Búsqueda por el número de tomo > Primer tomo > Las peligrosas consecuencias de la participación de la mujer junto al hombre en el ámbito laboral

( Número del tomo 1; Página 418)

Las peligrosas consecuencias de la participación de la mujer junto al hombre en el ámbito laboral

Las alabanzas a Allah, el Señor de los mundos. La paz y las bendiciones sean con Su fidedigno Mensajero, sobre su Familia, y todos sus Compañeros:
Las llamadas implícitas o explícitas que estimulan a las mujeres a salir para trabajar en el misma área junto con los hombres, abriendo el camino a la mezcla de sexos, bajo el pretexto de que es una necesidad actual y una exigencia de la civilización, es realmente un asunto grave. Tal cuestión produce frutos amargos, y da lugar a consecuencias fatales. Así como, contradice los textos legales de la shari'ah (Ley Islámica), que ordenan a la mujer musulmana permanecer en su hogar para llevar a cabo sus obligaciones y deberes domésticos.
Quien quiera ver de cerca los inconmensurables daños que han sido causados por la mezcla de sexos, tendrá que observar con justicia e imparcialidad, buscando sólo la verdad, aquellas sociedades que han sido afligidas, por elección o por fuerza, con esta enfermedad grave. Como resultado, encontrará lamentos tanto individuales como colectivos, que se quejan de la salida de la mujer de su casa y por consiguiente de la ruptura de la familia. Este tema ha sido tratado no sólo por muchos autores, sino en todos los medios de comunicación, básicamente porque conlleva la destrucción de la sociedad y de sus fundamentos.
Además, son muchas las auténticas evidencias religiosas que prohíben a un hombre musulmán estar a solas con una mujer no-mahram (personas con los cuales se puede contraer matrimonio), mirarla, y experimentar los medios que llevan a cometer las prohibiciones de Allah, como la mezcla de los dos sexos, porque todo esto puede dar lugar a malas consecuencias.
La salida de la mujer de su hogar, su reino y lugar adecuado en esta vida, está en contra de su instinto sano en el que Allah -Exaltado sea- nos creó.
( Número del tomo 1; Página 419)
Así que llamar a las mujeres a participar en el área de trabajo junto con los hombres tiene efectos peligrosos sobre la sociedad islámica, de entre los cuales se encuentra la mezcla libre de sexos. Dicha mezcla es una causa principal del adulterio, que destruye los modales y los valores de la sociedad.
Es evidente que Allah -Glorificado y Exaltado sea- creó a la mujer en una estructura física particular, que difiere por completo de la del hombre, preparándola así para llevar a cabo los deberes domésticos, y los otros deberes femeninos.
Por consiguiente, esta inmersión de la mujer en el ámbito de trabajo designado para los hombres va en contra de su estructura física y su naturaleza femenina. En realidad, es una gran injusticia para la mujer porque destruye su moral y carácter, en adición al efecto negativo que tendrá sobre los hijos. Estos serán privados de la educación, la ternura y el afecto, por haber separado a la madre de su responsabilidad en estos asuntos, y por haberla aislado completamente de su reino, fuera del cual nunca será posible para ella encontrar la paz, la estabilidad y la tranquilidad. Prueba de ello es la condición de las sociedades que están enredadas en esto.
El Islam ha asignado a los dos cónyuges funciones diferentes y cada uno tiene que asumir las responsabilidades correspondientes para ayudar a construir la sociedad, tanto dentro del hogar como fuera de él.
El hombre es responsable de ganar los medios de vida y apoyar económicamente a su familia mientras que el papel de la mujer es criar, proporcionar a los niños el afecto, la compasión, amamantarlos, y manejar sus asuntos como la enseñanza escolar, la educación, administrarles los medicamentos y atender su salud. El abandono de los deberes domésticos conduce a la ruina del hogar familiar, y una destrucción tanto moral como material de toda la familia, a tal punto que la sociedad se convierte solamente en una forma hueca y una imagen carente de realidad y contenido.
