Búsqueda por el número de tomo > Sexto volumen > La obligación de adorar y temer a Allah

( Número del tomo 6; Página 1)
Página en blanco
( Número del tomo 6; Página 2)
Página en blanco
( Número del tomo 6; Página 3)
Página en blanco
( Número del tomo 6; Página 4)
Página en blanco
( Número del tomo 6; Página 5)

La obligación de adorar y temer a Allah

Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos y el buen fin es para los que temen a Allah. Que la paz y las bendiciones sean con Su siervo, Mensajero, el mejor de Sus criaturas, y preservador de Su Revelación Divina, nuestro Profeta; nuestro Imam y señor Muhammad ibn 'Abddullah, su Familia, sus Compañeros y aquellos que siguen su camino y se guían por él hasta el día de la Resurrección:
Agradezco a Allah -Exaltado sea- por haberme concedido esta oportunidad de reunirme con los hermanos y hermanas en Allah para aconsejarnos y ayudarnos unos a otros en la virtud y en la piedad, intercambiar la exhortación por el amor de Allah y explicar la razón por la cual Allah -Exaltado y Glorificado sea- nos ha creado y nos ha enviado a los Mensajeros, para tener un conocimiento sólido de aquello por lo cual hemos sido creados y de lo que debemos hacer en esta vida mundana hasta que encontremos a nuestro Señor -Exaltado sea-. Pido a Allah que bendiga nuestro encuentro, que reforme nuestros corazones y nuestras obras, que nos conceda la buena comprensión de la religión islámica y la firmeza en ella, que auxilie a Su religión y eleve Su palabra y que dé el éxito a nuestros responsables para que realicen todo lo que lleva al bienestar de los siervos y los países musulmanes y la felicidad en la vida mundana y en la Última Vida. Luego, agradezco a mi querido hermano, su excelencia el director general del hospital del Rey Faisal en Al-Ta’if, Dr. Taha Al-Jatib por haberme invitado a este encuentro. Pido a Allah que le bendiga, tanto a él como a su personal y que les ayude a todos a realizar todo aquello que conduce a la bondad y a la rectitud, tanto en la religión como en la vida mundana, y les ayude a hacer lo que puedan por el bien de nuestros hermanos enfermos, hombres y mujeres. Que Allah haga que los esfuerzos de todos sean beneficiosos y acertados.
Luego de esta introducción me gustaría decir: El título de mi intervención es: "La obligación de adorar a Allah y temerle", y las implicaciones de esta obligación en lo que se refiere a las ordenes y las prohibiciones, Allah -Exaltado sea- dice en su Glorioso Libro: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor que os ha creado a vosotros y a los que os precedieron. Tal vez así os guardéis Dice también: ¡Hombres! Temed a vuestro Señor que os creó a partir de un solo ser, creando de él a su pareja y generando a partir de ambos muchos hombres y mujeres. Y temed a Allah, por Quien os pedís unos a otros, y respetad los lazos de sangre. Realmente Allah os está observando
( Número del tomo 6; Página 6)
Dice asimismo en otra aleya: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren(56) No quiero de ellos provisión ni quiero que Me alimenten(57) Allah es Quien provee, el Dueño del poder, el Fuerte En otra dice: ¡Hombres! Temed a vuestro Señor, pues en verdad el temblor de la Hora será algo terrible Y dice también: ¡Hombres! Os hemos creado a partir de un varón y de una hembra y os hemos hecho pueblos y tribus distintos para que os reconocierais unos a otros. Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allah es el que más Le teme. Allah es Conocedor y está perfectamente informado Existen muchas aleyas en el Libro de Allah -Exaltado sea- que reflejan esta idea. En efecto, Allah -Exaltado sea- envió a todos Sus Mensajeros -la paz sea con ellos- desde el primero, Noé, hasta el último, nuestro profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- para llamar a la gente al Monoteísmo, a obedecer y temer a Allah y para advertirles del politeísmo, de adorar a otros fuera de Él y de desobedecer a Sus órdenes, como dice Allah -Exaltado sea-: Hemos enviado un mensajero a cada comunidad: "Adorad a Allah y apartaos de los Tagut" Allah -Exaltado sea- dice también: Antes de ti no enviamos ningún mensajero al que no le fuera inspirado: No hay dios excepto Yo. ¡Adoradme!
