Búsqueda por el número de tomo > Séptimo volumen > Un consejo importante para toda la Ummah

( Número del tomo 7; Página 84)

Un consejo importante para toda la Ummah (Nación Islámica)

Las alabanzas son para Allah, el Señor de los mundos. El buen final es para los piadosos, y que la paz y las bendiciones sean sobre Su siervo, mensajero, amado, a quien se encomendó Su revelación, el elegido de entre Su creación, nuestro profeta, Imam, y líder Muhammad ibn 'Abdullah, sobre su Familia, sobre sus Compañeros, y sobre aquellos que siguen su camino hasta el Día del Juicio Final.
Allah -Exaltado y Glorificado sea- creó a la creación para que le adorase a Él, Único y sin asociados, envió a todos los Mensajeros que comunicaron este gran asunto, y ordenó a Sus siervos que cumplan con ello, Allah -Exaltado sea- dice: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Allah -Exaltado sea- dice: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor que os ha creado a vosotros y a los que os precedieron. Tal vez así os guardéis Allah -Enaltecido y Exaltado sea- dice: Hemos enviado un mensajero a cada comunidad: "Adorad a Allah y apartaos de los Tagut" Allah -Exaltado sea- dice: Antes de ti no enviamos ningún mensajero al que no le fuera inspirado: No hay dios excepto Yo. ¡Adoradme!
( Número del tomo 7; Página 85)
Allah- Exaltado sea- creó la creación, incluso a los genios y los humanos, para que le adoren a Él solo sin asociarle nada ni nadie, y envió a los Mensajeros -la paz y las bendiciones de Allah sean con ellos- para que enseñen a la gente cómo adorarle. Por lo tanto, mi consejo a todos los musulmanes, hombres y mujeres, árabes, y no árabes, genios y humanos, es comprender, meditar bien y adherirse a esta adoración, y ponerla enteramente en práctica. Tienen también que advertirse de descuidar y alejarse de esta cuestión, como hacen los incrédulos, Allah -Exaltado sea- dice: Pero los que se niegan a creer se apartan de lo que se les advierte Allah -Exaltado sea- dice: ¿Y quién es más injusto que aquel que habiendo sido amonestado con los signos de su Señor se aparta de ellos? No hay más injusto que aquél que se aparta de las aleyas, de la obediencia y la adoración a Allah por las cuales fue creado.
El consejo que dirijo a todos los musulmanes es entender y comprender bien esta adoración mediante el Gran Libro del Corán y la Sunna representada en los hadices auténticos del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y luego ponerlos en práctica. Se debe también dar consejos a los no musulmanes en todas partes para entrar en el Islam, conocer y comprender bien esta adoración, ya que es el deber de todos los adultos responsables de entre los humanos, los genios, los incrédulos, los musulmanes, los judíos, los cristianos, los idólatras y los demás. Es obligatorio para todos adorar a Allah, entrar en el Islam, adherirse a la religión con la cual Allah envió a Su profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- porque Allah le envió a todas las criaturas, Allah -Exaltado sea- dice: Di: ¡Hombres! Es cierto que yo soy para vosotros el Mensajero de Allah Y dice: Y no te hemos enviado sino como anunciador de buenas noticias y advertidor para todos los hombres
( Número del tomo 7; Página 86)
Dice también: Y no te hemos enviado sino como misericordia para todos los mundos
Por lo tanto, los predicadores deben llamar al Islam a todos los mundos, incluso a los genios, humanos, árabes, no árabes, incrédulos y musulmanes. Quien acepta la invitación a Allah y se mantiene firme en ella, conseguirá la felicidad, la misericordia completa, la guía absoluta, la recompensa del Paraíso y la salvación del Infierno. Por otro lado, quien se aparta de ella y se llena de soberbia, tendrá el desconsuelo, el remordimiento, el mal fin y el castigo doloroso en el Día del Levantamiento. Esta adoración por la cual fueron creados los genios y los humanos es el objetivo de su creación, y es el Islam mencionado en la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam El Islam es la religión de Allah con que envió a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- para comunicarla a la gente. Es también la religión mencionada en la aleya en la que Allah -Exaltado sea- dice: Hoy os he completado vuestra Práctica de Adoración, he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración , y en la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam También, en la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Y quien desee otra práctica de Adoración que no sea el Islam, no le será aceptada y en la Última Vida será de los perdedores
( Número del tomo 7; Página 87)
Esta adoración se llama Islam porque consiste en la sumisión total a Allah -Exaltado sea-. Asimismo, porque consiste en someterse y seguir las órdenes de Allah -Exaltado sea-, de manera que la persona ponga en práctica las órdenes de Allah y evite Sus prohibiciones. Esto es el Islam, y la adoración, que debe ser ejercida con sinceridad, creyendo en Allah, glorificándolo -Exaltado sea-, y deseando Su recompensa. En árabe el verbo "Aslama", significa rendirse y someterse. En consecuencia, "Aslama lillah" significa rendirse, someterse y obedecer a Allah. Y la adoración debe llevarse a cabo sometiéndose a Allah, humillándose ante Él, obedeciendo Sus órdenes y abandonando Sus prohibiciones. Los árabes dicen: Un camino "Mu'abbad" (participio del verbo árabe "'abada" que significa adorar), que significa preparado y adecuado para usarse. Dicen también, un camello Mu'abbad, que significa sometido y listo para montar.
En consecuencia, la adoración para los árabes es sumisión y rendición. Allah -Exaltado sea- denominó a Sus órdenes "'ibadah" (adoración) porque se hace con sumisión a Allah. También la denominó "Islam", porque igualmente se lleva a cabo con humillación total a Allah -Exaltado sea-. Asimismo, se llaman "taqwa" (temor de Allah), Allah-Exaltado sea- dice: sino que tengáis temor (de Allah) Y dice también: Los temerosos estarán en jardines y deleite Es piedad porque el siervo practica la adoración para evitar la ira y el castigo de Allah. También, cumple con las órdenes de Allah, y evita Sus prohibiciones con sumisión y humillación absoluta, deseando la misericordia de Su Señor, temiendo de Su castigo, y evitando con eso el mal fin. Por eso, Allah denominó a su religión "piedad". También la denominó Iman (fe), porque consiste en creer en Allah y en Su Mensajero, tal como Allah -Exaltado sea- dice en la aleya siguiente: Creed pues en Allah y en Su mensajero y en la luz que ha hecho descender Allah -Exaltado sea- dice: ¡Vosotros que creéis! Creed en Allah y en Su mensajero Y dice: Allah ha prometido a los creyentes y a las creyentes jardines por cuyo suelo corren los ríos Dice también: Era un deber para Nosotros auxiliar a los creyentes
( Número del tomo 7; Página 88)
Ésta es la adoración, y éste es el Islam. Ambos se llaman Iman (fe), porque consisten en creer en Allah, en Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, en lo que nos informan, en las órdenes y prohibiciones de Allah. Es también guía porque es el camino a través del cual Allah orienta a las criaturas, sacándolas del extravío y guiándolas a la felicidad. Por tanto, es una guía para aquél que se adhiere a ello, se orienta a la verdad y se salva de la tentación, del mal y de la corrupción, como Allah -Exaltado sea- dice en la siguiente aleya: a pesar de que les ha llegado ya la guía de su Señor En consecuencia la religión de Allah es la guía, es el Islam, es la piedad y es la fe. Todos son nombres verdaderos y claros. Es una guía de Allah a través de la cual orienta a quien quiera a cumplir con Su derecho, evitar desobedecerle, practicar Sus órdenes, y abandonar Sus prohibiciones, Allah -Exaltado sea- dice: a pesar de que les ha llegado ya la guía de su Señor Y dice en la sura de Al-Fatiha (la Apertura): Guíanos por el camino recto Y dice describiendo a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: Es cierto que tú guías hacia un camino recto
La religión de Allah es una guía que saca del extravío, de todas las maldades, y orienta al bien, las virtudes morales, las mejores acciones, a todo lo que agrada a Allah -Exaltado sea, que aleja de todo lo que motiva la ira de Allah, y Su castigo. Es también virtud, Allah -Exaltado sea- dice: sino que tengáis temor (de Allah) Allah -Exaltado sea- dice: Es cierto que los creyentes sinceros estarán en deleite Y en otra aleya dice: el que tiene virtud es el que cree en Allah, en el Último Día...
