Búsqueda por el número de tomo > Cuarto tomo > Ética de los creyentes y las creyentes

( Número del tomo 4; Página 39)

Ética de los creyentes y las creyentes

Las alabanzas son para Allah, el Señor de los mundos que hizo que el buen fin sea para los piadosos. Que la paz y las bendiciones sean con Su siervo, Mensajero, escogido de entre Su creación, y el encargado fidelísimo de Su revelación, nuestro Profeta, Imam y maestro, Muhammad ibn ‘Abdullah Ibn ‘Abdul Muttalib, el hachimita, el árabe, el mecano, y, luego el medinense, con su Familia, Compañeros, y con el que sigue su camino y se guía con su orientación hasta el Día del Juicio Final.
En verdad, Allah -Exaltado sea- envió a Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- con la guía y la religión de la verdad: la guía se refiere a la Revelación verdadera y el conocimiento beneficioso, y la religión de la verdad se refiere a las leyes de la shari'ah y los veredictos con los que el Profeta fue enviado, Allah -Exaltado sea- dice: Él es Quien envió a Su Mensajero con la guía y con la práctica de Adoración verdadera para hacerla prevalecer sobre todas las demás formas de Adoración, aunque les repugne a los incrédulos Allah -Exaltado sea- lo envió a los genios y a los seres humanos, árabes y no árabes, hombres y mujeres, como una misericordia para todo el mundo y un Imam para los piadosos. Allah lo envió también -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- para que enseñe a la gente la religión, mostrarles los métodos de salvación, y advertirles de lo que lleva a la perdición. Allah lo envió con la religión del Islam: Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam , revelándole la guía, las noticias veraces, el conocimiento útil, las legislaciones rectas y las leyes justas para que llame a todo el bien, prohíba todo el mal, para que llame a las nobles morales y buenas obras y prohíba las prácticas inútiles y los actos malos, Allah -Exaltado sea- dice: Y no te hemos enviado sino como anunciador de buenas noticias y advertidor para todos los hombres
( Número del tomo 4; Página 40)
También dice: Y no te hemos enviado sino como misericordia para todos los mundos Asimismo dice: Di: ¡Hombres! Es cierto que yo soy para vosotros el Mensajero de Allah, a Quien pertenece la soberanía de los cielos y la tierra.No hay dios sino Él, da la vida y da la muerte; así que creed en Él y en Su Mensajero, el Profeta iletrado que cree en Allah y en Sus palabras y seguidle para que tal vez os guiéis Y dice en otra aleya anterior: Y aquéllos que creen en él, le honran, le ayudan y siguen la luz que fue descendida con él; ésos son los afortunados Así es nuestra religión grandiosa y nuestro Profeta honorable -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, a quien Allah envió como una misericordia para todos los mundos, incluso los genios, los humanos, los hombres, las mujeres, los árabes, y los no árabes. Incluso es una misericordia de Allah para los animales, ya que ordenó tener compasión con ellos, y tratarlos bien. Allah -Exaltado sea- afirma que creó a los genios y a los humanos para adorarlo, dice -Exaltado sea-: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Es decir, para dedicar la adoración únicamente a Mí, obedecer Mis mandatos, abstenerse de cometer lo que he prohibido. Esto es lo que significa la adoración: obedecer los mandatos de Allah -Exaltado sea-, abandonar Sus prohibiciones, con una devoción sincera, creer en Él y en Sus Mensajeros, tener una esperanza -en Su recompensa- y un temor -de Su castigo, creer en lo que Él y Su Mensajero nos han informado y no violar Sus límites.
Él manda esto a la gente cuando dice: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor que os ha creado a vosotros y a los que os precedieron. Tal vez así os guardéis Este mandamiento se dirige a hombres, mujeres, genios, seres humanos, árabes, y los no árabes, Allah -Enaltecido y Exaltado sea- dice: Adorad a Allah sin asociar nada con Él También dice: Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él Y dice:
( Número del tomo 4; Página 41)
Este es Mi camino recto ¡Seguidlo! Y no sigáis los caminos diversos, pues ello os separaría y os apartaría de Su camino. Eso es lo que se os encomienda para que tal vez os guardéis Allah enseña a la gente en la sura de "Al-Hamd", la sura que abre el Corán, que le invoquen para que los guíe al Camino Recto, el cual es Su religión, con que el mensajero Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ha sido enviado, que es el Islam, la fe, la guía, el temor, y la rectitud, Allah -Exaltado sea- dice: Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos(2) El Misericordioso, el Compasivo(3) Rey del Día de la Retribución(4) Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda
Todo eso se trata de dar alabanzas a Allah -Exaltado sea-, y una orientación a los siervos para que confiesen que Él es Quien merece verdaderamente ser adorado. A Él -Exaltado sea- se recurre en todos los asuntos. Luego la sura dice: Guíanos por el camino recto , es decir que, después de alabarle, reconocer que son Sus siervos, y que a Él solamente recurren, les enseña decir: Guíanos por el camino recto(6) el camino de los que has favorecido, no el de los que son motivo de ira, ni el de los extraviados El Camino recto es Su religión, es el Islam, la fe, el conocimiento útil, las acciones benéficas, que es el camino de los que han sido favorecidos de entre la gente del conocimiento y los benefactores, que son los Compañeros del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, los que les han seguido haciendo el bien, los Mensajero anteriores, y sus seguidores.
