Búsqueda por el número de tomo > Primer tomo > El veredicto legal sobre el luto por reyes y líderes

( Número del tomo 1; Página 411)

El veredicto legal sobre el luto por los reyes y líderes

Alabado sea Allah, la paz y las bendiciones sean sobre el Mensajero de Allah, su Familia, sus Compañeros, y aquellos que siguen su guía. Después:
Hoy día, existe una tradición en muchos países islámicos consistente en que cuando un rey o líder muere, la gente está de luto durante tres días aproximadamente, las banderas se bajan y los departamentos estatales dejan de trabajar. No hay duda que estos actos contradicen la shari'ah (Ley Islámica) y suponen una imitación de los enemigos del Islam. Según varios hadices auténticos del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- el luto está prohibido en la mayoría de los casos, siendo solamente permisible para una mujer durante cuatro meses y diez días tras la muerte de su esposo, y tres días para los familiares y otras personas. Los demás tipos de luto están prohibidos, incluso sobre reyes, líderes o cualquier otra persona. Durante la vida del Profeta, su hijo Ibrahim, sus tres hijas y otros murieron, pero él no mostró luto por ellos. Tampoco lo hizo cuando murieron los líderes del ejército de la batalla de Mu´ta, Zaid Ibn Harithah, Ga‘far ibn Abu Talib o ‘Abdullah ibn Rawahah -que Allah esté complacido con ellos-. Por otra parte, cuando el mismo Profeta, que es el más noble de la creación, el mejor de ellos y el señor de toda la descendencia de Adán murió, sus Compañeros -que Allah esté complacido de ellos- no declararon luto por él, aunque su muerte era la mayor desgracia. Luego, cuando murió Abu Bakr Al-Siddiq -que Allah esté complacido con él- que es el mejor de los Compañeros del Profeta y el más noble de las criaturas después de los Profetas, los musulmanes no llevaron luto por él. Tampoco lo hicieron cuando ‘Umar, ‘Uthman o ‘Ali -que Allah esté complacido con ellos- fueron asesinados, aunque eran los más nobles de la creación después de los profetas, y después de Abu Bakr Al-Siddiq. En resumen, todos los Compañeros del Profeta murieron sin que los musulmanes declararan luto por ninguno de ellos, ni tampoco por muchos Imames, predicadores y ulemas musulmanes que fallecieron después, como: Sa‘id ibn Al-Musayyib, ‘Ali ibn Al-Husayn Zayn Al-‘Abidin, su hijo Muhammad ibn ‘Ali, ‘Umar ibn ‘Abd Al-‘Aziz,
( Número del tomo 1; Página 412)
Al-Zuhri, el Imam Abu Hanifah, sus dos Compañeros, el Imam Malik ibn Anas, Al-Awza‘i, Al-Thawri, el Imam Al-Shafi‘i, Imam Ahmad ibn Hanbal, Ishaq ibn Rahawayh y otros muchos. Seguro que si hubiese habido algún bien en el luto, los Salaf Salih (piadosos predecesores) lo habrían hecho, y ciertamente toda la bondad radica en seguir a los salaf y toda maldad en contradecirlos. Mostrar luto por la muerte de los reyes y líderes, algo que se está extendiendo hoy en día, es una cuestión que contradice la shari'ah. Estas prácticas suponen imitar a los enemigos del Islam y dan lugar a mucho daño, como la suspensión de los servicios públicos. Por consiguiente, las autoridades y gobernantes musulmanes deben abandonar este acto, y seguir la conducta de los Salaf y aquellos que siguen su camino. Por otra parte, los ulemas musulmanes deben advertir a la gente y comunicarle los veredictos correspondientes, cumpliendo así con su responsabilidad de aconsejar a los otros, y cooperar en la justicia y la piedad. Partiendo de esa misma responsabilidad, me resulta necesario escribir esta breve declaración.
Le pido a Allah -Glorificado y Exaltado sea- que oriente a los gobernantes musulmanes y sus pueblos a hacer lo que le agrada, a seguir la shari'ah y abandonar todo acto contradictorio. ¡Que Allah purifique nuestros corazones y acciones, ya que Él es Quien todo lo oye y todo lo atiende! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!



  Anterior     Siguiente