Búsqueda por el número de tomo > Quinto tomo > La obligación de ordenar hacer el bien y prohibir hacer el mal

( Número del tomo 5; Página 58)

La obligación del orden de hacer el bien y la prohibición de hacer el mal

Alabado sea Allah y la paz y las bendiciones de Allah sean con el Mensajero de Allah, su Familia, sus Compañeros y aquellos que siguen su guía.

Entre las más importantes misiones, las principales tareas y las mejores oblaciones es el hecho de aconsejarse mutuamente con la Verdad y la orientación siempre hacia el bien y el acto de encomendarse la verdad y mantenerse firme en ello, además de la advertencia de todo lo que contradice la Verdad y motive la ira de Allah, Exaltado sea, y nos aleje de Su miseicordia. Rogamos a Allah -Exaltado sea- que reforme nuestros corazones y todos los actos tanto para nosotros como para todos los musulmanes, que nos conceda la gracia para comprender bien Su religión y que nos mantenga firmes en ello, que auxilie Su religión y eleve Su palabra, que mejore los actos de los responsables de los musulmanes concediéndoles éxito para hacer el bien, que arregle los corazones de sus ayudantes, que les ayude a realizar todo lo beneficioso para todos Sus siervos y las comunidades, que les otorga la buena comprensión de la religión y que arregle sus corazones para aplicar Su legislación, aferrándose siempre al camino recto, pues es Él el Todopoderoso.
¡Oh queridos musulmanes!, el acto de promover el bien y prevenir el mal es un tema tan importante, digno de atender, porque su realización conduce al bien común de toda la comunidad y su salvación de todo mal, y su abandono motiva gran peligro e inmensa corrupción, ausencia de las virtudes y presencia de los vicios, de conformidad con lo que dijo Allah -Exaltado sea- en Su Libro, el Corán, pues ha demostrado el valor y la gran importancia de este asunto, adelantando su mención a veces a la de la fe, que es la base del Islam, como indica esta aleya: Sois la mejor comunidad que ha surgido en bien de los hombres. Ordenáis lo reconocido, impedís lo reprobable y creéis en Allah
( Número del tomo 5; Página 59)
La única razón lógica de mencionarlo antes de la fe se debe a que es un tema de mucha importancia y que acude a grandes intereses públicos, sobre todo en la actualidad, porque es muy importante la necesidad de los musulmanes para la propagación de la virtud y la prevención del mal, dado que hay gente que empieza a inclinarse hacia la desviación y los pecados, además de la extensión del politeísmo y las bid`ah (innovación en la religión) en todas partes. Esta obligación de promover el bien y prevenir el mal fue auténticamente comprobada y apreciada por parte de los musulmanes durante los tiempos del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y sus Compañeros, incluso durante la época de los Salaf Salih (piadosos predecesores) y lo siguieron a rajatabla, por lo tanto, es un tema de gran importancia últimamente debido, a la difusión de la ignorancia, la escasez de la ciencia y la negligencia de mucha gente hacia esta gran obligación.
En la actualidad, tal vez este asunto haya sido más difícil y el peligro ha sido muy grande por la difusión del mal y la inmensa corrupción y la abundancia de los propagadores de la falsedad, además de la escasez de los predicadores del bien, como hemos mencionado antes, por eso, Allah - Exaltado sea- nos ordena y nos incita a hacerlo y lo menciona antes de la fe en esta aleya de la sura de Al-‘Imran (la Familia de Imran): Sois la mejor comunidad que ha surgido en bien de los hombres , se refiere a la comunidad del profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- puesto que es la mejor y la más querida comunidad para Allah, de acuerdo con un hadiz auténtico del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en que dijo: Vosotros completáis el número de setenta comunidades, de las que vosotros sois los mejores y los más nobles para Allah -Exaltado sea-.
El hecho de ordenar hacer el bien y evitar el mal existía entre las comunidades anteriores, pues Allah lo reveló por Sus Mensajeros y lo mencionó en Sus libros.
La base del bien es el monoteísmo con sinceridad, y la del mal es el politeísmo y adorar a otro que no sea Allah.
