Búsqueda por el número de tomo > Séptimo volumen > Las éticas islámicas

( Número del tomo 7; Página 150)

La moral islámica.

Las alabanzas son para Allah, Señor de los mundos, y el buen fin es para aquellos que temen (a Allah). Que la paz y las bendiciones sean con Su siervo, mensajero, amado, el que le confió Su revelación, nuestro querido profeta Muhammad ibn 'Abdullah; sobre su Familia, sus Compañeros y quien sigue su camino y su guía hasta el Día del Juicio Final.
Pues: El objetivo de esta clase es poner de relieve las moralidades islámicas que cada creyente, sea hombre o mujer, debe adquirir y adherirse a ellas hasta la muerte. Esto se debe a que Allah -Exaltado sea- creó a los genios y a los seres humanos para que le adorasen sólo a Él. Así como, prometió a los que se adhieren a estas moralidades, a las cuales llamó y ordenó, el Paraíso, la dignidad, el éxito en esta vida mundana y el apoyo para hacer lo bueno, y preparó el Infierno como castigo a aquellos que se desvían de estas moralidades, mostrando la arrogancia. Eso es el peor destino. ¡Que Allah nos proteja de ello!
Las moralidades islámicas son las ordenadas por Allah en el Sagrado Corán, por el profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en su Sunna o cuyos practicantes son alabados por Allah, prometiéndoles la gran recompensa y la victoria. Entre ellas las que Allah -Exaltado sea- o Su Mensajero ordenaron abandonarlas, cuya recompensa es buena; el acto de abstenerse de lo reprobable se considera parte de las buenas costumbres. La realización de las órdenes de Allah y el abandono de Sus prohibiciones es el núcleo de las buenas moralidades a las cuales Allah -Exaltado sea- ordenó y llamó a los creyentes, o Su Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ordenó, llamó a los creyentes o elogió a los que la aplican.
( Número del tomo 7; Página 151)
Ésta es la adoración por la cual fueron creados los genios y los seres humanos, Allah -Exaltado sea- dice: Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren Esto significa que ellos deben adorarle -Exaltado sea- por la realización de Sus mandamientos, como la oración, el ayuno y el mejor mandato es la adoración sincera a Él. También eso significa abandonar lo que Allah ha prohibido, pues el peor pecado es el politeísmo, la asociación a otro con Allah y las otras formas de la incredulidad y la desviación.
Estas moralidades, que implican la realización de las obligaciones y el abandono de las prohibiciones, son aquellas con que Allah -Exaltado sea- ha enviado a todos Sus Mensajeros -la paz sea con ellos- desde Adán, el primer mensajero de la humanidad y Noé, el primer Mensajero enviado por Allah a la humanidad después de que cayeron en el politeísmo, hasta el último, el sello y el mejor de los Mensajeros, Muhammad ibn 'Abdullah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Adán, nuestro padre -la paz sea con él-, fue el primer Mensajero y el noble Profeta que fue enviado a la humanidad. Allah -Exaltado sea- le envió para llamar a la gente a Su Unicidad, y le legisló algunas leyes divinas para que las siguieran él y sus descendientes. De hecho, se adhirieron a ellas, hasta que el pueblo de Noé cometió el politeísmo. Allah -Exaltado sea- envió a Noé a la gente de la tierra, y fue el primer Mensajero enviado después de la aparición del politeísmo entre las personas. Él les llamó al monoteísmo, negó el politeísmo y siguió llamando a su pueblo novecientos cincuenta años al monoteísmo, a la obediencia a Allah y al abandono de asociarle con otros y cometer pecados. Allah -Exaltado sea- envió a todos Sus Mensajeros para llamar a la gente al monoteísmo, a Su obediencia y al abandono de lo que Él prohibió, Allah -Exaltado sea- dice: Hemos enviado un mensajero a cada comunidad: "Adorad a Allah y apartaos de los Tagut" También dice:
( Número del tomo 7; Página 152)
Antes de ti no enviamos ningún mensajero al que no le fuera inspirado: No hay dios excepto Yo. ¡Adoradme! Él -Exaltado sea- selló todos los Profetas con su mejor y su Imam, nuestro amado profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Él es el sello de los Profetas y Mensajeros. Ningún Profeta o Mensajero será enviado después de él, como dice Allah -Exaltado sea-: Muhammad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino que es el Mensajero de Allah y el sello de los profetas El último de los Profetas es el último de los Mensajeros, ya que cada Mensajero es Profeta, no viceversa. El último de los Profetas es también el último de los Mensajeros -la paz sea con todos ellos-. La llamada que adoptó es exactamente la misma a la que todos los Mensajeros llamaron, es decir, el monoteísmo, la sinceridad en la adoración a Allah, y el cumplimiento de Sus mandatos, haciendo las obediencias y dejando las prohibiciones.
Allah -Exaltado sea- aclaró estas moralidades en el Corán y también lo hizo el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Estas moralidades fueron aclaradas en la mayoría de las suras del Corán, ordenando y llamando a ellas, y alabando a los que se adhieren a ellas. Por otra parte, Él -Exaltado sea- advierte de los efectos nocivos de contradecirlas, con el politeísmo y los otros pecados.
Allah -Exaltado sea- envió a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- para llamar a la gente a las buenas moralidades. Se comprobó en un hadiz auténtico que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Es cierto que Allah me envió para completar la excelencia de las virtudes y para perfeccionar todas las buenas acciones. En otra versión: para completar las buenas moralidades. Allah envió a Su Profeta para completar las buenas morales y las acciones del bien.
( Número del tomo 7; Página 153)
La base de estas moralidades consiste en el monoteísmo y la sinceridad a Allah en todas las acciones. Eso se considera el núcleo de las moralidades, el más grande y el más obligatorio. También incluye la Unicidad de Allah, la devoción a Él y el abandono del politeísmo. Luego la base más importante de estas moralidades, después del monoteísmo, consiste en las cinco oraciones obligatorias diarias. Allah -Exaltado sea- describió a Su Profeta que tuviera un carácter magnánimo, diciendo: Y estás hecho de un carácter magnánimo El carácter moral del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- era la observancia de los veredictos del Corán y la adherencia a su guía; cumpliendo con los mandatos y evitando las prohibiciones. Así es la moral del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, como dijo la madre de los Creyentes -que Allah esté complacido con ella- ‘A’isha cuando fue preguntada acerca del carácter del Profeta: "Su carácter era el Corán" Esto significa que solía observar las enseñanzas del Corán, abstenerse de cualquiera de las acciones prohibidas mencionadas en él y seguir su método. Eso era el gran carácter que Allah -Exaltado sea- otorgó a Su Profeta. Esto significa someterse a los mandamientos de Allah, abstenerse de cometer actos prohibidos y adherirse a las moralidades y los actos que complacen a Allah -Exaltado sea-.
