Búsqueda por el número de tomo > Tercer tomo > Preguntas importantes y sus respuestas

Preguntas importantes y sus respuestas

Éstas son algunas preguntas que recibí el 23 del mes de Safar de 1406 H. y sus respuestas:
Pregunta 1: Se dice que los primeros incrédulos reconocían que no adoraban a sus dioses sino para que les acercaran a Allah. En efecto, ellos eran idólatras. ¿Cómo ustedes juzgan a los que llaman Quburiyyun (los que glorifican excesivamente las tumbas) como politeístas, a pesar de que ellos no adoran ídolos, ni afirman que hay que adorar a los muertos? Ellos solamente buscan bendiciones a través de los muertos.
Respuesta 1: La fe no se define según las opiniones de la gente, sino se sujeta a la ley divina de Allah. Las cosas que los primeros incrédulos adoraban se podrían dividir en diversos tipos: ídolos, Profetas, hombres piadosos, árboles, piedras, etc. Así, no eran iguales respecto a lo que adoraban. Allah- Exaltado sea- los juzga como politeístas hasta que crean en Él y le adoren únicamente, Allah -Exaltado sea- dice: Y no os ordena que toméis a los ángeles y a los profetas como señores. ¿Os iba a ordenar la incredulidad después de haber sido musulmanes?
( Número del tomo 3; Página 137)
En esta aleya, Allah califica de incrédulos a quienes adoran a los Profetas y los ángeles, ya que no se someten a la verdad. Es bien sabido que los de Al-Ta'if adoraban a Al-Lat, que era un hombre piadoso. Sin embargo, Allah los declaró como incrédulos, hasta que entraron en el Islam, y el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- por su parte combatió con ellos hasta que se convirtieron al Islam. Asimismo, los cristianos adoran a Jesús y a su madre, a pesar de que él era un Profeta, y su madre Siddiqa (cree en el Mensaje Divino). Por ello, son incrédulos. Lo mismo pasa con los judíos, quienes adoraban a sus rabinos y monjes, así como a Esdras, diciendo que es hijo de Allah. Por eso, se consideran incrédulos también, Allah -Exaltado sea- dice: Di: Llamad a quienes deis realidad aparte de Él, ellos no tienen poder ni para libraros del mal ni para cambiarlo(56) Esos a los que invocan buscan ellos mismos el medio de acercarse a su Señor, a cual más cerca. Esperan Su misericordia y temen Su castigo Así, Allah reprocha a estos incrédulos que adoran a los piadosos diciendo que son un medio para acercarse a Allah, conseguir Su misericordia y evitar Su castigo. También Allah aclara en la aleya que estos piadosos no tienen el poder ni para proteger del mal a quienes los adoran ni para cambiar lo que está prescrito.
Los ulemas de la exégesis coránica dicen que esta aleya se refiere a los que adoran a Jesús, su madre, Esdras y cualquier otro hombre piadoso o Profeta.
Ibn Mas'ud -que Allah esté complacido con él- dijo que la aleya aludía a algunos hombres que adoraban a un grupo de los genios. A pesar de que estos genios se convirtieron al Islam, los hombres siguieron adorándolos.
En resumen, la aleya fue revelada por los Profetas y hombres piadosos que se convirtieron en ídolos adorados. Son incrédulos los que adoran tales ídolos, porque éstos no son capaces de protegerles del mal, ni de cambiarlo a otras personas.
Allah -Exaltado sea- dice: Ese es Allah, vuestro Señor, a Él Le pertenece la soberanía, mientras que los que invocáis aparte de Él no poseen ni la piel de un hueso de dátil(13) Si los llamáis, no oirán vuestra llamada y aunque pudieran oírla no os responderían. El Día del Levantamiento renegarán de que los hubierais invocado (asociándolos con Allah)
( Número del tomo 3; Página 138)