Todos los Mensajeros fueron enviados por Allah a todas partes para llamar a la gente a la unicidad de Allah, que es la mejor obra de bien y prohibir el hecho de cometer actos de politeísmo, que es el acto más reprobable.
( Número del tomo 5; Página 60)
Cuando los hijos de Israel renunciaron a esto, Allah -Exaltado sea- dijo acerca de ellos: Los hijos de Israel que cayeron en la incredulidad fueron maldecidos por boca de Daud y de Isa, hijo de Maryam. Esto les pasó porque desobedecieron y fueron más allá de los límites Luego, Allah -Exaltado sea- explica los pecados que cometían: No se impedían entre ellos ninguna acción reprobable. ¡Qué malo es lo que hacían! , y los considera como la mayor desobediencia y la máxima agresión, por estos motivos: Esto les pasó porque desobedecieron y fueron más allá de los límites(78) No se impedían entre ellos ninguna acción reprobable Esto indica la mayor gravedad de hacer caso omiso a esta obligación.
Sin embargo, Allah -Exaltado sea- elogió a una comunidad de ellos al decir en la sura de Al-‘Imran: (De la gente del libro) Los hay que forman una comunidad recta: recitan los signos de Allah durante la noche y se postran(113) Creen en Allah y en el Último Día, ordenan lo reconocido e impiden lo reprobable y compiten en las acciones de bien. Esos son de los justos(114) Y el bien que hagáis... No se os negará. Allah conoce a los que Le temen Esta comunidad de la Gente del Libro -que realizó la obligación- no le afectó nada malo, como a aquella que hizo caso omiso a la obligación, por eso Allah -Exaltado sea- la elogia también en otra aleya de la sura de Al-Tawba (el Arrepentimiento) al adelantar la obligación de promover el bien y prevenir el mal antes de hacer las oraciones y pagar el azaque, sólo porque es un tema de mucha importancia.
La cuestión de ordenar hacer el bien y evitar el mal es un deber colectivo de la comunidad, sin embargo, fue adelantado a la obligación de hacer las oraciones y pagar el azaque en esta aleya: Los creyentes y las creyentes son amigos aliados unos de otros, ordenan lo reconocido como bueno y prohíben lo reprobable, establecen el salat, entregan el zakat y obedecen a Allah y a Su mensajero. A ésos Allah les hará entrar en Su misericordia; es cierto que Allah es Poderoso, Sabio
( Número del tomo 5; Página 61)
Aquí Allah -Exaltado sea- adelantó la obligación de promover el bien y prevenir el mal a la de hacer las oraciones a pesar de que las oraciones son un pilar fundamental del Islam e incluso es el más importante después del testimonio de la fe, entonces, ¿por qué Allah adelantó esta obligación?
Sin duda, el motivo de esto se debe a su gran valor y la suma necesidad de realizarla, ya que cuando se realiza se mejora toda la Ummah (Nación Islámica), se propaga el bien, se extienden las virtudes y desaparecen los vicios, además, y los miembros de la comunidad buscan ayuda en el bien, se intercambian los consejos y luchan por la causa de Allah haciendo todo lo bueno y dejando todo lo malo. Pero, en caso contrario, se pierden y les afectan las desgracias y las maldades y se separa la Ummah, se endurecen los corazones o se mueren y aparecen los vicios y reinan, por lo tanto, desaparecen las virtudes y se pierde la verdad y surge la voz de la falsedad como lo que está pasando en la actualidad en todos los sitios, en cada país, en cada ciudad, y en cada pueblo, donde no se ordena hacer el bien y evitar el mal. Pues, no hay poder ni fuerza excepto en Allah.
Allah -Exaltado sea- aclaró que los que ordenan lo lícito, prohíben lo ilícito, hacen las oraciones, pagan el azaque y obedecen a Allah y Su Mensajero merecerán Su misericordia, pues dijo: A ésos Allah les hará entrar en Su misericordia Esto indica que la misericordia sólo se concede obedeciendo a Allah y seguir la shari'ah (Ley Islámica), que consiste en ordenar hacer el bien y prevenir el mal. Así, la misericordia de Allah no se consigue por los deseos ni por los parentescos, por pertenecer a la tribu de Quraysh, de Banu Hashim o de la familia de fulano, ni tampoco por los cargos, tales como los reyes, presidentes, ministros, etc. Tampoco se obtiene por el dinero y los comercios, construcción de muchas fábricas, etc., sino que sólo se consigue por obedecer a Allah
( Número del tomo 5; Página 62)
y seguir Su purificada la shari'ah.