Allah -Exaltado sea- nos creó a todos, hombres y mujeres, genios y humanos, gobernantes y pueblos, árabes y no árabes, para que le adoremos y le temamos a Él Solo -Exaltado sea- en todo lo que hacemos y todo lo que dejamos de hacer, y para que nos rindamos cuentas a nosotros mismos con respecto a ello, para que nos mantengamos firmes en el Monoteísmo, en la obediencia a Allah, y en apresurarnos a cumplir con Sus obligaciones y abandonar Sus prohibiciones -Exaltado y Glorificado sea-. Por lo tanto, cada persona mayor de edad y obligado a los preceptos religiosos, sea hombre o mujer, debe adorar y temer a Allah -Exaltado y Glorificado sea- dondequiera que esté, porque ésta es la razón por la cual ha sido creado y ordenado por parte de Allah -Exaltado sea- en Sus Libros divinos y por parte de los Mensajeros -la paz sea con ellos-. Así que, cada uno, responsable (pubescente y sensato), sea hombre o mujer, árabe o no árabe, genio o humano, está obligado a adorar y temer a Allah y cumplir con los preceptos del Islam.
( Número del tomo 6; Página 7)
Los musulmanes, a los que Allah favoreció con el Islam, deben aferrarse y mantenerse firmes en su religión y comprenderla bien para cumplir con las obligaciones de Allah y abstenerse de Sus prohibiciones con buena clarividencia. Por otra parte, los ulemas dondequiera que estén deben llamar a la gente a Allah y enseñarles Su religión, porque son los sucesores de los Mensajeros -la paz sea con ellos-. Estos han sido enviados para enseñar a las personas, guiarles, llamarles a la verdad y advertirles contra el politeísmo y los demás pecados. Por lo tanto, los ulemas del Islam, dondequiera que estén, deben enseñar a las personas, informarles sobre los preceptos de su religión y explicarles lo que no saben, obedeciendo a Allah y a Su Mensajero, y cumpliendo con la obligación de aconsejar a los demás y trasmitir el Mensaje de Allah con el cual ha enviado a Su profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Por su parte, las personas llamadas a esto deben responder a la orden de Allah y de Su Mensajero, comprender bien, preguntar sobre lo que no sepan y adorar únicamente a Allah con sinceridad, como dice Allah -Exaltado sea-: A pesar de que no se les había ordenado sino que adorasen a Allah, rindiéndole sinceramente la adoración, como hanifes[Seguidores de la inclinación natural, la tendencia innata del hombre por la que reconoce a su Señor sin asociar nada con Él.] Allah -Exaltado sea- dice también: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor que os ha creado a vosotros y a los que os precedieron. Tal vez así os guardéis Dice en otra aleya: ¡Hombres! Temed a vuestro Señor que os creó a partir de un solo ser , y dice también: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Así, todos los hombres y los genios han sido creados para adorar únicamente a Allah y se les ordenó hacerlo por parte de Allah y por parte de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. En efecto, cuando el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- fue enviado, transmitió el Mensaje a la gente diciendo: ¡Oh hombres! decid: "La ilaha illa Allah" (No hay más Dios que Allah), tendréis éxito" El Profeta invitó a su pueblo, antes que a nadie, al Islam y les invitó a adorar a Allah y a abandonar el politeísmo que solían practicar, como la adoración de los ídolos, los árboles, las piedras, los muertos, las estrellas entre otros. Asimismo, les ordenó a dedicar la adoración únicamente a Allah con sus invocaciones, sus imploraciones, sus votos, sus sacrificios, su oración, su ayuno y demás actos de adoración, como dice Allah -Exaltado sea-: Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él Y dice: Y puesto que las mezquitas son de Allah, no invoquéis a nadie junto a Allah Y dice -Exaltado sea- en otra aleya: Quien invoque a otro dios junto a Allah sin tener pruebas, tendrá que rendir cuentas ante su Señor.Es verdad que los que se niegan a creer no tendrán éxito Dice también -Exaltado sea-: Llamadme y os responderé , y dice: Y cuando Mis siervos te pregunten sobre Mí... Yo estoy cerca y respondo al ruego del que pide, cuando Me pide; así pues que ellos Me respondan y crean en Mí, ¡ojalá se guíen rectamente!
