Búsqueda por el número de tomo > Cuarto tomo > Ética de los ulemas

( Número del tomo 4; Página 79)

Ética de los ulemas

Alabado sea Allah, Señor de los Mundos, y la paz y las bendiciones de Allah sean con el más honorable de los Profetas y Mensajeros, nuestro profeta Muhammad, su Familia y Compañeros:
Me gustaría aclarar a través de este discurso las éticas que los ulemas deben adquirir, y también lo que ellos deben hacer para seguir el ejemplo de su gran líder y modelo en todo el bien, nuestro profeta Muhammad ibn ‘Abdullah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, el Mensajero enviado por el Señor de los mundos, el líder de los musulmanes y el Imam de todos los que llaman al camino de Allah. Por eso, he elegido el título de "Éticas de los ulemas". Es conocido por cualquier persona que tenga el menor conocimiento que los sabios son los sucesores de los Profetas, porque los Profetas no dejaron, como herencia, riquezas materiales, sino sólo conocimiento. Este conocimiento es lo que se indica en el Libro de Allah -Exaltado sea- y la Sunna de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él. Por eso ‘A’isha -que Allah esté complacido con ella- cuando se le preguntó sobre los modales del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, respondió diciendo: sus modales eran los del Corán Estas palabras preciosas que dijo ‘A’isha nos indican que sus modales -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- consistían en seguir el Corán, cumpliendo con sus mandatos y evitando cometer sus prohibiciones. Esto también incluye la adhesión a las virtudes morales que el Corán ha elogiado, junto a quienes las aplican, y mantenerse lejos de lo que el Corán ha censurado, junto con quienes lo aplican. Sin duda, estas palabras son grandes y abarcan un amplio significado. La gente del conocimiento incluso los predicadores, profesores, y estudiantes, deben prestar atención al Libro de Allah y estudiarlo, aprendiendo de él los modales que Allah -Exaltado sea- ama, con el fin de adherirse a ellos, de modo que se conviertan en propias características, y un método que siguen dondequiera que estén, Allah -Exaltado sea- dice: Es cierto que esta Recitación guía a la vía más recta
( Número del tomo 4; Página 80)
De hecho, el Corán es la guía a la manera más justa y recta. ¡¿Acaso existe otro objetivo que un creyente desea conseguir mejor que estar en el camino más recto y justo?! Sin duda, éste es el objetivo más sublime e importante, ya que es el carácter magnánimo que Allah atribuye a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- elogiándole en la sura de Al-Qalam (el Cálamo), en las aleyas que dicen: Nun. ¡Por el cálamo y lo que escriben!(1) Que tú, por la gracia de tu Señor, no eres un poseso(2) Y tendrás por cierto una recompensa que no cesará(3) Y estás hecho de un carácter magnánimo
Por lo tanto, los sabios musulmanes, y los que buscan el conocimiento tienen que prestar mucha atención a este carácter, y adherirse al Libro de Allah, recitando sus suras, meditando sus significados, y poniéndolo en práctica, Allah -Exaltado sea- dice: Es un Libro bendito, que te hemos hecho descender, para que mediten sus signos y para que recuerden los que saben reconocer lo esencial Estos son los dotados de razón, a los que Allah ha concedido la ventaja de discernir entre la verdad y la falsedad, y la guía y el extravío. Quien quiere adquirir este gran carácter, debe concentrarse en aprender el Libro de Allah, recitarlo, reflexionar en sus significados, aplicarlo y estudiándolo con sus colegas. También, tiene que preguntar a los ulemas sobre las cuestiones que no entiende. Asimismo, debe beneficiarse de los libros confiables de exégesis, prestando mucha atención al aprendizaje de la Sunna profética porque ésta interpreta y explica el Corán, con el objetivo de seguir este camino recto, y estar entre la gente que recita el libro de Allah, medita en ello y aplica sus mandamientos. Los judíos tenían el libro de Allah, los cristianos tenían el libro de Allah, y los corruptos de entre los ulemas de esta comunidad tenían el libro de Allah. Pero, ¿qué es lo que les ocurrió? Se convirtieron en los peores seres