( Número del tomo 7; Página 89)
También, es el Islam que reveló Allah a través de los Mensajeros y descendió en los Libros. El más grande, el más importante, y el más obligatorio deber es saber esta realidad, conocer la religión de Allah para adorarle únicamente. Ése es el significado del testimonio de "No hay más dios que Allah y Muhammad es Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-" al que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- llamó a la gente y dijo: Se me ha ordenado combatir a la gente hasta que atestigüen que no hay más dios que Allah y que soy el Mensajero de Allah. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Se me ha ordenado combatir a la gente hasta que digan: "La ilaha illa Allah" (Atestiguamos que no hay más dios que Allah). Si lo dicen, estarán a salvo de mí en cuanto a su sangre y su riqueza, a menos que sea en talión.
( Número del tomo 7; Página 90)
Quien dice este testimonio con fe, debe cumplir con el resto de las órdenes. Quien lo dice con fe, habrá entrado en la adoración por la cual fue creado, llegando a su esencia, por lo que debe cumplir con ello y también testificar que Muhammad es el Mensajero de Allah y creer en todo lo que Allah y Su Mensajero informaron de los Mensajero anteriores, de los Libros de Allah, de todo lo que Allah reveló en Su libro sobre el Paraíso, el Infierno, el Último Día, y los demás asuntos. La adoración, y la creencia incluyen todas estas cuestiones. Llamar al Monoteísmo es también llamar a la religión entera, ya que quien cree en la Unicidad de Allah, y se compromete a ser sincero con Allah, tendrá que cumplir con las obligaciones y abandonar las prohibiciones, ya que esto incluye los deberes complementarios de esta base. En consecuencia, hay que creer en la Unicidad, ser sincero y apartarse de asociarle alguien o algo, ya que es el primero y el más importante deber. Por eso, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- comenzó por llamar a la gente de la Meca y a las otras personas a cumplir con este deber. Invitaba a la gente a creer en la Unicidad de Allah, ser sinceros con él y dejar de asociarle nada o nadie. Luego, invitaba a creer en él, y en que es el Mensajero de Allah y, después, al resto de los asuntos del islam como la oración y demás cuestiones.
Cuando el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- envió a Mu‘adh -que Allah esté complacido con él- a Yemen le dijo: Irás a un pueblo que pertenece a la gente del Libro (judíos y cristianos). Llámales, pues, a que atestigüen que no hay más dios que Allah y que yo soy el Mensajero de Allah. En otra versión dijo: Llamales, pues, a la Unicidad de Allah. Si obedecen y creen en eso, enséñales que Allah les ha impuesto cinco oraciones durante el día y la noche. Le ordenó que los llamara primero al Monoteísmo, a ser sinceros con Allah, luego a adorar a Allah únicamente, y después a abandonar asociarle nada ni nadie. Éste es el primer deber y la adoración por la que Allah creó a la gente, Allah -Exaltado sea- dice: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren
( Número del tomo 7; Página 91)
El significado aquí es creer en Mi unicidad, obedecer Mi orden con sumisión, rendición y creencia, cumplir con las obligaciones que les ordena y dejar los pecados. Ésta es la adoración por la cual Allah les creó, con el objetivo de adorarle con sinceridad, cumplir con Sus órdenes, y dejar Sus prohibiciones. La cuestión más importante, pues, es adorarle únicamente sinceramente y creer en que Él es el Único, que merece ser adorado, Allah -Exaltado sea- dice: Vuestro dios es un Dios Único, no hay dios sino Él, el Misericordioso, el Compasivo Y dice también: Sabe que no hay dios sino Allah
( Número del tomo 7; Página 92)
El Monoteísmo es, por lo tanto, el primer deber, y la obligación más grande es que usted debe creer en que es el siervo de Allah, y es su deber dedicarle la adoración. Asimismo, creer en que Él es su Señor verdadero y el adorado verdadero, creer en Su mensajero Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y testificar que es realmente el Mensajero de Allah que fue enviado a los dos mundos, los genios y los humanos, y que es el sello de los Profetas, después del cual no habrá ningún Profeta ni Mensajero. Usted tiene también que creer en todo lo que Allah y Su Mensajero nos informaron, ya que es la esencia del Monoteísmo y el deber obligatorio de cada uno sujeto a las obligaciones, de entre los genios, los humanos, los hombres, las mujeres, los árabes, los no árabes, los incrédulos y los musulmanes. Todos deben adorar a Allah Solo y creer en que no hay más dios sino Allah y que Muhammad es el Mensajero de Allah y el sello de los Profetas. También creer en que todo lo que fue comunicado a través de él es la verdad y es obligatorio seguir su camino hasta la muerte. Así es la adoración por la cual usted fue creado, la religión, la piedad, la fe, el islam, y la virtud. Todos son términos que denotan un significado lingüístico claro, que es la religión de Allah; es la adoración, porque consiste en someterse a Allah y es el Islam porque se trata de una rendición total y temor a Allah, porque a través de todo esto, el siervo evita la ira de Allah. Es fe, porque se trata de creer en todo lo que Allah y Su Mensajero informaron; es guía, porque es el camino por el cual Allah ha guiado a los siervos hacia el bien y la justicia; es la virtud, porque incluye todo el bien y es el motivo de la felicidad. Por eso, Allah -Exaltado sea- dice: Los temerosos estarán en jardines y deleite Allah -Exaltado sea- dice: Es cierto que los temerosos tendrán, junto a su Señor, los Jardines del Deleite Los temerosos son los musulmanes y son los creyentes quienes han adorado a Allah y cumplido con la aleya en que dice: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Esto se debe a temer a Allah, cumplir con Su derecho, ser sinceros con Él, creer en que es el único que merece ser adorado, creer en Su Mensajero, Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y en todo lo que Allah informó en Su gran Libro y en la lengua de Su honesto Profeta. Por tanto, no se cumple con el Islam ni con la fe a menos que se cumpla con lo mencionado arriba, y al mismo tiempo hay que testificar que no hay más dios que Allah, el Señor verdadero, y que todo lo que la gente adora fuera de Allah es falsedad, Allah -Exaltado sea- dice: Eso es porque Allah es la Verdad y lo que invocáis aparte de Él es lo falso
( Número del tomo 7; Página 93)