( Número del tomo 6; Página 8)
Por lo tanto, todos los musulmanes sujetos a las obligaciones religiosas deben adorar únicamente a Allah y mantenerse firmes en el significado de "La ilaha illa Allah", que significa que no hay nada ni nadie digno de ser adorado fuera de Allah. Esto es el significado general de la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: A pesar de que no se les había ordenado sino que adorasen a Allah, rindiéndole sinceramente la adoración, como hanifes[Seguidores de la inclinación natural, la tendencia innata del hombre por la que reconoce a su Señor sin asociar nada con Él.] También dice: Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda Ésta es la principal obligación que todos los musulmanes responsables en todas las partes de la tierra, tienen que cumplir: adorar únicamente a Allah, que es el fundamento básico de la religión del Islam; Ésta significa básicamente someterse a Allah con sinceridad y humillación, obedecer Sus mandos y abandonar Sus prohibiciones. Éste es el significado del Islam. Allah -Exaltado sea- dice: Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam Allah -Exaltado sea- dice también: Y quien desee otra práctica de Adoración que no sea el Islam, no le será aceptada y en la Última Vida será de los perdedores Dice en otra aleya: Hoy os he completado vuestra Práctica de Adoración, he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración Esta aleya ha sido revelada en el día de 'Arafat (9 de Dhu Al-Hiyya), donde el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- hacía la Peregrinación de Despedida. En esta aleya, Allah -Exaltado sea- indica que ha completado Su religión, ha culminado Su bendición y ha aceptado complacido de Sus siervos el Islam como practica de adoración, que es creer en la Unicidad de Allah y dedicar la adoración únicamente a Él con sinceridad, además de ser humildes ante Él, obedecer a Sus órdenes y abstenerse de Sus prohibiciones. La obligación básica consiste en adorar únicamente a Allah con sinceridad y abandonar el politeísmo, como se ha mencionado anteriormente con respecto al significado de "La ilaha illa Allah", Allah -Exaltado sea- dice: Quien niegue a los ídolos y crea en Allah, se habrá aferrado a lo más seguro que uno puede asirse, aquello en lo que no cabe ninguna fisura. Y Allah es Oyente y Conocedor Éste es el significado de la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él Allah -Exaltado sea- dice en otra aleya: Adorad a Allah sin asociar nada con Él Y dice también: Adora a Allah con sinceridad, ofreciéndole sólo a Él la Adoración(2) ¿Acaso no se Le debe a Allah la Adoración exclusiva? Es el significado también de la aleya en la que Allah -Exaltado sea- dice: Eso es porque Allah es la Verdad y lo que invocáis aparte de Él es lo falso
( Número del tomo 6; Página 9)
Es obligatorio, pues, cumplir con este fundamento, que es creer en la Unicidad de Allah, ser sincero y abandonar el politeísmo, manteniéndose firme en cumplir con las demás órdenes y absteniéndose de las prohibiciones. Además de ello, hay que cumplir con el resto de los pilares del Islam, como la oración, el azaque, el ayuno y al-hajj (peregrinación mayor); ya que, el Islam se basa en cinco pilares, de los cuales el primero es el testimonio de que no hay más dios que Allah y que Muhammad es Su Mensajero. Así que el siervo atestigua que no hay nada ni nadie digno de ser adorado fuera de Allah, cumpliendo con ello y adorando únicamente a Allah, sin ponerle copartícipes y abandonando el politeísmo. También debe seguir el camino de Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, creer en él y atestiguar que es el Mensajero de Allah, que ha sido enviado para los genios y los humanos, que es el último de los Profetas, al que se debe amar más que a la propia persona y más que a todas las demás criaturas. Además hay que obedecerle y seguir a su shari'ah (Ley Islámica), como dice Allah -Exaltado sea-: Di: ¡Hombres! Es cierto que yo soy para vosotros el Mensajero de Allah, a Quien pertenece la soberanía de los cielos y la tierra.No hay dios sino Él, da la vida y da la muerte; así que creed en Él y en Su Mensajero, el Profeta iletrado que cree en Allah y en Sus palabras y seguidle para que tal vez os guiéis Allah -Exaltado sea- dice: Di: Si amáis a Allah, seguidme, que Allah os amará y perdonará vuestras faltas El significado de esta aleya es: Di, ¡Mensajero!, a las personas que si amáis sinceramente a Allah, seguidme entonces para que Allah os ame. Por consiguiente, quien ama sinceramente a Allah y Su Mensajero, debe seguir las órdenes de Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y abandonar Sus prohibiciones, sobre todo, la obligación de creer en la Unicidad, ser sincero con Allah y abandonar el politeísmo, luego realizar las cinco oraciones obligatorias en sus tiempos prescritos, de modo que los hombres deben realizarlas en congregación, mientras que las mujeres deben realizarlas en su casa, tal como fue ordenado por Allah. Se debe hacer con humildad, rectitud y sosiego en todos sus movimientos: ponerse de pie, la inclinarse, prosternarse, sentarse entre las dos prosternaciones y ponerse en posición vertical después de levantar de la inclinación. Tanto el creyente como la creyente deben realizarlas tal como fue ordenado por Allah.