Todo esto consiste en la obligacion de promover el bien y prevenir el mal, realizar las oraciones, pagar el azaque y obedecer a Allah y a Su Mensajero. Quienes hacen esto merecerán la misericordia de Allah, pues realmente es un deseo para ellos, que siempre temen y glorifican a Allah. El hombre más injusto es aquel que renuncia a las órdenes de Allah y comete lo ilícito, aunque piensa lo contrario. Así, los que aprecian y glorifican realmente a Allah, le temen y le invocan, son los que realizan Sus mandatos, siguen Su purificada shari'ah, luchan por Su causa, y mandan hacer el bien y evitar el mal.
Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Baqara (la Vaca): Los que creen, emigran y luchan en el camino de Allah, esperan la misericordia de Allah Aquí, Allah dice que los que creen, emigran y luchan por Su causa, son los que esperan e invocan la misericordia de Allah, no aquellos los dueños de los palacios, los grandes comerciantes, los de otros labores ni los de noble linaje, ya que Allah -Exaltado sea- dice: Los que creen, emigran y luchan en el camino de Allah, esperan la misericordia de Allah. Allah es Perdonador y Compasivo
La esperanza de la misericordia y el temor del castigo se realizan por medio de obdecer a Allah y a Su Mensajero, y un aspecto de ello es la obligacion de promover el bien y prevenir el mal.
En otra aleya, Allah -Exaltado sea- dice que el éxito se logra principalmente por los llamadores a Él, y los que ordenan hacer el bien y evitar el mal, pues, dice: Para que de vosotros surja una comunidad que llame al bien, ordene lo reconocido e impida lo reprobable. Esos son los que cosecharán el éxito
( Número del tomo 5; Página 63)
Allah -Exaltado sea- aclaró las características de dichas personas: llamar a todo lo bueno, ordenar hacer el bien y prohibir el mal, estos son los que logran el éxito, también será uno de ellos la persona que renuncie a una de dichos rasgos por una justificación legal. Pero los que cosechan el perfecto y gran éxito son aquellos que llaman al bien, ordenan hacerlo e impiden y prohíben hacer lo ilícito.
Pero, los que ordenan hacer el bien prohibiendo hacer el mal por otros motivos, tales como la hipocresía y la reputación, el rápido lucro o abandonan hacer el bien cometiendo actos reprobables, estos son lo más abominables y de los que tienen mal y nefasto destino.
En Al-Bujari y Muslim, está citado que Usamah ibn Zayd -que Allah esté complacido con él- relató que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: El hombre será traído el día del Levantamiento, y arrojado al Fuego. Entonces, se le saldrán los intestinos del vientre, dando vueltas en el Fuego de la misma forma que el burro da vueltas a la piedra del molino. Se reunirán las gentes del Fuego y dirán: "¡Fulano! ¿Qué te pasa, no mandabas hacer el bien y prohibías hacer el mal?" Dirá: "¡Claro!, os ordenaba hacer el bien y no lo cumplía; y os prohibía hacer el mal y lo cumplía"
Éste es el caso de los que sus dichos son contrarios a sus hechos -refugiamos en Allah- y será visto por toda la gente del Infierno, quienes les parecerá extraño el destino de aquellas personas.
Así, dando vueltas en el fuego de la misma forma que el burro cuando da vueltas alrededor de la piedra del molino, y se le saldrán los intestinos de su vientre arrastrados, ¿por qué?, simplemente porque ordenaba hacer el bien y no lo hacía y prohibía el mal y lo cometía, así entenderán que tenían que mandar hacer el bien y cumplirlo y prohibir hacer el mal y no cometerlo.
Esto es un deber a todos los musulmanes y Allah nos aclaró esta gran obligación en el Corán incitando a la gente a hacerlo y amenazando a quienes no lo cumplen.
( Número del tomo 5; Página 64)
Por lo tanto, todos los musulmanes tienen que glorificar esta obligación, apresuran a realizarla y siguen realizándola a rajatabla obedeciendo a los mandatos de Allah, además de temer Su castigo -Exaltado sea-.