Esta aleya indica que invocar a alguien aparte de Allah es una forma de atribuir socios con Él, a pesar de que ellos dicen que no son nada más que sus intercesores ante Allah, es decir, no los invocan porque tienen el poder para beneficiar, dañar, crear o sostener, Allah dice que ellos afirmaban: Sólo los adoramos para que nos den proximidad a Allah Y decían, como señala otra aleya: Estos son nuestros intercesores ante Allah Así, Allah los juzgó como incrédulos, a pesar de que no alegan que sus adorados seguidos pueden crear, sostener, beneficiar o dañar, pues sólo creen que les van a acercar a Allah y que van a ser sus intercesores ante Él.
Allah -Exaltado sea- dice: Quien invoque a otro dios junto a Allah sin tener pruebas, tendrá que rendir cuentas ante su Señor.Es verdad que los que se niegan a creer no tendrán éxito Allah los describió en esta aleya como personas "que se niegan a creer", es decir, "incrédulos", aunque no adoran a sus ídolos porque creen que les pueden beneficiar, dañar, traer beneficios, evitar perjuicios o crear, sino porque creen que podrían llevarlos más cerca de Allah y ser sus intercesores ante Él.
Allah -Exaltado sea- dice: ¿Y quién está más extraviado que aquél que invoca, fuera de Allah, a quien el Día del Levantamiento no le responderá y se desentenderá de su invocación?(5) Cuando los hombres sean reunidos, ellos serán sus enemigos y renegarán de la adoración de la que fueron objeto por su parte Los adorados a los que se refiere esta aleya son los Profetas y hombres piadosos, entre otros.
En resumen, todos los sabios musulmanes coinciden en que quien adora a otro que no sea Allah, ya sea ídolo, Profeta, hombre piadoso o genio, etc., se considera
( Número del tomo 3; Página 139)
incrédulo por el consenso unánime de los ulemas. Las evidencias de esto están muy claras tanto en el Corán como en la Sunna. Algunas de dichas evidencias han sido citadas anteriormente. ¡Que Allah nos conceda el éxito!
Pregunta 2: Los primeros incrédulos confirmaban que adoraban a los ídolos para que les acercaran a Allah, o sea, reconocieron que los adoraban. Al contrario, los de ahora no dicen que adoran a los muertos, sino que buscan sus bendiciones.
Respuesta 2: Hay que juzgar las cosas depende de los actos y su significado, y no las palabras. Por lo tanto, si dicen: "no los adoramos, sino que buscamos su bendición", eso no les valdrá nada porque siguen las mismas prácticas de los politeístas antepasados, aunque no lo llamen adoración, sino invocación o búsqueda de bendiciones. Aferrarse a otro que no sea Allah, invocar a los muertos, Profetas y hombres piadosos, ofrecer sacrificios por ellos, arrodillarse antes ellos o pedirles socorro son actos de adoración, aunque los llamen servicio o lo den cualquier otro nombre, porque lo que se cuenta son los hechos, no las palabras que se dicen, tal como hemos mencionado anteriormente.
Un ejemplo de ello consiste en lo que hizo el grupo que salió con el Profeta a Hunayn. Cuando vieron a los incrédulos colgando sus armas en un árbol de loto llamado Dhat Anwat (que se cree que trae bendiciones), dijeron al Profeta: "¡Mensajero de Allah! asigna para nosotros Dhat Anwat como el de los politeístas". Entonces dijo el Profeta: "¡Allah Akbar! -Allah es más grande-. Por Aquél en Cuyas manos está mi alma, habéis dicho lo mismo que dijeron los hijos de Israel a Moisés: "queremos que nos busques un dios, igual que ellos tienen dioses".
En el hadiz se pone de relieve que el Profeta ha considerado que los dos dichos son iguales, a pesar de que el grupo de Hunayn sólo dijo: "Asigna para nosotros Dhat Anwat", mientras que los hijos de Israel buscaron explícitamente otro dios. Esto es porque lo que importa son los hechos y su significado, no las palabras en sí.



  Anterior     Siguiente