Búsqueda por el número de tomo > Segundo tomo > Un consejo dirigido a todos los musulmanes

( Número del tomo 2; Página 144)

Un consejo dirigido a todos los musulmanes

De ‘Abd Al-‘Aziz ibn ‘Abdullah ibn Baz a todos los musulmanes que lo vean; ¡que Allah guíe tanto a ellos como a mí al camino de los creyentes, y nos proteja, tanto a ellos como mí, del camino de los que incurrieron en Su ira y el de los extraviados!
La paz, la misericordia y las bendiciones de Allah sean con ustedes. Este consejo y recuerdo se basan en la aleya en la que Allah -Exaltado sea- dice: Y hazles recordar, porque llamar al recuerdo beneficia a los creyentes Y dice en otra aleya: Y buscad ayuda en la virtud y en el temor (de Allah), no en la desobediencia ni en la transgresión Dice en otra sura: En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo: ¡Por el Tiempo!(1) Que es cierto que el hombre está en pérdida(2) Pero no así los que creen, llevan a cabo las acciones de bien, se encomiendan la verdad y se encomiendan la paciencia Además, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo en el hadiz: "La religión es consejo". Se le preguntó: "¿A quién, ¡Mensajero de Allah!?" Respondió; "Por Allah, Su Libro y Su Mensajero, a los líderes de los musulmanes y su comunidad en general". Recopilado por Muslim.
( Número del tomo 2; Página 145)
Estas aleyas perfectas y el honorable hadiz indican claramente la legitimidad de llamar al Recuerdo, el consejo mutuo y llamar a la virtud. Pues todo esto conduce a beneficiar a los musulmanes, enseñar a los ignorantes, guiar a los extraviados, advertir a los inconscientes, hacer recordar a los que olvidan, incitar al sabio a poner en práctica lo que aprende, y muchos otros beneficios.
Allah -Exaltado sea- Creó a la humanidad a fin de adorarle y obedecerle a Él, y envió a los Mensajeros como albriciadores y amonestadores, como dice Allah -Exaltado sea-: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Allah -Exaltado sea- dice: Obedeced a Allah y obedeced al Mensajero. Y si dais la espalda... Ciertamente a Nuestro mensajero sólo le incumbe transmitir con claridad También dice: Mensajeros portadores de buenas noticias y de advertencias, para que así los hombres, después de su venida, no tuvieran ningún argumento frente Allah , y dice: Así pues, llama al Recuerdo, pues sólo eres alguien que despierta el recuerdo
Cada persona que posee conocimiento religioso debe recordar a los otros, aconsejarles por Allah y llamar al camino de Allah según sus posibilidades, a fin de cumplir con el deber de comunicar el Mensaje del Islam, tomando como ejemplo a los nobles Mensajeros -la paz y las bendiciones de Allah sean con ellos- y de alejarse del pecado de ocultar las evidencias, con el que Allah amenaza a quienes lo cometen diciendo : A los que oculten las evidencias y la guía que hemos hecho descender, después de haberlas hecho claras para los hombres en el Libro, Allah los maldecirá y los maldecirán todos los maldecidores Se comprobó que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Quien guíe a alguien hacia la virtud, será recompensado con una recompensa equivalente a quien practique esa virtud Y dijo: Quien llame al camino recto, tendrá la misma recompensa de los que le sigan, sin que haga disminuir en nada la de ellos. Y quien llame a un camino desviado, tendrá la misma pena de los que le sigan y sin que haga disminuir en nada la de ellos Recopilado por Muslim en su Sahih.
