Búsqueda por el número de tomo > Primer tomo > La Da´wah y los modales de los predicadores > Primero: El veredicto legal y las virtudes de hacer Da´wah

( Número del tomo 1; Página 330)
Primero: El veredicto legal y las virtudes de hacer la da'wah (invitación al Islam).
En cuanto al veredicto legal correspondiente, existen muchas evidencias del Libro y de la Sunna que afirman la obligatoriedad de hacer da´wah a Allah -Exaltado y Glorificado sea- y que consideran que es un acto obligatorio. De entre estas evidencias, está la aleya en la que Allah -Exaltado sea- dice: Para que de vosotros surja una comunidad que llame al bien, ordene lo reconocido e impida lo reprobable. Esos son los que cosecharán el éxito También la aleya siguiente: Llama al camino de tu Señor por medio de la Sabiduría, la buena exhortación y convenciéndolos de la mejor manera Así como la aleya en la que Allah -Exaltado y Altísimo sea- dice: invoca a tu Señor y no seas de los que Le asocian Y la aleya: Di: Este mi camino. Llamo a (la adoración) de Allah basado en una clara visión, tanto yo como los que me siguen Él -Exaltado sea- muestra que los que siguen el camino del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- son los que conciben la verdad y llaman a la gente a la religión de Allah. Como se sabe, es obligatorio seguir el método del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, según la aleya en la que Allah dice: Realmente en el Mensajero tenéis un hermoso ejemplo para quien tenga esperanza en Allah y en el Último Día y recuerde mucho a Allah Los ulemas afirmaron que la da´wah es un acto obligatorio colectivo. Además, es obligatorio hacer da´wah en cada país y región. Por lo tanto, si un predicador se encarga de hacer la da´wah en una región o área, entonces, habrá cumplido con la obligatoriedad colectiva de este acto y, por consiguiente, se anula la responsabilidad de los demás musulmanes. En este caso, el acto de realizar da´wah se convierte en un acto afirmado de Sunna, y una obra de bien para el resto de los otros musulmanes.
( Número del tomo 1; Página 331)
Pero, si ninguna persona hace la da´wah en una región, o en un país, el pecado será de toda la gente, y será obligatorio encargarse de hacer la da´wah. Por otro lado, cada persona debe realizar da´wah según su capacidad. En cuanto a los países, es obligatorio que un grupo especializado se encargue de hacer la da´wah a Allah -Exaltado y Glorificado sea- por todas las partes, comunicando los Mensajes de Allah, y explicando las órdenes de Allah con todos los medios posibles. El mismo Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, envió a representantes con sus mensajes a la gente, a los reyes y monarcas para llamarles a la religión de Allah -Exaltado sea-.
En nuestra época, hacer da´wah se ha vuelto muy fácil, ya que existen muchos métodos modernos y nuevos, lo que deja sin excusa a la gente. Estos medios incluyen la radio, la televisión y la prensa, entre otros. Por lo tanto, es obligatorio para la gente del conocimiento y de la fe, y en los seguidores del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- cumplir con esa responsabilidad. Éstos deben apoyarse entre sí para transmitir el Mensaje de Allah a la humanidad, sin que teman a nadie ni nada fuera de Allah, ni favorezcan a ninguna persona, joven o anciano, rico o pobre. Además, deben transmitir los mandatos de Allah a la humanidad, tal como fueron revelados y legislados por Allah a través de Su Mensajero. Esta misión puede ser una obligación individual, o también una obligación colectiva. Es una obligación individual para un musulmán, si se encuentra en un lugar donde no hay nadie que lleve a cabo las obras de da´wah, como ordenar el bien reconocido y evitar el mal repugnado. En este caso, la misión de da´wah se vuelve una obligación para este musulmán, ya que ninguna otra persona la puede llevar a cabo excepto él. Sin embargo, si se encuentran otros musulmanes que se encargan de realizar la da´wah, llamar a la gente a la religión de Allah, transmitir el Mensaje de Allah, ordenar el bien reconocido y evitar el mal repugnado, es entonces un acto supererogatorio para los demás musulmanes. Sin embargo, el musulmán que continúa cumpliendo con esta obligación formará parte de los que compiten con los demás en realizar buenas obras. La evidencia de que hacer da'wah es una obligación colectiva es la aleya en la que Allah dice: Para que de vosotros surja una comunidad que llame al bien Al-Hafizh Ibn Kathir,
( Número del tomo 1; Página 332)
y algunos ulemas, dijeron sobre esta aleya: Se debe nombrar a un grupo de entre la comunidad para llevar a cabo la misión de da`wah a Allah, propagar su religión, y transmitir Su Mensaje. Es bien conocido que el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- llamó a la gente a adorar a Allah, y realizó todos los esfuerzos posibles para establecer las órdenes de Allah en la Meca. Los Compañeros -que Allah esté complacido con ellos- también hicieron todo lo posible para establecer lo que Allah mandó y, cuando emigraron, se intensificaron sus esfuerzos para realizar la da'wah y transmitir el Mensaje de Allah. Luego, cuando viajaron a diferentes países de todo el mundo después de la muerte del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, ellos -que Allah esté complacido con él- extendieron la da'wah de Allah, y cada uno de ellos lo hizo según su capacidad y conocimiento religioso. Por otro lado, cuando los predicadores son pocos, los pecados son muchos, y la ignorancia es dominante, como es el caso de nuestro tiempo, por lo que el acto de hacer da'wah se vuelve una obligación individual para cada musulmán, según su capacidad. Si alguien está llevando a cabo la misión de da'wah en un pueblo, una ciudad pequeña o una aldea, se hace suficiente y la misión se convierte en un acto supererogatorio para otros, ya que el Mensaje de Allah ha sido comunicado a la gente de este lugar, y la orden de Allah fue llevada a cabo a manos de estos predicadores.