Quien medita los sentidos del Sagrado Corán y lo recita mucho con el fin de comprenderlo plenamente y conocer la esencia de las moralidades, sin duda logrará este conocimiento, Allah -Exaltado sea- dice: Es un Libro bendito, que te hemos hecho descender, para que mediten sus signos y para que recuerden los que saben reconocer lo esencial Y dice -Exaltado sea-: Es cierto que esta Recitación guía a la vía más recta y trae para los creyentes que practican las acciones de rectitud las buenas nuevas de que tendrán una enorme recompensa Y dice también: ¿Acaso no meditan el Corán o es que tienen cerrojos en el corazón? En otra aleya dice: Y éste es un Libro que hemos hecho descender y una bendición. Seguidlo y guardaos, para que se os pueda tener misericordia Y dice también: Hemos hecho que te descendiera a ti el Libro que es una aclaración para cada cosa y una guía, misericordia y buenas noticias para los que se someten (los musulmanes)
( Número del tomo 7; Página 154)
Este gran libro muestra la esencia de las grandes morales y las buenas obras, poniendo de relieve las malas morales y acciones para que cualquier creyente las evite y advierta de las obras de los incrédulos, hipócritas, indecentes y malvados, porque Allah -Exaltado sea- explicó estas malas acciones para que Sus siervos creyentes las adviertan. También indica la esencia de las buenas acciones y las grandes moralidades para que los creyentes las sigan y se adhierran a ellas.
Todos nosotros, hombres y mujeres, debemos reflexionar sobre el Libro de Allah y tratar de entenderlo en todos los tiempos, por el día y la noche, con el fin de conocer estos atributos y estas moralidades que agradan y satisfacen a Allah -Exaltado sea- y conocer los atributos y las moralidades, que Allah -Exaltado seas- niega y prohíbe. Allah -Exaltado sea- envió al Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- para mostrar -a través de todos sus actos, dichos y su buen carácter- todo lo que le agrada y satisface, e impedirnos de lo que detesta y apartarnos de Su misericordia, Allah -Exaltado sea- dice: E hicimos que te descendiera a ti el Recuerdo para que pusieras en claro a los hombres lo que se les había hecho descender y para que pudieran reflexionar Y dice: Y no hicimos que descendiera a ti el Libro sino para que les hicieras claro aquello en lo que discrepaban y como guía y misericordia para gente que cree
( Número del tomo 7; Página 155)
El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- nos enseñó las buenas moralidades y cualidades que agradan a Allah y las que nos ordenó a seguir. Además nos muestra a través de sus interpretaciones verbales y su Sunna las moralidades y los actos que Allah -Exaltado sea- negó y censuró. De entre los ejemplos de estas moralidades se encuentra lo que Allah -Exaltado sea- nos muestra en la sura de Al-Fatiha (la Apertura), que se fue revelada para ser seguida por los creyentes, y para que apliquen su contenido. Es la Madre del Corán. Él -Exaltado sea- nos enseñó cómo podríamos alabar, agradecer y pedirle -Exaltado sea- la guía. Entre las grandes moralidades, alabar a Allah y agradecerle mucho. Usted debe saber que es siervo de Allah y que Él es su Señor, y se debe pedirle la guía y el éxito, Allah -Exaltado sea- dice: Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos(2) El Misericordioso, el Compasivo(3) Rey del Día de la Retribución Él -Exaltado sea- enseña a Sus siervos cómo le alaban por estos grandes nombres, diciendo: Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda(5) Guíanos por el camino recto(6) el camino de los que has favorecido, no el de los que son motivo de ira, ni el de los extraviados
Allah -Exaltado sea- dice a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: Compartí la oración entre Mí y Mi siervo en dos partes. Esto se refiere al Fatiha. Allah -Exaltado sea- lo llama oración, porque es el pilar más importante de la oración. Cuando el siervo dice: "Alabado sea Allah, Señor del Universo", Allah dice: "¡Mi siervo Me alabó!". Cuando dice: "El Misericordioso, el Omnicompasivo", Allah dice: "¡Mi siervo Me exaltó!". Cuando dice: "Rey del Día de la Retribución", Allah dice: "Mi siervo Me glorificó". Pues, la glorificación es el resultado de los elogios reverentes. Cuando dice: "Sólo a Ti adoramos y sólo de Ti imploramos ayuda", Allah -Exaltado sea- dice: "Esto está entre Mí y Mi siervo y le daré a Mi siervo lo que pide"
El dicho de "Sólo a Ti adoramos" es un derecho de Allah y "de Ti imploramos ayuda" muestra la necesidad del siervo. Éste debe pedir a Allah -Exaltado sea- la ayuda, porque Él es el Único en Quien se busca la ayuda. Él -Exaltado sea- es Quien tiene poder sobre todas las cosas, y a Él el siervo recurre para pedir Su ayuda en sus actos de adoración, obediencia y abandono de los pecados. También se busca la ayuda de Allah -Exaltado sea- en los asuntos mundanos, como se comprobó en el hadiz de Ibn ‘Abbas: Si imploras algo, implóralo a Allah y si pides ayuda, pídela a Allah.
( Número del tomo 7; Página 156)
Tu Señor es Aquel cuya ayuda se pide y es el Único que merece ser adorado. Él -Exaltado sea- enseña a usted decir: "Sólo a Ti adoramos y sólo de Ti imploramos ayuda", pues esto está entre usted y su Señor; "Sólo a Ti adoramos" es Su derecho sobre usted, y "sólo de Ti imploramos ayuda" es decir, pedirle la ayuda en cumplir sus deberes religiosos y sus asuntos mundanos.