( Número del tomo 2; Página 146)
A luz de lo anterior, aconsejo tanto a ustedes como a mí mismo que temamos a Allah secreta y públicamente, en la estrechez y en la comodidad. Pues es la recomendación de Allah y de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Dice Allah -Exaltado sea-: Encomendamos a los que recibieron el Libro antes que vosotros, como os hemos encomendado a vosotros mismos, que temierais a Allah El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía decir en sus sermones: Os recomiendo temer a Allah, oír y obedecer La expresión: "temer a Allah" es generalizada, abarca todo el bien y significa realizar los deberes que Allah ha impuesto y alejarse de lo prohibido; haciéndolo con sinceridad y amor hacia Allah, esperando Su recompensa y temiendo Su castigo. Allah ha ordenado a sus siervos temerle a Él, y les ha prometido, a cambio, facilitarles sus asuntos, además de darles salida de sus dificultades, proveerles de sustento, perdonarles sus pecados y hacerles entrar en el Paraíso, Allah -Exaltado sea- dice: ¡Hombres! Temed a vuestro Señor, pues en verdad el temblor de la Hora será algo terrible También dice: ¡Vosotros que creéis! Temed a Allah y que cada uno espere para el mañana lo que él mismo se haya buscado. Y temed a Allah, es cierto que Allah está informado de lo que hacéis En otra aleya dice: Y quien teme a Allah, Él le da una salida(2) Y le provee desde donde no lo espera Asimismo dice: Es cierto que los temerosos tendrán, junto a su Señor, los Jardines del Deleite Además dice: Y quien tema a Allah, Él le cubrirá sus maldades y le aumentará su recompensa Existen muchas aleyas que reflejan esta idea.
( Número del tomo 2; Página 147)
¡Oh musulmanes! Teman a Allah -Exaltado sea- y tomen la iniciativa de la piedad en todos los casos, y júzguense a sí mismos en todos sus dicho, hechos y tratos. Pues lo que coincide con la shari'ah (Ley Islámica) de Allah, no hay problema en obedecerlo; pero, en cuanto a lo prohibido por la shari'ah, adviértanse de ello, aunque tenga materialmente muchos beneficios, pues lo que hay junto a Allah es mejor y más duradero; y quien deja algo por Allah, Allah se lo compensa con otro mejor. Cuando los siervos temen a su Señor en todos sus asuntos, realizando Sus órdenes, y evitando Sus prohibiciones; Allah -Exaltado sea- les concede las consecuencias de la piedad, que son: el honor, el éxito y las riquezas, además de darles salida de las estrecheces, y darles felicidad y salvación en esta vida y en la Otra.
Está claro para todos que la mayoría de los musulmanes sufren dureza de los corazones y sienten aborrecimiento por la Otra Vida; además de alejarse de los motivos de salvación y apresurarse a la vida mundana para obtener sus gozos sin distinguir lo prohibido de lo permitido. Asimismo, la mayoría se entregan a las pasiones, la diversión y el desvío. Todo esto es el resultado de que los corazones se descuidan de la Otra Vida y se olvidan del Recuerdo y el amor a Allah. Estos corazones nunca reflexionan sobre las gracias, los favores y los signos de Allah; sean ocultos o evidentes. Tampoco están preparados para encontrarse con Allah -Exaltado sea- ni se recuerdan de ese momento en que se encuentren ante Él y se dirijan después, o al Paraíso o al Infierno.