Hay que creer en todo lo que Allah y Su Mensajero -la paz y bendiciones de Allah sean con él- informaron sobre el pasado, el futuro, los Mensajeros anteriores, el Paraíso, el Infierno, las noticias del Día del Levantamiento, la rendición de cuentas, las recompensas, etc. Se debe creer en todo lo que Allah informó en el Corán, y en todo lo que el Mensajero de Allah -la paz y bendiciones de Allah sean con él- indicó en la Sunna auténtica, de acuerdo con el conocimiento que Allah le ha otorgado a usted. Asimismo, se debe creer en la Unicidad, ser sincero con Allah, creer en Sus Nombres, y Atributos, y reconocerlos tal como han sido mencionados por Allah y Su Mensajero, sin imaginación, modificación ni comparación, tal como dijeron Ahl Al-Sunnah Wal Gama'ah. Después de todo eso, usted, siendo un siervo de Allah, se le ordena comprometerse a todo lo que Allah le ha hecho obligatorio, como las oraciones, el azaque, el ayuno, al-hajj (peregrinación mayor) y las otras obligaciones. Tiene que obedecer todo lo que Allah y Su Mensajero -la paz y bendiciones de Allah sean con él- ordenaron y mantenerse alejado de todo lo que prohibieron, de acuerdo con la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: ¡Hombres! Temed a vuestro Señor En consecuencia, son palabras dirigidas a todos los mundos, incluso los genios, los humanos, los árabes, los no árabes, los incrédulos y los musulmanes. Temer a Allah quiere decir cumplir con Sus órdenes y abandonar Sus prohibiciones, buscando Su complacencia y evitando Su castigo. Por tanto, se debe ser piadoso en todos los asuntos, Allah -Exaltado sea- dice: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor que os ha creado a vosotros y a los que os precedieron. Tal vez así os guardéis Hay que adorar a Allah -Exaltado sea- con sinceridad y dedicación, obedecer Sus órdenes y dejar Sus prohibiciones. Por otra parte, Allah puede dedicar algunas órdenes a los creyentes, como, por ejemplo, la aleya en que dice: ¡Vosotros que creéis! Temed a Allah
( Número del tomo 7; Página 94)
Hay muchas aleyas que denotan el mismo significado porque los creyentes forman una parte de la gente a los que se les ordena tener piedad. Por otro lado, su deber es aún mayor, ya que han creído en Allah, y en Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. En consecuencia, deben completar esta fe, y cumplir con ella hasta que mueran. Allah -Exaltado sea- dice a Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: Y adora a tu Señor hasta que te llegue la certeza Allah -Exaltado sea- dice: ¡Vosotros que creéis! Temed a Allah como debe ser temido y no muráis sin estar sometidos
El musulmán adulto y responsable tiene que comprometerse con el Islam, con la piedad y la obediencia a Allah, tal como hemos mencionado, hasta su muerte. El incrédulo debe abrazar el Islam, sin demora, antes de llegar al fin de su vida. El Islam es la religión de Allah con la que envió a Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y a todos los Mensajeros, de acuerdo con la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam Allah -Exaltado sea- dice: Y quien desee otra práctica de Adoración que no sea el Islam, no le será aceptada y en la Última Vida será de los perdedores Muhammad es el Mensajero de Allah, enviado a los habitantes de toda la tierra. Asimismo, él es el último Profeta y Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Todos los no-musulmanes: los judíos, los cristianos y los otros, tienen que apresurarse a entrar en el Islam, comprometerse con ello y ponerlo en práctica. Todos los mundos: los genios, los humanos, los árabes, los no árabes, los hombres, las mujeres, los ricos y los pobres, en todas partes, tienen que adorar únicamente a Allah, aferrarse a la shari'ah (Ley Islámica) con la que Allah envió a Su Profeta, Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- de acuerdo con la aleya en que Él -Exaltado sea- dice: Di: ¡Hombres! Es cierto que yo soy para vosotros el Mensajero de Allah , la aleya en que Allah -Glorificado sea- dice: Y no te hemos enviado sino como anunciador de buenas noticias y advertidor para todos los hombres , y la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice:
( Número del tomo 7; Página 95)
Y no te hemos enviado sino como misericordia para todos los mundos
Luego, Allah -Exaltado sea- prometió concederles el éxito y la felicidad, como dice en la aleya siguiente: Y aquéllos que creen en él, le honran, le ayudan y siguen la luz que fue descendida con él; ésos son los afortunados
Los afortunados son los que siguen al Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, los que se aferran a la shari'ah de Allah y los que se mantienen rectos en Su religión. En consecuencia, se sabe que el deber, y la obligación capital es adorar a Allah Solo, tal como Allah -Exaltado sea- dice: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren En la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor Usted no fue creado solamente para comer, beber, construir palacios, plantar árboles, crear ríos, casarse, etc., sino, antes que nada, para adorar a Allah, mantenerse firme en Su obediencia, seguir al Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Esto es obligatorio, y usted fue creado para cumplir con ello. Todo lo que hay en la tierra fue creado para que usted lo aprovechara para buscar la obediencia a Allah y evitar las desobediencias, pero nunca para aprovecharlo en sus deseos, tal como Allah -Exaltado sea- dice en la siguiente aleya: Él es Quien creó para vosotros todo cuanto hay en la tierra Allah -Exaltado sea- dice: Y os ha subordinado lo que hay en los cielos y en la tierra, todo gracias a Él Usted no fue creado en vano, o para ser dejado y olvidado. ¿Cree acaso el hombre que se le dejará olvidado?
( Número del tomo 7; Página 96)
Es decir, ¿piensa el ser humano que será dejado olvidado? Pues, al contrario, fue creado para cumplir con un gran asunto, el cual es: adorar y obedecer a Allah. Allah -Exaltado sea- dice, negando los dichos de los incrédulos: ¿Acaso pensasteis que os habíamos creado únicamente como diversión y que no habríais de volver a Nosotros? Allah negó su pensamiento porque es una falsedad, Allah -Exaltado sea- dice: Y no hemos creado el cielo, la tierra y lo que entre ambos hay, en vano, ésa es la opinión de los que se niegan a creer. ¡Ay de los que se niegan a creer! ¡Por el Fuego! Así pensaron los incrédulos. Por tanto, Allah aclara que Él es el que creó los cielos y la tierra con la Verdad, para informar a la gente de Sí Mismo, de Su gran potencia y de Su derecho a ser adorado. Usted, ¡siervo de Allah!, tiene que conocer a su Señor con Sus Nombres, Atributos, y Su creación magnificentes. Debe saber que es el adorado verdadero y obrar de acuerdo con esta creencia. La mayoría de los incrédulos supieron que Allah es Su Señor, Su creador y Su sustentador; sin embargo, no le dedicaron la adoración a Él Solo, sino que le asociaron otros y por lo tanto, fueron destinados al Infierno.