Éste es el Camino Recto, el camino de los que Allah ha favorecido, que son aquellos que han llegado a conocer la verdad, y la pusieron en práctica, de acuerdo con lo que Allah -Exaltado sea- dice en la siguiente aleya: Quien obedezca a Allah y al Mensajero, ésos estarán junto a los que Allah ha favorecido: los profetas, los veraces, los que murieron dando testimonio y los justos. ¡Y qué excelentes compañeros!
( Número del tomo 4; Página 42)
Este Camino Recto es el de los mencionados en la aleya, que son los Mensajeros -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y sus seguidores. Se nos ordena seguir el ejemplo de nuestro profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, seguir su Sunna, el conocimiento y las acciones realizadas por sus Compañeros -que Allah esté complacido con ellos-, tal como dice Allah -Exaltado sea-: Y de los primeros precursores, tanto de los que emigraron como de los que les auxiliaron, y de los que les siguieron en hacer el bien, Allah está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él. Les ha preparado jardines por cuyo suelo corren los ríos y en los que serán inmortales para siempre. Ese es el gran triunfo Este Camino recto es la religión de Allah, con la que Allah envió a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- que incluye el conocimiento útil y las acciones benéficas. Es la guía y la religión de la verdad, que Allah -Exaltado sea- reveló a Su profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y señaló en su libro. Este Camino Recto consiste en cumplir con los mandatos, abandonar las prohibiciones, que Allah nos ha indicado en Su Libro Grandioso, a través de las palabras de Su Mensajero sincero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Es obligatorio para la gente del Islam reflexionar y comprender el Libro de Allah -El Corán-, aprender, y adherirse a la Sunna de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Tanto el Libro de Allah y la Sunna de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- explican los mandamientos y prohibiciones con el que fue enviado nuestro profeta Muhammad. También indican claramente las éticas, modales, características y acciones de los creyentes a los que Allah -Exaltado sea- ha elogiado. El que reflexiona y comprende el Libro de Allah, la Sunna, que se trata de la biografía y hadices de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, se enterará de estas morales y virtudes. Allah -Exaltado sea- ha aclarado una parte de ellas al final de la sura de Al-Furqan (el Discernimiento), en que Allah -Exaltado sea- dice: Los siervos del Misericordioso son aquéllos que caminan por la tierra humildemente y que cuando los ignorantes les dirigen la palabra, dicen: Paz(63) Y los que pasan la noche postrados y en pie, por su Señor(64) Y los que dicen: ¡Señor nuestro! Aparta de nosotros el castigo de Yahannam; realmente su castigo es un tormento permanente(65) Y es un mal hospedaje y una mala residencia(66) Y aquéllos que cuando gastan ni derrochan ni son avaros, sino un término medio entre ambas cosas(67) Y los que no invocan junto a Allah a ningún otro dios ni matan a nadie que Allah haya hecho inviolable a menos que sea con derecho; ni fornican, pues quien lo haga, encontrará la consecuencia de su falta
( Número del tomo 4; Página 43)
Esto significa que aquél que asocia a algo o alguien en la adoración con Allah, quien mata a alguien sin derecho, o comete adulterio, encontrará la consecuencia de su falta, es decir, recibirá una tortura severa, tal como Allah -Exaltado sea- explica en la siguiente aleya: El Día del Levantamiento le será doblado el castigo y en él será inmortal, envilecido , refiriéndose aquí a la tortura. Excepto quien se vuelva atrás, crea y obre rectamente, a ésos Allah les sustituirá sus malas acciones por buenas. Allah es Perdonador y Compasivo(70) Y quien se vuelva atrás y actúe rectamente, se habrá vuelto verdaderamente a Allah Estos son algunos modales de la gente de la fe, de entre los hombres y las mujeres. Luego, dice: Los que no prestan atención a la mentira Es decir que nunca presencian en situaciones de mentira. La mentira aquí se refiere a la falsedad, y los actos detestados que incluyen todos los pecados, y la incredulidad, en lo cual no participan, sino que lo niegan y combaten. y cuando pasan junto a la frivolidad lo hacen con nobleza Es decir, se apartan de ello, tal como indica la aleya siguiente: Y porque cuando oían alguna palabra vana se apartaban de ella y decían: Para nosotros serán nuestras acciones y para vosotros las vuestras , y la aleya siguiente: Y aquéllos que cuando se les mencionan los signos de su Señor no pretenden que ni los oyen ni los ven , sino se humillan por temor, amor y glorificación a Allah. Así es como deben ser los creyentes, cuando se recuerdan de las aleyas de Allah, sienten miedo, se ablandan sus corazones, glorifican a Su Señor, y lloran por temor de Él, teniendo esperanza en Su recompensa, y temiendo Su castigo, Allah -Exaltado sea- dice: Y los que dicen: ¡Señor nuestro! Concédenos en nuestras esposas y descendencia una consolación de ojos y haznos un modelo para los que tienen temor (de Allah)
( Número del tomo 4; Página 44)
