Búsqueda por el número de tomo > Primer tomo > La Da´wah y los modales de los predicadores

( Número del tomo 1; Página 324)

La necesidad de hacer la invitación al Islam (Da'wah) y los modales de los predicadores

Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos. El mejor final será para los que temen a Allah, y el castigo será sólo para los injustos. Atestiguo que no hay más dios que Allah, que no tiene socio junto con Él, el Señor de los primeros y de los últimos, y el Eterno en los cielos y la tierra. Atestiguo que Muhammad, es siervo de Allah, Su mensajero, Jalil (amigo querido), a quien su Señor confió la Revelación, y envió a la humanidad como un portador de buenas noticias y advertencias, para llamar a la adoración de Allah con Su permiso y como una lámpara luminosa. Que la Paz y las bendiciones de Allah sean con él, sobre su Familia y sus Compañeros que siguieron su camino en la da`wah y lucharon con persistencia hasta que Allah hiciera prevalecer Su religión y Su Palabra superior (El Corán), aunque les repugne a los incrédulos. Que toda la paz sea con Su Mensajero.
Ciertamente, Allah -Exaltado sea- creó a los genios y a los hombres sólo para adorarle y no asociar a ningún otro con él, para cumplir con sus órdenes, impedir sus prohibiciones y conocerle por Sus Nombres bellos y Atributos, Allah -Exaltado sea- dice: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Allah -Enaltecido y Exaltado sea- dice también: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor que os ha creado a vosotros y a los que os precedieron. Tal vez así os guardéis Allah -Enaltecido y Exaltado sea- dice: Allah es Quien ha creado los siete cielos y otro tanto de tierra.La orden desciende a través de ellos para que sepáis que Allah tiene poder sobre todas las cosas y que el conocimiento de Allah todo lo abarca Allah -Exaltado sea- aclara que creó a los genios y a los hombres para ser adorado y glorificado, para que Sus órdenes fueran obedecidas y evitadas sus prohibiciones. Esto se debe a que la adoración es creer en la Unicidad de Allah y la obediencia a Él, aplicar sus mandatos y evitar sus prohibiciones. Allah -Exaltado sea- también muestra que Él creó los cielos y la tierra y todo lo que hay entre ellos, de modo que todas las criaturas supieran que Él tiene poder sobre todas las cosas y que Él todo lo abarca con Su conocimiento.
( Número del tomo 1; Página 325)
Se sabe que la sabiduría que hay detrás de la búsqueda de un representante es dar a conocer los Nombres y Atributos de Allah -Exaltado sea-, y que Él, Todopoderoso -Exaltado y Altísimo sea- es El Que Todo lo Sabe. Por otra parte, la sabiduría detrás de la creación de los genios y de la humanidad es adorar solamente a Allah, glorificarle, alabarle y someterse a Su Gloria. Esto se debe a que la adoración es la sumisión y la humildad ante Allah -Exaltado y Enaltecido sea-. Por otra parte, se llaman (adoración) todos los actos que hacen los pubescentes, obligado a los preceptos religiosos, para llevar a cabo Sus órdenes y evitar Sus prohibiciones, porque llevan a la sumisión y la humildad ante Allah -Exaltado y Glorificado sea-.
Como los detalles de la adoración no pueden ser entendidos completa y perfectamente por las mentes abstractas, que no se pueden saber detalladamente los veredictos acerca de los mandatos y de las prohibiciones, Allah -Exaltado sea- envió a los Mensajeros y reveló los Libros Divinos para mostrar la razón por la cual Él creó a las criaturas y explicarla en detalle para que puedan adorar a Allah -Exaltado sea- con conocimiento y evitar lo que Allah ha prohibido con conocimiento. Esto se debe a que los Mensajeros -la paz sea con ellos- son las guías para la creación, y los Imames de la orientación. Además, ellos son los que llaman a los genios y a los hombres para obedecer a Allah -Exaltado sea- y adorarle solamente a Él. Allah -Exaltado sea- ha honrado a la creación y ha sido misericordioso con ellos mediante el envío de los Mensajeros, ya que mostró a la gente la vía del Camino Recto, para que la gente descubra la verdad de los asuntos, de modo que no puedan decir que no sabían nada acerca de lo que Allah quiso, y que ningún Profeta portador de buenas noticias y de amenazas fue enviado a nosotros para