En este sentido, Allah -Glorificado y Exaltado sea- dice: Los hombres están al cargo de las mujeres en virtud de la preferencia que Allah ha dado a unos sobre otros y en virtud de lo que (en ellas) gastan de sus riquezas
( Número del tomo 1; Página 420)
Esta aleya noble señala que es una práctica constante de Allah, en su creación, que el hombre tenga la tutela sobre la mujer porque es el encargado de la manutención (es el responsable de los gastos del hogar familiar). Allah ha ordenado a las mujeres quedarse en sus casas, y les ha prohibido mostrar su belleza, sus encantos y adornarse, lo que provoca y mueve los deseos carnales de los hombres, así como la mezcla con los hombres ajenos -con quienes se puede contraer matrimonio- a solas en un lugar, por ejemplo en el trabajo, en los mercados, en los paseos y viajes. Esto es porque la participación de las mujeres en este ámbito conducirá a cometer lo que Allah ha prohibido, a desobedecer Sus órdenes, y a descuidar los deberes y obligaciones que una mujer musulmana tiene que cumplir.
Como dice Allah -Glorificado y Exaltado sea-: Y permaneced en vuestras casas, no os adornéis con los adornos del tiempo de la ignorancia, estableced el salat y entregad el zakat y obedeced a Allah y a Su mensajero. Allah sólo quiere que se mantenga alejado de vosotros lo impuro, ¡Oh gente de la casa!, y purificaros totalmente(33) Y recordad los signos de Allah y la Sabiduría que se mencionan en vuestras casas; es verdad que Allah es Sutil y está perfectamente informado En esta aleya, Allah ordenó a las Madres de los Creyentes (las esposas del Profeta -que Allah esté complacido con ellas-) permanecer en casa, aquí cabe mencionar que esta orden incluye igualmente a todas las mujeres musulmanas y creyentes, a permanecer en sus casas para ser protegidas y ser alejadas de los medios de corrupción. Cuando una mujer sale de su casa sin necesidad, esto podría llevarla a exhibir su adorno en público, en adición a otras maldades. También, Allah ordenó a las mujeres hacer obras de bien, como rezar las oraciones obligatorias, pagar azaque, obedecer a Allah y a Su Mensajero, lo que las mantendrá lejos de hacer el mal. Él las orientó a lo que les beneficiara en esta vida mundanal y en la Última, como recitar el Corán y estudiar los hadices con frecuencia, ya que ambos purifican los corazones de todas las maldades y guiarlos a la verdad y justicia. Y también dice -Exaltado sea-: ¡Profeta! Di a tus esposas e hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran desde arriba con sus vestidos. Esto es lo más adecuado para que se las reconozca y no se las ofenda. Allah es Perdonador, Compasivo
( Número del tomo 1; Página 421)
Y así, Allah ordenó a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- informar a sus esposas, hijas y todas las mujeres de los creyentes que cubrieran sus cuerpos por completo si tuvieran que salir de sus casas por una necesidad particular; para que no sufrieran daños de las personas con corazones corruptos. Si el estado es como tal, ¿qué será la situación de la salida de la mujer al mismo ámbito de trabajo junto con los hombres, que la expone a mezclarse con ellos, expresarles directamente sus demandas, renunciar a una gran parte de su feminidad, y de su modestia. Todo esto, con el fin de lograr una igualdad de los dos sexos, que son totalmente diferentes tanto en su físico como en su naturaleza.
Allah -Glorificado y Exaltado sea- dice: Di a los creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas, eso es más puro para ellos.Es cierto que Allah sabe perfectamente lo que hacen(30) Y di a las creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas, y que no muestren sus atractivos a excepción de los que sean externos; y que se dejen caer el tocado sobre el escote
Allah -Exaltado sea- ordena a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- informar a los hombres creyentes que bajen la mirada y se abstengan de cometer adulterio, y después Él -Exaltado sea- hizo hincapié en el mérito de este valor. Es evidente que proteger las partes privadas puede ser realizado a través de evitar los medios que llevan a cometer adulterio. Sin lugar a dudas, dejar los ojos a riendas sueltas y la mezcla de hombres y mujeres en los lugares de trabajo son algunos de sus principales causas. Un creyente no puede cumplir con estos dos requisitos al trabajar con la mujer ajena en un lugar a solas. En un ambiente como tal, será imposible para los dos sexos bajar la mirada, guardar sus partes íntimas, y salvar la pureza de su alma.
( Número del tomo 1; Página 422)
Por eso, Allah ordena a las mujeres creyentes bajar la mirada, guardar sus partes privadas, no mostrar sus atractivos a excepción de los que sean externos. Él también ordena que se dejen caer el jimar (velo o tocado largo que cubre hasta la cintura) sobre el escote, y eso incluye cubrir la cabeza y el rostro. ¿Cómo podrá una mujer cumplir con las obligaciones de bajar la mirada, guardar las partes privadas, y no mostrar sus atractivos mientras está trabajando, y mezclándose libremente con los hombres? Es evidente que la mezcla libre entre hombres y mujeres podría dar lugar a cometer estos actos prohibidos, pues, ¿cómo puede una mujer musulmana bajar la mirada mientras camina al lado de un hombre ajeno (un hombre con quien puede contraer matrimonio) con el pretexto de estar al pie de igualdad con un compañero de trabajo y que ella es capaz de llevar a cabo todos los trabajos que realiza él?