La Sunna del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- nos afirma y explica este significado, pues dijo en un hadiz auténtico: Quien de vosotros vea algo reprobable, que lo cambie con la mano; si no puede, que emplea la lengua (para censurarlo); si no puede, que emplee su corazón (deseando que ese mal desaparezca), y esto último es el signo más débil de la fe Recopilado por el Imam Muslim en su Sahih.
El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- aclaró que hay tres categorías o niveles de ordenar hacer el bien e impedir el mal:
La primera categoría que es la negación con la mano con la capacidad de hacerlo y esto se hace a través de tirar y romper los vasos del vino, romper los instrumentos musicales e impedir a los que quieren hacer mal a la gente obligándola a cumplir su deseo, como si fuera por orden de un Sultán o de otros poderosos, también por medio de obligar a la gente a realizar las oraciones y seguir la purificada ley de Allah, etc.
Así es como deben ser los creyentes con su familia y sus hijos, es decir, les obliga a realizar las órdenes de Allah y les prohíbe todo lo ilícito con la mano si no servían para nada las palabras.
También así tienen que ser los responsables y los censores de la moralidad pública o un jeque de una tribu u otros de los que tienen tutela por parte de los padres o por parte de su comunidad donde se puso como un responsable de ellos, cuando se pierde la tutela pública se tiene que hacer esa obligación cada uno cuanto pueda. En caso de no poder hacerlo, se traslada a
( Número del tomo 5; Página 65)
la segunda categoría, que es la lengua, es decir, les ordena y les prohíbe con la lengua como si estuviera diciendo: ¡Oh gente!, deben temer a Allah, ¡oh hermanos míos!, deben temer a Allah, hagan la oración, paguen el azaque, abandonen los actos reprobables, hagan tal y tal, eviten todo lo prohibido por Allah, realicen la piedad filial y estén en contacto con sus familiares, etc., es decir, les ordena hacer el bien y les prohíbe hacer el mal con la lengua, les recomienda y les hace recordar e investigar bien las cosas que hacen hasta que les avisa de ellas y hay que tratarles con buen estilo y mucha amabilidad como dice el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: Verdaderamente a Allah Le gusta la ternura en cualquier asunto. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: La ternura no está presente en una cosa más que para embellecerla, y no se ausenta sin dejarla defectuosa.
Vino un grupo de judíos y entraron al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- diciendo: "Asamu 'alaika ya Muhammad", querían decir "la muerte sea contigo" y no saludar al Profeta. Al escucharles, ‘A’isha -que Allah este complacido con ella- dijo: "que la muerte y la maldición sean con vosotros", o sea "¡que la maldición y la ira de Allah sean con vosotros". Entonces, el Profeta dijo: "tranquilízate, ‘A’isha ya que Allah es tierno y compasivo, le gusta la ternura en cualquier asunto. Ella le respondió: ¿No has escuchado lo que dijeron? Le contestó: ¿no has escuchado tú lo que dije yo a ellos? Yo les dije y con vosotros -y dijo que Allah responde a nosotros contra ellos y no responde a ellos contra nosotros. A pesar de que son judíos, sin embargo, el Profeta ha sido muy tierno con ellos, esperando que sean guiados por Allah y que sigan el camino recto de la Verdad y que respondan al propagador de la fe.
Así son los que ordenan hacer el bien y los que impidieron el mal con mucho éxito, buscando la ternura, los términos adecuados y las buenas palabras al tratarse con los que dejan de hacer esto. En cualquier reunión, camino y en cualquier otro sitio no dejan de llamar a Allah por la amabilidad y el buen dicho, incluso si les hubieran discutido en asuntos que ignoran o negando la evidencia, sin embargo, se debe continuar hablando con ellos de la mejor manera, como dice Allah -Exaltado sea-: Llama al camino de tu Señor por medio de la Sabiduría, la buena exhortación y convenciéndolos de la mejor manera También dice: Y no discutáis con la gente del Libro sino de la mejor manera
¿Quién es la gente del Libro? Son los judíos y los cristianos, es decir, son incrédulos, sin embargo, Allah -Exaltado sea- dijo de ellos: Y no discutáis con la gente del Libro sino de la mejor manera, a excepción de los que hayan sido injustos
( Número del tomo 5; Página 66)
El significado aquí se refiere a quien se exceda injustamente, cometiendo actos de hostilidad y habla mal, entonces, se debe recurrir a otro remedio diferente de la discusión por medio de la sabiduría y la buena exhortación, como dice Allah -Exaltado sea-: La recompensa de una maldad es una maldad semejante a ella Hasta el final de la aleya. También dice: Y quien se exceda con vosotros, obrad con él en la misma medida .