creados por proceder contrariamente al Libro de Allah, y Él -Exaltado sea- se enojó con ellos. Lo mismo se aplica a sus seguidores y a cualquier persona que viole el Libro de Allah intencionalmente y que siga el camino de las personas equivocadas de entre los judíos, los cristianos y los demás. A todos ellos se aplica el mismo veredicto. El objetivo aquí es poner en práctica el Libro de Allah, tomándolo como código de modales, guía y curación, al igual que los creyentes predecesores. Allah -Exaltado sea- dice a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: Di: Este mi camino. Llamo a (la adoración) de Allah basado en una clara visión, tanto yo como los que me siguen. Y ¡Gloria a Allah! Yo no soy de los que asocian
( Número del tomo 4; Página 81)
Esto también forma parte de sus modales -la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él-, y de los de todos los ulemas: los del conocimiento basado en la visión clara, la fe correcta y el temor a Allah. Pero, los ulemas que carecen del temor a Allah y de la fe, no se incluyen en esto, porque los ulemas se caracterizan por hacer da'wah a Allah, basándose en un conocimiento sólido, poniéndolo en práctica, y aclarando la verdad con sus evidencias de la shari'ah, mediante sus dichos, acciones y creencias. Ellos son los predicadores que llaman y orientan a la gente a seguir el camino recto, a la luz del Libro de Allah, y la Sunna de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Son quienes no venden los signos de Allah a bajo precio, sino que transmiten a la gente la religión de Allah, orientándolos a la verdad con la que Allah envió a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y manteniéndose siempre pacientes ante cualquier daño. Por lo tanto, se sabe que quien llama a la gente a Allah ignorantemente no está siguiendo el modelo del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, ni de los ulemas musulmanes, sino es más bien un delincuente, porque Allah -Exaltado sea- considera el hecho de hablar acerca de Él sin conocimiento como un acto más grave que el politeísmo, ya que conduce a una gran corrupción, Allah -Exaltado sea- dice en Su Libro Claro: Di: Lo que de verdad ha prohibido mi Señor son las indecencias, tanto las externas como las que se ocultan, la maldad, el abuso sin razón, que asociéis con Allah aquello sobre lo que no ha descendido ninguna evidencia y que digáis sobre Allah lo que no sabéis Pues, Allah -Exaltado sea- ha puesto el hecho de hablar acerca de Él sin conocimiento en la cumbre de las prohibiciones, porque esta aleya pone en orden creciente las prohibiciones y menciona este acto justo después del politeísmo. Por lo tanto, se conoce el peligro de hablar en Nombre de Allah sin tener conocimiento, y que es una de las mayores abominaciones y uno de los pecados mayores, ya que conduce a malas consecuencias, y al extravío de la gente. En otra aleya de la sura de Al-Baqara (la Vaca), Allah aclara que hablar de Él sin conocimiento forma parte de los actos a los que Satanás llama y ordena a la gente, por lo que un buscador de conocimiento no debe seguir el camino de Satanás, Allah -Exaltado sea- dice: ¡Hombres! Comed lo lícito y bueno que hay en la tierra y no sigáis los pasos del Shaytán; es cierto que él es un claro enemigo vuestro(168) Os manda el mal y la indecencia y que digáis de Allah lo que no sabéis
( Número del tomo 4; Página 82)
Contempla, pues, ¡hermano mío!, lo que Allah menciona de este enemigo declarado que manda hacer maldades e indecencias y hablar de Allah sin tener conocimiento, porque el maldito diablo sabe el peligro que encierra este acto. Una persona que habla de Allah sin conocimiento puede legalizar lo prohibido y prohibir lo lícito. Asimismo rechaza la verdad y ordena el mal por su ignorancia. Por lo tanto, los ulemas y estudiantes de ciencias religiosas deben tener cuidado de hablar de Allah sin tener conocimiento, y prestar atención a las pruebas de la shari'ah, a fin de basarse en el conocimiento cuando llaman a la gente a seguir o a evitar algo y abstenerse de hablar de Allah sin conocimiento. Los que conocen a Allah, son las personas que le temen más y evitan infringir Sus límites