Todas estas características son propias de los creyentes que son realmente los verdaderos siervos de Allah -El Compasivo-. La consolación de los ojos reside en ver a los hijos -varones o hembras- teniendo buenas modales y haciendo obras benéficas. La palabra "hijo", en lengua árabe, se refiere a ambos géneros. Lo mismo se aplica a la palabra "descendencia", que incluye a los varones y las hembras. Esto es lo que se indica, por ejemplo, en el siguiente hadiz: Cuando muere el hijo de Adán, sus acciones se interrumpen, excepto en tres casos: Una limosna permanente; una ciencia o un conocimiento del que se obtiene beneficio; o un hijo recto que ruega por él. , donde la palabra "hijo" se refiere tanto a los varones como a las hembras. También en la aleya siguiente: Y los que dicen: ¡Señor nuestro! Concédenos en nuestras esposas y descendencia una consolación de ojos , que incluye una súplica a Allah para que otorgue una descendencia que consuele a los ojos por obedecer a Allah, aferrarse a Su shari'ah (Ley Islámica). Lo mismo se aplica a los cónyuges: Cuando un marido ve a su esposa obedeciendo a Allah, se siente alegría; y cuando una esposa creyente ve a su esposo obedeciendo Allah, sus ojos se siente complacencia. Por lo tanto, el marido justo es un consuelo para los ojos de su esposa, y viceversa. También, la buena descendencia es un placer para los ojos de los padres, las madres, y los parientes creyentes. y haznos un modelo para los que tienen temor (de Allah) Es decir, guías y orientadores a la gente a todo el bien. Luego, Allah -Exaltado sea- indica su recompensa diciendo: Esos tendrán como recompensa la Estancia más alta , que es el Paraíso, al cual se denomina la "Estancia más alta", porque está en el sitio más alto por encima de los cielos, por debajo del Trono, por eso dice: Esos tendrán como recompensa la Estancia más alta , refiriéndose al Paraíso. Allah -Exaltado sea- dice también: porque fueron pacientes Esta recompensa es porque fueron pacientes en obedecer a Allah, mantenerse alejados de todo lo que Allah prohibió, y soportar todas las aflicciones. Como fueron pacientes, Allah les recompensaría con este gran Paraíso alto, dice -Exaltado sea-: Esos tendrán como recompensa la Estancia más alta porque fueron pacientes. Y serán recibidos Es decir en el Paraíso. con saludo y paz(75) Allí serán inmortales. ¡Qué hermosa morada y lugar de permanencia!
( Número del tomo 4; Página 45)
Éstas son algunas de las características de los creyentes -hombres y mujeres- que tienen fe perfecta. Ellos son la gente de la felicidad y la salvación.
En el Corán hay muchas aleyas en que Allah indica las características y modales de los creyentes y de las creyentes, como por ejemplo en la sura de Al-Baqara (la Vaca), donde dice: La virtud no consiste en volver el rostro hacia Oriente u Occidente; el que tiene virtud es el que cree en Allah, en el Último Día, en los ángeles, en los Libros y en los profetas, el que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a los parientes, huérfanos, necesitados, hijos del camino, mendigos y para liberar esclavos; el que establece el salat y entrega el zakat; el que es fiel a los compromisos cuando los contrae; el paciente en la adversidad y en la desgracia y en los momentos más duros de la lucha. Esos son los veraces y ésos son los temerosos Ésta es la descripción correcta de cómo deben ser los hombres y mujeres piadosos. Éstas son sus características, tal como Allah indica en la sura de Al-Baqara diciendo: el que tiene virtud es el que cree en Allah Esta aleya quiere decir que el virtuoso, es decir el benefactor, es el que cree en Allah, el último día, los ángeles, el Libro y los Profetas. Es el que cree en Allah como un Único Señor y Dios -Exaltado sea-, en que Él es el verdadero Adorado, Su Creador, y Sustentador; cree en que Allah es descrito por Sus Nombres Más Bellos y Sus Atributos Sublimes. Es aquel que cree en que Allah no tiene copartícipes, y nada ni nadie se le parece, sino que Él es Perfecto en Su esencia, Sus nombres, Sus atributos y Sus hechos. También en que Allah no tiene ningún defecto, ya que Él tiene la Perfección Absoluta en todos los aspectos, de acuerdo con la aleya en que dice: Di: Él es Allah, Uno(1) Allah, el Señor Absoluto(2) No ha engendrado ni ha sido engendrado(3) Y no hay nadie que se Le parezca Asimismo, Un creyente verdadero es el que cree en el Día del Juicio Final, es decir, en la resurrección después de la muerte, que esta vida terrenal llegará a su fin y será seguida por el Último Día, que es el Día del Levantamiento, que inevitablemente vendrá. En aquel día Allah resucitará a todos los siervos, tal como Allah -Exaltado sea- dice: Y luego, después de eso, tendréis que morir(15) Después, el Día del Levantamiento, seréis devueltos a la vida Allah -Exaltado sea- dice: Y porque la Hora viene, no hay duda en ello, y Allah levantará a los que están en las tumbas
( Número del tomo 4; Página 46)