En cuanto a las otras partes del mundo y otras personas, tanto los ulemas como los gobernantes tienen que hacer da'wah a Allah y transmitir las órdenes de Allah, cada uno según su capacidad. Ésta es una obligación individual para cada uno de ellos.
Por lo tanto, el acto de hacer da'wah a Allah puede ser una obligación colectiva o una obligación individual según las circunstancias. En otras palabras, puede ser una obligación para cada individuo para ciertas personas y pueblos, y un acto supererogatorio para otras personas y pueblos, siempre que haya un grupo en su lugar, que se encargue de llamar a la gente a adorar a Allah.
( Número del tomo 1; Página 333)
En cuanto a los gobernantes y las autoridades, es más obligatorio para ellos llamar a la gente de los otros países a la religión de Allah con todos los métodos disponibles, y en todos los idiomas, pues transmitiendo las órdenes de Allah en todos los idiomas, la fe del Islam será comunicada a todas las personas en sus propias lenguas, y no limitarse a hacerlo en lengua árabe. En nuestros días, como hemos mencionado arriba, la da'wah a Allah se ha vuelto más fácil, y puede ser realizada a través de diversos medios como la radio, la televisión, la prensa, entre otras muchas maneras que no existían antes. Los predicadores deben también transmitir las órdenes de Allah en todas las ceremonias religiosas y sermones que celebran, y propagar la fe del Islam en todas partes, según su capacidad y su grado de conocimiento. Debido a la difusión de la llamada a los principios destructivos como el ateísmo, la negación a Allah, el Señor de los mundos, y a los Mensajes Divinos y la Última vida o el cristianismo, en muchos lugares del mundo, hacer da'wah a la adoración de Allah en nuestros días se ha vuelto una obligación general para todos los eruditos y gobernantes cuya religión es el Islam. Éstos deben transmitir la religión de Allah, según su capacidad, a través de todos los métodos disponibles como, la escritura, los sermones y la radio. No deben descuidar esta obligación, ni depender de otras personas para llevar a cabo esa tarea. De hecho, existe una gran necesidad a la cooperación, la participación y el apoyo mutuo para cumplir con esa gran responsablidad de propagar el Islam más que nunca. Debe darse cuenta a que los enemigos del Islam se apoyan mutuamente con todos sus esfuerzos para alejar a la gente del camino recto de Allah, incitar incertidumbres acerca de Su religión, y llamar a la gente a practicar lo que les haga desistir del Islam. Por lo tanto, se vuelve obligatorio para la gente que pertenece al Islam afrontar esta actividad atea mediante la organización de una actividad islámica, y una da'wah islámica a todos niveles, de todas las formas y mediante todos los caminos. De este modo, habremos cumplido con la obligación de hacer da'wah, que Allah nos ha impuesto.
Las virtudes de hacer da'wah:
Hay muchas aleyas y hadices que tratan el asunto de las virtudes de hacer da'wah y de ser un predicador. Así como existen muchos hadices conocidos por los especialistas ulemas que indican que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- envió a predicadores a muchos lugares para hacer da'wah, Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice: ¿Y qué mejor palabra que la de aquel que llama (a los demás) a Allah, obra con rectitud y dice: Yo soy de los musulmanes? Esta aleya noble elogia a quien realiza da'wah, y hace hincapié en que no hay otro mejor en el discurso de los que invitan a Allah, a la cabeza de los cuales se encuentran los Mensajeros -la paz de Allah sean con ellos-, y luego sus seguidores, cada uno según su nivel de hacer da'wah, de conocimiento y mérito. Es un honor para cualquier persona ser un seguidor de los Profetas y formar parte de las personas a quienes se refiere esta noble aleya. ¿Y qué mejor palabra que la de aquel que llama (a los demás) a Allah, obra con rectitud y dice: Yo soy de los musulmanes?