La Única adoración a Allah es una gran moralidad, y significa adorarle sólo sin asociarle otros, como un rey, un Profeta, un amigo, un ídolo, un árbol, una estrella o cualquier otra cosa. Hay que adorar sólo a Allah, Allah -Exaltado sea- dice: Vuestro dios es un Dios Único, no hay dios sino Él, el Misericordioso, el Compasivo Y dice: Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él Y dice también: A pesar de que no se les había ordenado sino que adorasen a Allah, rindiéndole sinceramente la adoración, como hanifes[Seguidores de la inclinación natural, la tendencia innata del hombre por la que reconoce a su Señor sin asociar nada con Él.] Él -Exaltado sea- Quien merece verdaderamente la adoración, como dice: Eso es porque Allah es la Verdad y lo que invocáis aparte de Él es lo falso
Este acto de adoración es una gran obligación, un gran derecho y una gran moralidad que consisten en adorar sólo a Allah en todas las condiciones; en los momentos de dificultad y prosperidad, la salud y la enfermedad, durante el viaje y la residencia en la casa hasta la muerte. No debe ofrecer la oración a nadie más que Él, ni pedir ayuda excepto a Él, ni sacrificar excepto por Él, ni hacer votos excepto a Él, ni pagar caridad sino por Su causa. En general, usted tiene que hacer todas las obras sinceramente por Su causa, porque los actos de adoración deben ser realizados sólo en Su nombre, Allah -Exaltado sea- dice: Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda Y dice: Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él
( Número del tomo 7; Página 157)
Todos los actos de adoración deben ser realizadas sólo por la causa de Allah; pues no se pide ayuda a los muertos, ni se hacen votos por ellos, ni se pide la victoria a ellos contra los enemigos, ni se pide tratamiento a los enfermos. Por otra parte, no se pide a los Profetas estas cosas ni a las estrellas, los ángeles, los genios o cualquier otra criatura, ya que todo eso se debe a Allah sólo, a Quien se suplica, se ruega y se pide -Exaltado sea-.
Está permitido buscar la ayuda de un ser humano, de acuerdo a lo que está permitido por la shari`ah (Ley Islámica), como Allah -Exaltado sea- dice en la historia de Moisés: entonces el que era de los suyos le pidió ayuda contra el que era de sus enemigos
Y dice: Y salió de ella medroso y alerta No hay ningún inconveniente en mantenerse seguro contra los ladrones por medio de cerrar las puertas o mantener guardias para protegerse a sí mismo y sus posesiones. Esto es como dice Allah -Exaltado sea- acerca de Moisés -la paz sean con él-: Y salió de ella medroso y alerta Pues, salió de Egipto medroso y alerta de las maldades de los faraones. Eso es un ejemplo de las causas materiales que Allah -Exaltado sea- legisló a Sus siervos.
Además Allah -Exaltado sea- dice: entonces el que era de los suyos le pidió ayuda contra el que era de sus enemigos
( Número del tomo 7; Página 158)
Esto significa que el israelita pidió la ayuda de Moisés contra el copto, y aquél le ayudó rápidamente porque está vivo y es capaz de responder a esta ayuda. Si usted dice a su amigo, por favor ayúdeme a reparar mi coche, mientras él está presente y es capaz de hacerlo, está bien, y este caso no se considera como un acto de adoración. Además, si pide a alguien una cierta suma de dinero como préstamo o le pide la ayuda en la construcción de la casa, mientras que él es uno de sus amigos más cercanos que es capaz de hacerlo fácilmente, eso está permitido, no se considera como un acto de adoración y se somete a los límites legales permitidos. Sin embargo, si usted va a la tumba de un muerto, pidiéndole el apoyo, la cura de una enfermedad o lo parecido, eso se considera una forma del politeísmo mayor. Si pregunta a un genio la ayuda o la defensa contra los enemigos, si pide la ayuda de los ángeles o los Profetas que ya están muertos, eso se considera parte del politeísmo mayor. Además, si pide al sol, la luna y las estrellas la ayuda contra los enemigos y lo similar, eso se considera politeísmo mayor, que contradice a lo que Allah -Exaltado sea- ha ordenado en la siguiente aleya: Sólo a Ti te adoramos, sólo en Ti buscamos ayuda Este es el compromiso puro del monoteísmo y la gran moralidad de los Mensajeros y sus seguidores, que consisten en adorar sólo a Allah -Exaltado sea- sinceramente.
Además, se pide la guía solamente a Allah, pues se debe pedirla porque la necesita mucho aún si usted es el más piadoso y el más erudito. De hecho, usted necesita la guía hasta el momento de la muerte, por lo tanto Allah -Exaltado sea- nos enseñó decir en la sura de Al-Fatiha en cada rak`ah (unidad): Guíanos por el camino recto Se dice diecisiete veces cada día y noche en las oraciones obligatorias, junto con las supererogatorias: Guíanos por el camino recto(6) el camino de los que has favorecido
Aunque el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- era el más sabio y el más perfectamente guiado, solía decir al iniciar la oración: "¡Oh Allah, Señor de Gabriel, Miguel e Israfil, Creador del cielo y la tierra, Conocedor de lo Oculto y de lo visible, Tú eres el Juez de los asuntos en los cuales Tus siervos se discrepan. Guíame con respecto a los asuntos en disputa con la Verdad, con Tu permiso, porque Tú guías a quien quieres al Camino recto!" Él solía pedir a su Señor la guía, a pesar de que él es el señor de todos los seres humanos que Allah le había guiado y le concedió toda bondad. No obstante, no dejaba de pedir la guía a su Señor. Todos nosotros necesitamos esta guía; sean ulemas, estudiantes, la élite, hombres y mujeres. Sí, todos nosotros necesitamos la guía.
Por lo tanto, Allah -Exaltado sea- nos ha legislado decir: Guíanos por el camino recto
( Número del tomo 7; Página 159)
El significado: que nos guíe y nos muestre lo bueno y mantenga firmes en ello. El camino recto es la religión de Allah y el Corán y la Sunna, es decir, lo que está ordenado por Allah -Exaltado sea- a través del Corán y la Sunna del Profeta. El camino recto es el Islam, la fe, la guía, la piedad y la obediencia, que es la religión de Allah.