Tiene que conocer a su Señor y, al mismo tiempo, adorarle únicamente con sinceridad, sin asociarle nada ni nadie, cumplir con Su derecho y evitar las desobediencias. Los incrédulos de Quraysh y los demás conocieron a Allah, y que Él es Su Creador, y Sustentador, tal como la aleya en que la Allah dice: Y si les preguntas quién los ha creado, te dirán: Allah
( Número del tomo 7; Página 97)
Sin embargo, fueron incrédulos porque asociaron a otros con Allah en la adoración, dedicando el culto a los ídolos, a los piadosos y semejantes. También, se negaron a obedecer al Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y a creerle en lo que se refiere a dedicar la adoración a Allah solamente, y por lo tanto se volvieron incrédulos. Hay que creer en Allah como el Señor, Dios, el Único que merece ser adorado. Se debe también creer en Sus Nombres y Atributos, tal como le conviene a Él, sin falsificación, ni modificación, ni comparación y, al mismo tiempo, hay que creer en lo que Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- nos comunicó.
Basándose en este principio esencial, se debe cumplir con Su derecho como las oraciones, el ayuno y los demás actos de adoración, abandonar las desobediencias, como asociar algo a alguien con Allah. Tanto el Monoteísmo como la adoración, por los cuales usted fue creado, se tratan de creer en que Allah es su Señor, Creador, Sustentador y el Señor de todas las cosas, dedicarle todos los actos de adoración: la súplica, el temor, la esperanza, el sacrificio, el voto, las oraciones, el ayuno y los demás actos que se dedican solamente a Allah sin socios, Allah -Exaltado sea- dice: Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él y dice: A pesar de que no se les había ordenado sino que adorasen a Allah, rindiéndole sinceramente la adoración, como hanifes[Seguidores de la inclinación natural, la tendencia innata del hombre por la que reconoce a su Señor sin asociar nada con Él.] Dice también: Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda
( Número del tomo 7; Página 98)
Es un asunto imprescindible, ya que se deben dedicar todos los actos de adoración a Allah, y al mismo tiempo creer en Sus Nombres y Atributos Sublimes mencionados en el Glorioso Corán y auténticamente recopilados en la sunna. Es decir, no se le debe dar interpretaciones alegóricas, ni negar ninguno de ellos. Al contrario, se debe creer en ellos, tal como fueron mencionados, siguiendo a los Salaf Salih (piadosos predecesores) de entre los Compañeros del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y los seguidores de entre Ahl Al-Sunnah Wal Gama‘ah. Ellos creyeron en que Allah es su Señor, Creador y Sustentador, creyeron en que Allah es su adorado verdadero y en Sus Nombres y Atributos. Estos son las tres ramas del Monoteísmo que se tratan de: Unicidad del Señorío de Allah, Unicidad de la Divinidad y Unicidad de Nombres y Atributos.
La Unicidad del Señorío consiste en creer en que Allah es el Creador, el Sustentador, el que domina los asuntos, algo que los mismos incrédulos no negaron; sin embargo, no abrazaron el Islam porque no dedicaron la adoración únicamente a Allah, sino que asociaron a otros en esta adoración. Es obligatorio creer en la unicidad de la adoración y la sinceridad ante Allah en los dichos, hechos y creencias, dedicando todos los actos de adoración exclusivamente a Allah. Éste es el significado de "la ilaha illa Allah". Es decir, no hay ningún dios digno de ser adorado excepto Allah, y usted tiene que creer en este tipo de Monoteísmo y creer que Él es el adorado verdadero, y que no se debe dedicar la adoración a ninguno como a los Profetas, ni a otras personas. Se debe también creer en Sus Nombres y Atributos, tal como Allah -Exaltado sea- dice: Y Allah posee los nombres más hermosos. Llamadlo con ellos Por tanto, es obligatorio creer en Sus Nombres y Atributos, adorándole de esta manera. Al mismo tiempo, se deben obedecer las órdenes y abandonar las prohibiciones. Es decir, creer en esta base esencial, y luego someterse a la shari'ah de Allah, cumpliendo con Sus órdenes, y evitando Sus prohibiciones, con fe, conocimiento, clarividencia, veracidad y sinceridad. Allah menciona en algunas aleyas que esto se trata de la creencia junto a las buenas acciones, y dice en otras aleyas que Su religión es el Islam, y también es la adoración, Allah -Exaltado sea- dice: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Y dice: ¡Hombres! Adorad a vuestro Señor
( Número del tomo 7; Página 99)
Como hemos mencionado antes, Allah llamó a su religión el Islam o adoración, porque se lleva a cabo con sumisión total a Allah. También se refirió a ella como, la piedad, porque un musulmán teme a Su señor, y evita Su castigo. Es también fe, porque un musulmán realiza los actos creyendo en Allah, y en que Él es el Verdadero y el Digno de ser adorado. Esta fe debe ser sincera y carente de cualquier duda o incertidumbre. Es también una virtud por lo que contiene de bien y felicidad. Asimismo, se la llamó guía por lo que encierra de bien, y porque conduce al bien y a la felicidad. En otras aleyas, Allah se refirió a estos significados usando la fe y las buenas acciones. Es cierto que los que creen y hacen las buenas obras tendrán por recompensa los Jardines del Deleite
Los creyentes son los que hacen las buenas obras, son los que temen a Allah, los musulmanes, y las personas justas que adoran a Allah tal como merece, Allah -Exaltado sea- dice: Es cierto que los que creen y hacen las buenas obras tendrán por recompensa los Jardines del Deleite Y dice también: Los temerosos estarán en jardines y deleite Allah -Exaltado sea- dice: Es cierto que los temerosos tendrán, junto a su Señor, los Jardines del Deleite Allah dice también que son los creyentes sinceros: Es cierto que los creyentes sinceros estarán en deleite En otra aleya dice: Realmente el Libro de los creyentes estará en Il-liyyun
( Número del tomo 7; Página 100)
Son entonces los sinceros, los piadosos, los que tienen fe, y los que adoran a Allah únicamente, Allah -Exaltado sea- dice: Allah les ha prometido a los que de vosotros crean y practiquen las acciones rectas que les hará sucesores en la tierra como ya hiciera con sus antepasados y que les reafirmará la práctica de Adoración que tienen, que es la que Él ha querido para ellos, y que cambiará su miedo por seguridad. Me adorarán sin asociarme nada
Aquellos que creen en Allah y realizan buenas obras se les promete la victoria, el apoyo y la sucesión en la Tierra. Ellos son los verdaderos musulmanes, los creyentes, los sinceros, los justos quienes adoran a Allah y se adhieren a su religión, le temen, y se humillan ante Él. Las expresiones varían para el mismo contexto: los creyentes, los temerosos, los virtuosos, los musulmanes, los guiados, todos se asignan a quienes obedecen a Allah y a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y los que dedican la adoración únicamente a Allah, creen en Él como debe ser, reconocen que es su Señor y se someten a Su shari'ah. A aquellos Allah les denomina creyentes en la siguiente aleya: Allah ha prometido a los creyentes y a las creyentes jardines por cuyo suelo corren los ríos En otra aleya Allah -Exaltado sea- dice: Era un deber para Nosotros auxiliar a los creyentes En otra aleya, son quienes creen y hacen las buenas obras: Es cierto que los que creen y llevan a cabo las acciones de rectitud, tendrán como hospedaje el Jardín del Firdaus
( Número del tomo 7; Página 101)
Las buenas obras forman parte de los actos de la fe, porque la creencia se trata de dichos y hechos, que aumenta con la obediencia y disminuye con las desobediencias. Por lo tanto, Allah llamó fe, a Su religión, y dice en la aleya: Allah ha prometido a los creyentes y a las creyentes jardines por cuyo suelo corren los ríos Y en otra aleya dice: Era un deber para Nosotros auxiliar a los creyentes El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: La fe tiene setenta y tantas ramas. La mejor de todas ellas es decir: "La ilaha illa Allah" (no hay más dios que Allah), -es decir, junto con el testimonio de que Muhammad es el mensajero de Allah-; y la más simple de todas es apartar un daño del camino. La timidez también es una rama de la fe.