Así, el Islam prohibió todos los medios que llevan a cometer actos prohibidos. También se prohibió a las mujeres suavizar su voz al hablar a los hombres, ya que podría agitar los deseos de los hombres de corazones corruptos, Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice: ¡Mujeres del Profeta! No sois como cualquier otra mujer; si tenéis temor (de Allah). Así pues no seáis suaves al hablar de manera que aquel en cuyo corazón hay una enfermedad pueda sentir deseo Y esa enfermedad es la del orgasmo, entonces, ¿cómo puede ser evitada en lugares donde se permite la mezcla libre entre los sexos?
Sin duda, si una mujer trabaja con los hombres en el mismo lugar, se intercambiarán las conversaciones, y se suavizará su discurso. Además de eso, Satanás les embellecerá la inmoralidad y les llamará a cometerla, hasta que caigan presos de él. De ahí que, Allah -el Sabio y el Omnisciente sea- ordena a las mujeres llevar al-higab (velo), porque hay personas que son justas y puras, mientras otras que son fornicadores. Por eso, al-higab -con el permiso de Allah- impide la tentación, obstaculiza sus causas, contribuye en purificar los corazones de hombres y de mujeres, y mantenerlos alejados de las sospechas y acusaciones, Allah -Glorificado y Exaltado sea- dice: Y cuando les pidáis a ellas algún menester hacedlo desde detrás de una cortina, esto es más puro para vuestros corazones y para los suyos Hasta el final de la aleya.
( Número del tomo 1; Página 423)
El mejor velo para una mujer, después de cubrir su rostro, es quedarse en su hogar. Por otro lado, el Islam ha prohibido a las mujeres mezclarse con los hombres ajenos, que la expone directa o indirectamente a las tentaciones. Además, se le pide permanecer en su hogar y no salir de él sino por una necesidad lícita y en este caso, ella debe cumplir con las éticas islámicas de decencia. Allah denominó a este acto de permanecer en su hogar, es decir, residir tranquilamente. Este término refleja un significado altamente refinado y preciso, ya que incluye la estabilidad de su alma, tranquilidad de su corazón, y alegría de su pecho. Por el contrario, cuando viola este concepto, se siente irritada, inquieta, tensa y además puede ser expuesta a fatales consecuencias. El Islam prohíbe a una mujer musulmana estar a solas con un hombre casable, o viajar a solas sin un mahram, (cónyuge o pariente incasable). Esto es para bloquear todos los medios que pueden llevar a la corrupción y al mal, y proteger a los dos sexos de las intrigas de Satanás. En este sentido, se comprobó que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: No habrá, después de mi muerte, una tentación más perjudicial para los hombres que las mujeres. El Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo también: Sed precavidos con este mundo y con las mujeres. Pues, la primera tentación de los hijos de Israel sucedió a causa de las mujeres.
Algunos defensores de la mezcla libre de los dos sexos dependen de interpretaciones superficiales de algunos textos islámicos para aprobar sus afirmaciones. Sin embargo, el significado verdadero sólo puede ser percibido por aquellos a quienes Allah concedió un corazón iluminado, y una comprensión profunda de la religión. Aquellas personas recopilan todas las evidencias de los recursos islámicos, y los interpretan con una visión íntegra. Por ejemplo, se puede argumentar que algunas mujeres salieron con el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en algunas batallas. En respuesta, explicamos que su salida era junto con sus mahram (cónyuges o parientes incasables), y además lo hicieron por varias necesidades que carecían de cualquier medio que pudiera conducir a una corrupción. Esto es porque tenían una fe profunda, estaban bajo la protección de sus mahram, cumplían con las condiciones de al-higab tal como fue revelado en las aleyas correspondientes, a diferencia de las mujeres en la actualidad. Es evidente que el caso de las mujeres que salen a trabajar es completamente diferente del de las Compañeras que salieron en las batallas con el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él. Por consiguiente, no es apropiado hacer una analogía entre ambos casos, ya que no son idénticos. También debemos preguntarnos ¿qué es lo que los Salaf Salih entendieron de esta cuestión? No puede haber duda de que ellos entendían el significado de los textos islámicos mejor que los demás, y estaban más cerca de la aplicación de los preceptos del Corán y de la Sunna. Entonces, ¿qué es lo que fue reportado de ellos a lo largo de la historia? ¿Es verdad que extendieron los límites de la salida de la mujer, como hacen los defensores de la mezcla entre los dos sexos, y dejaron huellas de que una mujer pudiera trabajar en todos los ámbitos de la vida junto con los hombres, de modo que compitieran mutuamente? ¿O bien entendieron que estas cuestiones eran limitadas y no fueron dejadas al libre albedrio de las personas?