Usted no tiene más remedio que suplicar a Allah -Exaltado sea- que le guíe hacia el camino recto y que le haga mantenerse firme en ello hasta su muerte. Este camino es el elegido por los que Allah -Exaltado sea- ha concedido Su gracia, sean los Mensajeros o sus seguidores que se adhieren y siguen a él, Allah -Exaltado sea- dice: Quien obedezca a Allah y al Mensajero, ésos estarán junto a los que Allah ha favorecido: los profetas, los veraces, los que murieron dando testimonio y los justos. ¡Y qué excelentes compañeros! Y dice: no el de los que son motivo de ira, ni el de los extraviados Esta aleya significa pedirle que mantenga alejado del camino de los que son motivo de ira, ni el de los extraviados. Los que son motivo de ira son aquellos que saben perfectamente la verdad, pero no la siguen, es decir, los judios y sus seguidores. Los extraviados son los ignorantes que adoran a Allah -Exaltado sea- sin seguir Su guía, es decir, los cristianos y sus parecidos. Debe suplicar a Allah que le haga estar a salvo del camino de estos y aquellos, y que le guíe al camino de los guiados, es decir, los Mensajeros, sus seguidores ulemas y los que conocen la verdad y actúan de acuerdo con este conocimiento, ya que estos son verdaderamente la gente del camino recto. Por lo tanto, usted debe suplicar a Allah que le guíe hacia Su camino, otorgándole el conocimiento beneficioso y las buenas acciones, hasta que llegue al estado de seguridad. Todas estas características son ejemplos de las buenas moralidades. Allah -Exaltado sea- dice al principio de la sura de Al-Baqara (la Vaca): Ese Libro, sin duda, contiene una guía para los temerosos (de su Señor)(2) Esos que creen en el No-Visto, establecen el salat y de la provisión que les hemos asignado, dan(3) Y esos que creen en la Revelación que se hizo descender sobre ti y en la que se hizo descender antes de ti; y de la Otra Vida tienen certeza(4) Ellos son los que van en una dirección de su Señor y son los que tendrán éxito
( Número del tomo 7; Página 160)
Entre los ejemplos de las buenas moralidades de los creyentes se encuentra la práctica de la oración y la creencia en lo Oculto, en Allah, en Su Mensajero, en el Día de la Resurrección, en los Profetas anteriores al profeta Muhammad y en sus revelaciones. Otros ejemplos de las buenas moralidades consisten en el gasto y la generosidad por la causa de Allah. Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Baqara: La virtud no consiste en volver el rostro hacia Oriente u Occidente; el que tiene virtud es el que cree en Allah, en el Último Día, en los ángeles, en los Libros y en los profetas, el que da de su riqueza, a pesar del apego que siente por ella, a los parientes, huérfanos, necesitados, hijos del camino, mendigos y para liberar esclavos; el que establece el salat y entrega el zakat; el que es fiel a los compromisos cuando los contrae; el paciente en la adversidad y en la desgracia y en los momentos más duros de la lucha. Esos son los veraces y ésos son los temerosos Estas cualidades son también de las propias moralidades de los bienhechores.
Estos ejemplos son de las buenas moralidades, que Allah -Exaltado sea- elogió, informando que sus seguidores son veraces y piadosos. Usted tiene que cumplir con estas buenas moralidades y adherirse a ellas, Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al ‘Imran (la Familia de Imrán): ¡Vosotros que creéis¡ No os alimentéis de la usura, que se multiplica sin fin, y temed a Allah para que podáis tener éxito(130) Guardaos del Fuego que ha sido preparado para los incrédulos(131) Y obedeced a Allah y al Mensajero para que se os dé misericordia(132) Acudid prestos hacia un perdón de vuestro Señor y a un Jardín preparado para los temerosos, cuyo ancho son los cielos y la tierra Hay que prestar atención a estas moralidades elogiadas por Allah -Exaltado sea- y aferrarse a ellas. Luego, Exaltado sea- describe a los piadosos, diciendo: Esos que dan en los momentos de desahogo y en los de estrechez, refrenan la ira y perdonan a los hombres. Allah ama a los que hacen el bien
( Número del tomo 7; Página 161)
Estos son algunos ejemplos de las grandes morales de los piadosos, entre ellos lo que Allah -Exaltado sea- mencionó en esta aleya: Aquéllos que cuando cometen una indecencia o son injustos consigo mismos, recuerdan a Allah y piden perdón por sus faltas La indecencia aquí se refiere a los pecados.
Entre sus grandes moralidades se encuentra el arrepentimiento a Allah y la petición de Su perdón, Allah -Exaltado sea- dice: ¿quién perdona las faltas sino Allah? Nadie puede perdonar los pecados, sino Allah -Exaltado sea-, ya que puede perdonar todo tipo de los pecados y aceptar el arrepentimiento. Allah -Exaltado sea- dice: y no reinciden en lo que hicieron después de saberlo Esto significa que no persisten en cometer los pecados, sino que se arrepienten rápidamente y dejan de cometer estos pecados por temor y reverencia a Allah. Éstas son las grandes moralidades de los verdaderos creyentes. Esos tienen como recompensa un perdón de su Señor y jardines por los que corren los ríos. En ellos serán inmortales. ¡Qué excelente recompensa para los que actúan! Ésta es la recompensa de los verdaderos arrepentidos. Las moralidades de los creyentes, sean hombres y mujeres, son el temor a Allah, la adherencia a la religión y el gasto por la causa de Allah en los tiempos de las prosperidades y dificultades, aún con un sólo dirham, de acuerdo con lo que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo: Protegeos del Fuego, aunque sea con la mitad de un dátil.
En la sura de Al-Tawba, Allah -Exaltado sea- menciona algunas de sus buenas moralidades cuando dice: Los creyentes y las creyentes son amigos aliados unos de otros, ordenan lo reconocido como bueno y prohíben lo reprobable, establecen el salat, entregan el zakat y obedecen a Allah y a Su mensajero. A ésos Allah les hará entrar en Su misericordia; es cierto que Allah es Poderoso, Sabio
( Número del tomo 7; Página 162)
Éstas son algunas de las moralidades de los hombres y las mujeres que son amigos unos de otros. Otros grandes ejemplos de las moralidades de los amigos íntimos son el verdadero amor, la recomendación mutua y la ayuda unos a otros en la virtud y en el temor de Allah. Nunca se comete murmuraciones entre sí, ni chismes, ni testifican falsamente unos contra otros, ni se oprimen unos a otros. Así son los creyentes verdaderos, sean hombres y mujeres, que no llevan entre sí odio, envidia, peleas, mentira, murmuración, calumnia, testificación falsa, injusticia relacionada con dichos, hechosos, sangre y bienes, engaño en los tratos ni traición en cualquier circunstancia.