Pero, si sigue siendo la ocasión una cuestión de aprendizaje, propagación, y aclaración de la Verdad, entonces, tiene que ser por medio de la mejor forma posible, porque esto sería mucho mejor y más cercano al bien. Sufyan Al-Thawri -que Allah tenga misericordia con él- dijo: "quien ordena hacer el bien y prohíbe el mal debe ser muy tierno y amable en todo lo que ordena y en todo lo que prohíbe, debe ser justo en todo lo que ordena hacer y en todo lo que prohíbe, comprendiendo perfectamente lo que ordena y lo prohíbe.
Esto es el significado de las palabras de los Salaf Salih -que Allah les bendiga-, es decir, se debe procurar la ternura con la ciencia, benevolencia y percepción, no ordenar ni prohibir excepto según conocimiento, no por la ignorancia y con todo esto tiene que ser tierno, haciendo lo que ordena, dejando lo que prohíbe para que pueda ser un modelo a seguir.
En Sahih Muslim está citado que ‘Abdullah ibn Mas‘ud -que Allah esté complacido con él- relató que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Siempre que Allah ha enviado a un Profeta, anterior a mí, a un pueblo, ha habido hombres sinceros y puros que tomaron su ejemplo y se rigieron por sus mandatos. Y después de ellos, les sucedieron otros que decían lo que no hacían y hacían lo que no se les ordenaba. Quien los combate con su mano sería creyente, quien los combate con su corazón sería creyente y quien los combate con su lengua sería creyente. Tras esto, ya no queda de la fe ni el peso de un grano de mostaza.
Este hadiz fue auténticamente igual que el hadiz de Abu Sa‘id, arriba citado, que incluye la negación con la mano, luego con la lengua y después con el corazón.
( Número del tomo 5; Página 67)
De esta forma, gobernaban sus naciones los sucesores de los gobernadores que vinieron después de los Profetas, ordenando hacer el bien y prohibiendo el mal, enseñando a la gente las leyes y juicios de Allah, esforzando para llevar a cabo todo esto con la mano, la lengua y el corazón.
Así, los ulemas, gobernadores, nobles y alfaquíes de la Ummah de Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- deben comprometerse a llamar a los demás al camino de Allah, ordenar lo reconocido y prohibir lo reprobable, enseñar a los ignorantes y guiar a los extraviados, aplicar los castigos prescritos para el crimen y las éticas legales, hasta que se guíe la gente y siga la verdad, y se castiga según los castigos prescritos de Allah y se impide cometer lo que prohíbe Allah para que no se exceda unos a otros o se violan las inviolabilidades de Allah.
Se comprobó que ‘Uthman ibn ‘Affan -que Allah esté complacido con él-, el Califa Ejemplar, dijo: "Allah evita que la gente cometa pecados por temor al sultán lo que por temor al Corán". También fue narrado por ‘Umar -que Allah este complacido con él-.
Esto es verdadero, pues hay mucha gente que no cumple una orden incluso si fuera apoyada por aleyas coránicas como evidencia, mientras que la cumple al ser amenazada por tortura o encarcelamiento y esto porque su corazón está enfermo y débil, porque es de poca fe, o no tiene fe en absoluto, por lo tanto no se afecta por las aleyas y los hadices, pero por temer al sultán deja de cometer el pecado, y la promoción del sultán es un aspecto muy grande, por eso, Allah ha decretado el talión, los castigos prescritos y otros decretos legales para Sus siervos de acuerdo con la shari'ah puesto que apartan de la falsedad y de los tipos de la injusticia, porque con ellos Allah realiza la Verdad. De este modo los responsables deben hacer lo máximo posible para realizarlos y que ayuden a los que lo llevan a cabo, también tienen que vigilar bien a la gente y le obligan a apoyar siempre la Verdad y le ayuden para que no se arroje a la perdición ni se influye con la corriente de la falsedad, y por lo tanto así se convierte en ayudante del Satanás y sus soldados contra nosotros.