La religión de Allah, pues, es la fe, el Islam, la guía, la piedad y la virtud. Usted debe prestar atención a todo esto y evitar cualquier incertidumbre que le hace confundirse y pensar que estos diferentes términos cambian el significado básico. De hecho, todos ellos indican la misma cosa, pero con diferentes formas según el contexto. Se debe comprender bien que la religión de Allah con que envió a los Mensajeros -la paz sea con todo ellos-, y al sello de los Profetas, Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, es el Islam, la fe, la guía, la virtud, la piedad y la realización de las buenas obras.
El consejo que doy a cada creyente, a cada musulmán, y a cada persona responsable y adulto en esta vida mundanal, es que deben aprender, comprender bien este asunto, adherirse a él y mantenerse firmes en esta religión hasta el fin de su vida. Esta religión es la vía de la salvación, de la felicidad y de la victoria. En consecuencia, quien busca la salvación, la victoria en esta vida mundanal, la gloria en la última vida, el Paraíso, la seguridad en el mundo, la felicidad en la Última vida, tiene que seguir y adherirse a esta religión. Mi aconsejo para todos los países que pertenecen al Islam es temer a Allah; adherirse realmente al Islam, no sólo con palabras; dedicar la adoración únicamente a Allah.
( Número del tomo 7; Página 102)
También, deben advertir a los que adoran las tumbas, los ídolos, las piedras, los árboles o cualquier otra criatura. La adoración es un derecho exclusivo de Allah, el Único, a Quien se debe adorar sin asociarle nadie: ni un ángel cercano, ni un Profeta enviado, ni uno de los piadosos, ni tampoco Abu Bakr Al-Siddiq, ni ‘Umar, ni ‘Uthman, ni ‘Ali -que Allah esté complacido de todos ellos-, ni la familia del Profeta, ni Al-Sayyid Al-Badawi, ni Al-Husayn, ni el shayj ‘Abd Al-Qadir Al-Guilani, ni ninguna otra persona.
La adoración es el derecho exclusivo de Allah, y no se debe dedicar nada de ella a otro fuera de Él, Allah -Exaltado sea- dice: Eso es porque Allah es el Real y aquello que invocáis fuera de Él es lo falso Allah -Exaltado sea- dice: A pesar de que no se les había ordenado sino que adorasen a Allah, rindiéndole sinceramente la adoración, como hanifes[Seguidores de la inclinación natural, la tendencia innata del hombre por la que reconoce a su Señor sin asociar nada con Él.] Existen muchas aleyas que reflejan esta idea:
Es, pues, obligatorio para todos los adultos responsables de entre los genios y humanos adorar a Allah únicamente sin asociarle nadie ni nada. Por otro lado, el derecho de los Profetas es seguirlos, creer en ellos -la paz sea sobre todos ellos-, amarlos, y que cada pueblo debe obedecer a Su Profeta. Esta Ummah debe también obedecer todo lo que su Profeta, Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- comunicó; aferrarse a ello y creer en todo lo que Allah y Su Mensajero informaron sobre el pasado, y el futuro; mantenerse firmes en la religión de Allah con la que envió a Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, adherirse al Corán y la Sunna auténtica en los dichos y hechos, y poner en práctica la shari'ah de Allah.
Es obligatorio para todos los musulmanes y los países islámicos aplicar los castigos religiosos de Allah en la tierra, de acuerdo con la aleya en la que Allah dice: Pero no, por tu Señor que no creerán hasta que no te acepten como árbitro en todo lo que sea motivo de litigio entre ellos y luego no encuentren en sí mismos nada que les impida aceptar lo que decidas y se sometan por completo
( Número del tomo 7; Página 103)
Y dice -Exaltado sea-: ¿Acaso quieren que se juzgue con el juicio de la ignorancia? ¿Y qué mejor juez sino Allah, para los que saben con certeza? No hay nada mejor que el veredicto de Allah, ya que en ello existe la felicidad, la seguridad, y el triunfo tanto en esta vida mundanal como en la Última vida. Es obligatorio para los que tienen la autoridad llamar a aplicar los veredictos de Allah, y adherirse a ellos. Es igualmente obligatorio para cada musulmán obedecer y aceptar estos veredictos divinos. En este sentido, Allah -Exaltado sea- dice: Allah les ha prometido a los que de vosotros crean y practiquen las acciones rectas que les hará sucesores en la tierra
Ésta es la regla básica: si le adoran, hacen las buenas obras, obedecen Sus veredictos y se mantienen firmes en la fe por dichos y hechos, Allah les hará sucesores en la tierra, les apoyará, y les dará la victoria, tal como dice en la siguiente aleya: ¡Vosotros que creéis! Si ayudáis a Allah, Él os ayudará a vosotros y dará firmeza a vuestros pies Y dice en otra aleya: Es cierto que Allah ayudará a quien Le ayude. Verdaderamente Allah es Fuerte y Poderoso Luego indica a aquellos a los que concederá Su victoria, diciendo: Esos que si les damos poder en la tierra establecen el salat, entregan el zakat y ordenan lo reconocido y prohíben lo reprobable Es decir, que después de creer en Allah, en Su Unicidad y en Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- deben cumplir con Sus legislaciones, incluso establecer las oraciones, ayunar, ordenar el bien y prohibir el mal. El bien incluye el ayuno, al-hajj, el Yihad (lucha por la causa de Allah), el abandono de las prohibiciones y también llamar a la gente a cumplir con lo que Allah y Su Mensajero ordenan.
( Número del tomo 7; Página 104)
Prohibir el mal incluye impedir todo lo que Allah ha prohibido como el politeísmo y el resto de las desobediencias. Estos son los adeptos de la fe, a quienes Allah concederá la victoria; tanto en la vida mundana, haciéndoles sucesores en la tierra y otorgándoles el triunfo sobre sus enemigos; como en la Última vida, introduciéndolos en el Paraíso y salvándoles del Infierno, tal como Allah -Exaltado sea- dice: Auxiliaremos a Nuestros mensajeros y a quienes crean, en esta vida y en el día en que se levanten los testigos(51) El día en que a los injustos no les servirán de nada sus disculpas y tendrán la maldición y la mala morada Buscamos refugio en Allah de ello.
