón y será perdido. Fue relatado por Al-Bayhaqi bajo la autoridad de Mugahid ibn Gabr, el honorable seguidor, que dijo acerca de la aleya en Allah -Exaltado sea- dice: Y si disputáis sobre algo, remitidlo a Allah y al Mensajero Dijo: la remisión a Allah consiste en recurrir a Su Libro y la remisión al Mensajero consiste en recurrir a la Sunna.
Fue relatado por Al-Bayhaqi bajo la autoridad de Al-Zahri
( Número del tomo 1; Página 220)
-que Allah tenga misericordia con él-, que dijo: "Nuestros antiguos ulemas decían que el hecho de aferrarse a la Sunna garantiza la salvación". Muwaffaq Al-Din ibn Qudamah -que Allah tenga misericordia con él- dijo en su libro "Rawdat al-nazhir" acerca de la explicación de los fundamentos de los veredictos legales, lo que sigue: "El segundo fundamento de las pruebas es la Sunna del Mensajero de Allah. Las palabras del Mensajero de Allah son pruebas, ya que su veracidad es confirmada por el milagro, y que Allah ordenó que sea obedecido y advirtió contra la desobediencia de sus órdenes". Aquí terminaron sus palabras. Al-Hafizh ibn Kathir -que Allah tenga misericordia con él- dijo acerca de la interpretación de la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Que se guarden los que se oponen a Su mandato de que no les venga una prueba o un castigo doloroso Es decir, del mandato del Mensajero de Allah, que es su camino, su método, su manera, su Sunna y su shari'ah. Las palabras y los actos son evaluados según sus palabras y sus actos. Los hechos y dichos que son correspondientes a los del Profeta, serán aceptados y los que contradicen los del Profeta, serán rechazados a la persona que los ha dicho o hecho cualquiera que sea. Asimismo, fue auténticamente narrado en los dos Sahih (Al-Bujari y Muslim) y otros que el Profeta dijo: Quien innove algo en nuestra religión que no sea de ella, le será rechazado Es decir, aquellos que contradicen la shari'ah del Mensajero, explícita o implícitamente, deben tener cuidado de que no les venga una prueba Es decir, sus corazones están llenos de incredulidad, hipocresía o bid`ah (innovación en la religión) o un castigo doloroso Es decir, en la vida mundana por ejecución, castigo corporal prescrito para el crimen, encarcelamiento u otro. También fue narrado por el Imam Ahmad: nos relató ‘Abd Al-Razzaq, nos relató Ma‘mar bajo la autoridad de Hammam ibn Munabbih dijo: Esto es lo que nos relató Abu Hurayra, el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Mi actuación con vosotros es igual a un hombre que enciende fuego. Cuando las llamas alumbran los alrededores, las mariposas nocturnas y otros insectos caen en este fuego. El hombre trata de salvarlos pero en vano. Luego, el Profeta dijo: "Éste es nuestro ejemplo, yo trato de salvaros de caer en el fuego, pero vosotros me vencéis y caéis en él". Lo recopilaron bajo la autotidad de ‘Abd Al-Razzaq.
Al-Suyuti -que Allah tenga misericordia con él- dijo en su libro titulado: "Miftah al-gannah fi al-ihtigag bi al-sunnah" lo que sigue: "Sepan -que Allah tenga misericordia con ustedes- que aquel que niega que la tradición del Profeta, ya sea palabras o actos, reportada bajo las condiciones reconocidas en los principios de la jurisprudencia islámica es una prueba, será considerado incrédulo, saldrá del círculo del Islam y será resucitado con los judíos y los cristianos o con otra categoría de los incrédulos, como Allah quiere".
( Número del tomo 1; Página 221)
Aquí terminaron sus palabras. Hay muchos informes reportados de los Compañeros, los seguidores y los que vienen después de ellos de entre los ulemas que demuestran la glorificación de la Sunna, la obligación de aplicarla y la advertencia contra el hecho de contradecirla. Espero que las aleyas, los hadices y las tradiciones narrados por los Compañeros del Profeta que hemos mencionado sean suficientes y convincentes para aquellos que buscan la verdad. Pedimos a Allah que nos conceda tanto a nosotros como a todos los musulmanes el éxito para hacer lo que le complace, nos aleje de lo que provoca Su ira y nos guíe a todos hacia Su camino recto, Él es Omnisciente y Próximo.
¡Que la paz y las bendiciones de Allah sean con nuestro profeta Muhammad, su Familia, sus Compañeros y aquellos que siguen su guía!



  Anterior     Siguiente