Si el creyente no puede presentar su denegación con la mano ni con la lengua, pues llega a denegarlo con el corazón, odiando los actos reprobables con éste, repugnándolos, además de no acompañar a sus seguidores.
( Número del tomo 5; Página 68)
Se narró que ‘Abdullah ibn Mas‘ud -que Allah esté complacido con él- narró que alguna gente le dijo que él iba a perderse si no ordenara hacer el bien y prohibía hacer el mal, entonces él dijo: "irás al Infierno si tu corazón no ordena hacer el bien y prohíbe el mal". Así, hermano mío, usted debe ordenar el bien por medio del aprendizaje e instruirse en la religión. Es imprescindible evitar los actos reprobables, por eso, hay que realizar la obligación de promover el bien y prevenir el mal, ya que uno de los signos de la felicidad y de las evidencias y señales de que Allah quiere el bien a Su siervo es hacerle comprender e instruirse en la religión, de conformidad con lo que está citado en Sahih Al-Bujari y Sahih Muslim, que Mu‘awiya -que Allah esté complacido con él- que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Cuando Allah quiere el bien para alguien, le hará comprender la religión.
Si usted ha visto a un hombre que se esfuerza en asistir a las sesiones y seminarios de la ciencia, buscando el conocimiento, comprendiéndolo bien, esto sería una señal de que Allah le quiere todo el bien, entonces dicho hombre tendría que empeñarse en ello sin aburrirse, sin demostrar su insatisfacción y su debilidad, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo, en un hadiz auténtico: A quien sigue un camino buscando conocimiento, Allah le facilita el camino hacia el Paraíso Recopilado por Muslim en su Sahih.
La búsqueda de la ciencia tiene mucha importancia, representa una parte de la lucha por la causa de Allah, y uno de los medios de la salvación y de los signos del bien, y esto se hace por asistir las sesiones del conocimiento, por ojear y consultar los libros útiles, si le son comprensibles y por escuchar los sermones y las amonestaciones, también por preguntar a los ulemas, todo esto es de los mejores y beneficiosos modos y también por medio de la memorización y la inviolabilidad del Sagrado Corán, puesto que es la base del conocimiento ya que el Corán es la cabeza de todas las ciencias y es el gran fundamento y la dura cuerda de Allah, por que es el libro más útil y más noble de todos los libros, también es la mejor guía para el bien y evitar el mal.
Mi consejo a todos los creyentes consiste en la atención y la continua recitación del Corán y la incitación a aprenderlo todo de memoria, o según la medida de la capacidad, contemplándolo y poner sus enseñanzas en práctica, ya que contiene la luz y la guía, dice
( Número del tomo 5; Página 69)
Allah -Exaltado sea-: Es cierto que esta Recitación guía a la vía más recta También dice: Y éste es un Libro que hemos hecho descender y una bendición. Seguidlo y guardaos, para que se os pueda tener misericordia y: ¿Acaso no meditan el Corán o es que tienen cerrojos en el corazón?
Así, tenemos que interesarnos por el Libro de Allah, recitándolo y memorizándolo, meditando y entendiendo bien sus instrucciones, y poniéndolas en práctica, y preguntando por los temas polémicos de su contenido, así como la Sunna del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- porque es la segunda revelación, y es la segunda fuente de la legislación, que explica e interpreta el libro de Allah. Cada uno de los estudiantes de las ciencias religiosas y cada musulmán deben realizarlo cuanto pueda, y según su capacidad científica, por ejemplo, memorizar los cuarenta hadices de Al-Nawawy y sus suplementarios, que son cincuenta hadices de Ibn Ragab, que son de los más comprensivos y útiles, y de los que contienen más de un sólo significado. Tanto los hombre como las mujeres deben aprenderlos de memoria, así como sería útil leer el libro de ‘Umdat al-hadiz del shayj ‘Abd Al-Ghani Al-Maqdisi, que es un gran libro que contiene más de cuatrocientos de los más auténticos hadices, y si les sea posible memorizarlos, pues, sería un gran favor de allah.