( Número del tomo 6; Página 10)
En Al-Bujari y Muslim: Que un hombre entró en la mezquita del Profeta -la paz y las bendiciones de Allan sean con él- en Medina mientras que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- estaba sentado con algunos de sus Compañeros. El hombre realizó la oración sin completarla, luego vino a saludar al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. El Profeta le devolvió el saludo y le dijo: "Vuelve y repite la oración porque no la has hecho bien". Entonces volvió y realizó la oración de nuevo como lo había hecho anteriormente, lo hizo tres veces, cada vez que saludaba y le devolvía el saludo el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, le decía: "Vuelve y repite la oración porque no la has hecho bien". El hombre dijo en la tercera vez: "Por Aquel que te ha enviado con la verdad, no puedo hacer nada mejor que esto, por favor enséñame lo que debe hacer". Entonces, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- le dijo: "Cuando te levantas para realizar la oración, debes hacer la ablución correctamente, luego oriéntate hacia la alquibla, y pronuncia el Takbir (Allahu Akbar), luego recita lo que sabes del Corán"
Y según otra versión: luego recita la madre del Corán (Al-Fatiha) y algo del Corán que sepas, luego inclínate hasta que reposes en esa posición, luego levántate hasta que quede estable de pie, luego póstrate hasta que esté reposado en esa posición y luego incorpórate hasta que estés reposado en la posición de sentado, luego póstrate hasta que estés reposado en esa posición y haz esto en todas tus oraciones. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- explicó a este hombre, que realizó mal su oración, la manera de realizar la oración que Allah prescribió a Sus siervos y le ordenó cumplir con ella. Este gran hadiz indica que la tranquilidad en la oración es necesaria y que quien no la tiene, su oración no será válida. A este respecto no hay diferencia entre la oración obligatoria y la oración supererogatoria, aunque la oración obligatoria es la más importante.
Por lo tanto, todos los musulmanes, hombres y mujeres, deben realizar la oración como fue ordenado por Allah y Su Mensajero, Allah -Exaltado sea- dice: "Estableced el salat", es decir, realizarla a la perfección. Asimismo, deben pagar el azaque, según fue ordenado por Allah -Exaltado sea- en la aleya en que dice: Estableced el salat y entregad el zakat Todos los musulmanes deben comprender bien estos preceptos y consultar a los ulemas acerca de las cosas que desconocen. También todos deben ayunar el mes de Ramadán cada año, que es uno de cinco pilares del Islam. Además, todos los musulmanes, hombres y mujeres, deben realizar al-hajj a la Casa Sagrada, una vez en la vida, si tienen los medios para hacerlo, porque Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice en el Corán: Los hombres tienen la obligación con Allah de peregrinar a la Casa, si encuentran medio de hacerlo
( Número del tomo 6; Página 11)
Asimismo, todos los musulmanes sujetos a las obligaciones religiosas deben cumplir con las demás órdenes de Allah, como obedecer a los padres, mantener los lazos de parentesco, ser veraz y digno de confianza y abstenerse de todos los pecados prohibidos por Allah, como cometer el adulterio, consumar las sustancias embriagadoras, desobedecer a los padres, romper los lazos de parentesco, tratarse con la usura, traicionar, dar falso testimonio y demás prohibiciones de Allah y Su Mensajero.
