Búsqueda por el número de tomo > Primer tomo > Comentario sobre la conferencia "El Método del Islam"

( Número del tomo 1; Página 352)

Comentar una conferencia sobre "El Método del Islam"

De Abd Al-‘Aziz ibn ‘Abdullah ibn Baz al respetable hermano, que Allah le salvaguarde, proteja y le facilite el conocimiento y la sabiduría, amén. La paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean con usted.
Pues: He recibido su noble carta con fecha de 19/12/1973 y me complacen los esfuerzos realizados por su parte para hacer frente a las tendencias destructivas, y, simpatizo con usted por lo que le sucede a causa de ello, igual que los Mensajeros y sus seguidores, que habían sido puestos a prueba, luego, pudieron conseguir sus nobles objetivos y recibieron, por ello, la mejor recompensa. Así que, usted debe tener paciencia y esperar el buen resultado de sus esfuerzos. He leído la ponencia adjuntada titulada ‟¿Dónde estamos precisamente en la aplicación del método del Islam?”. Creo que es una ponencia de suma importancia, aunque incluye algunas partes de confuso significado, como usted dice en la tercera página: ‟Es por eso que el Islam tiene por infiel al que se aparte de esta situación, y forme una nueva clase o unos centros de poder, etc.” Por eso, le recomendamos mantener siempre la aclaración y la plena explicación en las conferencias y otras manifestaciones públicas, y evitar ofrecer sinopsis o extractos confusos e imprecisos. Con respecto a su deseo de trabajar en Arabia Saudita, quisiera aclararle sin reservas que ya ha pasado una buena parte del año académico, y por general que el Ministerio de Educación cuenta ya con un número suficiente de docentes que cubran sus necesidades.
Por eso, creo que es mucho mejor para usted llevar a cabo su misión en predicación y orientación en Kuwait, y no hay nada malo para usted en recibir un
( Número del tomo 1; Página 353)
sueldo a cambio de eso como el salario ofrecido a cambio de enseñar a otros. Ambas misiones son unos métodos de llamar a los demás al camino de Allah, enseñar y orientar a la gente, ordenar hacer el bien y prohibir hacer el mal, y no hay ningún inconveniente en que el musulmán cobre dinero del Tesoro Público que le ayude a seguir su misión de orientación o predicación, consejo, imanato, el adhan (llamada a la oración) u otros actos del bien. Sin embargo, hay un desacuerdo entre los ulemas en cuanto a cobrar un sueldo de un cuerpo que no sea el Tesoro Público a cambio de asumir el cargo de predicador o Imán, ya que los Compañeros del Profeta- la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en su era y en la de los Califas Ejemplares sacaron del Tesoro Público, lo que les ayudaba a obedecer a Allah y cumplir con Sus órdenes. Y ellos son los musulmanes más perfectos, obedientes a Allah, y más conocedores de la shari'ah (Ley Islámica) después de los Profetas -la paz y las bendiciones de Allah sean con todos ellos-. Así que, todos los musulmanes deben tener en ellos un excelente modelo a seguir. ¡Que Allah nos guíe a todos a hacer lo que le complace y que nos conceda, y a todos nuestros hermanos, la gracia para la mejor comprensión de su religión, y el poder de mantenernos firmes en ello! Es cierto que Él es el Todo lo oye y el Más Cercano. ¡La paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean con ustedes!



  Anterior     Siguiente