Búsqueda por el número de tomo > Quinto tomo > Nadie tiene el derecho de oponerse a las leyes que Allah legisló para Sus siervos

( Número del tomo 5; Página 431)

Nadie tiene el derecho de oponerse a las leyes que Allah legisló para Sus siervos

Pregunta: Un hombre dice que algunas leyes de la shari'ah (Ley Islámica) deben ser revisadas y modificadas porque no son convenientes para el progreso de esta era. Un ejemplo de ello: En la herencia, a cada varón le corresponde lo mismo que a dos mujeres. ¿Cuál es el veredicto legal sobre quien dice esto?
S. F. de El Cairo.
Respuesta: En cuanto a las leyes que Allah legisló para Sus siervos y las explicó en Su libro Sagrado o por boca de Su Mensajero digno de confianza -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- como las leyes de la herencia, las cinco oraciones, el azaque, el ayuno y otras cosas que Allah ha aclarado a Sus siervos y en las que la Ummah (Nación Islámica) se acordó por unanimidad, nadie tiene derecho a oponerse a ellas ni cambiarlas; porque se trata de una legislación clara que se decretó para la Ummah en el tiempo del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y después de él hasta el día del Juicio Final. De ellas, dar al hombre más que a la mujer -en la herencia- entre los niños, los niños de los hijos, los hermanos de ambos padres y hermanos de padre; porque Allah -Exaltado sea- lo ha explicado en Su Libro Sagrado y los ulemas están unánimemente de acuerdo al respecto.
Es obligatorio actuar según estas leyes con toda convicción y fe, y quien afirma que lo contrario es mejor, será considerado incrédulo, y también lo es quien permite contradecirlo. Esto porque se opone a las leyes de Allah -Exaltado sea-, a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y al consenso de la Ummah.
Las autoridades competentes deben pedirle arrepentirse si él es un musulmán. Luego, si se arrepiente, está bien; y si no, deben condenarle a muerte siendo incrédulo y apóstata. Pues, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Será condenado a muerte quien se convierta a otra religión. ¡Le pedimos a Allah que nos mantenga a todos los musulmanes sanos y salvos de las tentaciones engañosas y de oponerse a la shari'ah purificada!



  Anterior     Siguiente