establecidos, Allah -Exaltado sea- dice: En realidad sólo temen a Allah aquellos de Sus siervos que tienen conocimiento Cada musulmán, y también cada ulema teme a Allah, pero en diferentes grados. Las personas que temen perfectamente a Allah son los ulemas, es decir los que conocen Su religión. Estos no son los sabios de medicina, ingeniería, geografía, matemáticas, ni de cualquier otra ciencia, sino, son los ulemas que tienen conocimiento de Allah, de Su religión y de aquello con lo que fue enviado Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, a la cabeza de los cuales están los Mensajeros -la paz sea con ellos-. Los Mensajeros y Profetas están por encima de todos los ulemas, les presentan un modelo a seguir y son los líderes. Los que vienen después de ellos son los sucesores que heredan su conocimiento, y llaman a la gente a seguir lo mismo que ellos ordenaron. Fue narrado en el hadiz: Los sabios son los herederos de los Profetas. Por tanto, los ulemas -aunque los que viven en un tiempo posterior como el nuestro- deben seguir el ejemplo de los predecesores justos en cuanto a temer a Allah, reverenciar Sus órdenes y prohibiciones y observar Sus límites prescritos. Deben también apoyar la verdad y llamar a los demás al camino de la guía sin temer recibir reproches de nadie. En consecuencia, su conocimiento se vuelve útil, liberan su conciencia y benefician a la gente con su conocimiento, Allah -Exaltado sea- dice: En realidad sólo temen a Allah aquellos de Sus siervos que tienen conocimiento Se refiere al temor absoluto, que alcanzan (los ulemas) la gente con conocimiento, a cuya cabeza están los Mensajeros y Profetas, luego los mejores de entre los ulemas y así gradualmente, basándose en el grado de su temor a Allah, de su conocimiento, de la fuerza de su fe, y la perfección de su creencia.
( Número del tomo 4; Página 83)
Cuando algunos Compañeros, al preguntar sobre los actos de adoración voluntarios que el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- solía hacer en secreto, creyendo que eran pocos, dijeron: "¡Qué tan lejos estamos de la posición del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- a quien Allah ha perdonado todos sus pecados anteriores y posteriores.", tal como fue auténticamente recopilado, bajo la autoridad de ‘A’isha -que Allah esté complacido con ella- que: Uno de ellos dijo: "Dedico toda la noche a la oración sin dormir"; dijo el otro: "Ayuno todos los días sin romper el ayuno" dijo el tercero: "En cuanto a mí; jamás duermo en la cama", y dijo el cuatro: "yo nunca como carne". Cuando el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- se enteró de esto, hizo un sermón a la gente, diciéndoles, después de haber alabado a Allah y celebrado Su gloria: "Sabed que soy el que más teme a Allah. Sin embargo, rezo y duermo, ayuno unos días y otros no,y me caso con las mujeres. Cualquiera que se opone a mi Sunna, no es de los míos" Él -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- aclaró que es el que más teme a Allah de entre la gente, y el que más sabe lo que se debe evitar. De la misma manera, los Mensajeros de Allah anteriores, eran las personas que tenían más conocimiento y temor de Allah de entre la gente, luego les siguen los diferentes rangos de ulemas. Sin embargo, la perfección del temor a Allah no quiere decir que estos ulemas sean infalibles. Cualquiera de ellos puede cometer errores, pero vuelve a la verdad una vez que se le ha manifestado, tal como dijo el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: Todos los hijos de Adán pecan, y los mejores de los que pecan son los que se arrepienten. Pues, quien busca el conocimiento tiene que asegurarse de la verdad basada en las pruebas, pidiendo de Su Señor el éxito y el apoyo, teniendo una intención sincera. Si se equivoca después de todo esto, tendrá una recompensa y si acierta, tendrá dos, de acuerdo con la Sunna auténtica recopilada del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él. El temor a Allah requiere abstenerse de infringir los límites prescritos por Allah y seguir el método del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él-. Cualquiera adición a esto, será una exageración