Búsqueda por el número de tomo > Segundo tomo > Aclaración de la doctrina de Ahl Al-Sunnah respecto al asentamiento de Allah -Exaltado sea- en Su Trono.

( Número del tomo 2; Página 94)

Aclaración de la doctrina de Ahl Al-Sunnah respecto al asentamiento Allah -Exaltado sea- en Su Trono

Alabado sea Allah, la paz y las bendiciones sean con Su Mensajero, Familia y Compañeros: Últimamente consulté lo que ha sido publicado en la revista de Al-Balagh, edición N˚ 637 con respecto a la respuesta del shayj Ahmad Mahmud Dahlub a la siguiente pregunta: ¿Cuál es la interpretación de lo que Allah dice: se asentó en el Trono Sin embargo, en la respuesta citó una frase atribuyéndola a los Salaf Salih (piadosos predecesores), la cual es: “Los Salaf dijeron: “Se asentó en el Trono” significa: se apoderó del mismo y lo poseyó, tal como dicen algunos versos de poesía:

Se apoderó Bishr de Irak
sin espada ni derrame sangre

Dado que atribuir esto a los Salaf es una enorme equivocación, quisiera advertir de ello para que nadie se engañe pensando que dicha pretensión corresponde a alguno de los ulemas considerados. Lo correcto sería: ésta es la interpretación de los gahmíes y mu‘tazilíes y los que les siguen en cuanto a negar y anular los Atributos de Perfección de Allah -Exaltado y Glorificado sea-. Sin embargo, los ulemas de los Salaf -que Allah tenga misericordia con ellos- refutaron dicha interpretación diciendo: la doctrina acerca del asentamiento es la misma que el resto de los Atributos, o sea; afirmarlos todos a favor de Allah de la forma que es adecuada para Él -Exaltado sea- sin asimilación, ni comparación, modificación, o negación. Al Imam Malik -que Allah tenga misericordia con él, dijo - “El asentamiento es sabido, su forma es desconocida y tener fe en ello es una obligación mientras que preguntar sobre ello es una bi‘dah”(innovación en la religión).
( Número del tomo 2; Página 95)
La misma doctrina fue adoptada por los ulemas de los Salaf que pertenecen a Ahl Sunnah Wal Gama‘ah -que Allah tenga misericordia con ellos-, Shayj Al-Islam Ibn Taymiya en la Epístola Hamawiyya: “Todo el Libro de Allah, la Sunna de Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, y las opiniones de sus Compañeros y seguidores y de toda la Ummah (Nación Islámica) indica directa o indirectamente que Allah -Exaltado y Glorificado sea- es el Supremo, Sublime y está por encima de todas las cosas, incluso, el Trono y el cielo, dice -Exaltado sea-: Hasta Él sube la buena palabra y la acción recta la eleva Voy a llevarte y a elevarte hacia Mí ¿Es que estáis a salvo de que Quien está en el cielo no haga que la tierra se hunda con vosotros en un temblor? ¿O estáis a salvo acaso de que Quien está en el cielo no envíe una pedrisca sobre vosotros? Sino que Allah lo elevó hacia Sí Los asuntos que decreta bajan desde el cielo a la tierra y luego ascienden a Él Temen a su Señor que está por encima de ellos luego se asentó en el Trono En siete lugares ... hasta que dijo: aparte de otras aleyas y hadices auténticos y aceptables difícilmente numerables, tal como la historia de la ascensión del Mensajero a su Señor, el descenso de los ángeles de Su Señor, su ascensión a Él y su dicho acerca de los ángeles que acompañan a la gente rotativamente:
( Número del tomo 2; Página 96)
Después ascenderán los que han pasado la noche con vosotros a Allah y les preguntará, siendo que Él sabe más sobre ellos
Fue narrado en Al-Sahih en un hadiz acerca de los jariyíes: ¿Acaso no tenéis confianza en mí, siendo yo el hombre de confianza entre la gente del cielo por donde se me revelan noticias día y noche? Hasta que dijo: aparte de otros textos innumerables que pasan el tawatur (un número significativo de narradores cuyo acuerdo sobre una mentira es imposible) verbal y moral formando un conocimiento innegable de que el Mensajero, quien transmitió la Revelación, informó a su Ummah que Allah -Exaltado sea- está asentado en el Trono y por encima del cielo. Tal conocimiento es naturalmente sabido por todas las naciones; árabes y no árabes, tanto en la era pre-islámica como en la época del Islam, excepto quien fue engañado por los diablos cambiando su instinto innato. Además, nos ha sido transmitido centenares, incluso miles de citaciones que reflejan esta idea. etc. Fin de cita.
A través de lo que hemos mencionado, se pone de manifiesto a los lectores que lo atribuido a los Salaf por Ahmad Mahmud Dahlub acerca de la interpretación del asentamiento es un gran error y mentira explícita y no hay que tenerlo en consideración. Más bien, las opiniones de de los Salaf Salih al respecto es bien sabida y de grado mutawatir. Y esto es lo que ha sido aclarado por Shayj Al-Islam Ibn Taymiya -que Allah tenga misericordia con él- acerca de la interpretación del asentamiento en el Trono, la obligación de tener fe en ello y que nadie sabe su forma excepto Allah -Exaltado sea-. No obstante, este mismo sentido ha sido transmitido de Umm Salama, la madre de los creyentes, en un hadiz narrado por Rabi‘ah ibn Abu ‘Abd Al-Rahman el shayj de Malik
( Número del tomo 2; Página 97)
-que Allah tenga misericordia con él-. No cabe duda que ésta es la opinión de Ahl Al-Sunnah Wal Gama‘ah. Lo mismo se aplica al resto de los Atributos: oído, vista, complacencia, ira, mano, pie, dedos, habla y voluntad etc. Todos son entendibles lingüísticamente, de modo que hay que tener fe en ellos pero se desconoce su forma, ya que nadie excepto Allah la sabe. A su vez, tener fe que a Él -Exaltado sea- pertenecen los Atributos Perfectos y que nadie de Sus criaturas se parece a Él; puesto que Su conocimiento difiere del nuestro, así como su mano, dedo y complacencia etc., como dice Allah -Exaltado sea-: No hay nada como Él; Él es el que oye y el que ve Allah -Exaltado sea- dice: Di: Él es Allah, Uno(1) Allah, el Señor Absoluto(2) No ha engendrado ni ha sido engendrado(3) Y no hay nadie que se Le parezca Y dice Allah -Exaltado sea-: ¿Conoces a alguien que tenga Su nombre? Es decir, nadie se asemeja a Él, Allah -Enaltecido y Exaltado sea- dice: Y no atribuyáis a nada semejanzas con Allah, realmente Allah sabe y vosotros no sabéis Son muchas las aleyas acerca de este sentido, y el deber del creyente es aferrarse a lo que ha sido informado por Allah y por Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y aceptado por los Salaf de entre los Compañeros -que Allah esté complacido con todos ellos- y sus seguidores con benevolencia. Y tener cuidado de los dichos de los innovadores quienes hicieron caso omiso al Corán y a la Sunna e hicieron caso a sus ideas y mentes por lo que se desviaron y desviaron a los demás. A Allah pedimos la salvaguardia, tanto para todos los musulmanes como para mí, de las tribulaciones, salvarnos y al resto de los musulmanes de los susurros de Satanás y de seguir sus pasos, Él es capaz de ello. ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!



  Anterior     Siguiente