mostrarnos lo bueno y lo malo, no sosteniendo ningún alegato contra Allah después de haberles enviado a Mensajeros y Profetas, y descendido los Libros, Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice: Hemos enviado un mensajero a cada comunidad: "Adorad a Allah y apartaos de los Tagut" Allah -Exaltado sea- dice: Antes de ti no enviamos ningún mensajero al que no le fuera inspirado: No hay dios excepto Yo. ¡Adoradme! , y dice: Y así fue como enviamos a Nuestros mensajeros con las pruebas claras e hicimos descender con ellos el Libro y la Balanza, para que los hombres pudieran establecer la equidad Allah -Exaltado sea- dice: Los hombres eran una única comunidad y Allah envió a los profetas como portadores de buenas nuevas y advertidores. E hizo descender el Libro con la verdad, para que fuera un juicio entre los hombres sobre aquello en lo que discrepaban
( Número del tomo 1; Página 326)
Allah -Exaltado sea- señala que envió a los Mensajeros y los Libros Sagrados para juzgar a la gente con justicia y equidad, y mostrarle los asuntos de las leyes religiosas y los credos en los que se diferencia, cuya verdad es mantenerse en el credo del Tawhid (Monoteísmo Islámico) y las leyes de la shari´ah (ley Islámica). En la aleya siguiente, Allah -Exaltado sea- dice: Los hombres eran una única comunidad Eso denota que toda la gente seguía el mismo credo de la verdad sin que se diferenciara desde la época de Adán y hasta la época de Noé -la paz sea con ambos-. Entre las dos épocas anteriores, la gente seguía el camino recto, tal como dijo Ibn ‘Abbas -que Allah esté complacido con ambos- y un grupo de los precedentes y de sus seguidores. Luego, el pueblo del profeta Noé asoció a otros dioses con Allah, por lo que se diferenciaron en cuanto a sus obligaciones hacia el derecho de Allah. Por ello, habiendo politeísmo y discrepancia, Allah les envió a Su profeta Noé -la paz sea con él-, y los otros Profetas después de él, como dice Allah -Exaltado sea-: Es verdad que te hemos inspirado al igual que inspiramos a Nuh y los profetas posteriores a él Allah -Exaltado sea- dice también: Y no hicimos que descendiera a ti el Libro sino para que les hicieras claro aquello en lo que discrepaban y como guía y misericordia para gente que cree Allah -Exaltado sea- hizo descender el Libro Sagrado para juzgar entre las personas en lo que diferenciaron, mostrándoles Sus leyes que ignoraban, ordenándoles adherirse firmemente a Sus leyes purificadas y aplicar Sus límites, y prohibiéndoles lo que podría perjudicarles y causarles daños, Allah -Exaltado sea- hizo que nuestro profeta Muhammad -la paz y las bendiciones sean con él- fuera el último de todos los Profetas, quien -la paz y las bendiciones de Allah sean con todos Sus Profetas-, transmitió el Mensaje, cumpliendo con su responsabilidad y obligación, dio un consejo a toda la Ummah (Nación Islámica) y luchó perfectamente en la causa de Allah, llamó a la gente a seguir el camino recto de Allah, en público y en secreto, resultó muy dañado en la lucha por la causa de Allah, pero era paciente, tal como los otros Profetas -la paz de Allah sean con ellos- anteriores a él, y comunicó el Mensaje, tal como hicieron los que le precedieron. Sin embargo, aguantó más daños, era más paciente, y asumió perfectamente la carga del Mensaje -la paz y las bendiciones de Allah sean con todos Sus Profetas-, comunicó el Mensaje de Su Señor durante veintitrés años y difundió Sus órdenes, trece años de los cuales lo hizo en Um Al-Qura (La Meca).
( Número del tomo 1; Página 327)
Primero, llamaba a la gente a adorar a Allah en secreto y luego en público. Durante este período, fue muy dañado por su pueblo, pero era paciente con ellos. A pesar de que la gente sabía perfectamente que Él -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- era honesto y sincero y ellos eran conscientes de su buen linaje y su posición virtuosa, le negaron por envidia, inclinación hacia los caprichos, obstinación de las clases nobles, orgullo e ignorancia, e imitación por parte de la gente sencilla que siguió a ciegas a los personajes famosos de clases nobles. Y por lo tanto, el profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- fue dañado y perjudicado gravemente, pero aguantó como nadie.
