Búsqueda por el número de tomo > Segundo tomo > Comentario sobre Al-‘Aqidah Al-Tahawiyyah

( Número del tomo 2; Página 74)

Un comentario sobre

Al-‘Aqidah Al-Attahawiyyah

Las alabanzas son a Allah, Señor de los mundos. El erudito académico, Abu Ga‘far Al-Warraq Al-Tahawi - de Egipto -que Allah tenga misericordia con él- dijo: "Éste es un recuerdo conciso del credo de Ahl Al-Sunnah Wal Gama`ah de acuerdo con los alfaquíes musulmanes, incluyendo a Abu Hanifah Al-Nu‘man ibn Thabit Al-Kufi, Abu Yusuf Ya‘qub ibn Ibrahim Al-Ansari y Abu ‘Abdullah Muhammad ibn Al-Hasan Al-Shaybani -que Allah esté complacido con todos ellos-, y lo que creen, en términos de los fundamentos de la religión y toman como su religión por amor a Allah, el Señor de los mundos. Decimos respecto a la creencia en la Unicidad de Allah, como creyentes, por el éxito que Allah concede: Allah es Uno y no tiene socio, no hay nada como Él, nada puede impedirle implementar Su voluntad, y no hay otro Dios más que Él.
( Número del tomo 2; Página 75)
Eterno sin principio;
( Número del tomo 2; Página 76)
continuo sin fin; nunca muere ni se extingue; y nada existe excepto lo que Él quiere; la imaginación no alcanza para describirlo; los intelectos no alcanzan Su comprensión; los seres humanos no se parecen a Él; está vivo y nunca muere; controla todas las cosas y no duerme; es el Creador sin necesidad alguna; proveedor del sustento sin carga (sin necesidad de provisiones); da la muerte sin miedo a nada; hace resurgir sin dificultad. Él es todavía como lo ha sido siempre, eterno, con Sus Atributos antes de que Su creación llegó a existir. Nada se ha agregado a Sus atributos, a través de Su existencia, que no le fue atribuido antes. Así como Él era eterno con Sus Atributos, Él nunca dejará de ser eterno. Él no ganó el nombre de "Creador" después de la creación, tampoco por llevar la creación a la existencia Él ganó el nombre de "Inventor". Él tiene el Atributo del Señorío, que no depende de la existencia de los sujetos. Y tiene el Atributo de ser Creador, que no depende de la existencia de la creación. Él tiene el Atributo de dar la vida antes y después de que Él la da, así como tiene el Atributo de ser Creador antes de dar existencia. Esto es porque Él tiene poder sobre todas las cosas. Todos necesitan de Él y nada es difícil para él. Él no necesita nada. No hay nada como Él; Él es el que oye y el que ve
Creó la creación con Su Conocimiento, predestinó su destino y determinó los tiempos de sus fines. Y nada acerca de ellos fue ocultado para Él antes de crearlos. Él ya sabía lo que iban a hacer antes de crearlos; les ordenó obedecerle y les prohibió desobedecerle. Todo sucede de acuerdo a Su Voluntad y Predestinación. Su Voluntad se ejecuta y Sus siervos no tienen otra voluntad fuera de la Suya; de modo que lo que quiere para ellos tendrá lugar, mientras lo que no quiere para ellos no sucederá.
Él guía a quien Él quiere; protege y salva como gracia, y desvía a quien Él quiere;
( Número del tomo 2; Página 77)
abandona y aflige con justicia y la creación se alterna con Su Voluntad, entre Su Gracia y Justicia. Está por encima de tener un socio o un igual. Nadie es capaz de impedir Su Decreto ni de cambiar Su Juicio, ni tiene ningún control sobre lo que Él quiere. Creemos en todo esto y estamos seguros de que todo es de Él. También creemos que Muhammad es Su siervo elegido, Su Profeta seleccionado y Su Mensajero autorizado, y que es el sello de los Profetas, el líder de los que temen (a Allah), el Imam de todos los Mensajeros y el amado del Señor de los mundos. Cualquier reclamo de Profecía después de él, es una desviación y parte de los deseos perversos. Fue enviado a todos los genios y a los hombres con la verdad, la guía y la luz. El Corán es la palabra de Allah, de Él se inició, sin condiciones, la palabra, y la envió a Su Mensajero como revelación. Los creyentes lo consideraron veraz y estaban seguros de que era realmente la Palabra de Allah, y no un discurso creado, al igual que el habla de la gente. Por lo tanto, quien lo escucha y dice que es un discurso humano, está cometiendo un acto de incredulidad. Allah culpa, reprocha y amenaza a dicha persona con el fuego del Infierno, diciendo: Le haré entrar en Saqar Y como Allah amenaza con el Infierno a quien dice: Es sólo lo que dice un ser humano Sabemos con certeza que es la palabra del Creador de la humanidad, que no se parece a la de los humanos.