( Número del tomo 1; Página 424)
Si examinamos la historia de las conquistas y batallas islámicas, no encontramos este fenómeno de mezcla libre entre los dos sexos. En cuanto a aquellos que llaman a las mujeres a unirse a las fuerzas armadas y luchar en batallas como los hombres, su acto no es sino una invitación a la corrupción moral de los soldados en nombre del entretenimiento. Esto es porque cuando una mujer y un hombre están solos, se produce naturalmente entre ellos un afecto, intimidad y relajación a través de la mera conversación, y gradualmente se desarrolla la relación entre sí. Por supuesto, es más sabio y prudente cerrar la puerta de la tentación de modo que no se lamente en el futuro.
El Islam apoya todo lo que lleva los beneficios y bloquea los medios de corrupción. Y como está claro, la mezcla libre de hombres y mujeres en el trabajo es uno de los medios principales que llevan a la decadencia y la corrupción de las naciones. Se sabe que entre las razones de la caída de las civilizaciones antiguas como la romana y la griega, fue la participación de las mujeres en los ámbitos correspondientes a los hombres de modo que llevara a la corrupción de los hombres, y al abandono de lo que daría lugar a la prosperidad material y espiritual de sus naciones. Además, el trabajo de las mujeres conduce al desempleo de los hombres, el deterioro de las naciones, la ruina de la unidad entre los miembros de la familia, y la corrupción de la moral de los hijos. También contradice lo que Allah estableció como principio en Su Libro, asignando a los hombres como guardianes de las mujeres. Por otro lado, el Islam apoya el principio de proteger a las mujeres de todo lo que contradice su naturaleza, y así, le prohíbe asumir cargos como gobernar un país, ser un juez, y ocupar todos los demás puestos con responsabilidades públicas. El profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Nunca tendrá éxito una comunidad de la cual se responsabiliza una mujer Recopilado por Al-Bujari en su Sahih. Permitir a las mujeres a trabajar en los campos de los hombres contradice lo que el Islam quiere para ella, es decir su felicidad y estabilidad. Por lo tanto, el Islam prohíbe utilizar a la mujer fuera de su ámbito correspondiente. En adición de las pruebas del Corán y de la Sunna, la experiencia real ha demostrado, especialmente, en las sociedades donde los dos sexos se mezclan libremente, que los hombres y las mujeres son de naturaleza diferente. Y aquellos que llaman a la igualdad de las mujeres -que son criadas en adornos e inclinadas a la vida pacífica, con los hombres, son ignorantes, o pretenden ignorar las diferencias básicas entre ellos.
( Número del tomo 1; Página 425)
Hemos mencionado varios textos islámicos, y experimentos realistas que prueban la prohibición de la mezcla libre de los dos sexos y el trabajo de las mujeres en el mismo terreno laboral junto con los hombres, de modo que convenza a aquellos que buscan la verdad. Sin embargo, hay algunas personas que recurren a las declaraciones de los orientalistas y occidentalistas aún más que al Corán, la Sunna y las opiniones de los ulemas musulmanes, por eso decidimos citarles algunas confesiones de los intelectuales en Occidente y en Oriente sobre las malas consecuencias de la mezcla libre entre los dos sexos con el fin de convencerlas, y enseñarles que el objetivo de prohibirla en el Islam es para proteger la dignidad de las mujeres, y alejarlas de todos los medios dañosos que tienden a violar su castidad.
Lady Cock, la escritora inglesa, dice: " Los hombres prefieren la mezcla libre entre los dos sexos, y por eso, las mujeres han sido atraídas a algo que contradice su naturaleza. Cuanto más se mezclan libremente los hombres con las mujeres, más aumenta el número de los hijos ilegítimos en la sociedad. Y, esto es el desastre más grande." Luego dice: "Enseñad a las mujeres a mantenerse lejos de los hombres, e informadlas de las malas consecuencias de esa trampa destructiva."