Luego, Allah -Exaltado sea- dice: ordenan lo reconocido como bueno Así donde estén, ordenen el bien y prohíben el mal a través de un buen estilo de persuasión, una buena manera y con una clara visión, como Allah -Exaltado sea- dice: Di: Este mi camino. Llamo a (la adoración) de Allah basado en una clara visión Ellos ordenan a la gente hacer el bien y niegan el mal, con una visión profunda. El bien es lo que Allah y Su Mensajero ordenaron, y el mal es lo que prohibieron. Lo mismo ocurre con los creyentes, sean hombres o mujeres, pues cuando se dan cuenta de alguna negligencia en la obediencia por parte de sus hermanos, pues les ordenen hacer el bien. Si se dan cuenta de que descuidan las oraciones realizadas en congregación, tienen que aconsejarles, diciéndoles: "Temed a Allah y observad la oración en congregación, pues es una obligación para todo musulmán, y no seáis como los hipócritas". Cuando les ve caer en la usura, debe aconsejarles por la causa de Allah. Si les encuentra acompañando a los malvados, tiene que aconsejarles sinceramente, acordándoles ya que el creyente es el espejo de su hermano, como se ha mencionado en el auténtico hadiz del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-.
( Número del tomo 7; Página 163)
Estos son algunos ejemplos de las buenas moralidades de los creyentes que llaman a Allah -Exaltado sea-, dan consejos por Su causa, ordenan hacer el bien y niegan el mal, sólo a través de buenos estilos. Nunca adoptan la violencia o la dureza en un intento de atraer a la gente a la verdad, con el fin de obtener el beneficio y ser beneficiosos a los demás. Allah -Exaltado sea- dice en Su Sagrado Libro: Por una misericordia de Allah, fuiste suave con ellos; si hubieras sido áspero, de corazón duro, se habrían alejado de tu alrededor Allah dice acerca de la llamada a los incrédulos: Y no discutáis con la gente del Libro sino de la mejor manera Son los judíos y los cristianos: a excepción de los que hayan sido injustos Quien comete injusticia, debe tratarse de la manera que merece, Allah -Exaltado sea- dice: Llama al camino de tu Señor por medio de la Sabiduría, la buena exhortación y convenciéndolos de la mejor manera Así, entre las grandes moralidades de los creyentes, es la llamada al otro al Islam, discutiendo de la mejor manera y siendo amable con todas las personas. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Ciertamente Allah da a la ternura la recompensa que no da a la violencia. Dijo también: La ternura no está presente en una cosa más que para embellecerla. Y si está ausente de una cosa, la deja defectuosa. Asimismo, dijo: Quien se priva de la ternura, le habría faltado todo el bien. Es necesario ser paciente y amable. Por otra parte, hay que mostrar flexibilidad al ordenar hacer el bien, prohibir hacer el mal y al ejercer la llamada al Islam.
Allah -Exaltado sea- describe a los luchadores por la causa de Allah al final de la sura de Al-Tawba, diciendo: Los que se vuelven después del error, los que adoran, los que alaban, los que ayunan, los que se inclinan, los que se postran, los que ordenan lo reconocido como bueno y los que impiden lo reprobable y los que guardan los límites de Allah
( Número del tomo 7; Página 164)
Éstas son las moralidades de la gente de la fe y el Yihad (la lucha por la causa de Allah). Antes de esta aleya, Allah -Exaltado sea- dice: Es cierto que Allah les ha comprado a los creyentes sus personas y bienes a cambio de tener el Jardín, combaten en el camino de Allah, matan y mueren. Es una promesa verdadera que Él asumió en la Torá, en el Inyil y en el Corán. ¿Y quién cumple su pacto mejor que Allah? Así pues regocijaos por el pacto que habéis estipulado. Este es el gran triunfo Luego Allah -Exaltado sea- mencionó sus atributos, diciendo: Los que se vuelven después del error, los que adoran, los que alaban, los que ayunan, los que se inclinan, los que se postran, los que ordenan lo reconocido como bueno y los que impiden lo reprobable y los que guardan los límites de Allah Éstas son las cualidades de los bienhechores de la gente de la fe y el Yihad. Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Yunus (Jonás) -la paz sea con él-: ¿No es cierto que los amigos de Allah no tendrán que temer ni se entristecerán? Luego, Allah -Exaltado sea- les determinó, diciendo: Esos que creyeron y tuvieron temor de Él Esos son los amigos de Allah. Si quiere usted ser uno de ellos, tiene que adoptar estas grandes moralidades, representadas por la verdadera creencia en Allah, en Su Mensajero y en todo lo que Ambos nos informaron, y el temor a Allah obedeciendo Sus mandamientos y abandonando Sus prohibciones. Quien actúa de acuerdo con estas grandes moralidades, sin duda será uno de los amigos de Allah quienes no tendrán miedo ni tristeza, como dice Allah: Esos que creyeron y tuvieron temor de Él
( Número del tomo 7; Página 165)
Esta aleya significa que la creencia reside en sus corazones y actúan de acuerdo con esta creencia verdadera a través de los dichos y los hechos. Esos son los amigos de Allah, quienes creen que Él es el Único Quien merece la adoración y actúan de acuerdo con esta creencia a través de sus acciones. Además creen en Su Unicidad y le adoraron sólo sin asociar a otros con Él. También realizan la oración en congregación, porque saben que Allah ha ordenado realizarla. Además pagan el azaque, porque saben que Allah nos obligó a ello. También observan el ayuno durante Ramadán al saber que sea una de las buenas moralidades de los creyentes y su obligación. Y realizan al-hajj (peregrinación mayor) como lo ordena Allah. Al enterarse que el Yihad es una obligación, se esfuerzan por la causa de Allah. Además conocen los actos prohibidos, así se abstienen de cometerlos, como el adulterio, la desobediencia hacia los padres, el consumo del alcohol, la usura, la apropiación de la riqueza del huérfano y lo parecido. Se abstienen de hacer estos actos prohibidos, obedeciendo a Allah -Exaltado sea- y glorificándolo. Ellos hacen todo eso, buscando la recompensa de Allah. Así deben ser los verdaderos hombres y mujeres creyentes.
Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Mu´minun (los Creyentes): Habrán triunfado los creyentes(1) Aquéllos que en su salat están presentes y se humillan(2) Los que de la frivolidad se apartan(3) Los que hacen efectivo el azaque(4) Y preservan sus partes privadas(5) excepto con sus esposas o las que poseen sus diestras, en cuyo caso no son censurables(6) Pero quien busque algo más allá de eso... Esos son los transgresores(7) Y aquéllos que con lo que se les confía y de sus compromisos son cumplidores(8) Y los que cumplen sus oraciones(9) Ellos son los herederos(10) Que heredarán el Firdaus, donde serán inmortales
Estas moralidades de los creyentes se encuentran en todo tiempo y lugar, y Allah -Exaltado sea- las menciona para que Sus verdaderos siervos sepan y sigan. Eso es el significado de la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Habrán triunfado los creyentes Esto significa que ganaron todo bien y recibieron la mejor recompensa. Luego, menciona sus moralidades, diciendo: Aquéllos que en su salat están presentes y se humillan
( Número del tomo 7; Página 166)
Allah -Exaltado sea- ha empezado por la sumisión en la oración, debido a su gran importancia y la de la oración. Así que al comenzar la oración, debe someterse a Allah. Usted tiene que dirigir su corazón hacia Allah con la absoluta tranquilidad y dirigir su cuerpo a Él para recibir la recompensa completa de la oración. Debe evitar los susurros durante la oración o someter a las insinuaciones de los pensamientos mundanos. Intenta meditar durante su oración, ser humilde ante Allah -y entregarse a Él con su corazón, y así alcanzará el gran éxito, Allah -Exaltado sea- dice: Los que de la frivolidad se apartan Esto significa que se apartan de cualquier falsedad. La frivolidad se interpreta con el politeísmo, los pecados y todo lo que no lleva bondad. Por lo tanto, el creyente evita todos estos malos pensamientos en su oración. Luego, Allah -Exaltado sea- dice: Los que hacen efectivo el azaque El azaque aquí incluye el de la riqueza y el cuerpo. Así el creyente se purifica a sí mismo a través de su obediencia a Allah y Su Mensajero. Además, él purifica su riqueza a través de pagar el azaque obligatorio, Allah -Exaltado sea- dice: Y preservan sus partes privadas(5) excepto con sus esposas o las que poseen sus diestras, en cuyo caso no son censurables El creyente guarda sus partes íntimas, salvo con su esposa o su diestra que posee. Del mismo modo, las mujeres creyentes no practican actos sexuales ilegales excepto con sus maridos o amos si son esclavas. Quien practica el adulterio o la sodomía, sexo anal con una mujer, relaciones sexuales con una mujer mientras que tiene menstruación o posparto o se masturba y no guarda su castidad de los actos sexuales ilegales, se convertirá en un transgresor y opresor. El creyente puede tener relaciones sexuales con su esposa cuando está libre del período menstrual o el puerperio, y no está en estado de ihram (estado de sacralización). Además, pueden tener relaciones sexuales en los tiempos permitidos para ello, Allah -Exaltado sea- dice: Y aquéllos que con lo que se les confía y de sus compromisos son cumplidores Los creyentes, sean hombres y mujeres, son fieles, cumplen sus compromisos y nunca traicionan la confianza, aplicando así esta aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Allah os ordena devolver los depósitos a sus dueños Y dice: ¡Vosotros que creéis! No traicionéis a Allah y a Su Mensajero ni traicionéis lo que se os ha confiado después de lo que sabéis
( Número del tomo 7; Página 167)
Es necesario cumplir los depósitos y tener mucho cuidado de ellos. Allah -Exaltado sea- ha puesto de manifiesto su gran importancia, diciendo: Es cierto que ofrecimos la responsabilidad a los cielos, la tierra y las montañas, pero no quisieron asumirla estremecidos por ello. Sin embargo el hombre la asumió. Realmente él es injusto consigo mismo e ignorante El depósito es un gran asunto, y se divide en dos partes: la primera se relaciona con las órdenes de Allah -Exaltado sea- y la segunda con los derechos del siervos. Usted tiene que cumplir con las órdenes de Allah por la realización de la oración, el ayuno y las otras obligaciones prescritas. Además, usted tiene que cumplir con los derechos de las personas, como los depósitos, las hipotecas y los préstamos. Así que debe cumplir con las dos responsabilidades con veracidad, cuidado y atención.
Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Ma'arig (las vías de ascensión): son firmes en el testimonio Esto significa que ellos dicen la verdad exacta, transmitiendo los detalles y dando el testimonio de la verdad, como Allah -Exaltado sea- ordena sin dar detalles demasiados o no suficientes o esconder cualquier parte de la prueba. Así se aplica la orden mencionada en la aleya siguiente donde Allah -Exaltado sea- dice: No ocultéis los testimonios. Quien los oculte... Es cierto que su corazón es malvado. Allah sabe lo que hacéis El acto de dar testimonio falso es uno de los más graves pecados mayores. Por lo tanto, cada creyente, sea hombre o mujer, debe dar su testimonio con la verdad, sin añadir u ocultar algo de los detalles. Por otra parte, nunca debe ocultar las pruebas, pero debe dar el testimonio, de la manera que supo, vio y oyó.
Luego, Allah -Exaltado sea- dice: Y los que cumplen sus oraciones
( Número del tomo 7; Página 168)
Así los creyentes y las creyentes preservan la realización de la oración en su tiempo prescrito; los hombres tienen que realizarla en congregación, como Allah -Exaltado sea- ha prescrito, y las mujeres tienen que realizarla en la casa en su tiempo prescrito.
Cada creyente, sea hombre o mujer, debe observar y adherirse a todas las moralidades anteriores que Allah ordenó. Allah -Exaltado sea- prometió a los creyentes con el Paraíso en el Día del Juicio Final, en la aleya en que dice: Ellos son los herederos(10) Que heredarán el Firdaus, donde serán inmortales Allah -Exaltado sea- dice la sura de Al-Hugurat (los Aposentos Privados): Los creyentes son aquellos que, habiendo creído en Allah y en Su mensajero, no dudan después; y luchan con sus bienes y sus personas en el camino de Allah. Esos son los veraces Entre las mejores moralidades de los creyentes se encuentran la veracidad y la certeza en su creencia en Allah y Su Mensajero, y en todo lo que informaron. Así como, el Yihad con la riqueza y el alma.
Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Ahzab (los Aliados): Es verdad que a los musulmanes y a las musulmanas, a los creyentes y a las creyentes, a los obedientes y a las obedientes, a los veraces y a las veraces, a los pacientes y a las pacientes, a los humildes y a las humildes, a los que dan con sinceridad y a las que dan con sinceridad, a los que ayunan y a las que ayunan, a los que guardan sus partes íntimas y a las que las guardan y a los que recuerdan mucho a Allah y a las que recuerdan; Allah les ha preparado un perdón y una enorme recompensa
Éstas son las características y las moralidades de los creyentes y las creyentes, como Allah -Exaltado sea- menciona en esta aleya para incitarles a adherirse a ellas. Hay diez características de los creyentes y las creyentes, Allah -Exaltado sea- dice: Es verdad que a los musulmanes y a las musulmanas
( Número del tomo 7; Página 169)
Ellos son los que abrazaron el Islam, creen en la Unicidad de Allah, se someten a Su shari'ah y creen en el Islam, adoptándolo como religión. a los creyentes y a las creyentes Es decir, no sólo se someten a Allah aparentemente, sino que también creen sinceramente con el corazón y los sentidos, no como los hipócritas.
a los obedientes y a las obedientes Esta aleya se refiere a la obediencia incesante hacia Allah, es decir, a pesar de que abrazaron el Islam y creyeron en Allah y en Su Mensajero, y se mantuvieron firmes en esta obediencia. a los pacientes y a las pacientes Esto significa que son pacientes en la realización de todas las obligaciones que Allah ha ordenado, absteniéndose de todo lo que ha prohibido, ya sean hombres o mujeres. No hay duda que la paciencia es una característica de los creyentes. Son pacientes en la realización de los actos de obediencia, en la abstención de los actos de desobediencia y en las dificultades. Estos son los tipos de paciencia, y el que los perfecciona, ya ha perfeccionado su religión.
Y Su dicho: a los humildes y a las humildes Esto significa que están en un estado de sumisión para obedecer a Allah y a Su Mensajero. Ellos llevan a cabo sus oraciones con humillación, sumisión y tranquilidad, sin embargo, son humildes en todos sus comportamientos, nunca han sido arrogantes ni jactanciosos. Ellos actúan de acuerdo con esta aleya bendita y el hadiz auténtico en que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Allah me ha revelado que vosotros debéis ser humildes, de modo que nadie se jacte ni oprime a otro. Fue trasmitido por el Imam Muslim en su Sahih. a los que dan con sinceridad y a las que dan con sinceridad Es decir, se esfuerzan en dar caridades y sacrificar con sus, famas, almas y fortunas. Ellos dan lo que pueden según su posibilidad.
a los que ayunan y a las que ayunan Además el ayuno es una de las grandes obediencias y las moralidades de los creyentes y las creyentes. El ayuno del mes de Ramadán es uno de los pilares del Islam. a los que guardan sus partes íntimas y a las que las guardan Es decir, guardan sus partes íntimas del adulterio y todo lo que fue prohibido por Allah.
y a los que recuerdan mucho a Allah y a las que recuerdan
( Número del tomo 7; Página 170)
Eso es de sus grandes cualidades y moralidades. ¡Oh, siervo de Allah y sierva de Allah! Deben aferrarse a estas grandes moralidades cuyos practicantes están elogiados por Allah -Exaltado sea- y les prepara el perdón y la gran recompensa, Allah -Exaltado sea- dice en la sura de Al-Dhariat (los Vientos): Los que hayan sido temerosos estarán en jardines y manantiales(15) recibiendo lo que su Señor les dé. Antes habían hecho el bien(16) Era poco lo que dormían de noche(17) y en el tiempo anterior al alba pedían perdón(18) Y de sus bienes, había una parte que era derecho del mendigo y del indigente Éstas son algunas de las grandes moralidades de las personas piadosas: realizan la oración voluntaria por la noche, buscan el perdón de Allah antes del amanecer y dan caridades al mendigo y al indigente, que es el pobre. Allah -Exaltado sea-
dice en la sura de Al-Hadid (el Hierro): Creed en Allah y en Su mensajero y gastad de aquello que ha delegado en vosotros porque los que de vosotros crean y den con generosidad tendrán una enorme recompensa También ésta es una de sus grandes moralidades; pues el gasto de aquello que Allah ha delegado en ellos, según lo posible. Por eso, Allah les prometió una gran recompensa. ¡Oh, siervo de Allah y sierva de Allah! Deben adherirse a estas grandes éticas.
Allah -Exaltado sea- dice en sura de Al-Mulk (el Reino): Es cierto que los que temen a Allah cuando nadie los ve, tendrán perdón y una gran recompensa El temor de Allah es un gran acto de adoración que tiene una buena morada. El Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: Pues, juro por Allah que yo soy, de entre vosotros, el más que teme a Allah y el más que intenta preservarse de Su castigo.
( Número del tomo 7; Página 171)
Hay que temer a Allah, junto con la esperanza en todo lo bueno en todas las circunstancias. Todo creyente, ya sea hombre o mujer, debe llevar a cabo lo que Allah ha ordenado y abandonar lo que Él ha prohibido, teniendo creencia en Allah -Exaltado sea- y buscando Su favor. Estas cualidades son de las grandes moralidades y más útiles para los verdaderos siervos de Allah, tanto en su vida como su religión, es decir, temer a Allah, sentir Su vigilancia en todo momento, buscar Su favor, cumplir con Sus obligaciones y abstenerse de cometer los pecados. Es verdad que acertó quien dijo:

La nobleza de las naciones se estima por la nobleza de sus personas
cada vez que se aleja de ellas, son borradas de la existencia

Las morales, que Allah -Exaltado sea- prescribió a Sus siervos, ordenándolos adherirse a ellas, son las únicas causas de la felicidad, supremacía, fuerza y dominación de la Ummah (Nación Islámica). Otro poeta dice:

Las comunidades nunca serán realmente civilizadas
si sus moralidades son malas.

Por medio de las características y las moralidades de los creyentes que Allah -Exaltado sea- ha mencionado, se sabe que esta Ummah nunca logrará su dignidad y su dominio, a menos que se adhiera a ellas. Es necesario que los individuos de esta Ummah y cualquier Estado musulmán se aconsejen mutuamente, para merecer la victoria de Allah y Su apoyo contra sus enemigos y ayudarles a mantener su religión, los asuntos mundanos, las moralidades, la salud, el dominio y la victoria sobre sus enemigos.