Asimismo, quien atribuye a Allah un atributo humano, será considerado incrédulo. El que percibe esto ponderará con cuidado, y se mantendrá lejos de los reclamos de los incrédulos. También sabrá que los Atributos de Allah no son como los de los humanos. Ver a Allah es una verdad y un derecho para los habitantes del Paraíso, sin ningún pleno conocimiento (de la esencia divina) o saber la modalidad. Esto es como se indica en el Libro de Allah, nuestro Señor: Ese día habrá rostros resplandecientes(22) en la contemplación de su Señor
( Número del tomo 2; Página 78)
Su explicación es lo que Allah quiere y sabe. Todo lo que nos fue narrado con respecto al hadiz auténtico del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- es como lo que dijo y el significado es que lo que quiso decir. Nosotros no interpretamos esto con nuestras propias opiniones y puntos de vista, ni según nuestros deseos. De hecho, nadie está a salvo en su religión, sino el que deja el significado de lo que no conoce a Allah -Exaltado sea- y a Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y deja el conocimiento de lo que no está claro para él al que lo sabe.
Ningún pie se mantiene firme en el Islam, excepto en la plataforma de la rendición y sumisión. Así que quien busca conocer lo que es inalcanzable para él y no se satisface con dejarlo a Allah, Quien lo sabe, su búsqueda frenará la sinceridad de su creencia en la Unicidad de Allah, la pureza de sus conocimientos y la solidez de la fe. Por consiguiente, vacilará entre la incredulidad y la fe, la veracidad y la falsedad, la confirmación y la negación. Él estará obsesionado con la ansiedad y se perderá. Él estará dudando, de modo que no creerá totalmente ni negará obstinadamente.
La creencia en la visión de Allah por parte de la gente del Paraíso no es válida para quien lo considera una ilusión, o lo interpreta de acuerdo a su propio entendimiento. Esto se debe a que la interpretación de ver o de cualquier significado que se le atribuye al Señorío se realiza al abandonar la interpretación y adherirse a la sumisión. Ésta es la religión de los musulmanes. Quien no se protege a sí mismo de la negación y la comparación (de los Atributos o Nombres de Allah), se desviará y no declarará a Allah libre de la imperfección. Pues, nuestro Señor -Exaltado sea- tiene los Atributos de la Unidad y la Unicidad que no pueden atribuirse a nadie de la creación. Él está muy por encima de las fronteras, los fines, las esquinas, los órganos y los instrumentos. No está sujeto a las seis direcciones como las demás criaturas.
( Número del tomo 2; Página 79)
La ascensión del Profeta al cielo es cierta, y el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- fue tomado en un viaje nocturno en persona, mientras estaba despierto, hasta el cielo y luego hasta donde Allah ha querido de las altas esferas. Allah lo honró con lo que Él quiso, y le reveló lo que reveló. No mintió el corazón en lo que vio Allah envió bendiciones sobre él en el Más Allá y en la Vida Mundana. También, la alberca (del Profeta en el Paraíso), con la que Allah le ha honrado como un alivio para su Ummah (Nación Islámica), así como la intercesión, que está reservada para ellos como se narra en los hadices, son verdaderas. Por otro lado, el pacto que Allah hizo con Adán -la paz sea con él- y sus descendientes, es verdad. Allah ha conocido eternamente el número de las personas que van a entrar al Paraíso, y el número de los que van al Infierno como un solo número total. Este número no aumenta ni disminuye; y también lo son sus obras, y lo que Él sabía que ellos iban a hacer. A cada uno se le facilitará realizar lo que le fue predestinado; y las obras serán juzgadas de acuerdo las últimas entre ellas. Los felices son aquellos que están felices con la Predestinación de Allah, mientras que los miserables son los que se quedan miserables e infelices con la Predestinación de Allah.