El Último Día es el Día del Juicio, retribución, el Paraíso, el Infierno, la balanza, y el camino recto. Es el día en que a cada persona se le dará su registro, con su mano derecha o izquierda, se le traerá la Balanza, para que se pesen sus acciones. A consecuencia, cada uno se introducirá en el Paraíso o en el Infierno. Los creyentes serán ingresados en el Paraíso, en la que encontrarán la felicidad y la dignidad; mientras que los incrédulos serán ingresados en el Infierno, donde encontrarán un castigo degradante. ¡Que Allah nos salve! También, el creyente verdadero es el que cree en los ángeles, que son persistentes en la obediencia de su Señor, y que son algunos de Sus soldados, embajadores entre Él y Sus siervos encargados de comunicar Sus órdenes y prohibiciones. no desobedecerán a Allah en lo que les ordene, sino que harán lo que se les ordene Allah los ha creado de luz, y ellos ejecutan Sus órdenes, Allah -Glorificado y Exaltado sea- dice: Por el contrario son siervos distinguidos(26) No se Le adelantan en la palabra y actúan siguiendo lo que les manda(27) Sabe lo que tienen delante y lo que tienen detrás. Sólo quien es aceptado puede interceder por ellos. Y están temerosos por miedo de Él Allah -Exaltado sea- dice: no desobedecerán a Allah en lo que les ordene, sino que harán lo que se les ordene Del mismo modo, el creyente verdadero cree en el Libro de Allah, que se refiere a todos los Libros revelados del Cielo, de los cuales el más glorioso es el Noble Corán. Por lo tanto los creyentes son los que creen en todos los Libros revelados a los profetas anteriores, y en el Corán que es el Último Libro, el más grandioso y el más honrado, que fue revelado a Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Así como, creen en todos los Profetas y Mensajeros, y en el Último profeta -Muhammad, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, que es el mejor y el sello de los Profetas. Los creyentes también dan limosnas de su propiedad, a pesar del apego que sienten por ella, Allah -Exaltado sea- dice: el que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a los parientes Es decir a pesar del apego que sienten por su riqueza, dan limosnas de ella a los pobres, necesitados de entre sus parientes o los otros y la gastan en realizar proyectos benéficos y en la lucha contra los enemigos de Allah. Ésta es la descripción correcta de cómo deben ser los creyentes, ya que son los que gastan su dinero en todos los actos de bondad. En otra aleya, Allah -Exaltado sea- dice:
( Número del tomo 4; Página 47)
Levantan su costado de los lechos para invocar a su Señor con temor y anhelo y dan de la provisión que les damos Y dice -Exaltado sea-: Creed en Allah y en Su mensajero y gastad de aquello que ha delegado en vosotros porque los que de vosotros crean y den con generosidad tendrán una enorme recompensa Y en otra aleya de la sura de Al-Baqara, Allah -Exaltado sea- dice: el que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a los parientes, huérfanos, necesitados, hijos del camino, mendigos y para liberar esclavos Esto quiere decir que gastan con el fin de realizar obras para conseguir la complacencia de Allah, dando limosnas a los parientes, los pobres, necesitados no parientes, personas débiles, los del camino, que son los que pasan por un país y se les acaba la provisión y se convierten en necesitados, los que piden limosnas debido a su pobreza y necesidad, o los que piden limosnas mientras que su estado financiero es desconocido. Los creyentes les dan de su dinero lo que satisface esa necesidad. En cuanto a la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: y para liberar esclavos Esta aleya quiere decir los que gastan su dinero para poner en libertad a los esclavos y cautivos. Luego, Allah -Exaltado sea- dice: el que establece el salat y entrega el zakat Es decir, que los creyentes son los que establecen las oraciones y pagan el azaque debido. En otras palabras, realizan las oraciones obligatorias a sus tiempos prescritos y dan el azaque según lo prescrito por Allah. En otra aleya Allah -Exaltado sea- dice: el que es fiel a los compromisos cuando los contrae Esto significa que si hacen una promesa, la cumplen y no traicionan. En otra aleya Allah -Exaltado sea- dice: el paciente en la adversidad y en la desgracia y en los momentos más duros de la lucha Es decir el creyente es quien se mantiene paciente en el estado de adversidad, que es la pobreza, y la desgracia, que es padecer enfermedades, dolores, cirugías, etc. Los momentos más duros se refieren al tiempo de la lucha y guerra. En otra aleya Allah -Exaltado sea- dice: Esos son los veraces y ésos son los temerosos Esos son los veraces, porque han puesto en práctica su creencia a través de las acciones benéficas y el temor a Allah -Exaltado sea. Allah -Exaltado sea- menciona otras características en la sura de Al-Anfal (Botines de Guerra), en la sura de Al-Tawba (el Arrepentimiento), y en la sura de Al-Muʼminun (los Creyentes),
( Número del tomo 4; Página 48)