Allah -Exaltado y Glorificado sea- dice: Los que creen y no empañan su creencia con ninguna injusticia, ésos tendrán seguridad y serán guiados Los que creen se refiere a aquellos que entran en el Islam, se mantienen rectos en la religión de Allah, abandonan el politeísmo, obedecen la verdad. Por otra parte, toda desobediencia es una injusticia, y ésta se refiere aquí al politeísmo, tal como fue interpretado por el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Ellos han creído, dedicado sinceramente la adoración a Allah, abandonando el politeísmo y obedeciendo lo que Allah, y Su Mensajero ordenaron, porque su fe se completa solamente con la obediencia a Allah, y a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Por eso Allah -Exaltado sea- dice en la aleya: ésos tendrán seguridad y serán guiados Eso será por su creencia correcta y exenta del politeísmo. También, toda desobediencia disminuye la seguridad y la guía. Por lo tanto, quien adquiere una creencia completa mediante la obediencia a Allah y a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, cree en la Unicidad de Allah, es sincero con Allah, abandona el politeísmo y deja las desobediencia, tendrá una seguridad y guía completas, tanto en la vida mundanal, como en la Última vida.
( Número del tomo 7; Página 105)
De acuerdo con otras evidencias del Corán y la Sunna, esa seguridad disminuye con el mismo grado que la persona cometa pecados, y maldades. Sin embargo, si sigue creyendo en el Monoteísmo, pertenecerá entonces a los de la seguridad y la guía, aunque haya cometido pecados y desobediencias por los cuales será castigado, pero su destino final será el Paraíso, siempre que muera siendo monoteísta y teniendo fe. Es decir, si entra al Infierno, será castigado en la medida de los pecados cometidos, pero después saldrá del Infierno y entrará en el Paraíso. Esta opinión contradice lo que los jariyíes y los mu‘tazilíes dijeron de que quien entre en el Fuego, nunca saldrá. Esta pretensión es falsa y contradice al Corán, la Sunna, y el consenso de los (sabios) musulmanes. Ahl Al-Sunnah Wal Gama‘ah dicen: Según las evidencias de textos religiosos, un musulmán desobediente puede ser introducido en el Infierno y castigado por los pecados que ha cometido, pero, saldrá después de ser purificado de ellos. Por ejemplo, puede ser que un musulmán que cree en la Unicidad se introduzca en el Infierno por cometer pecados, como el adulterio, desobedecer a los padres, consumo de bebidas alcohólicas, practicas usuarias y otros en caso de morir antes de arrepentirse. En este caso, puede ser castigado o perdonado por Allah, de acuerdo con los hadices de tipo Mutawatir (transmitido de número significativo de narradores cuyo acuerdo sobre una mentira es imposible) del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y también según el consenso de Ahl Al-Sunnah Wal Gama'ah.
Asimismo, el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- intercederá para algunos musulmanes desobedientes de su Ummah introducidos en el Infierno, y a quienes Allah les librará por esa intercesión. Los Profetas también, los creyentes, los niños muertos, los ángeles intercederán. Por consecuencia, no quedarán para siempre en el Infierno excepto los asociadores y los incrédulos. Allah -Exaltados sea- dice en una aleya, de la sura de Al-Baqara (la Vaca): Allah les mostrará así lo que hicieron, para que les sirva de pesar. No saldrán del Fuego Dice también en la sura de Al-Ma'ida (la Mesa Servida): Querrán salir del Fuego, pero no saldrán. Tendrán un castigo permanente
( Número del tomo 7; Página 106)
Allah dice también en la sura de al-naba´ (la Gran Noticia): Así pues, gustad. Sólo habrá aumento en el castigo Existen muchas aleyas que reflejan esta idea. En cuanto a los desobedientes que creen en la unicidad de Allah, y mueren en el Islam, pero sin haber arrepentido anteriormente, no permanecerán en el Infierno eternamente. Si entran, serán castigados por un tiempo corto o largo. El castigo eterno se divide en dos tipos, uno duradero, que es el destino de los incrédulos, y otro temporal para algunos desobedientes. Su permanencia en el Infierno puede extenderse por largo tiempo en la medida de la intensidad de sus pecados, pero al final del período destinado, Allah les hará salir del Infierno y entrar en el Paraíso, de acuerdo con lo que fue recopilado acerca del asesino o del adúltero. Pero, este último tipo es temporal y tendrá un fin si la persona ha muerto creyendo en la Unicidad. Por el contrario, el castigo eterno y duradero es el destino de los incrédulos quienes han muerto negándose creer en Allah, como los judíos, los cristianos, los paganos, entre otros. Buscamos refugio en Allah de ello.
Ustedes, los musulmanes, responsables y adultos, apresúrense a temer a Allah, arrepentirse ante Él, tener fe sincera, realizar obras buenas y adherirse al Islam antes de lamentarse, morderse los dedos y decir tal como se menciona en la siguiente aleya: ¡Ay de mí!, ojalá y hubiera adelantado algo en favor de mi vida Por tanto, cada adulto responsable en todas partes del mundo, que todavía no ha entrado en el Islam, tiene que hacerlo inmediatamente antes de llegar la muerte y sentirse un gran arrepentimiento porque su destino será el Infierno, ¡que mal destino! Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Furqan (el Discernimiento): Será el día en que el injusto se morderá las manos y dirá: ¡Ojalá y hubiera tomado un camino junto al mensajero!(27) ¡Ay de mí! ¡Ojalá y no hubiera tomado a fulano por amigo!(28) Me extravió del recuerdo después de haberme venido. El Shaytán es para el hombre una decepción
( Número del tomo 7; Página 107)
Y, dice en la sura de Al-fagr (el Amanecer): y se haga venir, ese día, a Yahannam. Entonces el hombre recordará. ¿Pero de qué le servirá recordar?(23) ¡Ay de mí!, ojalá y hubiera adelantado algo en favor de mi vida(24) Ese día, nadie infligirá Su castigo(25) y nadie prenderá con Su firmeza
Usted, ¡siervo de Allah!, debe tener cuidado de morderse los dedos el Día del Levantamiento, como resultado de su incredulidad o negligencia en cuanto al derecho de Allah. Tiene también que apresurarse al bien antes de llegar a la muerte, y adherirse a la verdad creyendo en la Unicidad, ser sincero ante Allah, y cumplir con la obligación de la adoración por la cual fue creado. Asimismo, usted debe cumplir con el Islam porque usted fue creado para adorar a Allah. Eso es el Islam, que es también la piedad, la guía y la obediencia a Allah y a Su Mensajero. En consecuencia, debe adherirse y mantenerse firme en el Islam antes de que le llegue la muerte y perder la oportunidad de hacerlo, sobre todo que nadie sabe cuándo se le acaba la vida. Ninguna persona sabe cuándo le viene la muerte, puede ser por la mañana, o por la noche. Nadie tampoco sabe los motivos de su muerte. Por tanto se debe tomar este asunto con toda seriedad, apresurarse a obedecer a Allah, arrepentirse ante Él, y mantenerse firme en ello hasta la muerte.
