Búsqueda por el número de tomo > Séptimo volumen > El veredicto legal sobre quien abandona a su madre

( Número del tomo 7; Página 137)

El veredicto legal sobre quien abandona a su madre

Pregunta: Un ciudadano de Gizan dice que hay un estudiante de ciencias religiosas, que reza, ayuna, paga limosnas pero lamentablemente se mantiene lejos de su madre. ¿Son beneficiosas sus oraciones, limosnas y ayunos mientras está abandonando a su madre, teniendo en cuenta que es una creyente comprometida que observa sus oraciones y ayunos?
Respuesta: Mantenerse alejado de la madre es un acto abominable y una gran desobediencia. En consecuencia, este hombre tiene que hacer arrepentimiento y volver a tratar amablemente y con bondad a su madre, además de pedirle perdón. Esta persona debe dejar inmediatamente el abandono al que somete a su madre, ya que es una obligación suya. Mantenerse alejado de la madre es un acto reprobable y un pecado mayor que debe abandonar inmediatamente, pedir perdón a su madre y arrepentirse sinceramente ante Allah -Exaltado sea. Por otro lado, sus oraciones, ayunos y demás actos de adoración no se vuelven nulos por este acto en cuestión. En consecuencia, todos los actos de adoración que hace son correctos si este hombre los cumple de acuerdo con la shari'ah (Ley Islámica), sin embargo, su fe es débil e imperfecta como consecuencia de este pecado. Según Ahl Al-Sunnah los pecados debilitan y disminuyen la fe de la persona que los comete, pero no le hacen convertirse en incrédulo. Por otro lado, los jariyíes consideran lo contrario, porque opinan que una persona se convierte en un incrédulo al cometer los mayores pecados, pero son injustos y están equivocados al sostener este punto de vista, según Ahl Al-Sunnah Wal Gama‘ah, que opinan que
( Número del tomo 7; Página 138)
los pecados disminuyen la fe, pero quien los comete no se convierte en un incrédulo ni será castigado eternamente en el Fuego. En resumen, una persona que comete un pecado es desobediente y sus pecados disminuyen y debilitan su fe, y le hace caer bajo la ira de Allah, por lo tanto, está en peligro de ser castigado en el Infierno, aún así no se considera incrédulo e, incluso si esa persona fuera castigada entrando en el Infierno, no va a residir eternamente en él, ya que de acuerdo con ellos, los desobedientes no residirán eternamente en el Infierno si hubieran sido arrojados a él por sus pecados solamente.
En resumen, mantenerse alejado de su madre es una desobediencia y un pecado mayor, pero no es una justificación para considerarle incrédulo ni anular sus buenas acciones. Sin embargo, si esta persona considera licito el acto de desobedecer a los padres, se convierte en un incrédulo. Buscamos refugio en Allah de considerar la desobediencia a los padres como un acto permitido. Quien comete y además hace lícito los actos prohibidos como la desobediencia, la usura o el adulterio, es un incrédulo y apóstata del Islam, excepto quienes ignoran este veredicto por estar en tierras lejos del Islam. En este caso, se les debe aclarar las instrucciones del Islam y que Allah ha prohibido el acto de desobedecer a los padres. Por lo tanto, tratar bien a los padres es obligatorio para cada musulmán y maltratarlos está prohibido. Si este asunto se le pone de manifiesto a la persona ignorante y al que abraza el Islam, pero después, insisten en considerar la desobediencia a los padres como un acto permitido, se convertirán en incrédulos. Buscamos refugio en Allah de ello. Si un estudiante de ciencias religiosas comete dicho acto, el pecado es aún peor. Buscamos refugio en Allah de ello.



  Anterior     Siguiente