Búsqueda por el número de tomo > Segundo tomo > Un consejo general para los presidentes de los países islámicos y el conjunto de los musulmanes

( Número del tomo 2; Página 161)

Un consejo general para los presidentes de los países islámicos y el conjunto de los musulmanes

Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos, y la paz y las bendiciones sean con el Mensajero más honrado, nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros:

Un consejo para los presidentes de los países islámicos y el conjunto de los musulmanes:
La sabiduría de Allah -Exaltado sea- exige poner a sus siervos a prueba con el bien y el mal, la sanidad y la enfermedad, la pobreza y la riqueza, la fuerza y la debilidad; para ver cómo actúan, y si van a ser obedientes a Él en la estrechez y la comodidad, cumpliendo con Sus derechos en todos los tiempos y todas las situaciones, Allah -Exaltado sea- dice: Os pondremos a prueba con lo bueno y con lo malo y a Nosotros volveréis Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice: Alif, Lam, Mim(1) ¿Es que cuentan los hombres con que se les va a dejar decir: creemos y no van a ser puestos a prueba?(2) Es verdad que ya probamos a los que les precedieron. Para que Allah sepa quiénes son sinceros y quiénes son los falsos
Cuando esto se hace evidente, Allah -Exaltado sea- pone a los siervos a prueba para saber el grado de su gratitud y paciencia a fin de obtener sus recompensas según su estado y sus obras. El musulmán, a quien Allah ha favorecido con riqueza, debe recordar a su hermano pobre a través de confortarlo con su dinero y ayudarle a llevar las cargas de la vida, además de cumplir con el derecho de Allah sobre su dinero, recordando siempre la aleya en la que Allah -Exaltado sea- dice: Busca en lo que Allah te ha dado la morada de la Última Vida sin olvidar tu parte en ésta, y haz el bien igual que Allah lo hace contigo y no busques corromper la tierra; es cierto que Allah no ama a los corruptores
( Número del tomo 2; Página 162)
Si el musulmán disfruta de buena salud y posee cuerpo fuerte, tiene que recordar a sus hermanos y vecinos, de los enfermos y los indefensos, para ayudarles a satisfacer sus necesidades y esforzarse como pueda para aliviar su sufrimiento.
Asimismo, en el caso de poseer buen conocimiento, debe beneficiar a los musulmanes que han sido privados de esta gracia, guiándoles a lo que les beneficia en sus asuntos religiosos y mundanos, además de enseñarles las obligaciones que Allah ha impuesto sobre ellos. Así mismo, los musulmanes que son pobres, enfermos o discapacitados deben tener paciencia con lo que sufren, rogar el favor de Allah -Exaltado sea- y esforzarse para valerse de los medios permitidos que pueden eliminar su sufrimiento. Todos deben recordar la aleya en la que Allah -Exaltado sea- dice: Y cuando os anunció vuestro Señor: Si sois agradecidos, os daré aún más, pero si sois desagradecidos... Es cierto que Mi castigo es intenso Lo que se dice con respecto a los individuos también se dice con respecto a las naciones musulmanas. Pues la nación fuerte que posee riquezas, hombres sanos, armas o ciencias, tiene que proveer a la nación débil, ayudarla para protegerse a sí misma y su religión y defenderla contra de los enemigos. Además, la nación rica debe conceder algo de su riqueza, que Allah le ha otorgado, a la nación pobre. Esto es lo que implica la hermandad en el Islam, que el Señor ha establecido entre los musulmanes desde el este al oeste de la tierra. Pues Allah -Exaltado sea- dice: Los creyentes son, en realidad, hermanos
( Número del tomo 2; Página 163)
¡Oh líderes y dirigentes! ¡Oh musulmanes en todas partes! Les invito a ustedes a aplicar esta honorable aleya y establecer la hermandad verdadera entre los musulmanes a pesar de las diferencias entre sus razas, colores y lenguas. En otro sentido, pido a los musulmanes que sean unidos contra sus enemigos. Ténganse en cuenta -¡que Allah les conceda el éxito!- que los medios de pruebas en la actualidad son mucho más que en el pasado. Pues Allah -Exaltado sea- ha favorecido con diversas gracias a los grupos musulmanes, poniendo a otros grupos a pruebas como pobreza, ignorancia y el dominio de los enemigos, sean judíos, cristianos, comunistas u otros. También Allah ha puesto a las gentes a pruebas con los nuevos inventos y modernos aparatos, que facilitan la transmisión de información sobre sus situaciones y sus circunstancias y la conexión entre sí, les hacen asumir más responsabilidades y tener más capacidad para logar la victoria y prestar ayuda, si así lo quieren. Hoy en día, los musulmanes oyen y ven lo que sufren sus hermanos en Filipinas, Afganistán, Eritrea, Etiopía, Palestina y