También todos los musulmanes responsables deben cumplir con los pilares del Islam, de los que el más importante es el monoteísmo, la sinceridad hacia Allah y el abandonar el politeísmo. Una de las obligaciones de las creyentes es llevar al-higab (velo) legal y no entremezclarse con los hombres. Así que, las médicas deben tratar a las mujeres enfermas, y los médicos deben tratar a los hombres enfermos. La misma regla se aplica a los escribanos, los hombres para los hombres y las mujeres para las mujeres, para que no entremezclen aquéllas con estos; ya que la mezcla entre hombres y mujeres puede provocar la seducción y el gran peligro. El noble Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo en un hadiz autentico: No habrá, después de mi muerte, una tentación más dañosa a los hombres que las mujeres. Es decir, en el momento de la mezcla y falta de prevención. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo también: Realmente este mundo es dulce y verde. Allah os hará delegados en él y verá como actuáis. Sed precavidos con este mundo y con las mujeres. Pues la primera discordia de la tribu de Israel sucedió a causa de las mujeres.
Cuando una mujer aparece ante de los hombres adornada y maquillada, provoca una seducción, lo que conlleva un gran peligro para sí misma y para los hombres cuando se entremezclan con las mujeres. Por lo tanto, la mujer enferma debe ser tratada por una mujer y el hombre enfermo debe ser tratado por un hombre. Las autoridades ya emitieron instrucciones a este respecto y deben ser seguidas, a menos que sea un caso de necesidad extrema. Si se detectó una enfermedad que sólo puede ser tratada por un hombre, será permitido que la mujer paciente sea tratada por un médico. De la misma manera, si se detectó una enfermedad que sólo puede ser tratada por una mujer, será permitido que el hombre paciente sea tratado por una mujer, pero con pudor y sin quedarse a solas un hombre con una mujer no-mahram (parientes con los cuales se puede contraer matrimonio). Este asunto se aplica a todos los hospitales.
( Número del tomo 6; Página 12)
Mi recomendación para este hospital, sus funcionarios, médicos y médicas; a los empleados, hombres y mujeres y, en particular, al director es cumplir con las órdenes de Allah y de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, cooperarse en el bien y en temer a Allah, y que los hombres se dediquen a los hombres y las mujeres se dediquen a las mujeres en lo que atañe a la medicina, la enfermería, las tareas de secretaría y otros, para que ambos sexos se queden separados y se alejan todos de los motivos de la seducción prohibida y sus malas consecuencias que puedan existir a causa de la mezcla. Antes de todo esto, hay que observar las órdenes de Allah por las cuales nos ha creado. Todos ustedes ya saben que hemos sido creados por un gran objetivo, que es adorar y temer a Allah. No hemos sido creados para comer, beber, satisfacer los deseos sexuales y gozar de los placeres de la vida mundana, sino para adorar únicamente a Allah solo y temerle -Exaltado y Glorificado sea-, cumpliendo con Sus órdenes y evitando Sus prohibiciones, teniendo fe y siendo sinceros con Él.
Allah -Exaltado sea- no nos ha creado estas cosas de las cuales gozamos, como los vestidos, las viviendas, los medios de transporte, los alimentos, las bebidas entre otros para que nos distraigan de obedecer a Allah, sino para que nos ayuden a obedecerle y temerle, como dice -Exaltado sea-: Él es Quien creó para vosotros todo cuanto hay en la tierra Es decir que Allah nos ha creado todo lo que está en la tierra, como los alimentos, las bebidas, los medios de transporte, las viviendas y demás Gracias, y dice -Exaltado y Glorificado sea-: Y os ha subordinado lo que hay en los cielos y en la tierra, todo gracias a Él Allah -Exaltado sea- nos ha subordinado todo lo que está en los cielos, como la lluvia, las estrellas, el sol, la luna; todas las gracias que están en la tierra y el sustento que Allah -Exaltado sea- nos hace bajar del cielo por Su misericordia y como benevolencia hacia nosotros.