Allah -Exaltado sea- dice: Habrán triunfado los creyentes(1) Aquéllos que en su salat están presentes y se humillan En otras suras también, Allah menciona las características y los modales de los creyentes. Y quien reflexiona en el Corán los encontrará, Allah -Exaltado sea- dice: Es un Libro bendito, que te hemos hecho descender, para que mediten sus signos y para que recuerden los que saben reconocer lo esencial , y dice -Exaltado sea-: Es cierto que esta Recitación guía a la vía más recta Allah -Exaltado sea- dice: Di: Para los que creen es una guía y una cura , y dice: ¿Acaso no meditan el Corán o es que tienen cerrojos en el corazón? Aconsejo a mis hermanos y hermanas correligionarios, a toda la gente en general, y a mí mismo, que presten mayor atención al Corán, que comprendan sus significados, que lo memoricen en profundidad, recitándolo siempre del ejemplar del Corán o de memoria si el lector lo memoriza con perfección, contemplando sus aleyas, y reflexionando en sus significados, con la esperanza de beneficiarse de él, de acuerdo con la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Es un Libro bendito, que te hemos hecho descender, para que mediten sus signos y para que recuerden los que saben reconocer lo esencial Esta orden divina se aplica mediante la práctica, la reflexión y la comprensión del Libro, ya que esto es el propósito de revelarlo, Allah -Exaltado sea- dice: Y éste es un Libro que hemos hecho descender y una bendición. Seguidlo y guardaos, para que se os pueda tener misericordia El libro ha sido descendido para ser puesto en práctica y seguido, no sólo para ser recitado y memorizado. La lectura y la memorización son métodos, y el propósito a conseguir es obtener conocimiento del Libro y de la Sunna, junto con la creencia en Allah y en Su Mensajero, cumplir con los mandatos de Allah y abandonar Sus prohibiciones. Podemos encontrar todo esto en la siguiente aleya, de la sura de Al-Tawba (el Arrepentimiento):
( Número del tomo 4; Página 49)
Los creyentes y las creyentes son amigos aliados unos de otros, ordenan lo reconocido como bueno y prohíben lo reprobable, establecen el salat, entregan el zakat y obedecen a Allah y a Su mensajero. A ésos Allah les hará entrar en Su misericordia; es cierto que Allah es Poderoso, Sabio Ésta es la aleya más completa en ilustrar las características, los grandes modales y las obligaciones de los hombres y mujeres creyentes, Sus palabras -Exaltado sea-: Los creyentes y las creyentes son amigos aliados unos de otros , indican que los hombres y las mujeres creyentes son partidarios aliados, se aconsejan, se aman por Allah, se aconsejan mutuamente con la verdad perseverarse en ella, se cooperan en hacer el bien y temer a Allah. Así deben ser todos los hombres y las mujeres creyentes. El creyente verdadero es el partidario de su hermano y hermana, y una creyente es la partidaria aliada para su hermano y hermana. Cada uno desea el bien para el otro, le llama a seguirlo, se siente feliz cuando le ve seguir la verdad, le protege contra el mal, sin hablar mal a su espalda, difamarle, testificar falsamente contra él, insultarle, ni hacer falsas demandas en su contra. Estos son verdaderamente los creyentes y las creyentes.
Si usted se permite causar algún daño a su hermano, calumniando, insultándolo, difamándolo, mintiendo en su contra, o cualquier otro acto similar, entonces su fe es incompleta y débil. Si su creencia fuera completa, no hubiera cometido injusticia contra su hermano. La creencia en Allah, y en su Mensajero, el temor de Allah, las obras benéficas, y la guía impiden a la persona de transgredir contra su hermano correligionario ni hacerle ninguna injusticia. Allah -Exaltado sea- dice también: ordenan lo reconocido como bueno y prohíben lo reprobable
( Número del tomo 4; Página 50)
Ésta es una gran obligación que garantiza la prosperidad para la Ummah (Nación Islámica), el triunfo para la religión, la eliminación de las causas de la perdición y de la maldad. Los creyentes, hombres o mujeres, son quienes ordenan el bien y prohíben el mal. Pues, al ver un mal cometido o un comportamiento defectuoso, no muestran indiferencia; sino, al contrario, se lo prohíben, incluso se comete por su hermana, tía, o cualquier otra persona, y le ordena hacer el bien con amabilidad, sabiduría y de una manera buena. Por ejemplo si un creyente observa que su hermano muestra negligencia hacia las oraciones, calumnia a los otros, fuma, consume bebidas alcohólicas, desobedece a uno de sus padres o a ambos o corta los lazos de parentesco, entonces él debe censurar estos actos con buenas palabras, y un amable estilo, evitando decirle palabras detestables o duras. También debe explicarle que estos comportamientos no son admisibles. Lo mismo se aplica si uno ve a su hermana musulmana cometer una mala acción, como desobedecer a sus padres, maltratar a su marido, descuidar en la educación de sus hijos o tomar a la ligera las oraciones, debe en este caso rechazar su comportamiento, sea su marido, su padre, su hermano, su sobrino, e incluso, si no es su pariente, pero él sabe que éste es su comportamiento. Por otro lado, una mujer creyente debe prohibir a su marido si lo ve cometer algo malo, como consumir bebidas alcohólicas, fumar, descuidar las oraciones o realizarlas en casa en lugar de la mezquita. En este caso, ella debe censurar su comportamiento de una manera amable y con palabras buenas. Por ejemplo, ella puede decirle: ¡Siervo de Allah!, teme y observa a Allah. Lo que haces no está permitido, y que debes realizar las oraciones en congregación. Evita cometer lo que Allah nos ha prohibido como beber alcohol, fumar, afeitarse la barba, dejar crecer el bigote, o llevar vestidos largos.
