Búsqueda por el número de tomo > Sexto volumen > Un consejo para difundir el Islam y sus virtudes en Estados Unidos

( Número del tomo 6; Página 235)

Un consejo para difundir el Islam y sus virtudes en Estados Unidos

y la explicación de una cuestión relacionada con el hecho de que la mujer pase sus manos mojadas sobre el velo (al hacer la ablución) y lavar la cabeza cuando está en estado de impureza mayor

De ‘Abd Al-‘Aziz ibn ‘Abdullah ibn Baz al respetable hermano, el señor: H. ‘A. B. ¡Que Allah le conceda el éxito para hacer lo que le complace! Amén.
La paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean con usted.
Procediendo,
Me ha llegado su mensaje, sin fecha, ¡Que Allah le mantenga en el camino de Su guía! Me ha alegrado saber a través del mismo que usted está bien y que continúa con la investigación y el estudio para beneficiar a su país. Todas las alabanzas son a Allah por ello y le pido que le conceda el éxito.
También me ha dado mucha alegría lo que ha mencionado sobre su labor en difundir el Islam, manifestar sus virtudes y responder a los que se lo oponen. Asimismo, estoy muy contento por su solicitud de nuevos predicadores graduados en la Universidad Islámica, debido a la abundancia de gente que se convierte al Islam después de conocer su verdad, comprender su noble shari'ah (Ley Islámica) y percibir la justicia de sus preceptos. ¡Alabado sea Allah Quien le guió a llevar a cabo esta noble y honorable misión! Pido a Allah que aumente su conocimiento y le conceda todo el bien. ¡Que Allah le haga beneficioso para los demás y que nos haga, tanto a usted como a nosotros, de las personas bien guidas que orientan a la gente al camino recto! Pues, Él es el Más Generoso.
En cuanto a su petición de que enviemos predicadores a Estados Unidos para hacer da'wah (invitación al Islam) allí, me gustaría decirle que estamos muy interesados en el tema y estimamos su propuesta constructiva. Si Allah quiere, vamos a enviar a algunos predicadores adecuados que dominan el inglés, ya que la lengua es la barrera que muchas veces obstaculiza nuestros esfuerzos. ¡Que Allah nos ayude a todos a lograr nuestro objetivo de mostrar la gloria del Islam y reformar la situación de los musulmanes!
( Número del tomo 6; Página 236)
Ya hemos enviado muchas misiones a todos los países de África para hacer da'wah y orientar a la gente, hemos realizado informes sobre la condición de los musulmanes allí, estudiado sus problemas, hemos conocido las instituciones islámicas de estos países, y hemos determinado la ayuda que les podemos ofrecer, así como seleccionado a los estudiantes que pueden ser becarios en la Universidad Islámica de Medina. Gracias a Allah, estas misiones han tenido mucho éxito y han logrado muchos de sus objetivos. Agradecemos a Allah por esto, y le imploramos -Exaltado sea- que nos dé la capacidad para comprender el Islam y mantenernos firmes en él, hacer los mejores esfuerzos para realizar da'wah y difundir las virtudes y los principios del Islam. Asimismo, le pedimos que conceda el éxito a los gobernantes para reformar el estado de los musulmanes, unir su palabra y salvar la religión. Sin duda, Él es capaz.
Por otra parte, he entendido lo que quiere decir con su segunda pregunta respecto al veredicto legal de la mujer que pasa las manos mojadas sobre el velo al lavarse de la impureza mayor y del hecho de obligar a la mujer estadounidense a que se lave la cabeza después de cada coito, cosa que cambia la forma de su peinado y constituye un obstáculo para que ella entre en el Islam, etc.
La respuesta: En la shari'ah pura es bien sabido que al lavarse de la impureza mayor, no está permitido por consenso unánime pasar la mano sobre los calcetines de cuero, el turbante y el velo, entre otras prendas gruesas que impiden pasar el agua. Sin embargo, se permite hacerlo en la ablución menor por el hadiz de Safwan Ibn ‘Assal -que Allah esté complacido con él- quien dijo: El Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- nos ordenó, mientras estamos de viaje, que no quitáramos el calzado durante tres días y tres noches para hacer la ablución, excepto para el ghusl (purificación ritual mayor).
Es indudable que el Islam es la religión de la indulgencia y la tolerancia, pero no en este caso particular de lavar la cabeza después de estar en un estado de impureza mayor. Cuando Umm Salama preguntó al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- sobre el lavado después de la impureza mayor o después de la menstruación, diciendo: "¡Oh Mensajero de Allah!, yo suelo trenzar mi pelo. ¿Debo deshacerlo para hacer las abluciones mayores para purificarme de la impureza mayor y la menstruación?", Respondió -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: "Te basta verter tres puños de agua sobre la cabeza, luego viertes el agua sobre tu cuerpo, y así serás purificada. Recopilado por Muslim en su Sahih.
( Número del tomo 6; Página 237)
Así, el Profeta dice a las que les molesta lavar el cabello por completo al lavarse de la impureza mayor que les basta con verter tres puños de agua de modo que el agua llega a todo el pelo, sin necesidad de deshacerlo ni cambiar nada que sea difícil de cambiar. Por otra parte, es importante animar a estas mujeres, haciéndoles conocer la gran recompensa, el buen fin y la noble vida eterna que les esperan en la otra vida si son pacientes y si se aferran a las leyes de la shari'ah. Sin embargo, en los casos de necesidad como cuando se tiene alguna herida o algún órgano roto, se puede pasar la mano mojada tanto en la impureza menor como en la mayor, sin necesidad de determinar el momento definitivo, siempre y cuando sea necesario. Eso lo confirma el hadiz narrado por Gabir sobre un hombre que tenía una herida en la cabeza, y el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ordenó que se le pusiera una venda en la cabeza y que él debía simplemente pasar la mano húmeda por encima de la venda, y lavar el resto de su cuerpo. Recopilado por Abu Dawud en su Sunan.
Cuando una persona desea entrar en el Islam y se encuentra con algún veredicto que le resulte difícil de seguir, es recomendable recordarle de que el camino al Paraíso está lleno de dificultades, mientras que el del Infierno está rodeado por tentaciones, y de que Allah -Exaltado sea- ordenó a Sus siervos que siguieran unos veredictos determinados para probarlos y distinguir a los mejores. Hay que recordar que lograr el complacer de Allah, entrar en Su Paraíso y obtener Su gracia no es algo fácil que se consiga sin dificultades. Hace falta tener mucha paciencia, luchar contra las tentaciones del alma, y aguantar muchas dificultades con el fin de satisfacer al Señor -Exaltado y Enaltecido sea-, obtener Su favor y salvarse de Su ira y castigo, tal como Él dice: Hemos puesto lo que hay sobre la tierra como un adorno que le es propio para probar cuál de ellos sería mejor en actuar Y dice -Altísimo sea-: Quien creó la muerte y la vida para probaros y ver cuál de vosotros sería mejor en obras También dice -Enaltecido sea-: Y os pondremos a prueba hasta saber quiénes de vosotros son los que luchan y son los pacientes y para probar vuestros actos Hay muchas aleyas que llevan este sentido. Pido a Allah que nos haga predicadores del bien, que arregle la situación de los musulmanes, que nos conceda a todos una visión del verdadero propósito detrás de nuestra existencia, y que aumente el número de quienes llaman a la verdad. Pues, Él es el Omnipotente.
La paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean con usted.

Vicerrector de la Universidad Islámica de Medina



  Anterior     Siguiente