Por lo tanto, debemos agradecer a Allah -Exaltado sea-, no sólo con palabras, sino con la obediencia a Sus órdenes y el abandono de Sus prohibiciones; porque el agradecimiento de Allah debe ser efectuado por palabras, las acciones y el corazón, Allah -Exaltado sea- dice: ¡Familia de Daud! ¡Obrad con agradecimiento! , y dice en otra aleya: Así pues, recordadme que Yo os recordaré; y agradecedme y no seáis ingratos conmigo Dice también: Y cuando os anunció vuestro Señor: Si sois agradecidos, os daré aún más, pero si sois desagradecidos... Es cierto que Mi castigo es intenso Así, el agradecimiento a Allah se expresa con el corazón, la lengua y los actos, como dice el poeta:

Agradezco Sus favores con tres cosas:
las manos, la lengua y el corazón

( Número del tomo 6; Página 13)
Por lo tanto, las gracias de Allah deben ser agradecidas con la mano, la lengua y el corazón. Así, se agradece a Allah amándole, glorificándole y siendo sincero en todos los actos de adoración. No debemos asociar nada ni nadie con Él -Exaltado sea-. También tenemos que agradecer a Allah con las palabras: alabándolo, invitando a la gente a Su religión, ordenando hacer el bien y evitar el mal y así sucesivamente. Asimismo, debemos agradecer a Allah con los actos, cumpliendo con todas las obligaciones de la religión, como la oración, el azaque, el ayuno, al-hajj etc., y abandonar todas las prohibiciones. De esta manera debemos agradecer a Allah -Glorificado y Exaltado sea-. Mi consejo entonces, para mí y para todos los presentes, de entre los médicos, hombres y mujeres, los enfermeros y las enfermeras, los pacientes y todos los responsables de este hospital, es temer a Allah en secreto y en público; porque Él -Exaltado sea- dice: Y llevad provisiones, aunque la mejor provisión es el temor (de Allah). Así pues guardaos, vosotros que entendéis la esencia de las cosas También dice -Exaltado sea-: ¡Vosotros que creéis! Temed a Allah y que cada uno espere para el mañana lo que él mismo se haya buscado. Y temed a Allah, es cierto que Allah está informado de lo que hacéis Y dice -Exaltado sea- en otra aleya: ¡Vosotros que creéis! Temed a Allah como debe ser temido y no muráis sin estar sometidos También dice -Exaltado sea-: ¡Vosotros que creéis! Temed a Allah y hablad acertadamente(70) Él hará buenas vuestras acciones y os perdonará las faltas
Debemos temer a Allah -Exaltado sea-, adorándole: cumpliendo con Sus órdenes y absteniéndose de Sus prohibiciones; temiendo Su castigo, esperando Su recompensa, considerando el carácter sagrado de Sus instrucciones, amándole -Exaltado sea-, a Su mensajero Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y a todos los los Mensajeros y los creyentes. Pues, el amor es uno de los mejores deberes y una de las obligaciones más importantes que consiste en amar por Allah y en Allah, y este amor a Allah y a Su Mensajero requiere la obediencia a las órdenes y la abstención de las prohibiciones, como dice Allah -Glorificado sea-: Di: Si amáis a Allah, seguidme, que Allah os amará y perdonará vuestras faltas
( Número del tomo 6; Página 14)
Así, queda claro que el amor verdadero a Allah, a Su Mensajero, y a los creyentes requiere obedecer a Allah, dedicar la adoración únicamente a Él, con sinceridad y abstenerse de desobedecerle. También requiere obedecer al Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, seguir lo que aportó, evitar lo que prohibió, respetar los límites fijados por él y dar prioridad a su Sunna y su shari'ah sobre nuestros propios deseos. Por otra parte, amar a Allah requiere también el amar a los creyentes, ayudarles a realizar el bien, ordenarlos hacer lo reconocido y prohibirles hacer lo censurable, desearles todo el bien y ser honesto con ellos.
Los responsables en los hospitales y en los otros lugares deben ser dignos de confianza. Por lo tanto, el médico, el empleado y el responsable de la administración entre otros, todos están obligados a cumplir con la responsabilidad que les ha sido confiada en materia de tratamiento, medicamentos, amabilidad con los pacientes y demás asuntos relativos a la medicina. También deben usar medicamentos beneficiosos en los momentos adecuados, asegurarse de que se dé la receta correcta, tener cuidado de la negligencia, ser amables con los pacientes y tratarles con ternura y amabilidad; porque esto ayuda a eliminar y remediar la enfermedad por el permiso de Allah.