De este modo, los hombres y las mujeres creyentes deben condenar todas estas malas acciones. Por otro lado, es obligatorio para un esposo, una esposa, un hermano, un pariente, un vecino, un amigo, y todos los creyentes llevar a cabo esta tarea, de acuerdo con la aleya siguiente en que Allah menciona las características de los creyentes: ordenan lo reconocido como bueno y prohíben lo reprobable Asimismo, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:
( Número del tomo 4; Página 51)
"Cuando la gente vea a lo ilícito y no lo cambien, Allah estará a punto de enviarles un castigo general a todos ellos"
El Profeta dijo también: Quien de vosotros vea algo reprobable, que lo cambie con la mano; si no puede, que emplea la lengua (para censurarlo); si no puede, que emplee su corazón (deseando que ese mal desaparezca), y esto último es el signo más débil de sinceridad Esto tiene un significado general y se aplica a todas las malas acciones que se cometen en el camino, en casa, en la mezquita, en un avión, en un tren, en un coche o cualquier otro lugar. Este asunto incluye a los hombres y las mujeres, y ambos deben ordenar el bien y prohibir el mal, porque en eso radican el beneficio y la salvación de todos. Por otro lado, no se debe mostrar indiferencia en tales asuntos para satisfacer al marido, al hermano, o a cualquier otra persona. Sin embargo, se debe hacerlo con un estilo agradable y palabras buenas, sin violencia ni dureza, intentando elegir los tiempos adecuados. Puede ser que uno, en un momento dado, no esté dispuesto a aceptar consejos, pero en otro puede estar dispuesto a aceptarlo. Los hombres y mujeres creyentes deben prestar atención a escoger los tiempos apropiados para negar el mal y ordenar el bien, sin desesperarse ni pensar que quien no lo acepta hoy en día, no lo aceptará mañana. Al contrario, deben continuar negando lo malo, ordenando lo bueno, aconsejando a los siervos de Allah, esperando Su recompensa, y deseando Su complacencia. Allah -Exaltado sea- dice: establecen el salat, entregan el zakat... Los hombres y las mujeres creyentes son quienes establecen las oraciones a su tiempo prescrito. Los hombres deben hacerlas en congregación con sus correligionarios en las mezquitas, y apresurarse a todas las oraciones obligatorias en su tiempo debido una vez que oigan al almuédano decir: (Hayya 'ala al-salah (acudid a la oración), "hayya 'ala al-falah" (acudid al triunfo). Es obligatorio para todos los creyentes temer a Allah en este sentido, saber que Allah los vigila, y evitar la desgracia con que mucha gente está puesta a prueba -que Allah nos proteja-, que realizar las oraciones en casa y dejar de hacerla en congregación hasta asemejarse a los hipócritas en este sentido, realizando las oraciones en casa, a pesar de que Allah lo ha dotado de una buena salud. También puede retrasar la oración de al-fagr (el amanecer) hasta después de la salida del sol, cuando se despierta para ir al trabajo. Algunos musulmanes también dejan totalmente de realizar las oraciones, que de hecho es una catástrofe grave y un mal peligroso. La oración es el pilar del Islam;
( Número del tomo 4; Página 52)
quien la observa, habrá protegido su religión, y quien la desprecia, le será más fácil despreciar otros ritos de la religión. También, quien abandona las oraciones, se convierte en un incrédulo, porque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: El pacto entre ellos y nosotros es la oración. Pues, a quien la abandonara se le consideraría incrédulo. Este asunto incluye a los hombres y las mujeres, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Entre el hombre y la incredulidad y el politeísmo no hay más que abandonar la oración Por lo tanto, no está permitido que un creyente o una creyente muestren negligencia hacia este asunto, ni está permitido para un hombre musulmán realizar las oraciones en casa, ya que es obligatorio para él salir a las mezquitas, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Cualquiera que oye la llamada a la oración y no acude a la mezquita para cumplir la oración en congregación, su oración será en vano, a menos que tuviera una excusa válida. Un hombre vino a él y le dijo: "¡Mensajero de Allah! Soy un hombre ciego y no tengo a quien me conduzca a la mezquita. ¿Se me permite hacer la oración en casa?" El Profeta le preguntó: "¿Oyes la llamada a la oración?" Dijo: "¡Si!" Dijo: "Responde la llamada y acude". El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- no dio permiso a este hombre para rezar en casa, aunque era ciego y no tenía a nadie que lo guiara a la mezquita. Entonces, ¿cómo sería el caso de una persona sana y vidente?
También fue comprobado que él -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Estaba a punto de ordenar a la gente para reunirse a realizar la oración -en congregación-, luego asignar a un imán para dirigirla, y después, ir con otros hombres que llevaran leña hacia aquéllos que no acuden a la oración para quemar sus casas. Esto demuestra la gravedad del asunto. Entonces, es obligatorio apresurarse a realizar las oraciones en las mezquitas, evitar ser perezosos y negligentes en este asunto, porque éstas son las características de los hipócritas -que Allah nos salve-, Allah -Exaltado sea- dice: Los hipócritas pretenden engañar a Allah, pero es Él quien los engaña. Cuando se disponen a hacer el salat, se levantan perezosos y lo hacen para que los demás los vean. Apenas si se acuerdan de Allah Es obligatorio para cada musulmán, hombre o mujer, observar estrictamente las oraciones, que es el más grandioso pilar del Islam, justo después de pronunciar los dos testimonios de fe. Pues, quien la observa, mantiene su religión y quien la pierde, pierde su religión, ¡que Allah nos proteja! Conservar las oraciones incluye también tener humildad al llevarlas a cabo, sin preceder al Imán, Allah -Exaltado sea- dice: Habrán triunfado los creyentes(1) Aquéllos que en su salat están presentes y se humillan
( Número del tomo 4; Página 53)
El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: "El peor de los ladrones es el que roba su oración". Se le preguntó: "¡Oh Mensajero de Allah!, ¿Cómo puede robar su oración". Él respondió: "No completa su inclinación ni su prosternación correctamente" Cuando el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- observó que un hombre no estaba realizando su oración adecuadamente, ya que no completó las inclinaciones ni las prosternaciones, el Profeta le ordenó repetirla y le dijo: Cuando te levantas para rezar, completa primero la ablución, luego dirígete hacia la alquibla (la dirección de la Meca), pronuncia el takbir, luego recita algo del Corán que conoces, luego inclínate hasta que te tranquilices en la inclinación, luego enderézate hasta que estés de pie con la espalda recta. Luego, prostérnate hasta que te tranquilices en la prosternación, luego siéntate hasta que te sientas cómodo sentándote, luego, prostérnate hasta que te tranquilices en la prosternación. Luego, haz lo mismo en el resto de tu oración.
