Búsqueda por el número de tomo > Cuarto tomo > La obligación de ser veraz y sincero en las transacciones

( Número del tomo 4; Página 103)

La obligación de ser veraz y sincero en las transacciones

Alabado sea Allah, y la paz y las bendiciones sean con el Mensajero de Allah, y su Familia, Compañeros y seguidores:
Allah -Exaltado sea- obliga a los musulmanes a que sean veraces y sinceros en todos los tratos. Asimismo, les prohíbe mentir, estafar y engañar a los demás. Esto es porque la veracidad, la sinceridad, y la honestidad sirven para reformar la sociedad, promover la cooperación útil entre los musulmanes, y protegerlos de cometer injusticias o agredirse unos a otros. Por otro lado la estafa, el engaño y la mentira producen la corrupción en la sociedad, la injusticia, la usurpación de las propiedades ajenas y los sentimientos de enemistad y odio entre sus miembros. En este sentido, fue auténticamente recopilado que el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: La religión es el buen consejo. Se le preguntó: “¿Para quién, ¡mensajero de Allah!?” Dijo: “A Allah, a Su Libro, a Su Mensajero, a los líderes de los musulmanes y a la gente en general”. Recopilado por Muslim en su Sahih. Fue recopilado en los dos Sahihes, bajo la autoridad de Garir ibn ‘Abdullah Al-Bagali -que Allah esté complacido con él- dijo: Le he jurado fidelidad al profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, establecer las oraciones, pagar el azaque debido y aconsejar a todos los musulmanes. También fue recopilado los dos Sahihes, bajo la autoridad de Hakim ibn Hizam -que Allah esté complacido con él- que dijo que el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: El vendedor y el comprador tienen el derecho de opción mientras no se separen. , o dijo: hasta que se separen. Si son veraces y se aclaran, su acción será bendecida; Pero, si ocultan o mienten, su acción será privada de la bendición. Fue auténticamente transmitido que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Quien nos engaña no es de nosotros En el Sahih de Muslim, bajo la autoridad de Abu Hurayra -que Allah esté complacido con él- dijo: El Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- pasó en un zoco por un montón de fruta. Introdujo la mano en él y sus dedos salieron mojados. Entonces preguntó: "¿Qué es esto, vendedor?" Respondió: "¡Ha llovido encima, ¡Mensajero de Allah!" Entonces le dijo: "¿Y por qué no lo has puesto encima para que lo viera la gente? ¡Quien nos engaña y defrauda no es de nosotros!"
( Número del tomo 4; Página 104)
Estos hadices auténticos, y los demás que llevan el mismo significado, muestran la obligación de la sinceridad, la transparencia, y la veracidad en los tratos, y la prohibición de la mentira, la estafa y el engaño. Asimismo, indican que la veracidad y la sinceridad traerán bendiciones a los tratos, mientras que la mentira y la estafa las impiden. Ser sincero y honesto incluye mostrar los defectos ocultos al comprador o al inquilino, indicándole el precio real y la oferta. La estafa y el engaño incluyen incrementar falsamente el precio de compra o de oferta, de modo que el comprador o el inquilino pague un precio superior al real. Fue recopilado en los dos sahihes, bajo la autoridad de Abu Hurayra -que Allah esté complacido con él- dijo que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: A tres clases de personas no les hablará Allah en el Día de la Resurrección, ni les mirará (con misericordia), ni los purificará (de sus faltas) y tendrán un castigo doloroso: Un hombre con agua de sobra en el desierto y se la niega al viajero; Un hombre que vende mercancía a otro, después de la oración de la tarde, y le jura por Allah que le ha costado tanto o cuanto, de forma que el comprador le crea, pero que, en realidad, no es así y un hombre que se compromete fidelidad al gobernante, pero, en realidad, su compromiso no es sólo por beneficios mundanos; si le da algo, cumple con su compromiso; si no le da, no cumple. Es un deber de todos los musulmanes temer a Allah en los tratos, y tener precaución de hacer cualquier cosa que provoque la ira de Allah y Su castigo severo con que Él ha amenazado a quienes cometen engaños, traiciones y mentiras. Por otro lado, los musulmanes deben aconsejarse entre sí para ser veraces, sinceros, y temerosos a Allah en todos los asuntos, Ya que esto dará lugar a la felicidad en este mundo y en el Más Allá, la pureza del corazón, además de tener una sociedad sana. También garantiza las bendiciones de las transacciones y la salvación de devorar lo ilícito y hacer injusticia a otro musulmán.
Se comprobó que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: "El creyente es para otro como una construcción en la que unas partes sujetan a las otras. (Y dijo esto entrelazando sus dedos)." Dijo también: El ejemplo de los creyentes, en su amor mutuo, misericordia y compasión, es como el cuerpo humano, que si se duele que si se duele en él un órgano se resiente el resto del cuerpo por la fiebre y el insomnio."
Le pido a Allah -Exaltado sea- que reforme los asuntos de los musulmanes, que una sus corazones en la piedad y que guíe a sus gobernantes. Que Allah nos conceda la veracidad y la sinceridad en todos nuestros asuntos y nos ayude en cooperarnos en la justicia y la piedad, pues, en verdad, Él es el Todo Generoso, ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!



  Anterior     Siguiente