( Número del tomo 1; Página 334)
La aleya quiere decir que no hay otro mejor en el habla que una persona que invita a Allah, orienta a la gente a su Señor, y actúa según los mandatos de Allah. En otras palabras, llama a la gente a la verdad y la aplica en sus actos, advierte a la gente en contra de lo que está mal y lo evita, actúa según su religión, sin sentir vergüenza y anuncia que es musulmán, con orgullo y regocijo por la gracia de Allah. Al contrario de quien evita hacerlo, oculta anunciar que es un musulmán, y nunca llama a la gente a la religión de Allah para agradar a algunas personas en concreto. Ciertamente que no hay ni fuerza ni poder excepto en Allah. El creyente que llama a la gente a Allah, tiene una fe fuerte, conoce los mandatos de Allah con visión clara, declara el derecho de Allah, realiza esfuerzos para hacer da'wah a Allah, aplica lo que llama a la gente a practicar, y evita lo que llama a la gente a abandonar. Por otro lado, es siempre el primero en aplicar las órdenes de Allah y en evitar todo acto prohibido, y en ambos casos, anuncia que es un musulmán y un predicador a la religión del Islam, con orgullo y regocijo, tal como Allah dice en la siguiente aleya: Di: Que con el favor de Allah y con Su misericordia se regocijen, ello es mejor que cuanto reúnen
Cabe mencionar aquí que este sentimiento de alegría es por percibir la misericordia y la virtud de Allah, por consecuencia es lícito, al contrario que sentir regocijo causado por la vanidad, lo que está prohibido según indica la siguiente aleya que trata la historia de Qarun: No te regocijes pues realmente Allah no ama a los que se vanaglorian Pues resulta tener arrogancia en contra de la gente, y por lo tanto está prohibido. Mientras que no hay nada malo en expresar la felicidad por seguir la religión de Allah y Su guía, sino todo lo contrario, pues favorece anunciarlo. En consecuencia, esta aleya muestra claramente el favor de hacer da'wah, que es un acto más favorecido de cercanía y obediencia a Allah. Además, los que realizan este acto alcanzarán una posición noble y más elevada. De hecho, son encabezados por los Profetas -la paz y las bendiciones sean con ellos-, y por encima de todos ellos está Muhammad, nuestro profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, el último, el más perfecto, y el Imam de todos los Profetas y predicadores, Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice: Di: Este mi camino. Llamo a (la adoración) de Allah basado en una clara visión, tanto yo como los que me siguen
( Número del tomo 1; Página 335)
Allah -Exaltado sea- muestra que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- llama al camino recto con una visión clara. Así también hacen sus seguidores, y en eso reside la virtud de hacer da'wah. Es decir, que el seguimiento del Profeta en hacer da'wah debe ser hecha con una visión clara, que es el conocimiento. Por eso, ellos alcanzan esa virtud y posición noble. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Quien guíe a alguien hacia el bien, obtendrá una recompensa equivalente a quien lo practica Recopilado por Muslim en su Sahih. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo también: Quien llame al camino recto tendrá la misma recompensa de los que le sigan, sin disminuir en nada la de ellos. Y quien llame a un camino desviado tendrá la misma pena de los que le sigan sin disminuir en nada la de ellos. Recopilado por Muslim. Este hadiz afirma la virtud de hacer da'wah e invocar a la gente a Allah. Por otra parte, se comprobó que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- le dijo a ‘Ali, -que Allah esté complacido con él y le complazca-: ¡Por Allah, que si Él guiara, a través de ti, a tan sólo un hombre, sería mejor para ti que los camellos rojizos! Un hadiz de común acuerdo sobre su autenticidad. Este hadiz también nos muestra la virtud y la gran recompensa de hacer da'wah, ya que el que llama a Allah, tendrá la misma recompensa de aquel a quien Allah ha guiado gracias a sus esfuerzos en la predicación, aunque sean miles de personas. ¡Qué buen recompensa que consigue un predicador! ¡Felicitaciones a todos los predicadores por ese gran bien! En consecuencia, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- será recompensado por cada uno de sus seguidores hasta el Día de la Resurrección. ¡Qué gran merced que tendrá el Profeta hasta el Día del Levantamiento! Eso es porque el Profeta les transmitió a sus seguidores el Mensaje de Allah, y les señaló el camino del bien. Del mismo modo, todos los Profetas tendrán la recompensa de sus seguidores, y todos los predicadores tendrán la recompensa por cada uno de sus seguidores. Por lo tanto, todos los musulmanes deben aprovechar esa oportunidad y no escatimar esfuerzo alguno para obtener tan gran recompensa, apresurándose al grandioso galardón.



  Anterior     Siguiente