¡Oh musulmanes! apresúrense a arrepentirse a su Señor, aprendan su religión, cumplan con sus deberes religiosos y eviten las prohibiciones, para ganar el honor, la seguridad, la guía y la felicidad en esta vida y en la Otra. Tengan cuidado de entregarse a la vida mundana, prefiriéndola de la Otra Vida; ya que ésta es la conducta de los enemigos de Allah y sus enemigos de entre los incrédulos y los hipócritas, además es el motivo principal del castigo en este mundo y en el del Más Allá. Dice Allah -Exaltado sea-: Es cierto que éstos aman la Vida Fugaz dejando a sus espaldas un día grave Allah -Exaltado sea- dice: Y que ni sus riquezas ni sus hijos te admiren. Allah quiere castigarlos a través de ello en esta vida y que les llegue el momento de entregar sus almas siendo incrédulos
( Número del tomo 2; Página 148)
Ustedes no fueron creados para la vida mundana, sino para la otra vida. También, se les ha ordenado proveerse para ella. Al contrario, la vida mundana fue creada para ustedes, a fin de aprovecharse de ella en adorar al Creador -Exaltado sea- y prepararse para Su Encuentro; y, por consiguiente, merecerían recibir la gloria, la seguridad, la orientación y la felicidad junto a Él en los Jardines de la Delicia. Es inconveniente que un hombre sensato se aleje de adorar a su Creador y su Señor, y se interesa de la dignidad prometida para él, y se ocupe por sus apetitos bestiales y el afán de disfrutar de los placeres mundanales efímeros, aunque Allah le ha garantizado lo mejor en la vida de aquí y del más allá. Cada musulmán debe advertirse del comportamiento de la mayoría, alegando que la gente sigue este camino y se ha acostumbrado a hacer esto y yo soy uno de ellos. Éste es el mayor desastre que aniquiló a la mayoría de los antepasados. ¡Oh prudente! Debe pensar en sí mismo y aferrarse a la verdad, aunque la gente le deje. Evite lo prohibido, aunque la gente lo cometa; pues la verdad merece ser seguida, como dice Allah -Exaltado sea-: Si obedecieras a la mayoría de los que están en la tierra, te extraviarían del camino de Allah Allah -Exaltado sea- dice también: Pero la mayor parte de los hombres, aunque tú lo ansíes, no son creyentes Algunos de entre los piadosos predecesores dijeron: Nunca menosprecie la verdad, por el poco número de sus seguidores, ni se engañe por la falsedad por el gran número de sus admiradores.
Me complace concluir mi amonestación con cinco puntos que encierran todo el bien:
Primero: Ser sincero en todos los actos de adoración, sean dichos o hechos, que se ofrecen a Allah, el Único.
( Número del tomo 2; Página 149)
Además, debe advertirse del politeísmo, el menor y el mayor. Éste es el deber más importante y encierra el significado del testimonio de que no hay más dios que Allah. La validez de los dichos y los hechos de los siervos se basa en este fundamento, como dice Allah -Exaltado sea-: En verdad te he inspirado a ti y a los que te precedieron, que si asocias algo conmigo se harán inútiles tus obras y serás de los perdedores
Segundo: aprender el Corán y la Sunna del Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y adherirse a ellos y preguntar a los ulemas sobre cualquier cuestión de la religión. Esto es un deber de todo musulmán, y a nadie se le permite dejarlo o desinteresarse de él o seguir su propia opinión y sus deseos sin conocimiento. Éste es el significado de que Muhammad es el Mensajero de Allah, que obliga al siervo que cree verdaderamente en que Muhammad es el Mensajero de Allah, y se adhiere a lo que fue revelado a él, y cree en todo lo que nos comunicó. Además no se debe adorar a Allah, a menos que sea en función de la shari'ah que fue transmitida a través de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, Allah -Exaltado sea- dice: Di: Si amáis a Allah, seguidme, que Allah os amará y perdonará vuestras faltas Y dice: Y lo que os da el Mensajero tomadlo, pero lo que os prohíba dejadlo Y el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Quien innove algo en nuestra religión que no sea de ella, será rechazado Es un hadiz de común acuerdo sobre su autenticidad. Dijo también: Quien innove algo en nuestra Religión que no sea de ella, le será rechazado Narrado por Muslim en su Sahih. Cada persona que da espalda al Corán y la Sunna es seguidor de sus deseos y pecador ante su Señor y, a consecuencia de esto, merece la ira y el castigo de Allah; como dice Allah -Exaltado sea-: Y si no te responden, sabe que únicamente están siguiendo sus pasiones. ¿Y quién está más extraviado que aquel que sigue sus pasiones sin ninguna guía de Allah?
( Número del tomo 2; Página 150)
Y Allah dice describiendo a los incrédulos: No siguen sino suposiciones y deseos de sus almas, a pesar de que les ha llegado ya la guía de su Señor El hecho de seguir los deseos apaga la luz del corazón- nos refugiamos en Allah- y desvía del camino de la verdad; como dice Allah -Exaltado sea- "no sigas los deseos, ya que te extraviarían del camino de Allah."