( Número del tomo 2; Página 80)
La realidad del destino es un secreto de Allah referente a su creación. Ningún Ángel favorito, ni Profeta enviado tiene conocimiento del mismo. Profundizar y reflexionar sobre esta realidad, es motivo de fracaso y da lugar a la privación y la transgresión. Es necesario tener mucho cuidado con esto en términos de mente, reflexión y obsesión. Allah -Exaltado sea- ha ocultado el conocimiento de la Predestinación de la creación, y les ha prohibido buscarlo, Allah -Exaltado sea- dice en Su Glorioso Libro: A Él no se le pedirán explicaciones de lo que hace, pero ellos sí serán preguntados Así pues, el que pregunta: "¿Por qué hizo eso?", habrá rechazado la sentencia del Libro. Y quien rechaza la sentencia del Libro, es un incrédulo.
Éste es el conocimiento necesario para aquel cuyo corazón es iluminado entre los walíes (personas piadosas), que es el rango de los arraigados en el conocimiento. Esto se debe a que el conocimiento es de dos clases: el conocimiento que es accesible para la creación y el conocimiento que no es accesible a la creación (lo Oculto). Negar el conocimiento que se puede acceder para la creación se considera incredulidad, y afirmar tener conocimiento de lo Oculto, también es un acto de incredulidad. Sin duda, la creencia no se establece excepto al aceptar el conocimiento accesible para la creación y abandonar la búsqueda del conocimiento que no lo es.
( Número del tomo 2; Página 81)
Ciertamente, nosotros creemos en la Tabla Preservada, el cálamo y todo lo que está escrito en ella. Si toda la creación se reuniera y acordara hacer que algo no suceda que ha sido escrito por Allah en ella, entonces no sería capaz de hacerlo. Del mismo modo, si se reunieran todos para hacer que algo suceda que no ha sido escrito por Allah en ella, no serán capaz de hacerlo. El cálamo se ha secado con respecto a lo que será hasta el Día del Juicio Final. En fin, todo lo que Allah desea ocurre, y todo lo que no desea no sucede.
Los siervos deben saber que Allah conoce de antemano todo lo que ocurrirá entre su creación. Él predestinó esto firme y seguramente, sin ninguna contradicción en ello, hacerle caso omiso o cualquier cosa que pueda interrumpirlo o cambiarlo. No hay nada que reduce o aumenta su creación en los cielos o en la tierra. Todo esto es parte de la fe, los fundamentos del conocimiento y reconocer la Unicidad de Allah y Su Señorío, Allah -Exaltado sea- dice en su Libro: Él ha creado cada cosa y la ha determinado en todo También dice: El mandato de Allah es un decreto fijado
¡Ay de aquel que se ha convertido en un litigante contra Allah en lo que se refiere a la Predestinación, ha preparado un corazón enfermo para reflexionar sobre ello, ha buscado con sus delirios de investigar los secretos ocultos del No-Visto, y ha concluido sus declaraciones como un mentiroso pecador.
Además, el Trono y la Silla de Allah son verdaderos. Allah no necesita el Trono ni lo que está por debajo de él. Él rodea todas las cosas y está por encima de ellas. Hizo que su creación no pudiera tener un conocimiento que lo abarcara. Decimos: Allah ha tomado a Abraham -la paz sea con él- como Jalil (persona cercana y amada), y ha hablado con Moisés -la paz sea con él-. Decimos todo esto con fe, creencia y sumisión. Nosotros también creemos en los ángeles, los Profetas y los libros enviados a los Mensajeros, y damos testimonio de que estaban en el camino de la verdad evidente.