Si la Ummah se adhiere a estas grandes moralidades que Allah ha prescrito y que Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- pidió a los gobernantes y los gobernados, Allah les apoyará, dará lugar a la victoria inmediata y les proporcionará Su Espíritu sobre sus enemigos, como ocurrió con nuestro Salaf en el tiempo del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y los que vinieron después de él. Allah -Exaltado sea- les concedió la victoria sobre sus enemigos, a pesar de su poco número y sus pocos equipos militares. Además, Allah -Exaltado sea- les apoyó a llevar a cabo grandes conquistas y les otorgó el apoyo divino, según Su promesa, cuando dice: Es cierto que Allah ayudará a quien Le ayude. Verdaderamente Allah es Fuerte y Poderoso(40) Esos que si les damos poder en la tierra establecen el salat, entregan el zakat y ordenan lo reconocido y prohíben lo reprobable. A Allah pertenece el resultado de los asuntos
Y en la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: ¡Vosotros que creéis! Si ayudáis a Allah, Él os ayudará a vosotros y dará firmeza a vuestros pies
( Número del tomo 7; Página 172)
Ellos obtuvieron la victoria cuando se mantuvieron firmes en las grandes moralidades que Allah -Exaltado sea- elogió y ordenó. Cuando ellos se adherían a estas moralidades y se recomiendan entre sí, Allah les concedió la victoria y la soberanía en todo el mundo y recibieron los impuestos de los judíos, los cristianos y los magos. Por otra parte, un gran número de los incrédulos pagó los impuestos de la tierra a los musulmanes, como el rey de China. Esto se debe a que las fronteras de la Ummah se extendieron del Este al Oeste más lejano. Algunos de ellos pagaron los impuestos sobre las tierras o la Yiziah (un tipo de tributo obligatorio en los no-musulmanes que vivieron en tierras musulmanas) y otros abrazaron el Islam debido a la potencia de los creyentes y sus grandes morales que Allah elogió y ordenó. Así cuando los gobernantes musulmanes, los intelectuales y la gente común se habían adherido a estas grandes morales, todas las circunstancias estaban a su favor, sus enemigos les temían y Allah les otorgó la victoria sobre los enemigos. Conquistaron varios países y los pueblos de las naciones abrazaron el Islam, establecieron la shari`ah en esos países hasta que el dominio de la Ummah alcanzó el Lejano Oriente y el Lejano Oeste como indicó el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- en el hadiz transmitido por Thawban -que Allah esté complacido con él- en Sahih Muslim. Cuando los musulmanes perdieron sus moralidades, Allah -Exaltado sea- cambió Su apoyo, y sus enemigos comenzaron a arrebatar sus recursos. Cuando los musulmanes vuelven a obedecer a su Señor, se arrepienten a Él y se adhieren a su religión, Allah les restaurará su dominio, reformará su corrupción, les concederá la victoria sobre sus enemigos y les recuperará su poder usurpado y su gloria perdida.
( Número del tomo 7; Página 173)
Es obligatorio que los gobernantes, los ulemas, los ricos y los pobres, vuelvan a Allah -Exaltado sea- y se adhieran a las grandes moralidades que Él ha prescrito y ordenado sobre Sus siervos. Se debe abandonar las malas características que Allah ha prohibido. Cuando toda la comunidad se adhiere a la religión del Islam, se ayudan unos a otros con justicia y piedad y dan asesoramiento mutuo el uno al otro a seguir estas grandes morales en todas sus circunstancias, ya sea en dificultades o facilidad, en viajes o en casa, Allah les apoyará y crea a conquistar a sus enemigos y les concedan el mayor dominio de la tierra y restaurar a ellos lo que se ha tomado antes de ellos y reformar su corrupción. Por otra parte, Él hará que sus enemigos los teman, y sean sumisos a ellos y les paguen los impuestos por miedo de su conquista, o abracen el Islam, como ocurrió con nuestro Salaf.
Mi consejo para quien lee, escucha o se informa de estas palabras, es temer a Allah y sentir Su vigilancia en cualquier tiempo y lugar. También le aconsejo adherirse a las moralidades que Allah ha ordenado y elogiado a aquellos que se adhieren a ellas en el Corán o las moralidades que el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- elogió en su pura Sunna. Es obligatorio que el musulmán se aferre a estas moralidades y aconseje a sus hermanos a ellas en cualquier tiempo y lugar. Además tiene que evitar las malas moralidades que Allah o Su Mensajero desaprobaron. También tiene que aconsejar a sus hermanos a abstenerse de ellas. Éste es el significado de la aleya en que Allah -Exaltado sea- dice: Los creyentes y las creyentes son amigos aliados unos de otros, ordenan lo reconocido como bueno y prohíben lo reprobable, establecen el salat, entregan el zakat y obedecen a Allah y a Su mensajero Esta aleya incluye todas las grandes y nobles moralidades.
Luego Él -Exaltado sea- dice al final de la aleya: A ésos Allah les hará entrar en Su misericordia; es cierto que Allah es Poderoso, Sabio
( Número del tomo 7; Página 174)
Su misericordia reside en Su apoyo y Su victoria contra sus enemigos. También Su misericordia implica Su protección contra las ardides de los enemigos. Además, les ayuda a adherirse a esas grandes moralejas, les concede abundantes riquezas, les envía lluvias, les hace las plantas brotar y responde a todas sus peticiones. Asimismo, Su misericordia significa que les hará entrar en el Paraíso y salvarles del Infierno, como dice -Exaltado sea-: Allah ha prometido a los creyentes y a las creyentes jardines por cuyo suelo corren los ríos, donde serán inmortales; así como hermosas estancias en los jardines de Adn. Pero la aceptación de Allah es más importante, ése es el inmenso triunfo Ésta es su recompensa en la Otra vida, y en esta vida encontrarán la misericordia, la victoria, el éxito y el apoyo. En la Otra Vida serán recompensados con Su misericordia por concederles el Paraíso y ser salvados del Infierno.
Pido a Allah, por Sus Nombres más bellos y Sus Sublimes Atributos, que nos conceda el éxito tanto a nosotros como a todos los musulmanes a aferrarse a estas moralidades que Él alabó, ordenó y elogió a las personas que se adhieren a ellas, y que guíe a todos los musulmanes de todo el mundo, los gobernadores de todos los lugares de la tierra islámica atenerse a estas grandes y nobles moralidades. Pido a Allah que nos haga evitar todas las malas moralidades, hace triunfar Su religión y eleve Su palabra. Pido a Allah que mejore las condiciones de los líderes musulmanes en todas partes, que dirige a los encargados de nuestros asuntos a todo el bien, que les haga unirse sobre la fe, les ayude a apoyar la verdad, domina la verdad por ellos, les guíe a comprender la religión, les dé la firmeza sobre ella, arregle los corazones de sus ayudantes, les ayude a todo el bien y abunde sus ayudantes; es cierto que Él es el Todo-oyente y el Más Cercano. ¡Que Allah bendiga a nuestro Profeta Muhammad, su Familia, sus Compañeros y aquellos que siguen su camino!



  Anterior     Siguiente