Adviértanse -que Allah los perdone- de seguir sus deseos y sus pasiones, y de dar la espalda a la guía. Deben adherirse a la verdad e invitar a ella; además de advertirse de quien la contradice, a fin de ganar el bien de la vida mundana y de la Otra Vida.
Tercero: Observar las cinco oraciones y procurar realizarlas en congregación; pues es el deber más importante después de los dos testimonios de fe, porque la oración es el pilar principal del Islam y el segundo de sus cinco fundamentos. Además es el primer deber sobre el cual el hombre será interrogado en el Día del Levantamiento; quien lo observa, guarda su religión, y quien lo deja, abandona el Islam. ¡Que pérdida la de este hombre y que terrible será su castigo cuando se encuentre con su Señor!
Tienen, pues, que observar las oraciones y encomendárselas entre sí, rechazando el hecho de quien la deja y abandona, ya que esto se considera como colaboración en el bien y la piedad. Se comprobó que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: El pacto entre ellos y nosotros es la oración. Pues, a quien la abandonara se le consideraría incrédulo. Recopilado por el Imam Ahmad y los autores de Sunan mediante un Isnad (cadena de narradores) auténtico. Y dijo: Entre el hombre y la incredulidad y el politeísmo no hay más que abandonar la oración Recopilado por el Imam Muslim en su Sahih. También, dijo: Quien de vosotros vea algo reprobable, que lo cambie con la mano; si no puede, que emplee la lengua (para censurarlo); si no puede, que emplee su corazón (deseando que ese mal desaparezca), y este último es el signo de la fe más débil
( Número del tomo 2; Página 151)
Narrado por Muslim en su Sahih.
Cuarto: Interesarse de pagar el azaque según lo que Allah ha impuesto, pues es el tercer pilar del Islam. Cada musulmán responsable debe contar lo que posee de riquezas, y saca su azaque siempre que transcurra un año de hégira de tenencia, en el caso de llegar al-nisab (la cantidad mínima en la que el azaque es debido). Así, debe estar complacido con esto, estando feliz por realizar lo que Allah impuso sobre él, reconociendo las gracias de Allah -Exaltado sea- haciendo el bien a los siervos de Allah. Cuando el musulmán lo hace, Allah le duplica la recompensa, y le recompensa por lo que ha gastado, y le bendice el resto, además de limpiarle y purificarle, como dice Allah -Exaltado sea-: Exígeles que den dádivas de sus riquezas y con ellos los limpiarás y los purificarás Si el hombre es tacaño en cuanto al azaque y lo descuida, Allah se enoja con él, quita la bendición de su riqueza, y le hace gastarla en vano. Asimismo, lo castiga en el Día del Levantamiento con esa riqueza, como dice Allah -Exaltado sea-: A los que atesoran el oro y la plata y no los gastan en el camino de Allah, anúnciales un castigo doloroso Cada riqueza cuyo azaque no se paga, se considera un atesoramiento, cuyo dueño será castigado por él en el Día del Levantamiento. ¡Que Allah nos proteja y a ustedes de esto!
En cuanto a los musulmanes no obligados a los preceptos religiosos; como el niño y el loco, su tutor debe cuidar de sacar el azaque de su riqueza, cada vez que haya transcurrido un año de hégira de tenencia; debido a las pruebas del Corán y de la Sunna que indican la obligación de sacar el azaque de la riqueza del musulmán generalmente, sea el dueño responsable o no.
Quinto:
( Número del tomo 2; Página 152)
Cada musulmán responsable (sensato y obligado a los preceptos religiosos), sea hombre o mujer, debe obedecer las órdenes de Allah -Exaltado sea- y de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-; como ayunar en el mes de Ramadán y realizar al-hajj (peregrinación mayor) si tiene posibilidades de hacerlo, y las demás órdenes. También, debe ser reverente con las cosas inviolables de Allah, y reflexionar en el objetivo por el cual ha sido creado y en las órdenes dirigidas a él. El musulmán debe juzgarse a sí mismo siempre; si cumple con las órdenes de Allah, debe sentir felicidad y agradecer a Allah, suplicando que Allah le dé firmeza. Al mismo tiempo, debe preservarse de la altivez, el orgullo y la vanagloria.