ilícita. El erudito verdadero es quien cumple con los límites prescritos de Allah, en lo que se refiere a la permisibilidad, la prohibición, el cumplimiento y la abstención. Sin embargo, tiene que tener mucho cuidado de no decir nada sobre Allah sin conocimiento y de actuar en contra de lo que sabe, en cuyo caso se parecería a los judíos que hacían lo mismo. Allah -Exaltado sea- menciona algunas características buenas de la gente piadosa de la Gente del Libro para recordárnoslo diciendo: En su historia hay una lección para los que saben reconocer lo esencial Ciertamente hay lecciones en la historia y los relatos tal como Allah -Exaltado sea- nos informa. Él- Exaltado sea- dice también: No todos los de la gente del Libro son iguales, los hay que forman una comunidad recta: recitan los signos de Allah durante la noche y se postran(113) Creen en Allah y en el Último Día, ordenan lo reconocido e impiden lo reprobable y compiten en las acciones de bien. Esos son de los justos
( Número del tomo 4; Página 84)
Éste es un ejemplo de sus buenas acciones, y características que Allah -Exaltado sea- menciona de ellos, para que podamos seguirles e imitar a las buenas personas. Al final de la sura Al-'Imran (la Familia de Imran), Allah -Exaltado sea- dice también: Entre la gente del Libro hay quien cree en Allah, así como en lo que se os ha hecho descender y en lo que se les hizo descender a ellos, son humildes ante Allah y no venden los signos de Allah a bajo precio. Esos tendrán la recompensa que les corresponda ante su Señor; ciertamente Allah es Rápido en tomar cuenta de las acciones Éstas son las buenas cualidades adoptadas por los piadosos de entre la Gente del Libro y por los ulemas a quienes Allah ha guiado. Creen en Allah, le temen a Él con obediencia y humillación entre Sus manos -Exaltados sea-. Además, no venden las aleyas de Allah a bajo precio, no rechazan ni ocultan la verdad, como hicieron sus ulemas extraviados. Ellos ocultaron las referencias a Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y también la mayor parte de la verdad, con el fin de conseguir los goces de esta vida efímera. En cuanto a la gente del conocimiento y de la fe, de entre los predecesores y posteriores que temen a Allah, éstos declaran y pronuncian la verdad y no venden las aleyas de Allah a bajo precio. Al contrario, una de sus acciones más grandes es declarar la verdad, orientar a los demás hacia ella, advertir a la gente contra la falsedad, anhelando la recompensa de Allah -Exaltado sea- y temiendo Su castigo, Allah -Exaltado sea- dice: ¿Acaso el que sabe que lo que te ha descendido de tu Señor es la verdad, es como el ciego? Realmente sólo recapacitan los que saben reconocer lo esencial Dice también: Di: ¿Son iguales los que no actúan y los que sí actúan? Sólo recapacitarán los que saben reconocer lo esencial
( Número del tomo 4; Página 85)
En estas dos aleyas, Allah- Exaltado sea- indica que aquél que sabe la verdad revelada por Allah, que consiste en la guía, el bien y la reforma, no es igual a aquél que, estando ciego, ignora la verdad y se encuentra extraviado del camino por la falsedad de su pensamiento y el desavío de su corazón, los dos no son iguales. Él -Exaltado sea- dice: Realmente sólo recapacitan los que saben reconocer lo esencial Allah deja claro que el recuerdo y la reflexión son hechos que pertenecen a los dotados de mente sana y perspicacia. Luego, Allah -Exaltado sea- menciona sus grandes características diciendo: Esos que cumplen con el pacto de Allah y no rompen el compromiso Éstas son las cualidades que distinguen a la gente del conocimiento y la fe, que son aquellos que cumplen con el pacto de Allah, cumplen con sus obligaciones, se mantienen firmes en Su religión en sus dichos, actos y creencias, y nunca violan sus pactos. Más bien cumplen con sus promesas y pactos, también mantienen los lazos que Allah ordenó que se mantuvieran, temen a Su Señor, y tienen en consideración el rendimiento de cuentas. Ellos mantienen los lazos en términos de estar firmes en cumplir con los mandatos de Allah, ser sinceros ante Él y seguir la Sunna del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. En