¡Siervo de Allah! Tema a Allah, y apresúrese a la verdad antes de la muerte, a la obediencia a Allah, y a Su Mensajero, a aprender, comprender bien la religión de Allah, y enseñarla, porque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: A quien siga un camino, buscando el conocimiento, Allah le facilitará el camino hacia el Paraíso. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Cuando Allah quiere el bien para alguien, le hará comprender la religión. Un hadiz de común acuerdo sobre su autenticidad.
( Número del tomo 7; Página 108)
Cada musulmán debe temer a Allah, pensar en sus acciones, y si está siguiendo el camino recto de Allah como lo siguieron los Compañeros del Profeta y los Salaf Salih, que incluye la Unicidad de Allah, obedecerle, creer en Él, en Sus Nombres, y Atributos. Debe también abandonar los actos de innovación en la religión.
Cada persona debe reflexionar en sus actos, y saber si está en el mismo método de Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, si está adorando a Allah únicamente sin asociarle nada ni nadie y si está cumpliendo con sus órdenes y evitando sus prohibiciones. Cada persona debe pedir cuentas a sí mismo, reflexionar, y temer a Allah, Él -Exaltado sea- dice: ¡Vosotros que creéis! Temed a Allah y que cada uno espere para el mañana lo que él mismo se haya buscado ¡Siervo de Allah!, si es un creyente, un chiita, o si adopta cualquier otra doctrina, debe reflexionar en sus acciones en todos los casos. Ansar Al-Sunnah (Grupo de los defensores de la Sunna), los Hermanos Musulmanes, Al-Gama‘ah Al-Islamiyya (Grupo Islámico), y Gama‘at Al-Tabligh, todos nosotros debemos pensar si estamos en el camino de la guía, que es el de Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Cada uno de nosotros debe cuidarse por sus acciones, sin imitar a nadie, porque la imitación es grave y conduce al fanatismo infundado que también está prohibido. Hay que obedecer a Allah y a Su Mensajero, Allah -Exaltado sea- dice: ¡Vosotros que creéis! Obedeced a Allah, obedeced al Mensajero No nos ordena obedecer a fulano o a mengano, sino dedica la obediencia particularmente a Allah, a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y a los que tienen autoridad, y completa la aleya diciendo: ¡Vosotros que creéis! Obedeced a Allah, obedeced al Mensajero y a aquéllos de vosotros que tengan autoridad. Y si disputáis sobre algo, remitidlo a Allah y al Mensajero
( Número del tomo 7; Página 109)
Si disputan sobre algo, con los que tienen autoridad, con los ulemas, con los gobernantes, con otra persona, con uno de los hijos, con un shayj, con un líder, con un cónyuge, se debe remitir todo el asunto a Allah, y a Su Mensajero.
Es decir no se debe seguir los deseos, ni a ninguna otra persona, sino se debe remitir los asuntos a Allah -Exaltado sea- y a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Si por ejemplo un responsable o líder le ordena a usted hacer algo que contradice las leyes islámicas, en este caso no hay ninguna obediencia a él, ya que la obediencia debe ser solamente en el bien reconocido. Del mismo modo, si su esposa, su padre o su madre le pide hacer algo que contradice las leyes islámicas, usted debe negarse a hacerlo, pero con sabiduría y palabras buenas, pidiendo excusa de su padre, su madre, el responsable o su esposa, con buenos modos, intentando convencerlos de lo que Allah ha legislado. Usted puede decir: Allah y Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dicen que no está permitido obedecer a nadie desobedeciendo a Allah. ¡Oh padre mío!, ciertamente que tiene un gran derecho sobre mí, pero no puedo obedecerle en los pecados como (por ejemplo) beber vino o practicar la usura.
Del mismo modo, se debe tratar al líder, a la madre, a la esposa, al hermano mayor, al jefe de la tribu o a cualquier otra persona. No se debe obedecer a nadie en desobedecer a Allah, ya que la obediencia de Allah está por encima de todo. Si alguien, aunque sea un rango menor, como su hijo, le ordena obedecer a Allah, entonces con mucho gusto usted debe llevarlo a cabo. Por ejemplo, Si su hijo le dice: ¡Oh padre mío!, tema a Allah y abandone la usura, o abandone el adulterio o el vino, en este caso hay que hacerle caso, aunque sea de una persona menor.
( Número del tomo 7; Página 110)
En este caso también, usted debe agradecer a Allah que le ha dado un hijo que le ordena el bien. Nunca actúe con soberbia si su hijo, su hermano menor o su criado le invitan al bien. Agradezca a Allah que le ha dedicado un mayordomo, un hijo, un vecino, o un hermano que le ordena obedecer a Allah, y le ayuda a hacer el bien. No muestre arrogancia, diciendo cosas como: "Eso no es asunto tuyo." "¡¿Cómo te atreves a ordenarme?! Usted tiene que temer a Allah, porque es una obligación de todo el mundo. En este caso, si el consejo coincide con la shari'ah, usted debe responder diciendo: " ¡Que Allah te recompense con el bien!", y tiene que hacer el bien sin orgullo. Un creyente engrandece las ordenes de Allah, y acepta la verdad de los otros, aunque sean inferiores, sin soberbia, Allah -Exaltado sea- dice: Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allah es el que más Le teme Si un discípulo aconseja a su shayj aclarándole un asunto oculto, no debe rechazar su consejo si se trata de una verdad. Esto es un temor a Allah, y una comprensión correcta de la religión, que ordena aceptar la verdad que viene de cualquier hombre, o mujer, incluso de un hijo suyo, hermano menor, vecino, o criado sin distinción. Quien sabe la verdad, debe guiar a los otros con pruebas. Y el que se entera de ella, debe escuchar y obedecer, porque la evidencia es superior a todos, y ante ella, nadie debe mostrar ninguna objeción, porque Allah -Exaltado sea- dice: Y si disputáis sobre algo, remitidlo a Allah y al Mensajero
( Número del tomo 7; Página 111)
Usted debe someterse a la verdad que le viene de cualquier persona, siempre que haya una evidencia. No se debe mirar a la persona que la comunica, pero hay que aceptar la verdad porque es superior a todo el mundo, y es el objeto que todo creyente debe buscar. Usted tiene que pedir cuentas a sí mismo, y a los suyos. Piense en sus consejos, y acéptelos si coinciden con la shari'ah. Si su existencia con este grupo le sirve en términos de la religión, entonces puede quedar con ellos, pero si le perjudica, debe entonces aconsejarlos y abandonarlos. No se debe quedar con los seguidores de la falsedad, excepto para aconsejarlos y guiarlos al bien. Así se debe aconsejar. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: La religión es el buen consejo. Se preguntó: "¿Para quién, ¡Mensajero de Allah!?" Respondió: "A Allah, a Su Libro, a Su Mensajero, para los líderes de los musulmanes y para la gente en general" Recopilado por Muslim en su Sahih.