muchos otros países. Además, hay minorías musulmanas en países comunistas incrédulos donde nadie de los musulmanes presta atención para que ellas consigan sus derechos. Los musulmanes tampoco hacen lo necesario para apoyarlas y auxiliarlas, aunque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: El ejemplo de los creyentes, en su amor mutuo, misericordia y compasión, es como el de un sólo cuerpo, si cualquier parte está enferma, entonces todo el cuerpo sufre la fiebre y el insomnio El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: El creyente para otro creyente es como una estructura (pared), cada parte fortalece la otra. Entonces, el Profeta entrelazó sus dedos. También el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: El musulmán es hermano del musulmán, no lo oprime ni lo entrega a su enemigo, dejándolo sin ayuda. Allah acude en ayuda de aquél que acude en ayuda de su hermano. Quien libera de una pena a un musulmán, Allah lo libera de otra en el Último Día. Y quien cubre los defectos de su hermano, Allah le cubrirá los suyos en el Día del Juicio. Y dijo también: Quien libera a un creyente musulmán de una de las penas que le afligen en este mundo, Allah le libera de otra en el día del Juicio. Quien ayuda a otro que está en apuros, Allah le ayuda y le da facilidad en esta vida y en la Otra. Quien cubre una falta de un musulmán, Allah le cubre otra en esta vida y en el Más Allá. Allah cuida de Su siervo mientras él cuide de su hermano
( Número del tomo 2; Página 164)
( Número del tomo 2; Página 165)
Estos hadices auténticos del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ponen de relieve el estatus al que los musulmanes deben adherirse, de la cooperación y el sentimiento de necesidad de unos a otros. Los ulemas -que Allah los perdone- afirmaron que si una mujer musulmana sufre injusticia en el Occidente, la gente del Oriente deben auxiliarla. ¡Cómo se puede aplicar y al mismo tiempo se ejercen crímenes de asesinato, desplazamiento, injusticia, agresión y la detención sin razón contra cientos de los musulmanes, y nadie de sus hermanos les auxilian, excepto lo que Allah quiere! Los países islámicos y los individuos musulmanes, que poseen riquezas y dinero, deben ser misericordiosos y generosos con sus hermanos oprimidos. Asimismo, deben ayudarles por medio de los embajadores de confianza de los países islámicos, o por medio de las delegaciones que deben ser enviadas de vez en cuando en nombre de los países islámicos, para inspeccionar las condiciones de los musulmanes en estos países o de las minorías musulmanas en los países no islámicos. Si las naciones cristianas, judías, comunistas o otras naciones incrédulas salvaguardan los derechos de cualquier persona que pertenece a ella, aunque resida en otros países lejanos, emiten protestas y envían amenazas, a veces, si uno de ellos sufre algún daño, a pesar de ser corruptor en el país donde reside; ¡cómo se callan los musulmanes, hoy en día, ante lo que sus hermanos sufren de las guerras de exterminio y los tipos de tortura y humillación en muchos lugares en este mundo! Todos los grupos y naciones, que no se mueven para mantener a sus hermanos en el Islam, deben tener en cuenta que están a punto de ser afligidos con calamidades semejantes, que oyen o ven esto, cortando las relaciones entre los musulmanes. Entonces, no encontrarán quien les auxilie o elimine la injusticia y la tortura que sufren. En Allah hay que buscar ayuda, y es Quien puede despertar los corazones de sus siervos para obedecerle y guiar a los gobernantes musulmanes y a los musulmanes en general para ser unidos como un bloque compacto, para realizar las órdenes de Allah, aplicar el Corán y la Sunna, apoyar a los musulmanes y luchar contra los injustos y los agresores en aplicación de la aleya en la que Allah -Exaltado sea- dice: Es cierto que Allah ayudará a quien Le ayude. Verdaderamente Allah es Fuerte y Poderoso(40) Esos que si les damos poder en la tierra establecen el salat, entregan el zakat y ordenan lo reconocido y prohíben lo reprobable. A Allah pertenece el resultado de los asuntos , y en la aleya en la que -Exaltado y Altísimo sea- dice: Y buscad ayuda en la virtud y en el temor (de Allah), no en la desobediencia ni en la transgresión. Y temed a Allah, es cierto que Allah es Fuerte castigando Allah -Exaltado sea- dice en otra aleya: ¡Por el Tiempo!(1) Que es cierto que el hombre está en pérdida(2) Pero no así los que creen, llevan a cabo las acciones de bien, se encomiendan la verdad y se encomiendan la paciencia ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia, sus Compañeros y sus seguidores!
( Número del tomo 2; Página 166)



  Anterior     Siguiente