consecuencia, hay que creer en la Unicidad de Allah, y seguir al Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, uniendo entre ambos principios: obrar bien y los dos testimonios de que "no hay más dios fuera de Allah y que Muhammad es el Mensajero de Allah". De esta manera, ellos siguen la fe con buenas acciones, como tratar bien a los padres, mantener los lazos de parentescos, temer a Allah de modo que les apoye para obedecerle y evitar cometer pecados. Sienten un verdadero temor de Allah -Exaltado sea- sin pretensiones que afecten sus corazones, se someten a Allah, exaltan Sus cosas inviolables, evitan sus prohibiciones, y cumplen con Sus mandamientos. De este modo, la gente de conocimiento y fe temen a Allah de una manera fructífera que tiene como resultado conducir a la verdad y salvarse de la falsedad; y tienen miedo de que su cuenta sea negativa Éste es otro de los resultados de la piedad perfecta, que es sentir miedo del peor rendimiento de cuentas. Por lo tanto, se prepararon y se mantuvieron firmes en el camino temiendo el terrible ajuste de cuentas que tendrá lugar en el Día de la Resurrección. Luego, Allah menciona la sexta y la séptima cualidad que les caracterizan, diciendo -Exaltado sea-: Y los que tienen paciencia buscando con ello la faz de su Señor, establecen el salat... Es decir tienen paciencia al obedecer a Allah y evitar Sus prohibiciones,
( Número del tomo 4; Página 86)
sin orgullo presumido ni hipocresía, pero deseando ganar la complacencia de Allah y acercarse a Él. La gente de la fe y del conocimiento son aquellos que soportan las dificultades al obedecer a Allah, se abstienen de cometer pecados, transmiten el Mensaje de Allah, observan las oraciones obligatorias, no dejan de lado ningún precepto de lo que Allah les ordenó respecto a este gran acto de adoración, que es el pilar principal del Islam, realizándolo tal como les fue prescrito. Allah -Exaltado sea- menciona la octava y novena característica diciendo: gastan de lo que les damos, en secreto y en público, y responden al mal con el bien Esta aleya significa que ellos gastan en secreto y en público para alcanzar la complacencia de Allah y hacer el bien a Sus siervos. Es decir, la gente ve parte de sus gastos en el bien, mientras que la otra parte queda oculta. En consecuencia, ellos buscan las gracias de Allah, Su misericordia a través de pagar el azaque debido, y gastar de lo que Allah les ha dado en todos los campos del bien. y responden al mal con el bien Ellos responden al mal con el bien, debido a su perfecta paciencia, soportando y conteniendo la ira. Así son los ulemas que tienen conocimiento de Allah y también de los justos de entre Sus siervos. Allah -Enaltecido sea- dice: Esos tendrán la Morada del Buen Final Allah explica esta Morada del Buen Final que ellos tendrán como recompensa, diciendo: Los jardines de Adn en los que entrarán en compañía de aquellos de sus padres, esposas y descendencia que hayan obrado rectamente
( Número del tomo 4; Página 87)
Una parte de la recompensa que tendrán por sus acciones anteriores es que Allah les envolverá con sus gracias y Misericordia y también a sus padres, a sus descendientes y cónyuges. Mantenerse firme en los mandamientos de Allah, cumplir con Su derecho, ordenar el bien reconocido, prohibir el mal reprobable, mantenerse persistente en la verdad, tener paciencia en ella, y responder al mal con el bien, todo esto conduce a la salvación de la persona, de sus padres, su cónyuge, y su descendencia. Asimismo, se reunirán todos en la Morada de Honor, siendo que los ángeles les visitarán, dándoles la bienvenida. Por otro lado, una de las grandes mercedes de Allah que otorga a Su siervo es hacer de él un motivo de guía para su padre, su madre, su esposa y su descendencia. Igualmente, una de las grandes mercedes que Allah otorga a una mujer es hacer de ella un motivo de guía a su padre, su madre, su esposo y su descendencia. Se sabe de esta noble aleya que la entrada de los padres, cónyuges, y descendencia en el Paraíso, se debe a que eran piadosos, no por el mero parentesco. Los únicos motivos son su piedad, su firmeza y el esfuerzo en la obediencia de Allah, que es el gran mediador para introducir al siervo, sus parientes, cónyuges, descendencia y reunirlos en la Morada del Honor. Esta aleya noble es semejante a otra en la sura de Saba´ donde Allah dice: Y no son ni vuestras riquezas ni vuestros hijos lo que os dará proximidad a Nos; sino creer y actuar con rectitud. Esos tendrán, por lo que hicieron, una recompensa doblada y estarán a salvo en las altas Estancias , y otra aleya de la sura de Al-Hugurat (los Aposentos Privados) en que Allah dice: ¡Hombres! Os hemos creado a partir de un varón y de una hembra y os hemos hecho pueblos y tribus distintos para que os reconocierais unos a otros. Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allah es el que más Le teme. Allah es Conocedor y está perfectamente informado Estas aleyas nobles, y las demás con el mismo sentido indican que alcanzar los altos rangos, entrar en el Jardín de la Delicia, salvarse del castigo y de la ira de Allah no se logra a través de los deseos, súplicas o linajes, sino, primero, con el éxito y la misericordia de Allah y, luego, mediante tener paciencia en obedecer a Allah, en alejarse de Sus prohibiciones, y buscar todos los métodos que conducen a Él -Exaltado sea-, ser sinceros en los actos realizados, suplicándole y pidiéndole el éxito y la guía, y al mismo tiempo, soportando las dificultades, obstáculos, y calamidades que se encuentren en el camino de la verdad. De este modo, alcanzaron todo este gran bien y lograron la Morada de la Delicia. En consecuencia, la gente de la fe, del conocimiento y de la guía deben adquirir estos grandes modales y seguir su camino para lograr la Morada del Buen Final. Por lo tanto, la paciencia, la sinceridad y la devoción, son imprescindibles, Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Insan (El hombre): Su recompensa por haber tenido paciencia es un jardín y seda , y dice en la sura de Al-Mu´minun (los Creyentes): Verdaderamente hoy les hemos recompensado porque fueron pacientes y ellos son los que han tenido éxito En la sura de Al-Furqan (el Discernimiento), Él dice, mencionando las características de los siervos del Misericordioso:
( Número del tomo 4; Página 88)
Esos tendrán como recompensa la Estancia más alta porque fueron pacientes. Y serán recibidos con saludo y paz Éstas son las cualidades que menciona diciendo: Los siervos del Misericordioso son aquéllos que caminan por la tierra humildemente Ellos alcanzan este rango por su paciencia en la obediencia de Allah, al abandonar las prohibiciones de Allah y al tener paciencia ante las calamidades. Se debe prestar mucha atención a este asunto, y prepararse bien para ello. Por otro lado, un estudiante de ciencias religiosas debe saber que la paciencia es imprescindible y que las grandes obras y la enorme recompensa no se consiguen solamente mediante las súplicas y los deseos, sino con las obras y la paciencia. Pido a Allah a través de Sus Nombres y Atributos que nos guíe a nosotros y a todos los musulmanes al conocimiento útil y a las buenas acciones y que nos facilite adquirir los modales de la gente del conocimiento y la fe y de los Mensajeros y aquellos que los siguen haciendo el bien. Pido a Allah que nos dé con abundancia a nosotros y a todos los musulmanes el conocimiento útil, las buenas obras y la percepción clara, que nos proteja a todos nosotros de las maldades de nuestras almas y de nuestras peores obras. ¡Que Allah -Exaltado sea- otorgue el éxito a todos los responsables de los musulmanes, en todos los lugares y les guíe hacia todo lo que le complace y lo que conduce a la reforma de los siervos, que guíe a los líderes musulmanes y les apoye para cumplir con la obediencia de Allah y de Su Mensajero! ¡Que Allah les oriente para cumplir y aplicar Su shari'ah y evitar todo lo que la contradice! Pido a Él -Exaltado- que resuelva los asuntos de los musulmanes en todos los lugares, les conceda la comprensión de la religión y que les apoye a recordarlo, agradecerle y adorarle perfectamente. Ciertamente, Él -Exaltado sea- Es el Único Capaz de hacerlo.
¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros y a todos aquellos que le siguen con bondad hasta el Día del Juicio!



  Anterior     Siguiente