La aleya siguiente muestra que los personajes grandiosos, conocían la verdad pero se negaron a creer en Allah por obstinación y orgullo, Allah -Exaltado sea- dice: Ya sabemos que te entristece lo que dicen, pero no es a ti a quien niegan los injustos, son los signos de Allah lo que niegan Aquí Allah indició que ellos no desmentían al Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, ya que sabían -dentro de sus corazones- que el Mensajero era honesto y fidedigno, a tal punto que le habían llamado "el honesto, el fidedigno" antes de que Allah le revelara el Mensaje del Islam -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. No obstante, ellos negaron la verdad por envidia e injusticia en contra del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Sin embargo, él no les hizo caso, era paciente y dependió en todos sus asuntos de Allah -Exaltado sea-, seguía firme en el camino recto, se mantenía llamando a la gente a adorar a Allah -Exaltado sea-, aguantando más daños, y luchando en el camino de Allah, procuraba evitar sus daños, perdonándoles en la medida de lo posible, hasta que se intensificaron los perjuicios, conspiraron contra él y planificaron su asesinato. Sólo entonces, Allah le permitió salir inmigrando a Medina,
( Número del tomo 1; Página 328)
y de hecho, el Profeta lo hizo. Desde entonces, Medina se convirtió en la primera capital del Estado musulmán, ciudad donde la religión del Islam, que es la religión de Allah, se hizo evidente, y los musulmanes tuvieron un Estado y poder. El Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- continuó llamando a la adoración de Allah y mostrando la verdad. Más tarde, empezó a combatir en la causa de Allah, y envió a Mensajeros por todas partes para llamar a la gente al bien y a la guía, explicándole la religión revelada a su profeta, Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Por otra parte envió escuadrones -a otras tribus- y llevó a cabo las conquistas conocidas hasta que Allah mostró de manera evidente la religión del Islam, completó la religión a través de él, y completó Sus mercedes tanto para él como para toda la Ummah (Nación Islámica). Después de haber transmitido el mensaje, el profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, murió. Después de él, los Compañeros del Profeta -que Allah esté complacido con ellos- asumieron la responsabilidad de difundir la religión del Islam, y siguieron el mismo método del profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él. Llamaron a la adoración de Allah -Exaltado y Glorificado sea-, y se extendieron por todo el mundo haciendo da´wah y luchando por la causa de Allah, sin temer a nadie ni nada en la causa de Allah, pues estaban transmitiendo el Mensaje y sólo temiendo a Allah. Se extendieron por todas partes luchando por la causa de Allah, llamando a la gente a adorar a Allah, reformando en la tierra, difundiendo la religión de Allah, enseñando a los otros las Leyes del Islam y explicándoles el credo con el que Allah había enviado a Sus Profetas, que se trata de adorar única y sinceramente a Allah y abandonar la adoración de cualquier otra cosa o persona fuera de Allah, como por ejemplo, los árboles, las piedras y los ídolos, de modo que no se debe invocar a nadie ni a nada fuera de Allah, ni pedir ayuda excepto a Él, ni aplicar leyes fuera de las de Allah, rezar, realizar promesas o cualquier otro acto de adoración excepto para Allah. Aclararon a la gente que la adoración es el derecho exclusivo de Allah, y recitaron las aleyas que fueron reveladas en este sentido: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda No invoquéis a nadie junto a Allah Di: En verdad mi oración[Salat], el sacrificio que pueda ofrecer, mi vida y mi muerte son para Allah, el Señor de los mundos(162) Él no tiene copartícipe. Eso es lo que se me ha ordenado.Soy el primero de los musulmanes
( Número del tomo 1; Página 329)
Ellos tenían una gran paciencia y luchaban muchísimo. Les siguieron los Imames de la guía, y la gente que vinieron después de ellos, árabes y no-árabes. Todos seguían el camino de la da´wah a Allah, y aguantaban muchas dificultades. Cumplieron también con la confianza depositada en ellos con paciencia, sinceridad y persistencia en la realización de todo el esfuerzo posible por la causa de Allah, lucharon en contra de los que renunciaron a la religión, se esforzaron para alejar a la gente de la religión de Allah y no pagaron la Yiziah (un tipo de tributo obligatorio en los no-musulmanes que vivieron en tierras musulmanas) debida a ellos según las ordenes de Allah. Son los que asumieron la responsabilidad de la da´wah y los Imames de la guía después del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y después de sus Compañeros y seguidores que siguieron el mismo camino y método, siendo pacientes. De hecho, se difundió la religión de Allah y era superior a todos los demás credos a través de los Compañeros del Mensajero y a manos de sus seguidores de la gente del conocimiento y de la fe, de los árabes y de los no-árabes, en todas las partes de la Península Arábiga, así como en el resto del mundo. Éstos son los dichosos, para los que Allah decretó la felicidad, la entrada en Su religión, la participación en la da´wah, el Yihad (lucha por la causa de Allah) y la paciencia. Ellos dominaron el mundo entero mediante su paciencia, su fe y Yihad. Eran el ejemplo de la aleya en la que Allah mencionó a los hijos de Israel, diciendo: E hicimos de algunos de ellos dirigentes que guiaban según Nuestro mandato, mientras eran pacientes y tenían certeza de Nuestros signos Esta aleya coránica se aplica a los Compañeros del Profeta y a los que siguieron su camino, convirtiéndose así en líderes que orientaron a la gente a la verdad y al camino recto. Ellos son ejemplos a seguir por su paciencia y fe, ya que con éstos se consigue el liderazgo en la religión. Por lo tanto, los Compañeros del profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y los que siguieron su orientación serán los líderes de la verdad para siempre. Por consiguiente, se pone de manifiesto para todos los buscadores de conocimiento que la da´wah a Allah es la tarea más importante, ya que la Ummah está en la extrema necesidad de la da´wah a Allah en todos los tiempos y lugares. En conclusión, nuestro discurso acerca de la da´wah a Allah se puede resumir en los siguiente puntos:
Primero: El veredicto legal y las virtudes de hacer da´wah.
Segundo: Métodos y formas de realizar la da´wah.
Tercero: Aclarar el objetivo de la da´wah.
Cuarto: Destacar la ética y las cualidades que deben tener los predicadores que llaman a la adoración de Allah. Buscamos la ayuda de Allah, y en Él -Exaltado sea- hemos puesto nuestra confianza.



  Anterior     Siguiente