( Número del tomo 2; Página 82)
Llamamos a la gente de nuestra al-quibla como musulmanes creyentes, siempre y cuando ellos admiten que es verdad lo que el Profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- trajo, creen en ello y no niegan nada de lo que dijo. Nosotros no nos inmiscuimos para reflexionar acerca de Allah ni disputamos acerca de Su religión. Tampoco discutimos sobre el Corán y damos testimonio de que es la Palabra del Señor de los mundos con la que el Espíritu digno de confianza descendió para enseñarla al Imam de los mensajeros, Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Nada del discurso creado es como el discurso de Allah. No decimos que el Corán ha sido creado, ni nos desviamos de la Ummah (Nación Islámica). Tampoco declaramos incrédulo a nadie de la gente de la alquibla (es decir, los musulmanes) que comete un pecado, siempre y cuando no lo considere lícito. Y no decimos que la fe no se ve afectada por los pecados.
Confiamos que los que hacen buenas obras entre los creyentes serán perdonados por Allah y que los hará entrar en el Paraíso por su misericordia, pero no tenemos certeza de que estarán seguros y no atestiguamos que van a entrar en el Paraíso.
( Número del tomo 2; Página 83)
Le pedimos a Allah perdonar a los pecadores de entre ellos, tenemos miedo por ellos y no les hacemos perder la esperanza. Tanto la seguridad como la desesperación pueden llevar a una persona fuera del Islam, mientras que el camino de la verdad para la gente de la alquibla se establece entre ellos. Un creyente puede salir de la fe por negar lo que lo hizo un musulmán.
La fe: es afirmar con la lengua y creer con el corazón.
Todo lo que ha sido auténticamente narrado del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- incluyendo las leyes islámicas, normas, prácticas y aclaraciones, es verdad. La fe es una,
( Número del tomo 2; Página 84)
y su gente en su esencia es la misma, pero la superioridad entre ellos está de acuerdo con el nivel de temor a Allah y contradecir las inclinaciones pecaminosas. Todos los creyentes son walíes de Allah, el Compasivo, y el más honorable de ellos ante Allah, es el más obediente y el que sigue el Corán.
La fe: es creer en Allah, Sus ángeles, Sus Libros, y Sus Mensajeros y el Último Día, y también creer que el Destino, bueno y malo, dulce y amargo, es de Allah -Exaltado sea-. Nosotros creemos en todo eso, y no distinguimos entre ninguno de Sus Mensajeros, y creemos en todo lo que ellos trajeron. Por otra parte, la gente de los pecados graves (de la Ummah de Muhammad) en el Infierno no se quedarán ahí para siempre, si murieron como creyentes en la Unicidad de Allah, incluso si no se arrepintieron. Esto es siempre y cuando se encuentren a Allah conociendo y creyendo en Su religión. Ellos estarán sujetos a lo que Él ha querido y juzgado. Si quiere, les perdonará por Su gracia, como indica en Su Libro: Es cierto que Allah no perdona que se Le asocie con nada, pero, fuera de eso, perdona a quien quiere Y si Él quiere, los castigará por Su justicia (conforme a su pecado). Después de eso, Él los sacará de ahí por Su misericordia y por la intercesión de los intercesores de la gente obediente. Luego, Él los envía a Su Paraíso; y eso porque Él protege a los que lo conocen y no los hará en las dos moradas (la vida mundana y el Más Allá), como los que no creen en Él - aquellos que no obtuvieron su guía ni su protección.
Oh Allah, Guardián del Islam y su gente, haznos firmes en el Islam hasta que nos encontremos contigo como musulmanes. Somos de la opinión de que la oración es válida detrás de cualquier persona piadosa o pecaminosa de la gente de la alquibla. Realizamos la oración fúnebre por cualquiera de ellos que muere. Nosotros no afirmamos con certeza para ninguno de ellos que estará entre los moradores del Paraíso o el Infierno. No decimos de ninguno de ellos que él es incrédulo, politeísta o hipócrita si no se muestra claramente que lo es; ya que sólo Allah -Exaltado sea- conoce las intenciones.
( Número del tomo 2; Página 85)
Somos de la opinión de que ninguna persona de la Ummah del profeta Muhammad -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- debe ser asesinada, a menos que lo merezca. Tampoco opinamos que hay que rebelarse contra nuestros gobernantes, incluso si se rebelaron, ni siquiera suplicamos contra ellos, ni les desobedecemos. Más bien, creemos que la obediencia a ellos es obediencia a Allah y una obligación, siempre y cuando no nos ordenen cometer un pecado, y le pedimos a Allah que los guíe y proteja. Nos adherimos a la Sunna y a la Ummah, y evitamos las desviaciones, el desacuerdo y el cisma. Amamos a la gente de la justicia y la honradez, y odiamos a la gente de la injusticia y la traición.