En consecuencia, hay que dar consejos con respecto a estos cinco destinatarios: a Allah, creyendo en Su Unicidad, siendo sincero, obedeciendo Sus órdenes, evitando Sus prohibiciones y aplicando las sentencias de Su Libro; al Mensajero de Allah, obedeciéndole y siguiendo su camino; al Corán, aplicando sus veredictos, poniéndolo en práctica y creyendo que es de la palabra de Allah y que no está creado; a los líderes, a través de guiarlos al bien y prohibirles el mal, utilizando un buen estilo, y también suplicando a Allah que los guíe. Invoque a Allah para los líderes que les oriente al camino recto y a la verdad y que les ayude a aplicarla en todas partes. Incluso si vive en un país no-musulmán, invoque a Allah que los guíe a la verdad. Algunas personas dijeron: ¡Oh Mensajero de Allah! La tribu de Daws se convirtieron en incrédulos y agresores. El Mensajero les dijo: ¡Oh Allah!, guía a la tribu de Daws y tráelos aquí. De hecho, Allah les concedió la guía y se dirigieron al Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- aclarando su regreso al Islam. Por lo tanto, se debe suplicar a Allah a favor de los gobernantes de su país, diciendo: Que Allah les oriente, endereza sus corazones y obras, les guíe a la verdad, les apoye a aplicarla, les oriente a hacer todo lo que le agrada, les proteja a los musulmanes de sus maldades, y les ayude a hacer lo correcto.
De este modo, una persona debe aconsejar a los otros, suplicar a Allah para ellos, utilizar un buen estilo y unas palabras amables que no indican ninguna dureza. No se debe combatir a la gente con las manos, sino llamarles con buen estilo. Allah -Exaltado sea- dice: Llama al camino de tu Señor por medio de la Sabiduría, la buena exhortación y convenciéndolos de la mejor manera
( Número del tomo 7; Página 112)
Por ejemplo, si una persona ve a un grupo de gente bebiendo vino, debe decirles que no está permitido consumir bebidas alcohólicas. Si ve a otras personas fumando, debe decirles que tienen que temer a Allah, ya que no está permitido fumar, además de que le perjudica su salud, su vida y su religión. Se debe también aconsejar a quien se afeite la barba y decirle que está prohibido, ya que el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ordenó dejar crecer la barba y cortar el bigote. Si ve a una persona (hombre) que se pone la ropa larga, se le dice que esto no está permitido, ya que se debe cortar el vestido hasta por encima de los tobillos. Se dice también a una mujer que muestra sus encantos, que debe temer a Allah en todos sus actos, y que este acto no es permisible. Si ve a una persona practicando usura en el mercado o en otro lugar, debe decirle que tema a Allah y no practique la usura, ya que se trata de combatir contra Allah y Su Mensajero. Se debe decir también a quien pronuncia insultos que hay que temer a Allah. En todo caso se debe hablar con sabiduría y sin ningún tipo de agresión, y nunca utilizar las manos para pelear con las otras personas. Si no le responde, entonces hay que remitir el asunto a los responsables, como las autoridades competentes en el país. Usted solamente tiene que comunicar e indicar a la gente la verdad, utilizando buenas palabras, tal como Allah nos ha orientado y enseñado a través de la aleya en que dice a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y que toda la Comunidad debe seguir: Llama al camino de tu Señor por medio de la Sabiduría, la buena exhortación y convenciéndolos de la mejor manera Allah -Exaltado sea- dice: Por una misericordia de Allah, fuiste suave con ellos; si hubieras sido áspero, de corazón duro, se habrían alejado de tu alrededor Allah -Exaltado sea- dice también acerca de los judíos y los cristianos:
( Número del tomo 7; Página 113)
Y no discutáis con la gente del Libro sino de la mejor manera, a excepción de los que hayan sido injustos Los injustos deben ser tratados de la misma manera y los agresores, de una manera que convenga a su agresión, pero a través de las autoridades competentes. Ellas son las autorizadas para utilizar la fuerza, de acuerdo con lo que el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Quien de vosotros vea algo ilícito que lo cambie con su mano; si no puede, pues con su lengua (aconsejando); si no puede, con su corazón y esto es lo más débil de la fe
( Número del tomo 7; Página 114)
Es decir, quien puede cambiar el mal con su mano, si es una persona autorizada a utilizar la fuerza, como una organización competente, un juez o un gobernante, en cuyo caso debe utilizar su poder. De lo contrario, debe rechazar y cambiar el mal con su lengua, para no pelear con la gente, haciendo así un mal peor. En este caso, puede decir a quien comete el mal: "¡Oh, siervo de Allah! Tema a Allah". Así, se debe utilizar un estilo amable. Si las palabras no sirven, entonces se debe rechazar el mal con el corazón, detestarlo, y además no tiene que estar presente al cometerse el mal, sino se debe abandonar a la gente que lo cometa. De este modo actúa un creyente en la medida de lo posible sin abandonar a sus obligaciones. Todos los musulmanes, en todas partes tienen que temer a Allah en todos los tiempos, cooperar en la virtud y en temer a Allah, encomendar la verdad y tener paciencia en ella. Cada uno debe temer a Allah en todo lo que hace o deja, pedir cuentas a sí mismo acerca de todas sus acciones con el fin de hacer solamente las obediencias y dejar las desobediencias. De la misma manera, se debe tratar bien a la gente, ordenar el bien si ve un mal, y prohibir las maldades, pero utilizando buenas palabras y evitando la agresión o los insultos. Debe utilizar palabras buenas como: ¡Oh Siervo de Allah!, ¡Oh Hermano Mío!, si es de los musulmanes. En resumen, se deben utilizar buenas palabras como decir: esto no está permitido, y usted debe temer a Allah, etc.
Le pedimos a Allah por Sus Nombres más hermosos y Atributos Sublimes que nos facilite a nosotros y a todos los musulmanes en general la adquisición del conocimiento útil, la realización de las obras de bien, y la comprensión de la religión. ¡Que Allah nos proteja a nosotros y a ustedes del mal de nuestras almas y de nuestros pecados, que haga triunfar Su religión y que eleve Su palabra! Le pido a Allah que guíe a todos los musulmanes en todas partes a comprender Su religión y que se mantengan firmes en ella, y les conceda el conocimiento útil y las buenas obras. También le pido que se abunden entre los musulmanes los ulemas justos que les orienten y les enseñen la Verdad. ¡Que Allah oriente a todos los que tienen la autoridad entre los musulmanes en todas partes, les mantenga firmes en Su religión, que se aconsejen acerca de ella, aplicando Su shari'ah y aplicando los veredictos de Allah entre los pueblos! ¡Que Allah dé éxito a nuestros gobernantes, les ayude a hacer el bien, y que guíe a sus séquitos, les purifique y les proteja de las maldades de sus almas y de sus malas obras! Ciertamente Él -Exaltado y Glorificado sea- es Generoso. ¡Que Allah bendiga a Su siervo y mensajero, nuestro profeta Muhammad, su Familia, sus Compañeros y los que le siguen con rectitud!



  Anterior     Siguiente