El filosofo alemán Schopenhauer dijo: "Este absurdo arreglo de nuestros asuntos que les permite a las mujeres compartir los títulos y posiciones junto con los hombres, es el estímulo constante que incita sus ambiciones innobles, de modo que la civilización moderna ha sido corrompida con su potencia fuerte y sus opiniones abyectas"
Lord Bayrun dijo: "Quien examina el estado de la mujer en la época griega, encontrará que contradecía absolutamente su naturaleza, y además pensará que las mujeres deberían ocupar sus responsabilidades domésticas, mejorar su alimento y vestidos. Sin embargo, hay que alejarlas de la mezcla libre con los hombres"
El escritor británico Samuel Smiles
( Número del tomo 1; Página 426)
dijo: "El sistema que permite a las mujeres trabajar en fábricas y zonas industriales, independientemente de la riqueza nacional que trae, ha destruido la vida familiar. Ha atacado la estructura básica del hogar, destruyó los pilares esenciales de la familia, y cortó los lazos sociales. Este sistema priva al marido de su esposa y a los parientes de sus hijos de manera que resulta en nada más que una degradación moral de las mujeres. El verdadero trabajo y la profesión de una mujer es cumplir con sus deberes domésticos como cuidar la casa, criar a sus hijos, manejar los gastos, y las demás deberes correspondientes. El trabajo ha despojado a la mujer de todas estas responsabilidades, dejando casas vacías e hijos indiferentes sin educación. Además, afecta negativamente la relación conyugal, porque la mujer deja de ser la querida esposa cerca del marido, sino una compañera de trabajo con todas las dificultades correspondientes, cambiando así su modo de pensamiento, su moralidad, y observancia de su castidad."
La profesora norteamericana Aidaylin dijo: "La razón de las crisis familiares en Estados Unidos y el aumento de la tasa de criminalidad se debe a que la mujer ha abandonado su casa con el fin de duplicar los ingresos de la familia. De hecho, los ingresos han aumentado pero los modales han disminuido. Y añadió que "El regreso de la mujer a su casa es la única manera de salvar a las nuevas generaciones del deterioro"
Un congresista norteamericano dijo que una mujer puede realmente servir a su país si se queda en su casa que es la esencia de la familia.
Otro congresista dijo que cuando Allah concedió a las mujeres la ventaja de dar a luz a hijos, no les pidió salir de casas para trabajar, sino quedarse para cuidar estos niños.
El filósofo alemán Schopenhauer dijo también: "Dad a la mujer una libertad absoluta durante un solo año, y después comprobad conmigo los resultados de esa libertad. No hay duda que vais a sentiros tristes -tal como yo- por la pérdida de la virtud, la castidad y los buenos modales. Pero, si muero antes, sabréis si me he equivocado o acertado." Todas estas citas -arriba mencionadas- fueron recopiladas por el profesor Mustafa Husni Al-Siba‘i -que Allah tiene misericordia con él - en su libro "La mujer entre jurisprudencia y ley"
( Número del tomo 1; Página 427)
Podríamos recopilar volúmenes de citas de intelectuales occidentales sobre los daños increíbles originados de la mezcla libre, y participación de las mujeres en el ámbito laboral junto a los hombres. Sin embargo, las citas anteriores son suficientes.
En conclusión: Es mejor para una mujer quedarse en su casa y llevar a cabo sus tareas domésticas después de realizar sus obligaciones religiosas. Esto corresponde perfectamente a su naturaleza. También conduce al bienestar de la mujer, de la sociedad, y de los hijos. Sin embargo, si una mujer tiene un tiempo libre, podrá trabajar en los ámbitos laborales convenientes para las mujeres, como enseñar, curar, tratar a las otras mujeres. Así, puede pasar su tiempo libre, cooperar con los hombres en el trabajo social, de modo que ambos contribuirán en su desarrollo, pero cada uno en el ámbito que le convenga. Además, no debemos olvidar el papel de las madres de los creyentes y de sus seguidoras, que han guiado, orientado a la Ummah (Nación Islámica), y transmitido el Mensaje de Allah y de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ¡Que Allah les recompense con el bien! Hoy día, hay muchas mujeres musulmanas que están siguiendo sus pasos en llevar al-higab, y mantenerse alejadas de la mezcla con los hombres en sus lugares de trabajo.
¡Que Allah nos ayude a llevar a cabo nuestros deberes de la mejor manera que le agrada, nos proteja de las tentaciones y de los trucos de Satanás! Él es el Más Generoso. ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!



  Anterior     Siguiente