Mucha gente reza a toda prisa, que es, sin duda, un mal grave, ya que, a quien lo hace se le invalida la oración, de acuerdo con el hadiz mencionado. La tranquilidad al realizar la inclinación, igualarse recto después de la inclinación, en la prosternación y entre las dos prosternaciones es imprescindible. También está prohibido preceder al Imán. Por lo tanto, cuando uno realiza la oración detrás de un Imán, procure no decir el takbir (decir Allahu Akbar) hasta que el Imán se haya terminado completamente de decirlo. De la misma manera, no apresure en hacer la inclinación hasta que el Imán haya inclinado completamente y terminado de pronunciar el takbir para la inclinación; Asimismo, en la prosternación, no preceda al Imam, ni coincida con él, de acuerdo con el dicho del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- que dijo: Soy vuestro Imán, no me precedáis en la inclinación, ni en la prosternación, ni en ponerse de pie, ni en terminar la oración. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo también en un hadiz auténtico: El Imán debe ser seguido. Pues no actuéis distintamente a lo que hace. Cuando pronuncia Al-takbir (decir "Allahu Akbar"), pronunciadlo después de él; cuando se inclina, inclinaos; cuando dice: sami‘a Allah li-man hamida" (Allah escucha al que Le alaba), decid: "Rabbana wa laka al-hamd" (¡Señor nuestro! A Ti se dedican las alabanzas) y cuando se prosterna, prosternaos, y no prosternáis hasta que prosterne él. Esta cuestión es obviamente clara para todo aquél a quien Allah concede el éxito. Sin embargo alguna gente no tiene paciencia, y se apresuran en preceder al Imán -que Allah nos salve-. Por tanto, hay que prestar atención a este asunto.
( Número del tomo 4; Página 54)
Por otro lado, de los factores que ayudan a realizar la oración de al-fagr a su tiempo en congregación, se destacan: ir a la cama temprano y evitar quedarse hasta muy tarde. El profeta -la paz y las bendiciones de Allah sea con él- detestaba dormir antes de la oración de al-'isha´ (la noche) y quedarse charlando después de realizarla.
Cada hombre y mujer creyente es ordenado a hacer todo lo posible para realizar cada oración a su tiempo prescrito, y evitar velarse hasta muy tarde después de realizar la oración de al-'isha´, porque esto puede causar incapacidad de levantarse para realizar la oración de al-fagr. También se debe utilizar un despertador para levantarse.
También debe haber una cooperación entre cada hombre y su familia en este asunto, porque Allah -Exaltado sea- dice: Y buscad ayuda en la virtud y en el temor (de Allah), no en la desobediencia ni en la transgresión Allah -Exaltado sea- dice también: ¡Por el Tiempo!(1) Que es cierto que el hombre está en pérdida(2) Pero no así los que creen, llevan a cabo las acciones de bien, se encomiendan la verdad y se encomiendan la paciencia Es obligatorio para los musulmanes aconsejarse, recomendarse, y cooperarse entre sí en hacer acciones benéficas, ordenar el bien, y prohibir el mal, antes de que les venga el castigo de Allah. Se comprobó que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: "Cuando la gente vea lo ilícito y no lo cambien, Allah estará a punto de enviarles un castigo general a todos ellos"
El Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: La religión es dar consejos. La religión es dar consejos. La religión es dar consejos. Se preguntó: "¿A quién, Mensajero de Allah?" Dijo: "Por Allah, Su Libro y Su Mensajero, a los imames y a todos los musulmanes en general". Garir ibn ‘Abdullah Al-Bugali -que Allah esté complacido con él- dijo que: (Le he jurado lealtad al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en establecer las oraciones, pagar el azaque debido y aconsejar a cada uno de los musulmanes.)
También al escuchar un conocimiento útil, el musulmán, o la musulmana, deben comunicarlo a los otros musulmanes, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Transmitid de mí aunque sea una aleya Al predicar a la gente, el Profeta decía: Que los presentes informen a los ausentes, que tal vez aquel a quien se lo comunica lo entienda mejor que quien lo oyó.
El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:
( Número del tomo 4; Página 55)
A quien sigue un camino buscando conocimiento, Allah le facilita el camino hacia el Paraíso.
Este gran hadiz incluye al que se va a una mezquita o a cualquier otro lugar en el que hay una reunión de conocimiento o exhortación para buscar el conocimiento y el beneficio.