Lo mismo se aplica a las mujeres médicas que deben ser amables y prudentes como los hombres. Cada uno de ellos debe ser amable, prudente y gentil con los pacientes, de modo que el paciente sienta la ternura, el cariño y el amor e interesarse por su recuperación. Además el médico debe interesarse de recetar la medicina apropiada, en el tiempo adecuado y con la cantidad correspondiente, de modo que no sobrepase lo necesario, dañando al paciente o se disminuya, no logrando el resultado deseado.
( Número del tomo 6; Página 15)
Todos los responsables deben hacer el bien en la medida de lo posible, y cada uno debe cumplir con la responsabilidad que le ha sido confiada. Por lo tanto, el médico, el enfermero, el director, la mujer médica, la enfermera, y los demás funcionarios deben cumplir con sus deberes. Además, cada uno debe temer a Allah, siendo sincero con Él, glorificándolo, evitando Su ira -Exaltado sea-, cuidando al paciente, aconsejándole y ser amable con él con la esperanza de que Allah le cure gracias a usted, médico, hombre o mujer. Por otra parte, todos los responsables del hospital deben temer a Allah y esforzarse en la medida de lo posible para hacer lo que es beneficioso para el paciente y lo que alivia su enfermedad y sus dolores. Sin duda, las buenas palabras, el buen trato y el interés alivian los dolores del paciente, le permiten sentirse confortable y ayudan a eliminar la enfermedad, por el apoyo de Allah, Su ayuda, Su misericordia y Su bondad -Glorificado y Enaltecido sea-. Pido a Allah -Exaltado y Glorificado sea- por Sus Bellos Nombres y Sus Altos Atributos que nos guíe a todos a hacer lo que le complace, que nos conceda la gracia para comprender bien su religión, que arregle nuestros corazones y obras, y que conceda el éxito a todos los encargados de este hospital y especialmente al hermano Honorable, el Dr. Taha Al-Jatib. Le pido también a Allah que guíe a todos los responsables de los hospitales del Reino de Arabia Saudita en todas las partes a hacer lo que le complace, que les ayude a cumplir con su deber y ejercer su responsabilidad, que bendiga sus esfuerzos y que los haga beneficiosos para todos los musulmanes, que beneficie a todos los encargados de los tratamientos en los hospitales, y que arregle los corazones y las obras de todos. Le pido también -Exaltado sea- que mejore los asuntos de los musulmanes en todas las partes, permita que les gobierne el mejor de entre ellos, que reforme su gobierno, y que dé la gracia a todos para comprender la religión del Islam, aferrarse a la shari'ah de Allah, recurrir a ella en los casos de litigio y tener cuidado con lo que la contradice. Es cierto que Él -Exaltado sea- es el dueño de esto y el Capaz de hacerlo.
No hay que dejar pasar la oportunidad sin advertir que cuando una persona oye un discurso que le gusta, debe decir: "Allahu Akbar" (Allah es el más Grande) o "Subhan Allah" (Glorificado sea Allah). Sin embargo, los aplausos que hacen algunas personas no forma parte de la shari'ah de Allah -Exaltado sea-, sino que es algo censurable y uno de los actos de la época de pre-islámica que se solía hacer. Lo que está legislado es que cada vez que una persona oiga una buena palabra en el sermón, por su director o por otro debe decir: "Allahu Akbar" o "Subhan Allah". También cuando una persona oye una mala palabra censurable, debe decir: "Subhan Allah" o "Allahu Akbar". De esa manera, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía glorificar y exaltar a Allah cuando oía algo bueno o malo. Él -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía decir: "Subhan Allah" para refutar lo censurable y para expresar su alegría cuando oía algo bueno. Así, debemos exaltar a Allah, agradecerle y glorificarlo cuando oímos algo que nos agrada. También, debemos prohibir lo censurable cada vez que lo oigamos diciendo: "Subhan Allah" o "Allahu Akbar" o otras buenas palabras que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía decir. Cuando algunos Compañeros dijeron al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: ¡Mensajero de Allah!, asigna para nosotros Dhat Anwat como el de ellos. Y cuando vieron a algunos politeístas que colgaban en los árboles sus armas, el Profeta dijo: !Allah Akbar! (Allah es Grande). Por Aquél en cuyas manos está mi alma, habéis dicho lo mismo que los hijos de Israel a Moisés: "Dedícanos una divinidad como la suya"
En otra ocasión, cuando un hombre dijo al Profeta: "Pedimos la intercesión ante Allah por ti". Dijo: ¡Glorificado sea Allah! ¡Glorificado sea Allah! Ciertamente no se intercede ante Allah contra una de Sus criaturas.