También Bulugh al-maram del Hafizh ibn Hagar es un gran libro abreviado y útil y sería un gran beneficio para los estudiantes de las ciencias religiosas memorizarlo.
De los libro relacionados con la doctrina, cabe destacar: los dos grandes libros del shayj Muhammad ‘Abd Al-Wahhab -que Allah tenga misericordia con él-, libro de y Al-Tawhid y el de Kashf al-shubuhat.
Entre los más importantes libros de la doctrina destaca el libro de Al-Wasatiyya de Shayj Al-Islam Ibn Taymiya,
( Número del tomo 5; Página 70)
es un libro resumido y de gran valor e importancia en la fe de Ahl Al-Sunnah Wal Gama'ah y el libro de Al-Iman de Shayj Al-Islam Muhammad ibn ‘Abd Al-Wahhab, es un libro valioso, contiene una buena colección de hadices relacionados con la fe, por eso, todos los estudiantes de las ciencias religiosas deben aprender de memoria cuanto puedan estos útiles libros y sus parecidos prestando mayor atención al Sagrado Corán y recitarlo frecuentemente y memorizarlo por completo o, por lo menos una parte de él. Además de prestar mucha atención a estudiar bien con los colegas y preguntar a los profesores y los ulemas fiables, pidiendo a Allah que les ayude y les conceda el éxito. Además, no hay que mostrar insatisfacción ni debilidad y aprovechar bien el tiempo dividiendo el día en partes, la primera para recitar el Corán y contemplar sus significados, la segunda para buscar el conocimiento e instruirse en la religión, aprendiendo los textos y revisando lo anteriormente aprendido, la tercera para la familia, y la cuarta para las oraciones y los demás actos de adoración, tales como al-dhikr (recuerdo a Allah) y la invocación a Allah.
Escuchar el programa llamado Nur ‘Ala Al-Darb es muy recomendable a todos los estudiantes de las ciencias religiosas, pues es muy beneficioso tanto para los estudiantes como para todos los musulmanes, porque presenta preguntas y respuestas de algunos ulemas famosos por su conocimiento y bondad, por eso, hay que prestar atención a este programa, y escuchar a lo que tiene de valor y beneficios. El programa se transmite dos veces al día, la primera entre la oración de Al-magrib (el ocaso) y la de al-'isha (la noche), por la emisora de Nida' Al-Islam, y la segunda a las nueve y media por la emisora de Al-Quran Al-Karim.
Con respecto a nuestro tema, la obligación de promover el bien y prevenir el mal, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo en un hadiz auténtico que Allah -Exaltado sea- dijo: Ordenad el bien y prohibid el mal, antes de que venga el momento en que Me invoquéis y no os respondería, antes de que pidáis y no os daría y antes de que Me imploréis la victoria, y no os la concedería.
Según otra versión del hadiz narrado por Hudhayfa que el Profeta dijo:
( Número del tomo 5; Página 71)
¡Juro por Aquel en cuya mano está mi alma, que mandéis el bien y rechacéis todo mal, o -en caso contrario- Allah estará a punto de enviaros un castigo. Después le suplicaríais y no os respondería!
Recopilado por el Imam Ahmad.
Así, el hecho de ordenar el bien y prohibir el mal es una de las grandes tareas como hemos mencionado antes. Según un hadiz narrado por Ibn Mas‘ud, citado en Al-Sunan de Al-Tirmidhi y Abu Dawud, el Profeta dijo: Cuando los hijos de Israel cometieron pecados, sus ulemas les recomendaron detenerse, pero luego compartían con ellos sus comidas y cuando Allah vio esto, golpeó los corazones de unos contra otros y luego les maldijo por medio de sus Mensajeros David y Jesús, hijo de María, Esto les pasó porque desobedecieron y fueron más allá de los límites , y según otra versión: Al disminuir la fe de los hijos de Israel cuando el hombre veía a otro cometiendo un pecado, lo negaba invitándole a dejar de hacerlo, luego, al día siguiente, le compartía su comida y su bebida, y cuando Allah vio esto, golpeó los corazones de unos contra otros y les maldijo.