En el caso de no cumplir perfectamente con las órdenes de Allah o cometer lo prohibido, tiene que apresurarse en el arrepentimiento sincero, siguiendo el camino recto de Allah, y recordar a Allah y pedir siempre Su perdón y suplicar que Allah le ayude a hacer el bien. Si el siervo tiene éxito en realizar este hecho grande, esto le conduce a la felicidad en la vida mundana y en la Otra Vida. Pero, si está inconsciente de todo eso, y sigue sus deseos y sus pasiones, y se descuida de prepararse para la Otra Vida, esto será la causa de su extravío y perdición. Cada uno de ustedes debe reflexionar sobre sí mismo, para juzgarse a sí mismo y buscar sus defectos, así, descubrirá la triste realidad y se preocupará por sí mismo en vez de criticar a los demás. Entonces, se humillará ante Allah y le pedirá tolerancia y perdón.
Este juicio y esta humillación ante Allah -Exaltado sea-, es la razón de la felicidad, el éxito y la honra en la vida mundana y en la Otra.
Cada musulmán debe saber que todo lo que disfruta de salud, prestigio y bienestar procede de Allah. Además, todo lo que sufre de enfermedades, catástrofes, pobreza, escasez, enemigos u otras desgracias, es a causa de sus pecados.
( Número del tomo 2; Página 153)
Todos los sufrimientos y dolores que existen en la vida mundana o en la Otra Vida son a consecuencia de cometer pecados y contradecir las órdenes de Allah, y descuidar los deberes religiosos, como dice Allah -Exaltado sea-: Cualquier dolor que os aflija es a causa de lo que se buscaron vuestras manos, sin embargo Él pasa por alto muchas cosas Allah -Exaltado sea- dice: La corrupción se ha hecho patente en la tierra y en el mar a causa de lo que las manos de los hombres han adquirido, para hacerles probar parte de lo que hicieron y para que puedan echarse atrás
¡Oh siervos de Allah! Teman a Allah, glorifiquen Sus órdenes y Sus prohibiciones, apresúrense a arrepentirse de todos los pecados, y confíen unicamente en Allah, y apóyense en Él; pues es el Señor de todos las criaturas, Quien les Sustenta, todos sus asuntos están en Sus manos, nadie de ellos tiene capacidad para dañarse o beneficiarse ni tiene dominio sobre la vida, la muerte y la resurrección.
¡Que Allah les perdone!, den prioridad para los derechos de Allah -Exaltado sea- y los de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ante los de cualquier otra persona. Encomiéndense el bien, prohíbanse entre sí lo reprobable, crean en que Allah les hará el bien, recuerden a Allah y pidan Su perdón frecuentemente, ayudándose unos a otros en la virtud y en el temor de Allah, y no cooperen en el pecado y la transgresión. Castiguen a los desviados y oblíguenlos a cumplir con las órdenes de Allah, y prohíbanles de lo reprobable. Así mismo, si aman, amen por la causa de Allah, y si odian, que sea por Él; sean leales a las personas piadosas, y sean enemigos de los enemigos de Allah. Sean pacientes y soporten hasta que se encuentren con su Señor, donde tendrán el éxito de disfrutar felicidad, honra, dignidad y altos rangos en los Jardines del Deleite.
¡Que Allah nos conceda y a ustedes el éxito! ¡Que Allah guíe nuestros corazones, y los llene de temor y amor hacia Él; y el consejo por Él y para Sus siervos! ¡Que Allah nos proteja y a ustedes del mal de nuestras almas y nuestros pecados! ¡Que Allah dé éxito a nuestros responsables, y todos los de los musulmanes en lo que le complace a Él; que les ayude a apoyar la verdad y derrotar a la falsedad, y proteja a todos de las tentaciones desviadoras! Él es capaz de ello. La paz y la misericordia de Allah sean con todos ustedes. ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!



  Anterior     Siguiente