Búsqueda por el número de tomo > Sexto volumen > La gente de la cueva y la de la roca

( Número del tomo 6; Página 198)

La gente de la cueva y la de la roca

Pregunta: Recibimos esta pregunta de F.R.A, de Port Sudan quien dijo: ¿Cuál es la opinión correcta sobre el número de la gente de la cueva? ¿Son las mismas personas atrapadas en la cueva con una piedra o diferentes personas? Si son personas diferentes, ¿cuál es la historia de las que están atrapadas en la cueva?
Respuesta: Allah -Exaltado sea- habla de la gente de la cueva en Su Sagrado Libro. La opinión más preponderante y aceptable de los ulemas es que eran siete y su perro era el octavo. La gente de la cueva eran creyentes. Eran unos jóvenes que creían en su Señor y Allah los había acrecentado en guía. Más tarde, cuando Allah -Exaltado sea- les hizo despertar después de su largo sueño, les hizo morir de nuevo mientras que fueron adheridos a la religión verdadera. Por lo tanto, la gente de la cueva -que Allah les menciona en el Corán- eran unos jóvenes que creían en su Señor y los había acrecentado en guía. Luego tenían un largo sueño con la Voluntad de Allah. Luego murieron otra vez, y algunas personas influyentes entre los príncipes y gobernantes construyeron una mezquita sobre sus tumbas, lo que era incorrecto, ya que no está permitido construir mezquitas sobre las tumbas. El Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- prohibió eso, maldiciendo a quien lo hace, y dijo: ¡Maldiga Allah a los judíos y los cristianos, pues tomaron las tumbas de sus Profetas como lugares de culto! Él -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- advirtió a la gente de construir sobre las tumbas, enyesarlas o construir mezquitas sobre ellas. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- prohibió estas prácticas y maldijo a los que las practicaran.
Por lo tanto, no está permitido para los musulmanes construir mezquitas, cúpulas o cualquier cosa sobre las tumbas. Más bien, el cementerio debe ser una llanura descubierta que no se eleva por encima de la tierra sin edificio, cúpula, mezquita ni cualquier cosa. Así eran las tumbas de los musulmanes durante la vida del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y los Califas Ejemplares -que Allah esté complacido con ellos- hasta que la gente empezó a cambiar y construir sobre las tumbas. Esta práctica denota ignorancia y desorientación, y es un camino que conduce al politeísmo. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: ¡Maldiga Allah a los judíos y los cristianos, pues tomaron las tumbas de sus Profetas como lugar de culto! 'A'isha -que Allah esté complacido con ella- dijo: “Él estaba advirtiendo (a los musulmanes) para que no imitaran lo que ellos hicieron”. Y el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo cuando Umm Habiba y Umm Salama le informaron (al Profeta) que habían en la tierra de Abisinia -Etiopía-
( Número del tomo 6; Página 199)
varias iglesias donde habían imágenes. Él dijo: "Esos cuando un hombre piadoso muere de entre ellos, construían un lugar de culto sobre su tumba y colocaban imágenes en este lugar". Luego dijo: "Esos son las peores criaturas ante Allah."
Es un hadiz acordado por Al-Bujari y Muslim. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo que son lo peor de la creación, debido a su construcción sobre las tumbas, tomándolas como lugares de culto. ¡Que Allah nos proteja!
Gundub ibn 'Abdullah Al-Bagali -que Allah esté complacido con él- narró que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Allah me ha tomado como amigo, como Él tomó a Abraham como amigo. Si yo pudiera tener a alguien de entre mi Ummah (Nación Islámica) como amigo, habría eligido a Abu Bakr. Aquellos que os precedieron solían tomar las tumbas de sus Profetas y sus personas piadosas como lugares de culto; no toméis las tumbas como lugares de culto. Fue transmitido por Muslim en su Sahih. En este importante hadiz, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- prohibió tomar a las tumbas como lugares de culto, y advirtió de este acto. Además explicó que era la práctica de los que nos precedieron que incurrieron en la ira de Allah y los que fueron desviados. Es un acto desfavorable, ya que conduce al politeísmo y excede los límites adecuados en la relación con los Profetas y los Piadosos. Por lo tanto, no está permitido para los musulmanes construir cúpulas o mezquitas sobre las tumbas de sus muertos, ya que se considera un acto reprobable y conduce al politeísmo.
En consecuencia, no está permitido enyesar las tumbas, construir o sentarse sobre ellas. Eso se debe a lo que fue transmitido en Sahih Muslim bajo la autoridad de Gabir -que Allah esté complacido con él- quien dijo que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- prohibió eso. En otro hadiz, el Profeta prohibió escribir sobre las tumbas y encenderlas. La razón detrás de estas prohibiciones es impedir los medios que conducen al politeísmo y al extremismo. Por otra parte, el acto de sentarse sobre las tumbas es una ofensa a sus habitantes. En Allah buscamos la ayuda.
En cuanto a la gente de la roca, fue narrado por 'Abdullah ibn 'Umar -que Allah esté complacido con ambos- que escuché al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- decir:
( Número del tomo 6; Página 200)
Entre los que os precedieron hubo tres hombres que estaban caminando, y se metieron en la cueva de una montaña para guarecerse. Entonces cayó una roca de la montaña sobre la entrada de la cueva y quedaron atrapados. Se dijeron el uno al otro: "No vais a ser salvados de esta roca a menos que invoquéis a Allah con vuestras buenas obras". Uno de ellos dijo: "Oh Allah, yo tenía a mis padres ya ancianos, a los que daba de comer antes que a nadie. Un día me alejé de ellos, buscando algo y no volví hasta la noche y se habían dormido. Ordeñé las ovejas como hacía habitualmente para darles de beber y, como estaban dormidos, me quedé de pie con el cuenco en la mano, pero no quise despertarlos, y no quería darle de beber a mis hijos, que estaban llorando de hambre a mis pies, antes que a ellos. Me quedé así esperando a que se despertasen hasta que llegó el amanecer y ellos despertaron y bebieron. Si Tú sabes que hice esto por complacerte, entonces, líbranos de esta roca". Entonces Allah hizo que la roca se moviera un poco, pero no podían salir aún. El siguiente dijo: "Oh Allah, yo tenía una prima a quien amaba tan profundamente más que lo que un hombre puede amar a una mujer. Una vez, intenté seducirla, pero ella rehusó. Luego llegó un año de fuerte sequía. Se presentó ante mí y le di ciento veinte dinares con la condición de que accediera a mi petición. Ella accedió en principio; pero cuando estuve entre sus piernas, me dijo: "Teme a Allah y no rompas el sello, a menos que sea con derecho legal de matrimonio". Entonces me retiré y la dejé, dejándole el dinero que le di, aunque era para mí la mujer más amada. Si Tú sabes que yo hice esto buscando Tu complacencia, entonces líbrenos de esta roca". Y Allah hizo que la roca se abriera un poco, pero no podían salir aún. El último dijo: "Oh Allah, yo contraté a unos hombres y cuando terminaron su trabajo, les di a todos su salario, menos uno que se marchó sin cobrar. Invertí el dinero que le debía y se multiplicó. Luego de un tiempo, vino y me dijo: "Dame mi salario". Le dije: "Todo lo que ves, camellos, vacas, corderos y esclavos, es tu salario". Y él me dijo: "¡Siervo de Allah!, no te burles de mí". Le respondí: "No me estoy burlando de ti". Entonces, él lo tomó todo, sin dejar nada, y se fue. Si Tú sabes que yo hice esto buscando Tu complacencia, entonces, líbranos de esta roca". Entonces, Allah hizo que la roca se desplazara, de modo que pudieron salir, y se marcharon.
Este hadiz nos da una lección y muestra que Allah tiene poder sobre todas las cosas. Él -Exaltado sea- pone a Sus siervos a pruebas de bienestar y de dificultad, para examinar su paciencia y su agradecimiento, y para mostrarles Sus signos y Su gran poder. Este hadiz es auténtico y fue transmitido por Al-Bujari y Muslim bajo la autoridad de Ibn 'Umar -que Allah esté complacido con ambos- del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. El hadiz presenta lecciones importantes y nos enseña a invocar a Allah y pedirle en los momentos de adversidad y las dificultades. Allah -Exaltado sea- es Omnisciente y Próximo, que responde a las invocaciones, si Él quiere. Por otra parte, el hadiz demuestra que las buenas obras se consideran un medio para facilitar las cosas, eliminar las aflicciones y aliviar las dificultades. Esto demuestra que cuando un creyente está en dificultad, debe invocar a Allah, recurrir a Él y rogarle en virtud de sus buenas obras, como la creencia en Allah -Exaltado sea- y Su Mensajero, Su unificación, su adoración sincera a Allah, su obediencia hacia los padres, el cumplimiento de las obligaciones y la abstención de las prohibiciones.
( Número del tomo 6; Página 201)
Estos son los medios lícitos. Debido a la Generosidad y la Bondad de Allah -Exaltado sea-, responde a la invocación del afligido, muestra misericordia a Su siervo creyente y responde a su súplica, Allah -Exaltado sea- dice: Y cuando Mis siervos te pregunten sobre Mí... Yo estoy cerca y respondo al ruego del que pide, cuando Me pide; así pues que ellos Me respondan y crean en Mí, ¡ojalá se guíen rectamente! También dice: Llamadme y os responderé Y dice: ¿Quién responde al que se ve en necesidad librándolo del mal?
Los tres hombres fueron puestos en apuro, ya que un gran mal les había ocurrido. Ellos suplicaban a Allah -Exaltado sea- en virtud de sus buenas obras, y Él respondió a sus súplicas y les salvó de su dificultad. Además, nos enteramos del hadiz la virtud de la obediencia hacia los padres, ya que es uno de los mejores actos que aproximan a Allah -Exaltado sea- y facilitan las cosas. Del mismo modo, la abstención del adulterio y la advertencia de ello es una de las buenas obras que salvan de todo mal. Además, el cumplimiento de las obligaciones y la orientación de hacerlo se encuentran entre las razones de la eliminación de las dificultades, y son de las buenas obras. Debido a la gran importancia de este hadiz, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- lo narró a su Ummah para beneficiarse de ello y aprender las buenas acciones de quienes los precedieron. En Allah buscamos ayuda.



  Anterior     Siguiente