El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Cuando Allah quiere el bien para alguien, le hará comprender la religión. Dijo también: Que Allah Ilumine a una persona que oye mis palabras, las entiende y las transmite tal como las ha oído, porque tal vez un transmisor de conocimiento no puede ser bien versado en el conocimiento, y tal vez uno puede transmitir el conocimiento a alguien que es más sabio que él.
Asimismo dijo: No se reúnen unas personas en una de las casas de Allah (la mezquita) para recitar y estudiar el libro de Allah, sin que descienda sobre ellos el sosiego, los cubra la misericordia y les rodeen los ángeles y serán mencionados por Allah delante de los ángeles que están con Él. Esto indica la admisibilidad de apresurarse hacia las reuniones de conocimiento, y prestar mucho cuidado a reunirse para recitar y estudiar el Sagrado Corán.
Esto incluye también escuchar los programas religiosos, y los discursos útiles que se emiten a través de la emisora de Al-Qur'an Al-Karim, por personas conocidas por su conocimiento, buena visión, y sana doctrina.
También, es bien sabido que Allah -Exaltado sea- creó a los genios y seres humanos para que le adorasen. La adoración requiere adquirir conocimiento, ya que el ser humano no podrá llevar los actos de adoración prescritos, a menos que aprenda y comprenda la religión de Allah, Allah -Exaltado sea- dice: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Entonces, ¿cuál es la adoración que se debe aprender, y comprender? Es todo lo que Allah ha legislado y querido para Sus siervos, incluso las oraciones, el azaque, el ayuno..etc. Después de mencionar las oraciones, Allah -Exaltado sea- dice: entregan el zakat El azaque es el derecho que un musulmán debe pagar de su propia riqueza a aquellos que merecen recibirlo. Un musulmán debe hacerlo con sinceridad ante Allah, esperanza en Su recompensa, y temor a Su castigo -Glorificado y Exaltado sea-. Allah -Exaltado sea- nos indica los tipos de gente que merecen recibir el azaque en la aleya siguiente de la sura de Al-Tawba: Realmente las dádivas han de ser para los necesitados, los mendigos...
( Número del tomo 4; Página 56)
Luego dice: y obedecen a Allah y a Su mensajero Después de mencionar las oraciones, el azaque, la lealtad entre los creyentes, ordenar el bien y prohibir el mal, Allah -Exaltado sea- dice: y obedecen a Allah y a Su mensajero Es decir en todos los asuntos, tal como lo hacen con respecto a ordenar el bien y prohibir el mal, rezar, y dar azaque, deben también obedecer a Allah y a Su Mensajero en todos los asuntos. Así hacen los hombres y las mujeres creyentes, respecto a todos los mandatos y prohibiciones, adondequiera que estén. De esta manera solamente pueden cumplir con su religión. También dice: A ésos Allah les hará entrar en Su misericordia Allah -Exaltado sea- aclara que los que se aferran a la religión de Allah, cumplen con Sus derechos y obedecen a Él y a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- son los que merecen la misericordia tanto en la vida mundanal, como en la Última por haber obedecido a Allah, creído en Él, y cumplido con Su derecho. Por otra parte, eso indica que la persona que se aleja y deja de hacer estas obligaciones, se expone al castigo y a la ira de Allah. La misericordia de Allah se puede lograr a través de realizar buenas acciones, obedecer a Allah y cumplir con Sus mandatos. Sin embargo, la persona que se aleja de esto y sigue sus propios deseos o a Satanás, merecerá el Infierno en el Día del Levantamiento, Allah -Exaltado sea- dice: El que traspasó los límites(37) y prefirió la vida mundana(38) tendrá como morada el Yahim(39) Pero quien temió que habría de comparecer ante su Señor y refrenó su alma del deseo(40) tendrá como morada el Jardín
( Número del tomo 4; Página 57)
Le pedimos a Allah con Sus Nombres más hermosos y Atributos Sublimes que nos facilite a nosotros y a todos los musulmanes en general la adquisición del conocimiento útil, la realización de las obras de bien, que dé firmeza a nuestros corazones y enmiende nuestras acciones, que nos otorgue la capacidad de aconsejarse mutuamente en la verdad, que nos ayude a ser pacientes, cooperarnos en el bien, temer a Allah, dar preferencia a la Última Vida a la mundana, reformar nuestros corazones y nuestras obras y prestar atención a todo lo que beneficia a los musulmanes dondequiera que se encuentren. También le pedimos a Allah -Exaltado sea- que otorgue la victoria a Su religión, que permita que Su Palabra prevalezca, conceda el éxito a todos los gobernantes musulmanes en general, enderece sus corazones y sus obras, que les conceda la comprensión de Su religión, que les ayude a gobernar de acuerdo con Su shari'ah y mantenerse firmes en ella, que los salve a ellos, a nosotros y a todos los musulmanes en todo lugar del desvío, de las tentaciones y de las desgracias repentinas. Le pedimos también que derrote a los enemigos del Islam dondequiera que se encuentren, que les haga sufrir las consecuencias de sus tramas, y que concede el triunfo a nuestros hermanos Mugahidin (luchadores por la causa de Allah) en todos los lugares. Él es el Dueño de todo esto y el Capaz de hacerlo.
¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!



  Anterior     Siguiente