Por eso, hay que tener mucha precaución de que nos pasa lo mismo. De conformidad con varios hadices, el descuido y la inadvertencia de esta obligación -me refiero a la de promover el bien y prevenir el mal- es de los motivos de no responder las súplicas por parte de Allah.
No cabe duda que éste es un gran desastre, de los castigos de dejar esta obligación, según la purificada shari'ah, es la desobediencia y la separación de la Ummah y golpear los corazones de sus enemigos contra ellos, además de que Allah no responde a sus invocaciones, no hay poder ni fuerza excepto en Allah.
Esta obligación puede ser un deber religioso del individuo si vea algo ilícito, y no encuentra a quien lo prohíbe menos que él mismo teniendo la capacidad de hacerlo, entonces tendrá que impedirlo, porque el Profeta dijo:
( Número del tomo 5; Página 72)
Quien de vosotros vea algo ilícito que lo impida con su mano; si no puede, pues con su lengua (aconsejando); si no puede, con su corazón y esto es lo más débil de la fe
Recopilado por Muslim en su Sahih.
Pero, si las personas viven en una comunidad, entonces, será un deber religioso de la comunidad, en un país, pueblo o en una tribu, es decir, quien lo hace, será recompensado y complacido por Allah. Pero toda la comunidad cometerá un pecado si nadie impide lo ilícito. Si no estuviera más que un sólo ulema en un pueblo o una tribu, a dicho ulema le será una obligación religiosa aclarar la verdad a la gente, llamándola a seguir el camino recto de Allah por medio de ordenarle hacer el bien e impedirle lo reprobable cuanto pueda, de conformidad con los hadices anteriormente citados y porque Allah -Exaltado sea- dice: Así pues temed a Allah cuanto podáis
Los ulemas, predicadores y quienes ordenan hacer el bien y prohíben hacer el mal, que fueron guiados a tener paciencia y esperar la recompensa de Allah con sinceridad hacia Él, les conceda mucho éxito, porque Allah -Exaltado sea- dice: Y quien teme a Allah, Él le da una salida(2) Y le provee desde donde no lo espera y Quien teme a Allah, Él le dará facilidad en lo suyo También dice ¡Vosotros que creéis! Si ayudáis a Allah, Él os ayudará a vosotros y dará firmeza a vuestros pies Además dice en otra aleya ¡Por el Tiempo!(1) Que es cierto que el hombre está en pérdida(2) Pero no así los que creen, llevan a cabo las acciones de bien, se encomiendan la verdad y se encomiendan la paciencia
Los ganadores y salvados en esta vida y en la Otra serán los de la fe
( Número del tomo 5; Página 73)
y autores de las buenas obras.
Es bien sabido que el hecho de ordenar hacer el bien, prohibir el mal, encomendarse la verdad y la paciencia son los rasgos del temor a Allah, sin embargo, tales asuntos fueron especificados para más aclaración y estimación.
Es decir que la persona que ordena hacer el bien, prohíbe el mal y llama al sendero de Allah teniendo mucha paciencia, será uno de los ganadores quienes gozan de la felicidad eterna si lo sigue haciendo hasta el final de su vida.
Una de las evidencias de ello es esta aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Y buscad ayuda en la virtud y en el temor (de Allah), no en la desobediencia ni en la transgresión. Y temed a Allah, es cierto que Allah es Fuerte castigando Ruego a Allah con Sus hermosos Nombres y Sus supremos Atributos que nos guíe tanto a nosotros como a todos los musulmanes a adquirir los conocimientos útiles y las buenas obras; que nos conceda la gracia para comprender bien la religión; y que nos mantenga firmes en ella y que nos conceda a todos la gracia para realizar esa obligación, que conceda a los gobernadores de los musulmanes el éxito para aplicar esa obligación y mantenerlos firmes en ella; y que conceda a los encargados de realizar esta obligación la gracia para poder hacerla perfectamente, y que nos ayude en cumplir Su derecho aconsejando a Sus siervos, es Él muy Generoso. Que la paz y las bendiciones de Allah sean con su siervo y mensajero, nuestro profeta Muhammad, su Familia, sus Compañeros y aquellos que le siguen con rectitud.



  Anterior     Siguiente