Nosotros decimos, cuando algo no está claro para nosotros: 'Allah sabe más'. También, sostenemos que es válido pasar la mano mojada sobre los calcetines durante el viaje y la residencia, así como fue narrado en el hadiz. Vemos que al-hajj (peregrinación mayor) y el Yihad (la lucha por la causa de Allah) son obligaciones continuas con los gobernantes musulmanes, ya sean piadosos o pecaminosos, hasta la llegada de la Hora, y nada suprime o invalida estas dos obligaciones.
Asimismo, creemos en los Nobles Escribas y que Allah los ha hecho para velar por nosotros. Creemos en el Ángel de la Muerte designado para tomar las almas de los humanos y los genios. Además, creemos en el castigo de la tumba para todo aquel que se lo merece, y en el cuestionamiento de Munkar y Nakir (dos ángeles que cuestionan a las personas en la tumba después de la muerte) a los muertos sobre su Señor, religión y Profeta, como se narra en los hadices del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y sus Compañeros -que Allah esté complacido con ellos-.
La tumba es uno de los jardines del Paraíso, o uno de los hoyos del Infierno. Creemos en la Resurrección, la recompensa por las propias acciones en el Día del Levantamiento, la presentación de los actos de cada uno, la cuenta, la lectura de los registros de las personas, el castigo y la recompensa, el puente que cruza por encima del Infierno acabando en el Paraíso y la balanza. El Paraíso y el Infierno son dos creaciones que no terminan ni perecen. Allah creó el Paraíso y el Infierno antes de crear la creación y creó a las personas para ellos; así que quien Él quiere hacer entrar en el Paraíso lo hará entrar como una gracia de Él, y quien Él quiere hacer entrar en el Infierno, lo pondrá ahí como justicia de Él. Todo el mundo hace aquello para lo que ha creado y procede hacia ello.
( Número del tomo 2; Página 86)
El bien y el mal están predestinados para los siervos. La capacidad, con la que se hacen obras, depende del éxito con el que es inadmisible describir la creación, ya que es simultánea con la acción. En cuanto a la solidez, capacidad, dominio y la integridad de los órganos, la capacidad ocurre antes de la acción, y a ella se refiere la siguiente aleya donde Allah dice: Allah no impone a nadie sino en la medida de su capacidad
Las acciones de las personas son creadas por Allah y adquiridas por los siervos. Allah no impone a la gente sino lo que puede aguantar, y ellos no pueden hacer más de lo que Él les ha impuesto. Ésta es la explicación de la expresión: "No hay ni fuerza ni poder excepto en Allah!". Nosotros decimos: que nadie puede ejercer ningún movimiento ni evitar la desobediencia de Allah salvo si Él lo ayuda. Del mismo modo, no hay ninguna posibilidad de que una persona realice actos de obediencia a Allah y se mantenga firme en ellos sin el éxito de Allah.
Todo ocurre de acuerdo con la Voluntad de Allah -Exaltado sea- Su conocimiento, decreto y predestinación. Su voluntad controla todas las demás voluntades. Y su decreto anula todos los trucos. Él hace lo que quiere y nunca es injusto. Él es absolutamente libre de cualquier tipo de defecto o ruina y está libre de cualquier fallo o imperfección, A Él no se le pedirán explicaciones de lo que hace, pero ellos sí serán preguntados
Los muertos se benefician de las súplicas y la caridad hechas por las personas vivas. Allah -Exaltado sea- responde a las súplicas, satisface los anhelos, es dueño de todo y nada lo posee. Nadie ni nada es sin necesidad de Él, incluso en un abrir y cerrar de ojos. Quien piensa no tener necesidad de Allah para un abrir y cerrar de ojos, se vuelve un incrédulo y se convierte en una persona condenada a la ruina. Allah Se enfada y Se complace sin asimilación a nadie de Su creación. Amamos a los Compañeros del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, no descuidamos el amor de ninguno de ellos, ni nos declaramos inocentes de ninguno de ellos. Odiamos a quien los odia y a quien habla mal de ellos, y los mencionamos sólo con el bien. Sin duda, amarlos es religión, creencia y benevolencia, mientras que odiarlos es incredulidad, hipocresía e injusticia.