( Número del tomo 6; Página 16)
Esto significa que la Sunna del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- es pronunciar Takbir y Tasbih y mencionar a Allah cada vez que oiga o se vea algo agradable, y lo mismo cuando oiga o se vea algo desagradable. Entonces tenemos que seguir su ejemplo -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- al respecto. Cabe mencionar que el paciente debe realizar la oración en su debido tiempo según su capacidad: Si puede realizarla de pie, que lo haga. Pero, si no es capaz hacerlo, que rece sentado. Si tampoco puede hacerlo, que rece acostado, y si no es capaz de hacerlo, que lo haga extendido. No le está permitido retrasar la oración hasta que pase su tiempo como hacen algunos pacientes que la retrasan, pretendiendo que es preferible realizarla mejor después de curarse. Más bien, el paciente debe realizar la oración a tiempo, según su posibilidad. Fue comprobado que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo a uno de sus Compañeros cuando estaba enfermo: Reza de pie. Si no puedes, hazlo sentado. Si tampoco puedes, reza acostado. Recopilado por Al-Bujari en su Sahih. Al-Nasa’i añadió: si no puedes reza extendido sobre un costado El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- explicó en este hadiz que el paciente debe realizar la oración según su capacidad: de pie, si es capaz de hacerlo, pero si el hombre o la mujer es incapaz de hacerlo, que rece sentado en cualquier estado, estando sentado a la turca o a cualquier forma cómoda, pero es mejor realizarla estando sentado a la turca; de conformidad con el hadiz narrado por ‘A’isha -que Allah esté complacido con ella- recopilado en este respecto. Si ni es capaz de rezar sentado, que lo haga acostado, y sería mejor que lo hiciera sobre el lado derecho, si es posible, y si no, puede hacerlo sobre el lado izquierdo. Si es incapaz de hacerlo, que rece extendido sobre su espalda con las piernas dirigidas hacia la alquibla. Además, hay que hacer la ablución si es capaz de hacerla. Si no puede, que haga tayammum (ablución seca), con la tierra, de modo que se puede poner algo de la tierra en un recipiente o una bolsa cerca de su cama para hacer tayammum si no puede utilizar el agua. Así, los responsables en los hospitales deben poner algo válido para el tayammum debajo de las camas de los pacientes para que lo usen si no son capaces de utilizar el agua; porque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Se me han dado cinco cosas que no fueron dadas a nadie antes de mí: se me autorizó toda la tierra como un lugar de oración y como medio de purificación. pues, cuando le llegue la hora de la oración a cualquiera de mi Comunidad, que la haga donde se encuentre. , y según otra versión: y su tierra se nos hizo también un medio de purificación en caso de falta de agua.
Allah dice en Su Glorioso Libro: o no encontráis agua..., procuraos entonces tierra buena y pasáosla por la cara y las manos
( Número del tomo 6; Página 17)
La tierra pura es la superficie de la tierra. Entonces, los responsables en todos los hospitales y en este hospital deben interesarse por este asunto. Asimismo, los médicos, hombres y mujeres, deben también interesarse por este asunto para que no se le olvide al paciente, sino que se debe informarle y orientarle para que rece según su estado: levantado, sentado o acostado de acuerdo con su condición. También se debe informar al paciente que tiene que hacer tayammum si no puede utilizar el agua, y que debe realizar la oración en su debido tiempo. Sin embargo, no hay inconveniente en combinar las oraciones de al-zhuhr (el mediodía) y al-'asr (la tarde), ya sea en el tiempo de la anterior o la posterior. También puede combinar las oraciones de al-maghrib (el ocaso) y la de al-'isha' (la noche) en el tiempo de alguna de ellas como una unión por adelantado o por retrasado.
Que Allah nos guíe a todos a hacer lo que le complace, y que arregle nuestras condiciones a todos. ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros y aquellos que siguen su Camino hasta el Día de la Retribución!



  Anterior     Siguiente