( Número del tomo 2; Página 87)
Confirmamos que el Califato después del Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- fue primero a Abu Bakr Al-Siddiq -que Allah esté complacido con él- como signo de preferencia y prioridad sobre toda la Ummah. Luego, fue a ‘Umar ibn Al-Jattab -que Allah esté complacido con él-, luego a ‘Uthman -que Allah esté complacido con él- y luego a ‘Ali ibn Abu Talib -que Allah esté complacido con él-. Ellos son los Califas e Imames bien guiados.
Somos testigos de que las diez personas a quienes el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dio las buenas nuevas que entrarán en el Paraíso, serán admitidos en él, así como el Mensajero declaró. Su palabra es la verdad. Son: Abu Bakr, ‘Umar, ‘Uthman, ‘Ali, Talhah, Al-Zubayr, Sa‘d, Sa'id, ‘Abd Al-Rahman ibn ‘Awf y Abu ‘Ubaydah ibn Al-Garrah; quien es el digno de confianza de esta Ummah, -que Allah esté complacido con todos ellos-.
El que habla bien de los Compañeros del Profeta, y sus puras esposas, liberándolos de toda inmundicia, y de su descendencia purificada de cualquier desgracia, está libre de la hipocresía.
Los ulemas de los Salaf (piadosos predecesores) y los Tabi`un (seguidores), son los bondadosos y transmisores de hadices, jurisprudencia y visión; se deben mencionar solamente con el bien y el que habla mal de ellos no sigue el camino (de la verdad).
No preferimos a ningún wali respecto a un Profeta -la paz sea con ellos-, y decimos: un solo Profeta es mejor que todos los walíes juntos.
Creemos en sus acontecimientos extraordinarios y en lo que los narradores confiables informaron sobre ellos. También, creemos en los signos de la Hora, incluyendo la aparición del Anticristo, el descenso de Jesús, hijo de María
( Número del tomo 2; Página 88)
-la paz y las bendiciones de Allah sean con él- del cielo, la salida del sol desde el oeste y la venida de la criatura de la tierra. No creemos en ningún adivino, ni en el que afirma algo que contradice el Libro, la Sunna y el consenso de los ulemas de las Ummah. Vemos la unión de la Ummah como algo verdadero y correcto, y la división como desviación y tortura. La religión de Allah en la tierra y en los cielos es una, o sea el Islam, Allah -Exaltado sea- dice: Realmente la práctica de Adoración ante Allah es el Islam También dice: os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración Y el que está entre el exceso y la negligencia, entre la comparación (de los Atributos de Allah a los de Su creación) y la negación (de los mismos), entre el fatalismo y la creencia en el Decreto Divino y entre la seguridad (de sentirse a salvo del castigo de Allah) y la desesperación de Su perdón. Ésta es nuestra religión y creencia, tanto en el exterior como el interior, y declaramos a Allah que repudiamos a todo aquel que no está de acuerdo con lo que hemos mencionado y explicado.
Pedimos a Allah -Exaltado sea- que nos mantenga firmes en la fe, que ponga fin a nuestra vida mientras estamos en ese estado y que nos proteja de los diferentes tipos de inclinaciones desviadas, opiniones divisivas y escuelas humildes, como por ejemplo: los antropomorfitas (que comparar los Atributos de Allah a los de su creación), los mu‘tazilíes, gahmíes, gabríes y qadaríes, aparte de las otras sectas que no estuvieron de acuerdo con la Sunna y la Ummah musulmana, y se aliaron a los desviados. Estamos inocentes de ellos, y ellos son desviados para nosotros. ¡Que Allah nos conceda la protección y el éxito!
[Fin de la cita de Al-`Aqidah Al-Tahawiyyah, que Allah perdone a su autor y haga a Sus siervos beneficiarse de ella].



  Anterior     Siguiente